Australian mist

australian mist

El australian mist, conocido también como gato de la niebla, es la única raza de gatos del continente australiano. Criado a partir del gato burmés, el abisinio y el gato doméstico, esta raza mansa y cariñosa es ideal como gato de interior. Este minino australiano debe su nombre al patrón típico de su pelaje, que pareciera estar cubierto por un ligero halo.

Carácter

Entre salir a cazar o quedarse con sus humanos en casa, el australian mist suele elegir lo segundo. Al menos eso es lo que se dice sobre este gato doméstico australiano. De hecho, este felino afable y cercano a las personas es ideal como gato de interior, pues la compañía de sus humanos o de otros gatos es muy importante para él. Tanto que renunciaría a su libertad por ello. Sin embargo, esto no quiere decir que el australian mist se pase el día echado en la cama, todo lo contrario. El fuerte y musculoso gato es muy dinámico y juguetón. Si lo tienes como gato de interior es imprescindible que tenga mucho espacio en casa y un rascador grande donde, además de afilar sus uñas, pueda escalar.

Gato de interior sociable con temperamento infantil

El despierto y curioso gato necesita mucho espacio para jugar e investigar. Aunque con la vejez se vuelva un poco más tranquilo, el australian mist mantiene su temperamento infantil toda su vida. Le encanta descubrir cada rincón y cada esquina, retozar, escalar y jugar. Por eso es ideal un hogar con niños. Pero también está cómodo con personas mayores que viven solas o en familias sin hijos. Gracias a su naturaleza sencilla se adapta con facilidad y, después de un periodo de adaptación normal, se integra bien en todas partes. Sin embargo, no le gusta mucho estar solo, pues para eso es demasiado sociable. Si pasas mucho tiempo fuera por motivos laborales es mejor que tengas varios gatos. Jugar con sus semejantes le gusta tanto como entretenerse con sus humanos y seguro que lo distrae de su aburrimiento cuando no estás.

Aspecto del gato de la niebla

Su deseo de moverse y su carácter despierto se ven a simple vista. Atento y expectante observa su entorno a través de unos ojos grandes y expresivos. Su fuerte y musculoso cuerpo con un amplio pecho y piernas ligeramente robustas parece estar listo para jugar en todo momento. Sus piernas son de tamaño mediano, las traseras un poco más largas que las delanteras, y parecen fuertes y atléticas. Este gato doméstico mediano pesa entre 3-6 kg y los machos suelen ser más grandes y pesados que las hembras.

Característica típica: el pelaje cubierto por niebla

Haciendo juego con su apariencia general, el australian mist tiene una cabeza ancha y redonda con unos bigotes fuertes y un mentón prominente. Con las amplias y separadas orejas de tamaño medio, ligeramente inclinadas hacia adelante y que terminan en una punta redondeada, el gato de ojos grandes recuerda un poco al ocelote. Esto no se debe solo a su bonito pelaje al cual debe su nombre. El corto y sedoso pelo brillante del gato australiano tiene tres capas de color diferentes:

  1. el color base
  2. un delicado patrón más oscuro
  3. el llamado misted mantle que, debido al patrón moteado, hace que el dibujo subyacente parezca tener un ligero halo

La traducción del nombre inglés de la raza australian mist significa gato australiano de la niebla.

Los colores del pelaje del gato de la niebla pueden ser de las siguientes siete variantes:

  • marrón (patrón negro)
  • azul
  • chocolate
  • lilac
  • dorado (patrón canelo)
  • melocotón (patrón fawn)
  • caramelo

Por cierto, hasta 1998 esta raza se llamaba spotted mist, es decir, niebla moteada. Con la admisión de las marcas del pelaje atigrado y jaspeado, el nombre se cambió a australian mist.

Origen

El bonito aspecto y el equilibrado carácter del gato de la niebla no se originó por casualidad. Cuando la criadora australiana Dr. Truda M. Straede comenzó con el cruce entre gatos burmeses, abisinios y gatos domésticos en 1976, tenía una meta clara: quería crear una nueva raza de gatos de pelo corto y moteados que, además, tuviera un temperamento tranquilo y fuera adecuado como gato de interior. Con la ayuda de las tres razas de gatos (burmés, abisinio y gato doméstico moteado), Straede esperaba conseguir esa meta. De hecho, las características de las tres razas son evidentes en el australian mist actual: la cercanía a las personas y la complexión física del burmés, el temperamento y el patrón jaspeado del abisinio y el patrón tabby (moteado) del gato doméstico.

El cruce deliberado de las tres razas en la proporción de 50 % de gato burmés más 25 % de abisinio más 25 % de gato doméstico moteado resultó ser muy exitoso. La raza resultante, el spotted mist, fue reconocida oficialmente por todos los estados australianos 10 años más tarde, en 1986.

Cría y desarrollo

La cría de esta raza de gatos bastante joven está concentrada en Australia y Nueva Zelanda. Aunque el australian mist sea cada vez más conocido fuera de su lugar de origen, como en Europa y en Estados Unidos, el reconocimiento de otras asociaciones felinas o el establecimiento de criaderos más grandes en el continente europeo o americano no se ha materializado hasta ahora. Por ello no es fácil encontrar un gato de la niebla de raza pura fuera de Australia. Gran Bretaña es el lugar donde es más probable encontrar un gato australian mist. Aunque posiblemente este haya sido importado de Australia.

Salud y enfermedades típicas de la raza australian mist

A diferencia de otras razas creadas a partir de cruces de otros gatos de raza, el australian mist, cuya cría se ha concentrado en Australia, no padece de ninguna enfermedad típica de la raza. Por ello, esta raza se considera saludable y robusta. No es extraño que llegue a cumplir hasta 15 años o más. Por supuesto que el gato de la niebla no es inmune a otras dolencias típicas de los gatos. Por ejemplo, pueden padecer de enfermedades de las vías respiratorias superiores o infecciones bacterianas estomacales e intestinales. Además, los gatos de exterior tienen un mayor riesgo de tener parásitos. Las vacunas contra la gripe felina, la panleucopenia felina, la rabia y la leucemia se recomiendan, sobre todo, para los gatos de exterior. Consulta a tu veterinario sobre cuáles son las vacunas importantes para tu bigotudo y cuándo debes ponérselas.

Cuidados y alimentación

No solo las vacunas, sino también una tenencia y una nutrición adecuadas a la especie contribuyen en gran medida a la salud del gato. Si ya tienes experiencia sabrás que esto no supone mucho trabajo. De los cuidados del pelaje se encarga casi por completo el propio gato. De vez en cuando deberías eliminar los pelos muertos con un paño o con un cepillo suave.

Gran parte del bienestar de tu minino depende de una alimentación saludable. Una comida para gatos de buena calidad con un alto contenido de carne es la mejor opción para el gato de la niebla. El exceso de hidratos de carbono y de cereales debe ser evitado, pues los felinos no pueden digerirlos bien. Además, debes evitar darle de tu propia comida, pues suele ser demasiado grasa y especiada para el sensible sistema digestivo de tu bigotudo.

Cumple con las citas preventivas anuales con tu veterinario. A menudo, los gatos suelen mostrar las posibles dolencias demasiado tarde y suelen sufrir en silencio. Para asegurarte de que tu australian mist está sano, debe ser revisado con regularidad por un profesional.

¡Descubre nuestra selección de comida húmeda y piensos para gatos!

Tener un gato australian mist

El australian mist es fácil de cuidar en muchos aspectos, no solo en cuanto al pelaje o la alimentación, sino también en cuanto a sus necesidades para la tenencia. No necesita tener un gran jardín ni salir durante varias horas, es más, se las apaña bien en el interior. El requisito para esto es que pueda pasar mucho tiempo con sus humanos o incluso tener otros gatos con los que pueda jugar. Los australian mist son animales muy sociables que necesitan el contacto más que una casa grande o rascadores enormes. Esta raza no es adecuada para ti si pasas mucho tiempo fuera y buscas tener un felino independiente que pueda pasar la mayor parte del día solo.

¿Quién puede tener un gato de la niebla?

El gato australiano es sin ninguna duda un animal doméstico sencillo y afable que se adapta muy bien a la vida de sus humanos. Pero es especialmente popular entre los amantes de los gatos que tienen tiempo y disfrutan horas entreteniéndose con el minino. También aporta a la felicidad del gato que haya uno o varios bigotudos con los que pueda jugar y divertirse. Pues, aunque valore la cercanía de las personas sobre todas las cosas, el gato australian mist no se queda quieto en el sofá.

Es curioso y le encanta descubrir cosas nuevas y desfogarse en el rascador. Ocúpate de que tenga suficiente entretenimiento como diferentes juguetes para gatos y juegos dinámicos. Esto es muy importante para aquellos felinos que pasan mucho o todo el tiempo en casa. Claro que también puedes acostumbrar a tu bigotudo a salir a diario. Sin embargo, la mayor parte del tiempo, este gatito cercano a las personas prefiere estar entre las cuatro paredes del hogar, cerca de sus cuidadores.

Adquirir un australian mist

Es obvio que un gato tierno, cariñoso y cercano de aspecto bonito y, encima, adecuado como gato de interior, es muy popular. Son muy pocos los que pueden cumplir el deseo de tener un australian mist de raza pura. La mayoría de las personas que tienen uno viven en Australia o en Nueva Zelanda. A pesar de que la creciente popularidad de la raza de gatos indique que pronto habrá criadores europeos con esta especial raza, si quieres cumplir tu deseo de tener un gato pronto, es mejor que busques otra raza. Puede que tengas suerte y encuentres un felino con un porcentaje de australian mist. Habla con los criadores y visita una protectora local para averiguar si tienen un minino que cumpla con tus expectativas.

Nuestros artículos más útiles

Gato siamés

El gato siamés es, junto al persa, una de las razas de gatos más antiguas y conocidas. Su origen se encuentra en el sudeste asiático, concretamente en Siam, que hoy en día pertenece a Tailandia. Allí, el siamés era venerado como gato de templo. Hacia finales del siglo XIX, los primeros ejemplares llegaron a Inglaterra, donde se comenzó la cría de esta raza. En 1892 ya se estableció el primer estándar para los gatos siameses, pero la raza solo fue reconocida en 1949 por la Federación Internacional Felina (FIFe).

Azul ruso

A primera vista este gato de color azul grisáceo se puede confundir con un cartujo o un británico de pelo corto. Pero si te fijas más detenidamente, te darás cuenta de que estas razas son muy distintas entre sí.

Gato esfinge

El origen de los gatos esfinge o sphynx no está muy claro. Su existencia se remonta al periodo de los aztecas, quienes habrían tenido gatos sin pelo hace muchos siglos. Los primeros registros de esta raza se encontraron a principios del siglo XX en Nuevo México. Allí nacieron dos gatitos sin pelo que no se emparejaron porque eran hermanos. Estos mininos recibieron el nombre de «nuevos gatos mexicanos sin pelo». Sin embargo, estos pequeños felinos no están relacionados con los esfinges actuales. El sphynx es de origen canadiense. En 1966 una gata doméstica parió un gatito negro sin pelo y, con él, comenzó la cría de una nueva raza. Una señora adquirió ese peculiar gatito, llamado Prune, y a su madre, Elisabeth, a los que cruzó pasado un año para obtener más descendientes. De esa camada nacieron 7 gatitos, incluidos 2 machos y 2 hembras sin pelo. Estos mininos tuvieron graves problemas de salud: su sistema inmunitario no era capaz de desarrollarse adecuadamente. Por esta razón, la cría de esta raza llegó casi a su fin. No obstante, a mediados de los años 70 se encontraron otros ejemplares de estos «gatos desnudos» y la cría siguió adelante. Tan pronto como en 1971, el esfinge ya fue reconocido como raza.