Viajar con gato

En general, los gatos están menos dispuestos que los perros a pasar las vacaciones alejados de su hogar. Mientras que los perros están muy vinculados a sus humanos, los gatos lo están a su hábitat: al territorio en el que cazan ratones, observan los pajaritos y se deleitan con la hierba gatera. O donde está su rascador. Lo que, por supuesto, no significa que los mininos no formen un estrecho vínculo con su cuidador. Leer más

Viajar con gato

Mudanza con gatos

Tanto si son gatos de exterior como de interior, a los felinos les encanta su territorio. Aquí hacen sus rondas diarias, si es necesario lo defienden de los intrusos y se acomodan en sus lugares favoritos. Pero, cuando tienes un gato y estás a punto de mudarte surge la pregunta: ¿cómo es posible realizar una mudanza con gatos sin que suponga un drama?

Transportín para gatos

El transportín es parte del equipamiento básico para gatos. No importa si adquieres a tu minino en una protectora de animales, un criador o por privado, el animal necesita ser transportado con seguridad hasta tu casa. También necesitarás un transportín para gatos cuando vayas al veterinario. Es conveniente hacerte con uno antes de que el bigotudo entre a vivir a tu casa. Por eso hemos recopilado los siguientes 9 consejos en torno al transportín para gatos ideal.

Viajar con gatos

La residencia felina está llena, tu agradable vecino no tiene tiempo, tu familia vive lejos y todos tus amigos se han ido de vacaciones. Si estás pensando en llevarte a tu gato de viaje debes tener en cuenta que pueden surgir varios problemas. A veces a los amantes de los gatos solo les quedan dos opciones: o bien renuncian a las vacaciones que tenían planeadas y se quedan en casa con su bigotudo o se lo llevan al viaje. Si te quedas en España y tienes un lugar fijo donde hospedarte durante todas las vacaciones no tendrás ningún problema, siempre y cuando el propietario del alojamiento permita animales domésticos en el domicilio vacacional. En caso de querer hacer un viaje itinerante o un estresante viaje de negocios es mejor que dejes a tu minino. Los viajes al extranjero con gatos se complican debido a las estrictas regulaciones de entrada, los certificados de salud necesarios, los meticulosos registros de vacunación y una cuarentena de meses. Por supuesto que todos estos requisitos tienen una función y su razón de ser. Y aunque, para quienes quieran viajar con gatos, todo son inconvenientes, también protegen la salud de los animales domésticos.

Viajar con gatos en avión

A los gatos les gusta aún menos viajar en avión que en coche. Los olores desconocidos, los ruidos fuertes y la compensación de presión hacen que el vuelo resulte incómodo incluso para los felinos calmados. Sin embargo, a veces es inevitable tener que realizar este tipo de desplazamientos. No importa si se trata de una mudanza o de una estancia larga en el extranjero: con un poco de preparación conseguirás que viajar con gatos en avión sea lo más agradable posible para tu minino.

Viajar con gatos en barco

¿Irse de crucero con un gato? Por muy loco que parezca, es posible. Además, aquellas personas que viven en islas de vez en cuando necesitan ir en ferry con su minino. Aquí te damos algunos consejos para que viajar con gatos en barco sea lo más placentero posible para los bigotudos y todos los demás viajeros.

Viajar con gatos en coche

A los gatos no les hace mucha gracia viajar. Cualquier cambio de sitio causa estrés a estos animales tan sensibles, ya que, por naturaleza, los olores y ruidos desconocidos les ponen muy nerviosos. Sin embargo, a veces sus dueños se ven obligados a cambiarles de ubicación, ya sea para hacer la visita anual al veterinario, una mudanza o una estancia fuera de casa. El coche no es la forma de desplazarse preferida de los felinos, no obstante, con un poco de preparación podrás quitarles el miedo al viaje. Te contamos cómo conseguir que viajar con gatos en coche no suponga una odisea.

Viajar con gatos en tren

A casi ningún gato le gusta abandonar su entorno habitual. Sin embargo, se pueden dar algunas situaciones, como una mudanza o un largo viaje, que obligan a tu gato a desplazarse. Si el dueño no tiene coche, también resulta necesario recurrir al transporte público para llevarle al veterinario. ¿Es posible viajar con gatos en tren? ¡Claro que sí! Con un par de consejos tú y tu gato podréis disfrutar de un viaje totalmente libre de estrés.

El gato como compañero de aventuras

Algunos gatos, por ejemplo, debido a las características atribuidas a su raza, tienen una fijación especial hacia su humano. En estos casos, viajar juntos puede ser menos complicado para el animal que recibir las visitas ocasionales de otras personas que le den de comer, estar en casa solo o pasar las vacaciones en una pensión para gatos o similar.

Si miras las fotos de algunas personas con gatos en sus mochilas, especialmente diseñadas para transportar felinos, podrías incluso pensar que esta forma de explorar países extranjeros es también placentera para el gato. Si te crees lo que cuentan, algunas personas con gatos viajan con sus bigotudos con bastante éxito a lugares lejanos.

En primer lugar, debes decidir de qué manera o con qué medio de transporte quieres comenzar el viaje de ensueño junto con tu adorable minino.

Cuando los trayectos cortos en coche son impensables para tu bigotudo, entonces los viajes largos, sin duda alguna, también lo son. Por lo tanto, por el bienestar de tu felino, tendrás que encontrar otra alternativa.

Sin embargo, si decides irte de vacaciones con tu gato, lo más importante es tener el pasaporte para animales domésticos de la Unión Europea al cruzar la frontera. Este contiene todas las vacunas importantes y el número de chip de tu minino. Esto es necesario cuando, por ejemplo, tienes que llevar a tu felino al veterinario en el país de destino.

Numerosos informes de los medios de comunicación advierten de que nunca se deje al bigotudo solo en el coche a altas temperaturas. Esto supone un gran esfuerzo físico para el gato.

El hecho de tener que soportar altas temperaturas en el coche durante un periodo de tiempo bastante corto es una tortura tan grande para tu compañero de viaje felino que podría afectar seriamente su salud y su bienestar. Se conocen muchos fallecimientos de animales domésticos relacionados con la exposición a altas temperaturas en el coche.

Si tu gato puede recorrer largas distancias en coche, debes tener en cuenta que tendrás que viajar por etapas, es decir, hacer más descansos que cuando viajas sin tu amigo felino.

También deberías familiarizar al gato con el transportín con bastante antelación y acostumbrarlo a meterse dentro de este.

No te olvides de ofrecerle a tu minino agua fresca con regularidad durante todo el viaje para que su balance hídrico esté siempre equilibrado.

Viajar con gato en tren

El viaje en tren con un gato debe pensarse muy bien. El hecho de que, en general, a los felinos se les permita viajar en el tren de forma gratuita habla por sí mismo. Un requisito es que el gato esté dentro de un transportín que no exceda las dimensiones de un bolso de viaje normal. Este debe estar colocado sobre el regazo del cuidador o debajo del asiento, de modo que el gato no pueda escapar de ninguna manera.

Si tienes pensado ir al vagón restaurante durante el viaje debes tener en cuenta que no puedes dejar a tu minino solo en el asiento. Por eso debes prever eso y tener provisiones para ti y para tu gato

Dejar al gato en casa

Con tu gran amor siempre debes llegar a un acuerdo sobre dónde queréis pasar vuestras vacaciones. Y si tu gran amor es un felino que prefiere quedarse en casa, debes prestar atención a esta necesidad. Y a la tuya también, por supuesto.

Muchos, si no la mayoría, de los gatos no son aptos para viajar. Al fin y al cabo, los cambios de lugar, sobre todo los que implican largas distancias, no se ajustan en absoluto al comportamiento natural del gato. Aquí, lo mejor es encontrar una solución adecuada para que tu animal doméstico esté bien cuidado durante tu ausencia. De tal forma que tu bigotudo también pueda disfrutar cuando tú estés de vacaciones.

Un buen lugar para empezar puede ser el vecindario o los portales de búsqueda de canguros para animales domésticos del hogar. Lo más probable es que te sientas mejor y más tranquilo si conoces bien a la persona que se encargará de tu minino durante tus vacaciones. La mejor opción sería alguien que también adore a los mininos en general o a tu gato en particular y que haya demostrado ser de confianza.