Chausie

Chausie

Como resultado de un cruce entre un gato doméstico y uno de la jungla, el chausie es una raza híbrida. Por lo tanto, une el aspecto digno de un gato salvaje con el carácter fiel y cercano a las personas de uno domesticado. Sin embargo, la necesidad de ejercicio y de libertad de sus antepasados salvajes permanece en el gato chausie de pómulos acentuados.

Aspecto del gato chausie

El gen salvaje del chausie ha dejado huella en el comportamiento de este gato exótico. Sin embargo, esto es más obvio en su aspecto físico. Al igual que su antepasado directo, el gato de la jungla egipcio, tiene un cuerpo muy atlético. Las largas piernas, en las que las traseras son un poco más largas que las delanteras, muestran que es un excelente saltador y corredor. Su cabeza cuneiforme con pómulos marcados y ojos bien separados también tiene un aspecto exótico. La bien formada barbilla y las orejas redondeadas con los característicos mechones de pelo recuerdan a un lince.

Pelaje y color

A diferencia del lince y de otros gatos híbridos, como el savannah o el caracat, el chausie no tiene un patrón llamativo. El pelaje es corto o mediano y tiene franjas que suelen ser marrones o negras, pero también plateadas. Las variantes de color son las siguientes tres:

  • Negro
  • Tabby atigrado marrón
  • Grizzled tabby atigrado (colores plateados)

La barriga y la prominente barbilla del minino suelen ser más claros que el resto del pelaje. Los ojos en forma de nuez suelen ser dorados o amarillos, pero también se permite el color avellana o el verde claro.

Origen

Un gato salvaje en el salón

El deseo de domesticar felinos salvajes está latente en los humanos desde hace tiempo. Una consecuencia de esto fue la cría de los gatos híbridos, que comenzó en los años 60 en Estados Unidos. Con el cruce entre gatos salvajes y domésticos, los científicos y los criadores de gatos esperaban combinar el aspecto exótico del felino salvaje con el carácter fiel y cercano a las personas de los mininos domésticos. Desde entonces, la demanda de gatos cada vez más exóticos, que aportan un poco de aire salvaje al salón, ha ido en auge. También el chausie, que tiene sangre salvaje y está reconocido desde 1995 por la TICA (The International Cat Association) como gato de raza oficial, se ha hecho un nombre en esta tendencia. Pero aún es un gato muy poco frecuente fuera de su zona de cría, Estados Unidos.

Un gato con un coste elevado

Quien esté interesado en tener un chausie como animal doméstico tiene que ser consciente de que los gatos híbridos, debido a su complicada y escasa cría, son bastante costosos. Un chausie de raza pura de un criador serio y responsable cuesta, según la generación y la proporción de sangre salvaje, entre 7500 y 10 000 euros. Si decides gastarte tanto dinero debes estar seguro de que esta raza es adecuada para ti Pero ¿qué características tiene un chausie? ¿Qué tan salvaje es realmente y qué requisitos supone para su futuro cuidador?

Carácter

Apegado y con necesidad de independencia

A pesar de su aspecto salvaje, el chausie es un gato apegado y mimoso, al que le gusta estar cerca de sus humanos. Sin embargo, de vez en cuando, le entra la necesidad de cazar. En sus aventuras exteriores caza ratones y pájaros, que suele traer como ofrenda a su familia humana. Este abierto y amable gato doméstico sigue teniendo algo de salvaje. Esto es algo de lo que los futuros cuidadores deben ser conscientes. No hay nada que soporten menos que aburrirse y estar solos. Por eso, para domesticar a estos felinos, deben tener suficiente entretenimiento con juguetes para gatos, rascadores y muchas salidas. Tener varios gatos va muy de la mano con la necesidad de ocupación y variedad del chausie.

El chausie y los niños

A diferencia de otros gatos domésticos que, en momentos de mucho ajetreo y acción en la casa, se retiran, al chausie le gusta ser el centro de atención. Sobre todo, se lleva muy bien con los niños, pues son igual de juguetones. Eso sí, que no sea demasiada locura, pues cuando a este minino temperamental y seguro de sí mismo no le gusta algo, puede llegar a sacar las garras. Los niños deberían dejarle libertad al salvaje bigotudo y respetar su necesidad de salir y cazar. El inteligente chausie sabe muy bien lo que quiere. Cuando ha saciado su necesidad de movimiento, le gusta echarse de nuevo en el sofá y saca su lado cariñoso y mimoso.

Chausie

Tener un gato chausie

Un gato tan temperamental y activo no debe estar encerrado en un apartamento de ninguna manera. Por amor a tu animal doméstico y respeto a sus necesidades naturales, deberías dejarle salir con regularidad. Una gatera en la puerta por la que el minino pueda salir y entrar a su parecer es una muy buena opción. Una tenencia puramente interior no es posible con un gato chausie, a no ser que le hagas un recinto descubierto en el que el deportista bigotudo pueda escalar, saltar y correr como le plazca. Si quieres evitar que el minino abandone el recinto, debes asegurarlo bien, pues un chausie puede saltar a más de dos metros de altura. Antes de implementar estas medidas de seguridad, deberías plantearte si el chausie de verdad es el gato ideal para ti. Cazar es algo que este gato híbrido lleva en la sangre y no debe ser suprimido.

Salud

Los que tienen a su chausie de forma correcta, como gatos de exterior, deben ocuparse de la inmunización adecuada (contra la rabia y la leucemia felina), así como de las medidas de prevención contra los parásitos. Pide consejo a tu veterinario y cumple con las revisiones preventivas anuales. Los gatos tienden a aguantar en silencio muchas enfermedades y dolores. Las revisiones frecuentes con un profesional pueden ayudar a descubrir y tratar las posibles dolencias a tiempo. Por suerte casi no se conocen enfermedades típicas de la raza chausie. Sin embargo, no se salvan de contingencias comunes en gatos como problemas de las vías respiratorias superiores o gastrointestinales. Deben vacunarse también contra la gripe felina.

Cuidados de un gato chausie

Además de las visitas preventivas al veterinario o para actualizar la inmunización, los cuidados del chausie son manejables. Al igual que todos los gatos de pelo corto, este también se ocupa de cuidar su propio pelaje. Un cepillado semanal para eliminar los pelos muertos es más que suficiente. Para reconocer posibles anomalías a tiempo debes controlar las patas, las uñas, la dentadura y la piel de tu chausie con regularidad. Con unos cuidados buenos y una tenencia correcta, los robustos y resistentes mininos pueden llegar a cumplir hasta 16 años.

Alimentación para gatos híbridos

Por supuesto que una alimentación correcta influye en la tenencia adecuada y la preservación de la salud. Sin embargo, en una raza híbrida tan original como la chausie, cuyos antepasados directos son gatos salvajes, la demanda nutricional es un poco más exigente que la de un gato doméstico común.

Muchos de los que tienen gatos híbridos cuentan que su minino no tolera los piensos industriales comunes y por eso se pasan a una dieta BARF (alimentación cruda biológicamente adaptada). Eso sí, la alimentación BARF requiere muchos conocimientos para satisfacer de manera óptima las necesidades nutricionales con la comida. Si esto es muy complicado, deben buscar una comida de alta calidad con gran contenido de carne (rica en proteínas), fruta y verdura frescas y aceites naturales. Debido a las posibles intolerancias del chausie, la proporción de cereal debe ser muy reducida o inexistente. Muchas razas de gatos híbridos, que cazan en sus salidas, complementan su alimentación mediante ratones o pequeños pájaros. Esto es un factor que debes tener en cuenta a la hora de disponer la cantidad correcta.

¡Descubre nuestra selección de comida para gatos!

Problemas de la cría de gatos híbridos

El aspecto salvaje y atractivo del gato chausie tiene su precio. El cruce de gatos domésticos con salvajes no está libre de complicaciones y está muy criticado por los protectores de animales. La razón de esta crítica y la cuestión de si un cruce es moralmente justificable, es, sobre todo, el hecho de que los periodos de gestación de ambos felinos difieren mucho. Los mininos domésticos tienen un embarazo de 63 a 65 días, mientras que en los felinos salvajes es de 76 a 78. La consecuencia de esta desigualdad es que, en especial en las primeras generaciones (F1) se dan muchos partos prematuros, abortos espontáneos y mortinatos. Además, la mayoría de los machos son estériles en la primera generación. En las generaciones siguientes (F2 y F3) también se dan con frecuencia complicaciones en el parto y cesáreas. Por lo tanto, la cría de estas razas híbridas es muy compleja y debe estar reservada solo para los expertos.

En algunos países, como en Suiza, el cruce entre gatos salvajes y domésticos está prohibido. Mientras que en otros países se requiere de un permiso especial para tener gatos híbridos hasta la cuarta generación (F4).

¿Es el chausie un gato adecuado para ti?

Quien considere comprarse un chausie de verdad debe informarse de antemano sobre los requisitos que supone tener un gato de esta raza exótica. Tener un gato híbrido requiere una serie de conocimientos y asumir la responsabilidad que supone. La falta de conocimientos o la compra de ofertas baratas de criadores irresponsables tienen consecuencias tristes. Sobre todo, en Estados Unidos, donde la tendencia de gatos exóticos lleva vigente mucho tiempo, se observa un gran aumento de razas híbridas en las protectoras de animales. Una tenencia incorrecta de un chausie puede ocasionar importantes problemas de conducta y la sobrecarga de sus cuidadores.

Antes de adquirir un gato chausie debes asegurarte de que todas sus necesidades naturales de libertad y movimiento estarán cubiertas contigo. Además, debes encargarte de que tu felino no se aburra. Necesita suficientes opciones para jugar, si es posible, otro minino como compañero de aventuras y, sobre todo, tiempo con su humano, para una convivencia en armonía. De la misma manera que le encanta moverse, el chausie adora a su familia. Si consigues cuidar esta raza especial de forma adecuada, tendrás un minino muy mimoso y fiel durante muchos años.

Nuestros artículos más útiles

Gato siamés

El gato siamés es, junto al persa, una de las razas de gatos más antiguas y conocidas. Su origen se encuentra en el sudeste asiático, concretamente en Siam, que hoy en día pertenece a Tailandia. Allí, el siamés era venerado como gato de templo. Hacia finales del siglo XIX, los primeros ejemplares llegaron a Inglaterra, donde se comenzó la cría de esta raza. En 1892 ya se estableció el primer estándar para los gatos siameses, pero la raza solo fue reconocida en 1949 por la Federación Internacional Felina (FIFe).

Azul ruso

A primera vista este gato de color azul grisáceo se puede confundir con un cartujo o un británico de pelo corto. Pero si te fijas más detenidamente, te darás cuenta de que estas razas son muy distintas entre sí.

Gato esfinge

El origen de los gatos esfinge o sphynx no está muy claro. Su existencia se remonta al periodo de los aztecas, quienes habrían tenido gatos sin pelo hace muchos siglos. Los primeros registros de esta raza se encontraron a principios del siglo XX en Nuevo México. Allí nacieron dos gatitos sin pelo que no se emparejaron porque eran hermanos. Estos mininos recibieron el nombre de «nuevos gatos mexicanos sin pelo». Sin embargo, estos pequeños felinos no están relacionados con los esfinges actuales. El sphynx es de origen canadiense. En 1966 una gata doméstica parió un gatito negro sin pelo y, con él, comenzó la cría de una nueva raza. Una señora adquirió ese peculiar gatito, llamado Prune, y a su madre, Elisabeth, a los que cruzó pasado un año para obtener más descendientes. De esa camada nacieron 7 gatitos, incluidos 2 machos y 2 hembras sin pelo. Estos mininos tuvieron graves problemas de salud: su sistema inmunitario no era capaz de desarrollarse adecuadamente. Por esta razón, la cría de esta raza llegó casi a su fin. No obstante, a mediados de los años 70 se encontraron otros ejemplares de estos «gatos desnudos» y la cría siguió adelante. Tan pronto como en 1971, el esfinge ya fue reconocido como raza.