Singapura

singapura

El bonito gato singapura es una rareza, pues el número de criadores serios en Europa es muy limitado. Por eso no es tan fácil conseguir un gato de esta raza exótica. No obstante, quien tenga la suerte de poder convivir con un gato singapura puede considerarse muy afortunado. Pues este minino tiene un carácter único, que es agradable y, a la vez, emocionante. Y así es como será la vida junto a un gato de esta raza.

Origen y cría

Singapura es el término malayo para Singapur. Según la mayoría de las fuentes, este es el país de origen de esta raza de gatos tan rara. Sin embargo, hay historias controvertidas sobre el origen del gato singapura. Según algunas fuentes, la raza proviene de Estados Unidos, mientras que otras afirman que es de Singapur. Es posible que todas tengan razón: el gato singapura fue descubierto en 1970 en Singapur, conocida como la ciudad de los leones, por Hal y Tommy Meadow, dos emigrantes, amantes de los gatos, de Estados Unidos. A partir de sus propios gatos Ticle, Pusse, Tes, George, Gladys y Chiko, Hal y Tommy criaron el singapura, que se llevaron a casa cuando regresaron a los EE. UU. en 1975. Así fue como el singapura llegó a Estados Unidos.

Se dice que los gatitos vivían en tuberías de desagüe estrechas en Singapur y, por lo tanto, recibieron el nombre de drain cats (en inglés, gatos de desagüe).

Los criadores se preocuparon mucho por desarrollar una apariencia uniforme y una buena salud en los singapura. Esto provoca que el número de representantes de esta raza sea muy limitado, pero gozan de gran aceptación y amplia distribución. Hoy en día la raza está representada a nivel mundial y es reconocida por la mayoría de las asociaciones oficiales. En 1982 fue reconocida como raza de gatos independiente en los Estados Unidos y, desde 1988, se le permite participar en concursos. El primer bigotudo de esta exótica raza llegó a Europa a finales de los 80, a Gran Bretaña. La FiFé (Féderation International Féline), una organización internacional de asociaciones de criadores de gatos, reconoció a este minino en 2014. Es muy probable que los singapura estén relacionados con los abisinios, siameses y burmeses.

singapura

Aspecto

Una de las características físicas de esta belleza de color sepia es su reducido tamaño. La raza singapura es una de las más pequeñas. De hecho, solo llega a pesar entre dos y tres kilos. La diferencia entre el macho y la hembra en cuanto al peso no es muy significativa. A pesar de su grácil y delicada figura, esta exótica raza se caracteriza por tener un aspecto atlético y fuerte. Tiene unos músculos muy desarrollados. Gracias a esto tiene una gran capacidad para saltar. El gato singapura alcanza su tamaño definitivo entre los 15-24 meses.

Características del gato singapura

Su pelaje de color sepia hace que parezca que acaba de salir de una fotografía del siglo XIX. El término correcto del color del pelo (y el único reconocido de forma oficial) es sepia agouti. Los criadores conocen el anillado del pelaje como ticking. El patrón del pelo resultante se denomina agouti. El color del pelaje del singapura parece casi monocromático, mientras que el pelo individual alterna entre el color claro y el oscuro. Este característico color se debe a una mutación, conocida como albinismo parcial. Esto causa el acromelanismo, que es una coloración más oscura en las regiones más frías del cuerpo.

Los singapura tienen points de color más oscuro en la cara, las orejas, las patas y la cola. Los gatitos de esta raza nacen de color claro y se van oscureciendo más adelante. Según el estándar, el color del pelaje de esta rara e interesante belleza solo se considera completamente desarrollado después de dos o tres años. La textura del pelo es algo sedosa, por lo que seguro que querrás acariciar a tu amigo felino con frecuencia.

La cola de este exótico felino es de longitud media. Sus ojos y sus orejas son grandes. Las orejas tienen una base amplia. Los ojos son de forma ovalada y pueden ser verdes, marrones, marrones verdosos o amarillos.

singapura

Carácter

Si tienes la suerte de convivir con uno de estos inusuales mininos, es probable que este sea un poco tímido al principio. A los gatos de esta raza es necesario darles tiempo para adaptarse a su nuevo entorno y a sus nuevos compañeros humanos. Es amable con los extraños, a pesar de que, al principio, sea reservado y tarde un poco en abrirse. Es importante convencer al animal, en un principio, tímido, con un poco de paciencia y sensibilidad, de que tienes las mejores intenciones con él. El adorable singapura te lo agradecerá con su forma de ser cariñosa y su agradable presencia.

El singapura es un gato muy cercano a las personas

Una vez haya cogido confianza casi no se aleja de su cuidador. Los gatos de esta raza son muy cercanos a las personas. Debido a su naturaleza social también se adaptan bien en las familias. Además, se llevan bien con otros gatos. Es más, los representantes de esta raza necesitan la compañía de un semejante. Por eso es necesario tener a un gato singapura siempre con otros felinos. Los singapura se sienten mucho más a gusto cuando están rodeados de otros gatitos con los que jugar y acurrucarse. Quien adore a su minino debe tener esto en cuenta. Donde más cómodo está este gato doméstico de color sepia es en una familia con niños y otros gatos.

No obstante, hay que asegurarse de que los niños traten con cuidado al bigotudo. Por eso se recomienda adquirir un singapura solo cuando los niños ya tengan más de seis años. Además, no es adecuado para aquellas personas que trabajan a tiempo completo y se pasan el día fuera de casa.

El elegante y exótico felino es comunicativo, juguetón, muy inteligente y curioso. Le gusta estar en medio de la acción y siempre está dispuesto a divertirse. Por lo tanto, siempre se le debe proporcionar suficiente entretenimiento. Hazte con diferentes juguetes para gatos, así como juguetes de inteligencia, para entretener a tus felinos. Estos gatos preservan su jovialidad y su inteligencia hasta la vejez. El singapura alcanza una edad media de unos 15 años.

Alimentación para el gato singapura

La alimentación natural de los gatos carnívoros está compuesta de presas como los ratones y otros mamíferos pequeños, insectos y pájaros. Por lo tanto, la carne cruda o cocinada es lo que más se asemeja a la forma de alimentación natural de los felinos. No obstante, en la carne no se encuentran todos los nutrientes necesarios. Para garantizar las necesidades alimentarias específicas del gato singapura puede ser aconsejable complementar la comida convencional con suplementos. Estos contienen, por ejemplo, vitaminas, minerales, oligoelementos y taurina. Para averiguar cuáles son las necesidades nutricionales de tu minino puedes consultar a tu veterinario de confianza. En cualquier caso, deberías informarte bien sobre la comida preparada en casa y la dieta BARF (alimentación biológicamente apropiada), de lo contrario podrían aparecer peligrosos síntomas de carencia.

Básicamente cada gato es un ser independiente y tiene sus preferencias, entre ellas la comida. Ya sea pienso o comida húmeda, la calidad es decisiva. La comida para gatos de buena calidad contiene los nutrientes más importantes para tu bigotudo. Sin embargo, aquí tienen un papel importante varios factores, como la edad del gato o su estado de salud. Por ejemplo, si tu gato tiene sobrepeso deberías darle comida dietética. Lo importante en la alimentación son las cantidades. Debido a su estilo de vida activo, el singapura suele consumir más calorías. Una cantidad adecuada de alimentos tiene un efecto positivo en su condición física general. Cuando el gato singapura lleva una dieta saludable y apropiada para su especie, entre otras cosas, pierde menos pelo y el estado general de su pelaje es bueno.

singapura

Cuidados

En el caso del singapura, los cuidados y el tiempo que se requiere para ellos son bastante manejables. El sedoso pelaje no tiene subpelo, y como gato de pelo corto pierde muy poco pelo. Debes cepillar a tu bigotudo cada una o dos semanas. De esta manera se eliminan los pelos sueltos y se estimula la circulación sanguínea. Además, se previenen los nudos. Pero, sobre todo, se fortalece el vínculo entre tu minino y tú.

Al igual que todos los gatos, el singapura también debe ser vacunado solo cuando su sistema inmunitario esté establecido. Asimismo, son válidas las mismas recomendaciones que para los demás gatos en relación a las vacunas. Por lo tanto, debe ser inmunizado contra la gripe felina, el moquillo, la leucosis y, si es un gato de exterior, también contra la rabia.

Comprar un gato singapura

Si te has decidido por un gato singapura, lo primero que deberías hacer es acudir a la protectora de animales. A pesar de que esta raza sea poco frecuente, a menudo sucede que también se abandonan gatos con pedigrí.

Si estás buscando un criador, deberías asegurarte de que críe de forma profesional y responsable. Es importante que averigües el pedigrí de tu futuro minino, sobre todo, por los defectos y enfermedades genéticas hereditarias. Un criador serio destaca porque puede darte toda la información sobre el pedigrí del gato. En la mayoría de los casos, los criadores responsables no entregan a sus crías antes de las 12-16 semanas. A esta altura, los gatitos ya han recibido la inmunización básica y han sido desparasitados. Además, ya están acostumbrados al uso del arenero y de los rascadores. Por otro lado, se encargan de buscarles hogares a sus crías con paciencia y cariño. El inteligente singapura aprende rápido y suele adaptarse bien a las circunstancias de su entorno.

El apodo malayo de esta raza de gatos es «kucinta», que en español significa gato del amor. Estamos seguros de que quien tenga un singapura va a adorar este pequeño felino con gran personalidad.

Nuestros artículos más útiles

Gato siamés

El gato siamés es, junto al persa, una de las razas de gatos más antiguas y conocidas. Su origen se encuentra en el sudeste asiático, concretamente en Siam, que hoy en día pertenece a Tailandia. Allí, el siamés era venerado como gato de templo. Hacia finales del siglo XIX, los primeros ejemplares llegaron a Inglaterra, donde se comenzó la cría de esta raza. En 1892 ya se estableció el primer estándar para los gatos siameses, pero la raza solo fue reconocida en 1949 por la Federación Internacional Felina (FIFe).

Azul ruso

A primera vista este gato de color azul grisáceo se puede confundir con un cartujo o un británico de pelo corto. Pero si te fijas más detenidamente, te darás cuenta de que estas razas son muy distintas entre sí.

Gato esfinge

El origen de los gatos esfinge o sphynx no está muy claro. Su existencia se remonta al periodo de los aztecas, quienes habrían tenido gatos sin pelo hace muchos siglos. Los primeros registros de esta raza se encontraron a principios del siglo XX en Nuevo México. Allí nacieron dos gatitos sin pelo que no se emparejaron porque eran hermanos. Estos mininos recibieron el nombre de «nuevos gatos mexicanos sin pelo». Sin embargo, estos pequeños felinos no están relacionados con los esfinges actuales. El sphynx es de origen canadiense. En 1966 una gata doméstica parió un gatito negro sin pelo y, con él, comenzó la cría de una nueva raza. Una señora adquirió ese peculiar gatito, llamado Prune, y a su madre, Elisabeth, a los que cruzó pasado un año para obtener más descendientes. De esa camada nacieron 7 gatitos, incluidos 2 machos y 2 hembras sin pelo. Estos mininos tuvieron graves problemas de salud: su sistema inmunitario no era capaz de desarrollarse adecuadamente. Por esta razón, la cría de esta raza llegó casi a su fin. No obstante, a mediados de los años 70 se encontraron otros ejemplares de estos «gatos desnudos» y la cría siguió adelante. Tan pronto como en 1971, el esfinge ya fue reconocido como raza.