Ocicat

ocicat

El exótico ocicat atrae a la gente de inmediato y para siempre. Su nombre deriva del ocelote, un gato salvaje, porque el moteado de su pelaje es similar a este. Sin embargo, el carácter del ocicat no es tan salvaje, de hecho, es bastante mimoso y fiel, convirtiéndolo en un popular gato doméstico.

Origen

Una mujer llamada Virginia Daly (Dalai) crió un ocicat en 1964 por accidente al cruzar un abisinio con un siamés. Algunos denominan esta raza como una cría fallida. Nosotros creemos que el carácter y el aspecto del gato ocicat es muy llamativo y consideramos que es una cría muy exitosa.

El genetista Dr. Clyde Keeler se interesó mucho por este dócil minino de aspecto selvático. Por ello, este exótico felino sigue criándose. Para aumentar la variedad de colores, más adelante se cruzó también con un american shorthair.

De esta manera, a lo largo de los años se consiguió un ocicat de constitución fuerte y grácil a la vez. En 1987, el gato ocicat fue reconocido como raza independiente en Estados Unidos.

Aspecto

El ocicat es un gato atlético que camina por la vida con gracia y fuerza al mismo tiempo. Las gatas de esta raza llegan a pesar entre cuatro y cinco kilos. Los machos ocicat pueden pesar hasta siete kilos. Con sus fuertes piernas se mueven con suavidad y son capaces de dar grandes saltos. El pecho es profundo y las costillas están ligeramente arqueadas.

La cabeza es cuneiforme, tiene unos pómulos bien desarrollados y un mentón pronunciado. Las orejas son de tamaño mediano y siempre están alerta. Los ojos son almendrados, están muy separados, y su mirada es amable. La cola está cubierta de anillas, es larga y se diluye un poco hacia la oscura punta de la cola, que es la parte más oscura de todo el pelaje. El pelaje es corto, denso y liso, y tiene un brillo sedoso. Está provisto de manchas del tamaño de un pulgar que se distinguen del color de fondo.

El ocicat puede ser de doce variedades diferentes de color, seis de ellas son silver, y otras seis no. Los ocicats moteados pueden ser negros, azules, color chocolate, lavanda, canelo y fawn. Todos estos colores también están en la variante silver. La cara de este felino tiene un patrón tabby.

ocicat

Carácter del ocicat

A pesar de su aspecto exótico, la naturaleza del ocicat es más bien dócil. Se adapta bien a la familia y tiene fama de ser tan fiel como un perro. Por eso es ideal y popular como gato doméstico. El ocicat también se lleva muy bien con niños pequeños y perros. Lo ideal, sin embargo, es que ambos se acostumbren el uno al otro desde pequeños. Al igual que sus antecesores salvajes, les gusta pasar rato en la naturaleza. Aquí cazan y se van de aventuras. Si quieres tener uno de estos exóticos bigotudos, debes asegurarte de que tengan suficientes salidas. Esto es necesario para una tenencia adecuada.

Debes saber que un gato es, por un lado, muy independiente y fácil de cuidar, pero, por otro, requiere de bastante tiempo y dedicación. Si no puedes dedicarle tanta atención a tu gato como te gustaría, lo mejor es que te abstengas de adquirirlo por completo o considerar la posibilidad de hacerte con un segundo gato. Así, en tu ausencia, tus dos mininos pueden jugar juntos, darse mimos y explorar el jardín seguro para gatos. Los ronroneos y otras señales acústicas están menos pronunciadas en el ocicat que en otros gatos, es decir, que no demuestra su bienestar ronroneando. Pero te hará saber de otras maneras que se siente bien.

Los ocicats son seres abiertos y sociables y se dejan acariciar y saludar por desconocidos. Destacan por su naturaleza amable. Les encanta recibir mucha atención de sus compañeros humanos. Al revés, el minino también le da mucha atención a sus humanos y tiene un vínculo muy fuerte con estos. Le encanta recibir mimos de su persona favorita. Algunos cuidadores de gatos de esta raza cuentan que a estos felinos les gusta mucho pasar rato en la bañera o en una piscina infantil.

Alimentación para gatos ocicat

La alimentación del ocicat no es muy complicada. Las recomendaciones nutricionales son las mismas que para el resto de los gatos. Si te decides por una alimentación a base de pienso para gatos, procura que sea de buena calidad. Además, debe contener todos los nutrientes, vitaminas y minerales necesarios para mantener la buena salud de tu minino. También debes tener en cuenta que el pienso solo contiene un ocho por ciento de agua. Para compensar el bajo contenido de agua es necesario asegurarse de que beba suficiente. Para ello puedes colocar varios bebederos e incluso una fuente para gatos. Ten en cuenta que estos deben estar en un lugar diferente al del comedero. Así es como se corresponde con las condiciones nutricionales naturales del gato.

Incluso en la naturaleza el gato ingiere el agua y su comida en lugares diferentes. Esto se debe a que el agua se podría contaminar con los componentes de, por ejemplo, un ratón muerto. Para la tenencia adecuada de un felino es muy importante adaptar las condiciones, en la medida de lo posible, a su entorno natural. En caso de decidirte por la comida húmeda es necesario asegurarte de que el minino se lo coma de inmediato. De lo contrario se secará y atraerá moscas y otros bichos. Entonces ya deja de ser apetecible para el bigotudo y, lo más probable, es que no lo coma.

La comida húmeda también existe en diferentes calidades. Presta atención a que sea bajo en contaminantes y alto proteínas de alta calidad, que el gato pueda digerir bien. La comida para gatos con bajos resultados en las pruebas de calidad suele contener demasiado fósforo, lo que daña los riñones del gato. Además, el precio no siempre es un indicativo de excelencia. Hay productos muy asequibles que tienen muy buenos resultados en las pruebas de calidad.

Otra opción es la dieta BARF (alimentación biológicamente adaptada). Está basada en una nutrición adecuada para la especie, similar a como se alimentaría un felino en la naturaleza. Muchos opinan que la dieta BARF es la mejor alimentación para un gato. Contiene carne fresca, que se complementa con verduras, aceites alimentarios, aditivos esenciales y, en parte, con hidratos de carbono para garantizar una dieta equilibrada. Por lo tanto, es el tipo de alimentación que más se acerca a las presas de los mininos, pues se componen de músculos, huesos, vísceras (el hígado es de gran importancia aquí), piel y grasa, sangre, tendones, cartílagos, pelaje, plumas y agua. A esto se le añade el contenido del estómago de la presa. Por ejemplo, el de un ratón puede contener cereal. Este método de alimentación se corresponde con las necesidades naturales de una dieta adecuada para gatos.

Salud y cuidados

Además de que el ocicat necesita abundante ejercicio, libertad y movimiento, también se alegra con otras opciones de entretenimiento. El entrenamiento con clicker es una buena alternativa. Déjate inspirar por la selección de clickers o emplea métodos más personales para entretener a tu minino doméstico. Para ello te recomendamos los juguetes para gatos.

Al ocicat le gusta vivir en ambientes animados. Además, disfruta del contacto con muchos miembros de la familia, niños, e incluso es tolerante con otros gatos y perros. Lo importante es que le des mucha atención y mimos a tu bigotudo. Por lo demás, los cuidados del ocicat no son muy complicados. Basta con cepillar el pelaje de vez en cuando para eliminar los pelos muertos, y para fortalecer el vínculo entre ambos.

El ocicat tiene una salud estable por naturaleza. Por lo menos no se conoce ninguna enfermedad de la raza. Así como todos los gatos, puede tener alguna infección. Pero si te ocupas de que reciba las vacunas necesarias con regularidad, acudes a las revisiones veterinarias preventivas y te aseguras de que el alimento sea de buena calidad, cumples todas las condiciones para que tu gatito ocicat se mantenga sano y alegre.

ocicat

Encontrar al criador adecuado

A la hora de elegir al criador deberías prestar atención a que los gatos adultos y sus crías se encuentren en buenas condiciones de salud y que convivan estrechamente con la familia humana. De esta manera, los mininos ya están acostumbrados a circunstancias parecidas a lo que se encontrarán cuando vayan a vivir contigo. También estarán familiarizados con los ruidos elevados, como los de una aspiradora y otros electrodomésticos, y no se enfrentarán a ellos por primera vez en tu casa.

Lo mejor es que te pongas en contacto con una comunidad de criadores y amantes del gato ocicat seria. Aquí, los criadores y los amantes de esta exótica raza se reúnen. La finalidad de estos grupos y asociaciones es una colaboración lo más amplia posible, en la que se lleven a cabo intercambios, se facilite información y se compartan experiencias de cría.

A un criador serio se le reconoce por que se interesa por tus condiciones de vida para asegurarse del bienestar de su gatito y, en algunos casos, incluso quiere visitar tu hogar. La experiencia previa también resulta interesante para ellos, aunque no es imprescindible para la adquisición de un gato de raza. Por supuesto, un criador responsable te da un contrato de compra venta, que, entre otras cosas, especifica cómo debes comportarte en caso de enfermedad del gatito. Un criador, que de verdad está interesado en el bienestar de sus mininos, es una persona a la que puedes contactar para cualquier cosa relacionada con estos, incluso en un futuro.

El hecho de formar parte de una asociación de la cría reconocida es otro indicador de la seriedad del criador. El pedigrí también proviene de una asociación reconocida. Además, un criador responsable no cría a más de dos razas de gatos diferentes, pues se requieren bastantes conocimientos para ello. Los animales y las instalaciones deben tener un aspecto cuidado, los felinos no deben parecer muy asustadizos. Un criador de confianza también te proporcionará un plan de alimentación, y te demostrará que es una persona de contacto competente en materia de nutrición felina. Así mismo, todos los animales empleados en la cría deben estar vacunados y haber dado negativo en las pruebas de leucosis y SIDA. Por último, pero no por ello menos importante, tu intuición es un factor importante a la hora de elegir un buen criador.

Nuestros artículos más útiles

Gato siamés

El gato siamés es, junto al persa, una de las razas de gatos más antiguas y conocidas. Su origen se encuentra en el sudeste asiático, concretamente en Siam, que hoy en día pertenece a Tailandia. Allí, el siamés era venerado como gato de templo. Hacia finales del siglo XIX, los primeros ejemplares llegaron a Inglaterra, donde se comenzó la cría de esta raza. En 1892 ya se estableció el primer estándar para los gatos siameses, pero la raza solo fue reconocida en 1949 por la Federación Internacional Felina (FIFe).

Azul ruso

A primera vista este gato de color azul grisáceo se puede confundir con un cartujo o un británico de pelo corto. Pero si te fijas más detenidamente, te darás cuenta de que estas razas son muy distintas entre sí.

Gato esfinge

El origen de los gatos esfinge o sphynx no está muy claro. Su existencia se remonta al periodo de los aztecas, quienes habrían tenido gatos sin pelo hace muchos siglos. Los primeros registros de esta raza se encontraron a principios del siglo XX en Nuevo México. Allí nacieron dos gatitos sin pelo que no se emparejaron porque eran hermanos. Estos mininos recibieron el nombre de «nuevos gatos mexicanos sin pelo». Sin embargo, estos pequeños felinos no están relacionados con los esfinges actuales. El sphynx es de origen canadiense. En 1966 una gata doméstica parió un gatito negro sin pelo y, con él, comenzó la cría de una nueva raza. Una señora adquirió ese peculiar gatito, llamado Prune, y a su madre, Elisabeth, a los que cruzó pasado un año para obtener más descendientes. De esa camada nacieron 7 gatitos, incluidos 2 machos y 2 hembras sin pelo. Estos mininos tuvieron graves problemas de salud: su sistema inmunitario no era capaz de desarrollarse adecuadamente. Por esta razón, la cría de esta raza llegó casi a su fin. No obstante, a mediados de los años 70 se encontraron otros ejemplares de estos «gatos desnudos» y la cría siguió adelante. Tan pronto como en 1971, el esfinge ya fue reconocido como raza.