Toyger

toyger

Este exclusivo gato de raza de diseño proviene de Estados Unidos y es un gato doméstico que fue criado con el fin de conseguir un tigre del tamaño de un gato. De ahí que su nombre se compone de la palabra toy (juguete en inglés) y la terminación de tiger (del inglés, tigre). De esta manera, su aspecto atractivo también está presente en su nombre. Aunque el nombre del toyger lo sugiera, un animal doméstico nunca debe ser considerado un juguete. Más bien es una compañía con la que puedes pasarte mucho tiempo jugando.

Origen

A finales de los años ochenta, Judy Sudgen comenzó a criar un gato cuyo fenotipo era parecido al del tigre. La criadora fortaleció el tiger-tabby para que las bandas del cuerpo sean verticales y también se repartan en la cara y en las sienes. De esta forma consiguió crear el aspecto atigrado.

El gato bengala Millwood Rumpled Spotskin y la gata doméstica Scrapmetal fueron la base para el programa de cría. Desde el año 2007 está reconocido de forma oficial como toyger californiano. El estándar especifica que se trata de un gato de diseño. Esto significa que los criadores definen el objetivo de su cría mediante el morphing, es decir, creando imágenes gráficas del toyger ideal. De esta manera intentan alcanzar u optimizar su objetivo para la cría: el pequeño tigre doméstico.

Aspecto

El toyger solo existe en un patrón marrón atigrado. El nombre correcto de este dibujo es Brown Tabby Mackarel (marrón con rayas). Su pelaje corto y suave como la seda se parece bastante al de un tigre.

Es un gato de tamaño mediano y tiene un cuerpo atlético, musculoso y alargado con un pecho ancho, patas medianas y zarpas grandes y fuertes. El gran felino en miniatura alcanza un peso de hasta 4,5 kilos si es un macho, la hembra llega a pesar 3,5 kilos. Su apariencia es tan fuerte y poderosa como se espera de un tigre. La distancia del cuerpo al suelo es igual a la profundidad del torso.

La cabeza del toyger es larga y ancha. Sus orejas tienden a ser pequeñas y redondeadas. Lo mismo sucede con los ojos, encajados con profundidad en la cara. El mentón de esta raza de gatos está muy bien formado. Su nariz es larga y amplia.

toyger

Carácter del gato toyger

La naturaleza del toyger es muy agradable: juguetón, mimoso, bastante curioso y extremadamente inteligente.

Esta raza ha sido criada como gato de interior y, al contrario de lo que supondríamos de un tigre, no es necesario que tenga acceso al exterior. Por supuesto que poder salir a un jardín seguro o tener acceso al balcón (asegurado con una red para gatos) es también de su agrado. En general, el pequeño tigre puede llevar una vida apropiada a su especie viviendo en una ciudad como gato de interior.

De hecho, el carácter del toyger no es para nada el de un felino depredador sino más bien el de un mimoso minino doméstico. Combina a la perfección los contrastes del aspecto del gran gato asiático y el carácter de un adorable bigotudo, fascinando a sus fans y cuidadores. No obstante, es importante que el inteligente, ávido de aprender y juguetón animal reciba de tu parte muchas opciones para entretenerse, como juguetes de inteligencia y otras maneras con las que sacar a relucir sus cualidades.

El agility para gatos y el adiestramiento con clicker son opciones para estimular la mente de los bigotudos más inteligentes. Jugar y divertirse, al igual que los ratitos de mimos con su humano, son importantes para el toyger. Cuando tu minino lleva una vida acorde a su naturaleza, sus cualidades y sus necesidades es completamente feliz.

Salud y cuidados

Estos felinos con aspecto de tigre son bastante resistentes, pero, al igual que todos los gatos, deben ser vacunados, desparasitados y examinados por el veterinario con regularidad.

Para mantener el brillo del pelaje basta con peinar el pelo corto del minino de vez en cuando con un cepillo suave.

Hasta ahora se desconoce cualquier enfermedad hereditaria en el toyger. En general, tiene un estado de salud muy bueno.

Alimentación para el toyger

Los gatos son carnívoros. Teniendo en cuenta sus costumbres alimentarias naturales, el contenido de carne es muy elevado. La dieta BARF (alimentación biológicamente apropiada) consiste en la ingesta de carne y vísceras crudas. Muchos consideran que el barfing es la forma más apropiada para alimentar a un gato, porque es la que más se acerca a la nutrición del felino en la naturaleza. Por cierto, cuando se preparan alimentos según las normas de la alimentación Barf, nunca se debe usar la sal común, sino solo la sal del Himalaya o la sal marina.

Comida húmeda para el toyger

Mientras que la alimentación BARF para gatos tiene muchos seguidores, otros optan por la comida húmeda convencional. En muchos hogares esta es la base de la alimentación felina. La comida húmeda debe ser de buena calidad. Los resultados de pruebas de instituciones reconocidas proporcionan información sobre las variedades más recomendadas. Por ejemplo, al evaluar la calidad de la comida para gatos, la proporción de proteínas es muy importante. Los productos recomendados contienen proteínas de alta calidad y fáciles de digerir por nuestros queridos bigotudos.

En cambio, las variedades no recomendadas suelen contener mucho más fósforo, hasta seis veces la cantidad recomendada. Esta sobredosis daña los riñones del felino. También es decisivo el hecho de que el fósforo sea un componente artificial o sea de procedencia animal. Sin embargo, no se puede negar que la enfermedad renal crónica es una causa de muerte común en los gatos. Además, algunos alimentos exceden en gran medida la cantidad máxima de sodio considerada saludable.

Pienso para gatos

Lo bueno de la comida húmeda es que, entre otras cosas, tiene hasta un 80 % de contenido de agua. El pienso para gatos tiene una proporción de líquido bastante menor. Algunos critican el pienso porque resulta más conveniente para los humanos: aunque el gato lo consuma durante el día mientras su cuidador está ausente por motivos de trabajo, no genera un olor desagradable.

Si te decides por alimentar a tu minino principalmente con pienso debes asegurarte de cubrir sus necesidades de agua de otra manera. Por ejemplo, puedes colocar una fuente para gatos y varios bebederos en diferentes zonas de la casa. En la naturaleza el gato ingiere la comida y el agua en lugares separados. Estas condiciones adecuadas a la especie deben imitarse en el hogar. Un felino que mantiene una vida apropiada a su naturaleza es más feliz.

toyger

Encontrar un criador de gatos toyger

El número de criadores serios de gatos toyger es muy limitado. Reconocerás a un criador serio por determinados aspectos. Por ejemplo, los gatitos deben tener al menos 12 semanas al mudarse a su nuevo hogar. Además, notarás si al criador le importa el bienestar de sus mininos. Hazte una imagen general: ¿en qué estado están los comederos y los areneros? Esto también dice mucho.

También es importante que los pequeños felinos estén en contacto con la familia. Más que nada porque así ya están habituados a condiciones similares a las que tendrán cuando sean adoptados. De esta manera tu futuro gato doméstico no se asustará cuando uses la aspiradora. Atrévete a hacer todas las preguntas que tengas en mente: un criador de confianza estará encantado de asesorarte y ofrecerte su asistencia competente en todo lo referente a sus gatos.

El comportamiento de los gatos también dice mucho: ¿son abiertos con las personas o se muestran apáticos y asustadizos? Esto último es una señal de alarma. Observa también a la madre y a los hermanos de tu futuro gatito: ¿cómo se comportan contigo y cómo se relacionan entre ellos? Los comportamientos tímidos y asustadizos solo se consideran normales en gatos que se encuentran en las protectoras de animales y que han tenido malas experiencias antes. Sin embargo, los animales del criador no deberían ser muy tímidos o asustadizos. El hecho de que el criador sea miembro de una asociación de gatos con pedigrí es una buena señal.

Un criador serio te proveerá con lo siguiente:

  • Cartilla de vacunación (pasaporte para animales de compañía de la Unión Europea)
  • Pruebas de salud
  • Pedigrí
  • Solicitud de Cesión de Propiedad
  • Datos del chip
  • Contrato de compraventa
  • Recomendaciones sobre la alimentación

El rango de precio de un toyger está entre los 1000 y los 1600 euros. El precio de un animal para la cría es aún más elevado, unos 3500-5000 euros. Además, en la International Independent Toygerbreeders Association aplica la siguiente norma: los criadores serios de gatos toyger se reconocen por el hecho de que los pequeños tigres están registrados en la TICA (The International Cat Association). Es posible, pero no obligatorio, inscribirse en otras asociaciones o clubes reconocidos. No obstante, no eximen al criador de la necesidad de registrarse en la TICA.

La decisión final sobre adquirir un toyger de un criador o elegir a otro pequeño tigre de la protectora de animales depende de ti.

Nuestros artículos más útiles

Gato siamés

El gato siamés es, junto al persa, una de las razas de gatos más antiguas y conocidas. Su origen se encuentra en el sudeste asiático, concretamente en Siam, que hoy en día pertenece a Tailandia. Allí, el siamés era venerado como gato de templo. Hacia finales del siglo XIX, los primeros ejemplares llegaron a Inglaterra, donde se comenzó la cría de esta raza. En 1892 ya se estableció el primer estándar para los gatos siameses, pero la raza solo fue reconocida en 1949 por la Federación Internacional Felina (FIFe).

Azul ruso

A primera vista este gato de color azul grisáceo se puede confundir con un cartujo o un británico de pelo corto. Pero si te fijas más detenidamente, te darás cuenta de que estas razas son muy distintas entre sí.

Gato esfinge

El origen de los gatos esfinge o sphynx no está muy claro. Su existencia se remonta al periodo de los aztecas, quienes habrían tenido gatos sin pelo hace muchos siglos. Los primeros registros de esta raza se encontraron a principios del siglo XX en Nuevo México. Allí nacieron dos gatitos sin pelo que no se emparejaron porque eran hermanos. Estos mininos recibieron el nombre de «nuevos gatos mexicanos sin pelo». Sin embargo, estos pequeños felinos no están relacionados con los esfinges actuales. El sphynx es de origen canadiense. En 1966 una gata doméstica parió un gatito negro sin pelo y, con él, comenzó la cría de una nueva raza. Una señora adquirió ese peculiar gatito, llamado Prune, y a su madre, Elisabeth, a los que cruzó pasado un año para obtener más descendientes. De esa camada nacieron 7 gatitos, incluidos 2 machos y 2 hembras sin pelo. Estos mininos tuvieron graves problemas de salud: su sistema inmunitario no era capaz de desarrollarse adecuadamente. Por esta razón, la cría de esta raza llegó casi a su fin. No obstante, a mediados de los años 70 se encontraron otros ejemplares de estos «gatos desnudos» y la cría siguió adelante. Tan pronto como en 1971, el esfinge ya fue reconocido como raza.