Neva masquerade

Gato de la raza neva masquerade

Neva masquerade: un nombre misterioso para una belleza misteriosa. Esta raza es la versión point del gato siberiano, con el que comparte numerosas cualidades.

Aspecto

El neva masquerade es un gato que llama la atención. Al ser la variante point del siberiano, la raza despierta interés por su apariencia primitiva: el pelaje largo y denso en el cuello, los mechones de pelo en las orejas, el cuerpo musculoso y la cola opulenta confieren a este pequeño felino el aspecto de un gato salvaje en miniatura. Por ello, no es de extrañar que tanto el siberiano como el neva masquerade sean descendientes de los gatos de bosque.

Esta raza natural no se distingue del gato siberiano mas que en su coloración. El neva masquerade es de tamaño mediano y puede pesar hasta 9 kg. Por ello, tarda en desarrollarse y apenas alcanza la edad adulta a los 3 años aproximadamente. Su pelaje semilargo consta de una capa superior impermeable y robusta y de un manto inferior tupido. El denso collar de alrededor de la cabeza y del cuello es especialmente vistoso. En verano estos gatos pierden la capa inferior de pelo que los mantiene calientes a lo largo del gélido invierno siberiano. Por lo tanto, durante la época estival su pelaje es más corto y ligero. Los mechones de pelo de entre los dedos y de las orejas y la cola densa también se mantienen intactos durante los meses de calor. Los gatos neva masquerade, al igual que los siberianos, tienen la cabeza redonda, con una frente curvada, ojos grandes y orejas medianas y anchas. El color de los ojos debe ser uniforme y combinar con el del pelaje. En esta raza son muy populares los ejemplares con los ojos de color azul claro.

La coloración de los neva masquerade es lo que los hace tan especiales, puesto que pertenecen a los gatos point. Ello los convierte en la única raza de gatos de bosque en la que está permitida la coloración point. Esto significa que las extremidades «frías» del cuerpo del gato (las orejas, la punta de la cola, las patas y la cara) son del color base del animal, mientras que el resto del cuerpo posee un tono más claro. La causa de esta coloración excepcional es una mutación que altera el correcto funcionamiento de la enzima tirosinasa, lo que deteriora la producción del pigmento básico melanina. Como resultado, aparece lo que se conoce como albinismo parcial. En el neva masquerade se busca un contraste bien definido entre los points y el color claro del resto del cuerpo. Los ojos han de tener un color azul intenso.

Dentro de la coloración point también existe una gran variación de colores. En la raza neva masquerade están admitidos todos los colores base de los gatos siberianos como coloración point, incluso el atigrado tabby. Los ejemplares monocromos pueden mostrar las así llamadas «marcas fantasma». Desde hace tiempo se intentan conseguir nuevas variedades de color a través de cruzamientos entre gatos somalíes y sagrados de birmania. En este caso, los colores favoritos son cinnamon y chocolate, así como sus diluciones fawn y lilac. Sin embargo, los cruces de este tipo presentan un inconveniente: no están aceptados por el estándar de la raza entre los gatos de bosque como el siberiano. A pesar de su coloración interesante, a menudo los nuevos colores resultantes no están permitidos por todas las asociaciones de criadores. A esto hay que añadir la posible introducción de enfermedades hereditarias en el resistente acervo genético de los siberianos.

Los gatos point como el neva masquerade pueden aparecer en las siguientes variedades de color:

Seal-point: el color base de estos gatos es el negro

Blue-point: base de color negro diluido hacia azul

Chocolate-point: es la denominación que reciben los neva masquerade que tienen el marrón como color base

Cinnamon-point: el rojo es el color base de estos gatos

Fawn-point: estos ejemplares poseen un color base cinnamon que se ha diluido hacia fawn

Lilac-point: lilac es la dilución del marrón

Cream-point: gatos de color crema, que es la dilución del rojo. Estos neva masquerade tienen un color especialmente claro.

Otras razas point conocidas son los sagrados de birmania y los siameses. Al igual que todos los gatos con el color base en las extremidades «frías» del cuerpo, los neva masquerade nacen muy claritos y su color se va oscureciendo con el paso de los años.

Carácter

Como ya se ha mencionado, el neva masquerade es la variante point del gato siberiano y, por lo tanto, comparte su estándar de cría. Esto no solo se observa en el aspecto del gato, sino también en su carácter.

Al igual que en el siberiano, la originalidad del neva masquerade no solo se observa en su aspecto, sino también en su carácter sencillo y natural. También comparte sus fantásticos instintos y, por consiguiente, es un cazador increíblemente bueno. Le encanta saltar y trepar, adora el agua y le gusta estar ocupado física y mentalmente. Por ello, no son los animales más indicados para una tenencia exclusiva dentro de casa. Un patio o un balcón asegurado son más adecuados para la naturaleza de estos pequeños felinos.

Estos gatos inteligentes son curiosos y tienen sus propias ideas, de modo que es esencial criarlos adecuadamente. Los juegos de inteligencia y el entrenamiento con un clicker estimulan la mente de los neva masquerade, aunque también les gustan los juegos de buscar comida.

Origen

El gato siberiano solo se empezó a criar de forma sistemática a partir de los años 80. Desde 1990, también se ha vuelto muy popular entre los amantes de los gatos de Estados Unidos. Dada la similitud entre los siberianos y los neva masquerade, estos animales también comparten la historia.

 

Las razas de pelo largo siempre han formado una gran parte de la población de gatos domésticos aparentemente salvajes de Rusia y Siberia. Los círculos de investigadores han debatido durante mucho tiempo sobre la razón de ello. Mientras que algunos científicos parten de una mutación independiente, otros dan por hecho el cruce con gatos de pelo largo de Oriente. La denominación Sibirskaja koschka (gato siberiano) se empleaba para describir a estos mininos domésticos musculosos y con un pelaje denso y suave. Estos se diferencian en el físico y en la textura del pelaje de los gatos salvajes africanos, que se consideraban los ancestros de todos los bigotudos domésticos. Por este motivo, durante mucho tiempo se asumía que los gatos caucásicos salvajes eran parientes cercanos de los siberianos y que, por lo tanto, no descendían de los gatos salvajes africanos. No obstante, un grupo de investigadores de la Universidad de Oxford ha descubierto recientemente que los gatos domésticos de todos los continentes descienden del gato salvaje.

Los gatos de pelo largo eran una rareza en Europa hasta el siglo XIX, por lo que no es de extrañar que la variedad rusa llamase la atención de los comerciantes y viajeros y que se importara a Europa. Los gatos siberianos ya se describieron en 1864 en una edición del Brems Tierleben y después aparecieron de forma esporádica en las publicaciones europeas. Los gatos de pelo largo de Rusia también formaron parte de la primera exposición de gatos del Crystal Palace de Londres en 1871. No obstante, al principio la raza cayó en el olvido después de esta primera exposición. Uno de los motivos es que los gatos de pelo largo eran una rareza, así que se cruzaban entre sí. En consecuencia, el siberiano desapareció en el acervo genético de los persas y otros similares. La situación política en la Rusia soviética también contribuyó a que este país desapareciera de la historia de la cría de gatos en aquel momento.

Los años 80 marcaron un nuevo comienzo. En 1985 se estableció una raza experimental en la República Democrática Alemana con los gatos domésticos de pelo largo importados de Rusia, los cuales se exhibieron a partir del año siguiente. Desde 1987, el entonces denominado «gato del bosque siberiano» fue reconocido oficialmente. En ese mismo año llegó a Alemania la primera pareja de gatos siberianos. Tras la primera camada registrada en 1989 la raza empezó a ganar cada vez más admiradores, incluso al otro lado del océano. Aproximadamente durante la misma época se inició la cría sistemática del siberiano en Rusia, y en 1990 se exportaron los primeros ejemplares a EE. UU. Sin embargo, los costes elevados de la importación de Rusia restringieron relativamente la población de gatos rusos de pelo largo en EE. UU.

En el presente, los gatos siberianos se crían en todo el mundo. El nombre cambió de gato del bosque siberiano a gato siberiano en 1991, sobre todo para diferenciarlo mejor del bosque de noruega. La raza fue reconocida oficialmente por la World Cat Federation en 1992 y en 1998 por la FIFe. Dependiendo de la asociación paraguas, la variante point, denominada neva masquerade desde hace algunos años, se cría de manera independiente. Esto se traduce en que solo han de cruzarse neva masquerade entre sí, y en que se evita el cruzamiento de gatos siberianos de otros colores. Obviamente, todo ello reduce mucho más el acervo genético e incrementa el riesgo de la formación de enfermedades hereditarias. Por ello, lo ideal sería cruzar a estos ejemplares con los gatos siberianos. Dado que el gen point es recesivo y, por lo tanto, puede no detectarse durante muchas generaciones, es posible que aparezcan gatos neva masquerade de forma espontánea en una camada de padres monocromáticos. En la actualidad ya existen pruebas genéticas para las mutaciones point para que los criadores puedan seleccionar a los portadores del gen.

Tenencia y cuidados

El pelaje largo y denso de los neva masquerade les proporciona un aspecto misterioso y contribuye a la fascinación por esta raza, pero puede requerir un cuidado intensivo. Afortunadamente, en verano estos gatos cuidan por sí solos la mayor parte de su pelaje más corto. En cambio, en invierno y durante la época de muda de pelo necesitan un cuidado adicional con cepillos y peines. Pasados los meses más fríos, el neva masquerade pierde casi por completo su espeso manto inferior. Ayudándolos a cuidar su pelaje se cosiguen evitar los pelos sueltos que se adhieren a la ropa y a la tapicería, así como reducir al mínimo la carga de los pelos ingeridos en el tracto gastrointestinal. El suministro de pasta de malta o snacks adecuados como la hierba para gatos los ayuda a expulsar de manera natural los pelos del tracto gastrointestinal antes de que lleguen a formarse bolas de pelo.

Como a los neva masquerade les encanta la naturaleza y moverse, adoran pasar tiempo fuera de casa. No son para nada delicados y ni la lluvia, ni la tormenta ni la nieve puede frenarlos a la hora de salir de casa. A estos gatos inteligentes y buenos cazadores les gusta mucho vagar por la maleza, trepar y perseguir pájaros y pequeños roedores. En consecuencia, son adecuados para tenerlos únicamente en casa solo hasta cierto punto. El hogar perfecto para estos gatos debería ofrecerles opciones suficientes para entretenerse física y mentalmente, tanto dentro como fuera de casa. Lo ideal sería que pudieran acceder a un jardín o balcón asegurado en el que haya un rascador adecuado para el exterior y con múltiples posibilidades para jugar.

Alimentación

Todo ello, junto con una alimentación apropiada, es la mejor garantía para una vida larga y saludable. Al ser carnívoros, los gatos requieren una comida rica en proteínas saludables, y solo pueden aprovechar una pequeña cantidad de carbohidratos. En este aspecto, tu papel consiste en tener cuidado con la comida que le compras. El alimento correcto para tu gato debe contener abundante carne y escasos subproductos vegetales. En la etiqueta del producto puedes comprobar si la carne ocupa la primera posición en la lista de ingredientes.

Cría

La cría de gatos siberianos y, con ello, la de neva masquerade es relativamente reciente. Gracias a ello, hasta ahora, esta raza ha estado protegida de ciertas enfermedades hereditarias. Es responsabilidad de los criadores y de los dueños asegurar que esto siga siendo así. Por este motivo, solo debes confiar en criadores profesionales y no adquirir tu neva masquerade de «multiplicadores» que ofrecen gatos de raza a precios económicos porque esto, a menudo, se logra a costa de los animales.

La cría de gatos es un pasatiempo costoso. Desde el cruzamiento de los padres del gato, pasando por la gestación y el nacimiento hasta la cría de los gatitos, se generan múltiples gastos que el criador debe cubrir con el precio de venta. Este también incluye las tasas de las montas, la asistencia médica y los costes veterinarios (incluidas las posibles pruebas para detectar enfermedades hereditarias), una buena nutrición, la afiliación a alguna asociación de criadores de gatos, la comida y las vacunas de los gatitos y un largo etcétera. La documentación del animal solo representa una pequeña parte de los gastos totales. Al que le preocupe de verdad el bienestar del minino, no ahorra en lo más costoso, esto es, los gastos veterinarios. Un criador responsable lleva a consulta a sus animales al veterinario. Asimismo, realiza un chequeo a los gatitos en el veterinario, los inmuniza contra las enfermedades infecciosas más importantes y puede mostrarte la documentación que lo acredita.

Se puede deducir, por lo tanto, que un gato neva masquerade de un criador profesional no va a tener un precio de ganga. Quien desee adquirir un ejemplar de esta raza debe contar con aproximadamente 700 euros para poder llevárselo a casa. Como alternativa, puedes visitar protectoras de animales que tienen numerosos gatos, incluso algunos de raza de pelo largo, que esperan encontrar un buen hogar. Los gatos de las protectoras se suelen entregar a cambio de una tarifa reducida que cubre una pequeña parte de los gastos veterinarios y de las vacunas.

¡Te deseamos una convivencia maravillosa y activa junto a tu neva masquerade!

Nuestros artículos más útiles
El gato siamés es, junto al persa, una de las razas de gatos más antiguas y conocidas.
A primera vista el azul ruso, un gato de color azul grisáceo se puede confundir con un cartujo o un británico de pelo corto. Pero si te fijas más detenidamente, te darás cuenta de que estas razas son muy distintas entre sí.