Razas de gatos

Los suaves y confortables british shorthair, los elegantes bengalas o los siameses de ojos azules… quien quiera tener un gato hoy en día tiene una gran selección para elegir. Comparada con la cría de perros, la cría de gato es bastante reciente: los amantes de los gatos empezaron a organizarse de forma profesional y a desarrollar estándares para las diferentes razas de gatos a mediados del siglo XX. Leer más

Encuentra tu gato

Características principales

Me gustaría que mi gato fuese

Apariencia

Tamaño
PequeñoMedianoGrande
Pelaje
Sin pelo / HipoalergénicoPelo cortoPelo largo
Color
NegroAzul / grisChinchillaCremaBlancoLilaMarrón / chocolate / gris
Patrón
TabbyTortie / Tricolor / CareyBicolor / Esmoquin / VanColorpoint
28 Razas de gato encontradas para tu búsqueda

Abisinio

Los ojos grandes y las orejas en posición vertical del abisinio desvelan mucho sobre el carácter de esta raza de gatos. Los abisinios son curiosos y muy cariñosos con las personas.

American curl

La american curl es una raza de gatos que llama la atención sobre todo por sus amplias orejas, que parecen un elegante tocado creado por un diseñador moderno. En cuanto al carácter, prevalece su legado como gato doméstico: es íntegro, activo y cercano a las personas.

Australian mist

El australian mist, conocido también como gato de la niebla, es la única raza de gatos del continente australiano. Criado a partir del gato burmés, el abisinio y el gato doméstico, esta raza mansa y cariñosa es ideal como gato de interior. Este minino australiano debe su nombre al patrón típico de su pelaje, que pareciera estar cubierto por un ligero halo.

Bengala

El gato de Bengala, también llamado gato bengalí o gato bengal, pertenece a una raza muy singular. Parece un «tigre doméstico» en el sentido literal. Los criadores apuestan por un toque de sangre salvaje en gatos híbridos como el bengalí o el savannah, la última moda en cría felina. ¿Qué distingue a un gato híbrido y qué es lo que debe tenerse en cuenta cuando se tiene un descendiente de gato salvaje en casa? En este artículo encontrarás las respuestas.

Bosque de Noruega

El bosque de Noruega es una raza de gato, libre de influencia humana, que tiene sus orígenes en Noruega. Este gato se gana el corazón de la gente gracias a su aspecto salvaje y carácter genuino. No obstante, ¡el bosque de noruega tiene muchas otras cualidades aparte de su imagen!

Chantilly-Tiffany

El gato chantilly-tiffany, también llamado chantilly o tiffany, se considera el supermodelo de los gatos, a pesar de que todo felino es bonito, de una manera indescriptible. A veces, a este minino se le llama erróneamente gato tiffanie, lo que puede llevar a confusión, pues no es para nada idéntico al gato tiffanie que se cría en Gran Bretaña. Debido al color de su pelaje, se dice que es el gato ideal para los amantes del chocolate. En los círculos de especialistas de gatos se suele comparar el color del manto de este minino con el de una conocida chocolatina de fabricante americano.

Chausie

Como resultado de un cruce entre un gato doméstico y uno de la jungla, el chausie es una raza híbrida. Por lo tanto, une el aspecto digno de un gato salvaje con el carácter fiel y cercano a las personas de uno domesticado. Sin embargo, la necesidad de ejercicio y de libertad de sus antepasados salvajes permanece en el gato chausie de pómulos acentuados.

Cornish rex

Los gatos de pelo largo o corto son una imagen habitual en el mundo gatuno, pero los gatos con pelo rizado o sin pelo son bastante inusuales. Una de estas raras razas de gato con una estructura capilar llamativa es la raza cornish rex.

Devon rex

El devon rex es una raza de gatos muy poco frecuente que se diferencia de otras por su apariencia externa. La forma de su cráneo es plana, con prominentes orejas de gran tamaño y ojos muy grandes. Si bien las primeras reacciones sobre el gato devon rex fueron bastante reservadas e incluso hostiles, más adelante ganó reputación con gran rapidez debido a sus especiales características físicas. Debido a sus agradables cualidades el devon rex es un típico gato familiar que, además, puede tenerse como gato de interior. Quizás pronto también alegre tu día a día.

Gato balinés

El gato balinés llama mucho la atención, sobre todo a quienes les gusta el gato siamés y el birmano. Al igual que el siamés, tiene un llamativo patrón color point, pero su pelaje es de tamaño medio.

Gato burmés

«Un carácter de buen agüero», el nombre originario de Tailandia describe a la perfección al gato burmés. Estos felinos amantes de los humanos son muy charlatanes y les encanta jugar y retozar.

Gato esfinge

El origen de los gatos esfinge o sphynx no está muy claro. Su existencia se remonta al periodo de los aztecas, quienes habrían tenido gatos sin pelo hace muchos siglos. Los primeros registros de esta raza se encontraron a principios del siglo XX en Nuevo México. Allí nacieron dos gatitos sin pelo que no se emparejaron porque eran hermanos. Estos mininos recibieron el nombre de «nuevos gatos mexicanos sin pelo». Sin embargo, estos pequeños felinos no están relacionados con los esfinges actuales. El sphynx es de origen canadiense. En 1966 una gata doméstica parió un gatito negro sin pelo y, con él, comenzó la cría de una nueva raza. Una señora adquirió ese peculiar gatito, llamado Prune, y a su madre, Elisabeth, a los que cruzó pasado un año para obtener más descendientes. De esa camada nacieron 7 gatitos, incluidos 2 machos y 2 hembras sin pelo. Estos mininos tuvieron graves problemas de salud: su sistema inmunitario no era capaz de desarrollarse adecuadamente. Por esta razón, la cría de esta raza llegó casi a su fin. No obstante, a mediados de los años 70 se encontraron otros ejemplares de estos «gatos desnudos» y la cría siguió adelante. Tan pronto como en 1971, el esfinge ya fue reconocido como raza.

Gato siamés

El gato siamés es, junto al persa, una de las razas de gatos más antiguas y conocidas. Su origen se encuentra en el sudeste asiático, concretamente en Siam, que hoy en día pertenece a Tailandia. Allí, el siamés era venerado como gato de templo. Hacia finales del siglo XIX, los primeros ejemplares llegaron a Inglaterra, donde se comenzó la cría de esta raza. En 1892 ya se estableció el primer estándar para los gatos siameses, pero la raza solo fue reconocida en 1949 por la Federación Internacional Felina (FIFe).

Gato thai

El gato thai proviene de una raza de gatos ya existente, el siamés. La cría de los gatos siameses se desarrolló cada vez más hacia un gato de aspecto grácil y esbelto. La variante más fuerte y original del siamés fue reconocida como una raza independiente, denominada como gato thai o siamés tradicional.

Gato tonkinés

A pesar de la popularidad de sus antecesores, los burmeses y los siameses, el gato tonkinés es una raza de gatos poco frecuente. El bonito gato con el cuerpo delgado y musculoso y el pelaje corto y aterciopelado combina muchas características positivas de sus antepasados. Es afectuoso, sociable y curioso, por lo que es ideal para familias que quieren pasar mucho tiempo con su minino.

Gato van turco (turkish van)

¿Gatos que saben nadar? ¡Existen! A diferencia de sus semejantes, al gato van turco le gusta el agua y de vez en cuando se atreve a meterse para jugar dentro. Esta raza a veces se confunde con el angora turco. Si te fijas bien verás que hay muchas diferencias entre ambas razas. El turkish van proviene, como su nombre indica, del oeste de Turquía. La denominación «van» se refiere al Lago de Van, una región áspera y aislada de la que se dice que proviene esta raza. Descubre más sobre estos gatos extraordinarios de Turquía aquí.

Korat

Esta extraordinaria belleza de pelaje azul plateado y ojos verde esmeralda tiene su origen en la tradición posterior al siglo XIV, ya que en la literatura de esta época ya se mencionaba los gatos de esta especie. En general se dice que los gatos traen suerte y energía positiva al hogar, pero el gato korat se considera especialmente auspicioso.

LaPerm

El gato con la permanente: la raza de gatos laPerm es bastante reciente y se originó por casualidad debido a una mutación genética. Se caracteriza sobre todo por la autenticidad de los rizos de su pelaje. Pero no son solo los suaves rizos los que hacen que sea un minino ideal, sino también su carácter cariñoso y su cercanía a las personas.

Mau egipcio

Leonardo Da Vinci decía que el gato es una obra de arte. No podemos estar más de acuerdo con esta cariñosa forma de referirse a esta maravillosa criatura. Por supuesto que esto también aplica a cualquier gato doméstico. Sin embargo, parece atribuirse al mau egipcio en especial. Como su nombre indica, este llamativo y misterioso felino de pelo corto y cautivadores ojos verdes es originario de Egipto.

Munchkin

El gato de las patas cortas

La raza de gato Munchkin, con su aspecto original y procedente de Estados Unidos es una rareza en el resto del mundo. Sus características piernas cortas se deben a una mutación natural y espontánea. Este rasgo distintivo y su inequívoca naturaleza es lo que hace a este gato tan especial para los criadores y fans.

Neva masquerade

Neva masquerade: un nombre misterioso para una belleza misteriosa. Esta raza es la versión point del gato siberiano, con el que comparte numerosas cualidades.

Ocicat

El exótico ocicat atrae a la gente de inmediato y para siempre. Su nombre deriva del ocelote, un gato salvaje, porque el moteado de su pelaje es similar a este. Sin embargo, el carácter del ocicat no es tan salvaje, de hecho, es bastante mimoso y fiel, convirtiéndolo en un popular gato doméstico.

Serval

Ya sea un tigre siberiano o uno doméstico, a los amantes de los gatos les encanta la gracia que emanan estos felinos. El serval no es un animal doméstico sino un gato salvaje de la sabana africana. A continuación, te presentamos al serval como antecesor de una raza de gatos muy moderna, pero original, el savannah.

Siberiano

El gato siberiano es el arquetipo de una raza natural. Este felino de talla media, con aspecto primitivo, constitución robusta y pelaje semilargo surgió sin intervención por parte del hombre en su país natal, Rusia. La cría específica de esta raza solo empezó en los años 80.

Singapura

El bonito gato singapura es una rareza, pues el número de criadores serios en Europa es muy limitado. Por eso no es tan fácil conseguir un gato de esta raza exótica. No obstante, quien tenga la suerte de poder convivir con un gato singapura puede considerarse muy afortunado. Pues este minino tiene un carácter único, que es agradable y, a la vez, emocionante. Y así es como será la vida junto a un gato de esta raza.

Snowshoe

El gato snowshoe, originario de Estados Unidos, aún no tiene muchos representantes en España. No obstante, gracias a su interesante apariencia y su carácter único, pronto también encontrará muchos seguidores en este país. Una camada de gatitos snowshoe siempre está llena de sorpresas adorables. Cuando nacen, los mininos aún son completamente blancos y desarrollan las diferentes tonalidades a medida que van creciendo. Las primeras coloraciones empiezan a apreciarse a los diez días de nacer.

Somalí

Si te gusta el abisinio pero también te atraen los gatos con el pelo semilargo o largo, entonces el gato somalí es la opción perfecta para ti.

Toyger

Este exclusivo gato de raza de diseño proviene de Estados Unidos y es un gato doméstico que fue criado con el fin de conseguir un tigre del tamaño de un gato. De ahí que su nombre se compone de la palabra toy (juguete en inglés) y la terminación de tiger (del inglés, tigre). De esta manera, su aspecto atractivo también está presente en su nombre. Aunque el nombre del toyger lo sugiera, un animal doméstico nunca debe ser considerado un juguete. Más bien es una compañía con la que puedes pasarte mucho tiempo jugando.

El origen de las razas de gatos

En los años 30, la francesa Marguerite Ravel se comprometió a la creación de una organización central europea a la que se asociaron los criadores de gatos nacionales. Esto dio como resultado a la fundación de la Fédération Internationale Féline d'Europe (FIFE), hoy en día Fédération Internationale Féline (FiFé). Desde entonces se desarrolló un interés mayor por la cría de gatos de raza. Sin embargo, los orígenes de algunas razas son más antiguos: la cría de gatos persa, por ejemplo, se realiza desde hace más de 200 años. Los gatos siameses también llegaron a Europa desde Asia en el siglo XIX, donde en 1885 se presentó por primera vez un ejemplar en una exposición de gatos londinense.

¿Qué es un gato de raza?

¿Qué define que un gato pertenezca a una raza determinada? Los criadores se ponen metas orientadas a determinadas características de la raza en cuestión. Aquí no solo importa el aspecto, sino también la salud y el carácter. Normalmente, para los criadores de gatos europeos es la FiFé, con la que cooperan las asociaciones regionales y nacionales, quien determina los estándares. Esto se demuestra con el pedigrí que cualquier gato de raza de un criador serio debe tener. A través del pedigrí se puede saber quiénes fueron los antepasados de varias generaciones del gato. Solo así está asegurada la cría de razas puras. Un gato de raza es mucho más que su apariencia, sin embargo, es frecuente reconocer la raza de la que provienen los gatitos sin pedigrí.

La clasificación de las razas de gatos se suele hacer por la longitud del pelo. Hay gatos de pelo largo como el persa o el color point. Entre las razas de pelo medio largo está el van turco y el bosque de Noruega. El grupo más grande es el de pelo corto, en el que se encuentra el british shorthair, el german rex o el azul ruso. Hablando de pelo corto, muchos de los que tienen gatos y comparten su vida con un gato de pelo corto multicolor responden a la pregunta sobre qué raza es con: «¡Es un gato europeo común!». En realidad, esto suele ser incorrecto, pues el gato común europeo es una raza con un estándar determinado y una cría controlada.

Desarrollo y tendencias

Antiguamente, la cría controlada estaba limitada a unas pocas razas de gatos que se diferenciaban sobre todo por el pelaje y su color. Ejemplos de esto son el gato angora, con su abundante pelaje, o el sagrado de Birmania con su característica máscara. Si comparamos la cría de gatos con la de perros nos damos cuenta de que las diferencias entre las razas de perros son más extremas. Por ejemplo, un dogo de 70 kilos y un chihuahua de 2 kilos, un carlino rechoncho y un teckel alargado. Esto se debe a que los perros se crían para diferentes finalidades: como cazador robusto de jabalíes, perro de carrera o perros guardianes. Los gatos, en cambio, lo único que tenían que hacer antes era cazar ratones.

En los últimos años se puede observar cierta tendencia hacia los extremos en la cría de felinos domésticos. Las razas de gatos con patas cortas como el munchkin o los híbridos de gatos salvajes como el savannah son un resultado de esto. El deseo de las formas corporales o los orígenes exóticos no son una ventaja para nuestros bigotudos.

Encuentra la raza más adecuada para ti

Algunas razas de gatos seducen con su belleza, pero antes de adquirir un gato es importante informarse bien sobre su personalidad y sus necesidades. Las diferencias del carácter de las diferentes razas de gatos también son menos pronunciadas que en las razas de perros. Si te has enamorado de un delgado gato oriental, tendrás un compañero comunicativo y lleno de vitalidad. El ragdoll es más bien cómodo. Los mininos de pelo largo requieren tiempo para el cuidado del pelaje varias veces a la semana. Los semejantes se llevan bien entre ellos, es decir, que los representantes de razas similares conviven mejor que bigotudos de temperamentos diferentes. En este caso es importante que reciban suficiente socialización por parte del criador.

¿Quieres encontrar el gato más adecuado para ti? En nuestro magazín para gatos te presentamos diferentes razas de gatos y te damos consejos sobre su tenencia y su alimentación. Un consejo: si buscas un gato mayor, puedes encontrarlo en tu protectora de animales local. ¿Quién sabe? ¡Igual te enamoras de un gato mestizo!

¡Descubre nuestra selección de comida para gatos!