Cornish rex

Cornish Rex

Los gatos de pelo largo o corto son una imagen habitual en el mundo gatuno, pero los gatos con pelo rizado o sin pelo son bastante inusuales. Una de estas raras razas de gato con una estructura capilar llamativa es la raza cornish rex.

Origen

Los gatos cornish rex tienen un aspecto diferente a muchas de las razas de gatos conocidas. Sin embargo, su origen es muy modesto: el primer minino con pelo rizado nació en los años 50 en una granja en Cornwall, Inglaterra. Kallibunker, un gato color crema con pelaje rizado, se diferenciaba de sus hermanos no solo por el tipo de pelo: era delicado, menudo, con una cabeza estrecha, orejas grandes, y una cola larga. Este bigotudo resultaba muy interesante para la comunidad de criadores de Inglaterra. Lo más probable es que sus características se debieran a una mutación espontánea.

Para conservar estos genes y crear una nueva raza, a Kallibunker se le cruzó con su madre. Los gatitos de pelo rizado que surgieron de esta unión se cruzaron con gatos burmeses, siameses y british shorthair. El gen responsable del llamativo y suave pelo se hereda de forma recesiva. Esto significa que se traspasa de forma oculta. Los portadores de esta mutación genética no siempre tienen el famoso pelaje del cornish rex, pero lo pueden heredar a sus crías: si ambos progenitores son portadores del gen y los gatitos reciben uno de estos genes recesivos de cada uno de los padres, entonces el aspecto del minino tendrá la mutación, lo que se conoce como fenotipo.

 La raza devon rex tiene un aspecto similar al del gato cornish rex. Pero, a diferencia de los gatos de Cornwell, el devon rex debe su pelo rizado a una mutación diferente. La estructura capilar del gato devon rex se compone de subpelo y de pelos bastos cortos, lo que provoca un pelaje ondulado y suave. Esta peculiaridad es causada por una mutación en el gen LPAR6, que provoca una alteración de la estructura proteica del cabello y de la estructura del pelaje.

Aspecto

El pelo del cornish rex recuerda al de un topo, y es una de las características más llamativas de esta raza. En los años 50 apareció esta extraña estructura capilar debido a una mutación espontánea en una granja de Cornwall, y desde entonces la cría se ha desarrollado con el objetivo de mantener esta estructura. El pelo rizado del cornish rex se debe a una mutación aleatoria, que difiere de la mutación que causa los rizos en la raza devon rex. El término rex hace referencia a esta estructura capilar excepcional, pero se emplea sobre todo en la cría de conejos.

La ondulación del pelaje del cornish rex se debe a que se compone solo de subpelo, lo que hace que sea muy suave, parecido al de un conejo o a la seda. ¡Incluso los bigotes son rizados! Pero, el extremadamente fino pelo de la raza cornish rex hace que los gatos con esta mutación sean muy sensibles al frío. Por ello, estos mininos solo son adecuados para una tenencia en el interior, donde prefieren lugares de descanso cálidos.

El pelaje del cornish rex puede tener todos los colores, entre los que destacan los siguientes:

  • Monocromático: según el estándar de la raza los animales pueden ser de un solo color, que puede combinarse con blanco. Los colores más populares son el negro, el chocolate, el naranja y las diluciones de azul, lila y crema.
  • Tabby: el estándar de la raza del cornish rex indica que pueden ser atigrados al estilo tabby. Los diferentes tipos de tabby son el clásico alistado, el atigrado, el marmoleado, el manchado y el ticked tabby. En la tonalidad ticked del pelaje, cada uno de los pelos tiene varias bandas.
  • Bicolor: cualquier tonalidad del pelaje puede combinarse con blanco.
  • Tricolor: a los animales tricolor se les llama también Debido a la base genética los felinos tricolores son siempre hembras.

Los cornish rex son delgados y de tamaño mediano. Las hembras llegan a pesar unos 4 kilos y los machos hasta 5 kilos. Tienen una complexión musculosa pero delgada. Las finas piernas son muy llamativas y nos recuerdan a sus parientes de razas orientales. La cola y la cabeza también son alargadas y delgadas. Las orejas del cornish rex destacan por su contraste: son bastante grandes y tienen una base ancha. Los ojos son ovalados, de tamaño mediano y brillan llenos de ganas de aventura, mostrando que detrás del aspecto de peluche del cornish rex se esconde un gato vivaz y con deseos de explorar.

Carácter

El cornish rex ha conservado el carácter original de un gato de granja. Es temperamental y activo. Algunos de los que tienen un gato de esta raza cuentan que incluso cuando son mayores mantienen la inocencia de un gatito. Les encanta saltar, escalar ¡e incluso jugar a atrapar cosas! A algunos cornish rex se les puede enseñar trucos, de hecho, hay quien dice que es un perro encerrado dentro de un cuerpo de gato. Es un animal inteligente y muy curioso, al que le gusta mucho jugar con su humano. También adora los mimos y las caricias. Los cornish rex son muy amigables con las personas y están muy unidos a su familia. No les gusta estar solos, por lo que sería ideal tener otro gato.

Los felinos de esta raza saben muy bien lo que quieren y son bastante tozudos, ¡con los de su misma especie y con los humanos! Por eso es importante que, para que no hagan contigo lo que les plazca, tengan una educación. Lo bueno es que se dejan educar a través del juego y la diversión. ¿Has oído hablar del entrenamiento con clickers o target? A los animales tan inteligentes, como lo son los gatos de la raza cornish rex, les encanta entretenerse con algo que estimule su mente. Esto es importante porque debido al fino pelaje, el cornish rex es adecuado solo como gato de interior. Para que estos inteligentes animales no se aburran, es importante que tengan mucho entretenimiento.

¿Los gatos cornish rex son hipoalergénicos?

Al contrario de lo que se cree, el suave pelo del cornish rex no hace de él un gato hipoalergénico, es decir, que no es adecuado para personas alérgicas a los gatos. La alergia a los pelos de gato no tiene nada que ver con la cantidad de pelo que el felino tiene o pierde, sino con su origen en la composición salival de la respectiva raza. Los cornish rex pierden el pelo al igual que otros mininos; su saliva, como la mayoría de las razas de gatos, contiene la glucoproteína Fel d 1 que provoca la alergia. Por lo tanto, la falta de pelo superior no hace que estos bigotudos sean más tolerables para los alérgicos que otras razas.

Tenencia y cuidados

Los cuidados de un gato cornish rex tampoco se diferencian de los de otros bigotudos. El suave pelaje no requiere de muchos cuidados, pero le hace sensible al frío y a las corrientes de aire, por eso no es adecuado como gato de exterior. Sin embargo, sí que necesitan desfogarse, sobre todo al ser gatos de interior, por lo que necesitan de muchas opciones para esconderse, escalar y jugar, como casitas o túneles. Los inteligentes mininos adoran los retos. Ofrécele muchas oportunidades para descargar su energía, para que no se le ocurran ideas locas. Un rascador grande de varios pisos y otros muebles rascadores son perfectos.

Alimentación del cornish rex

Al igual que otras razas de gato, a los cornish rex les viene bien un alimento completo y adecuado para la especie. Al ser carnívoros, los felinos requieren de mucha proteína saludable. Los hidratos de carbono solo los digieren en reducidas cantidades. La comida ideal para el cornish rex tiene una composición similar a la de un ratón: los resultados científicos muestran que las papilas gustativas de los gatos prefieren una alimentación que, con 26 gramos de proteína, 9 gramos de grasa y 8 gramos de hidratos de carbono, se corresponde a la composición de las presas que cazan en la naturaleza, los ratones. Esta composición es perfecta para alimentar a un felino de forma apropiada. Por eso, la comida para gatos debe tener un contenido proteico elevado. Al ser animales desérticos, los bigotudos no suelen acudir al bebedero con frecuencia, por lo que adquieren el líquido necesario de la alimentación. Por eso la comida ideal tiene un alto contenido de agua. En este caso, la comida húmeda es mejor que el pienso.

Además de proporcionarle una alimentación adecuada, una vez al año debes llevar a tu minino al veterinario, al igual que a cualquier otro gato. Aparte de las vacunas necesarias, el veterinario debe hacerle una revisión, auscultar el corazón y los pulmones y aclarar cualquier duda que tengas.

Cría

El cornish rex pertenece a una de las razas de gatos menos conocidas. Esto se debe a que el característico pelaje se hereda de forma recesiva. Sin embargo, existen criadores en Europa que se dedican a la cría específica de gatos cornish rex con su especial pelo rizado.

La cría de gatos es un trabajo difícil: los criadores profesionales pertenecen a alguna de las numerosas asociaciones para criadores de gato. Esto implica que sus animales tienen pedigrí, pero eso no es lo único que los diferencia de los vendedores de gatos que solo están interesados en vender gatitos de raza a bajo precio (como suelen anunciarse en el periódico). Un criador responsable se asegura de que sus crías se corresponden con el estándar de la raza. Además, lo más importante es siempre el animal en sí, lo que significa que reciben una alimentación adecuada, cuentan con la asistencia de un veterinario y que los cruces se realizan con consciencia, teniendo en cuenta los posibles riesgos y las particularidades genéticas.

La importancia de acudir a un criador de gatos responsable

Un criador responsable empareja a sus animales de forma cautelosa y consciente. Por supuesto que sus mininos están todos desparasitados y vacunados y pasan múltiples controles veterinarios con frecuencia. También acompaña a la gata madre a lo largo de todo el embarazo y el parto, cuida de sus gatitos todo el tiempo, les ofrece la mejor comida posible y se ocupa de su salud. Esto suele incluir la inmunización básica contra enfermedades infecciosas comunes y, si es necesario, la desparasitación. A las crías no las entrega hasta que hayan cumplido al menos 12 semanas, pues sabe que, durante los primeros tres meses, los gatitos aprenden todo lo que es necesario de sus padres y hermanos. Las crías que han podido pasar este tiempo de afianzamiento en el seno de su familia suelen convertirse en animales socializados, física y mentalmente sanos.

Todo esto no ocurre en los criaderos poco profesionales que ofertan gatitos a precios reducidos. El precio reducido suele ser a expensas de la salud del minino. Por eso, a la hora de adquirir un gato cornish rex, debes confiar solo en un criador profesional y responsable.

Precio de un cornish rex

Un gato de raza tiene su precio: un cornish rex suele estar por encima de los 700 euros. Si no puedes permitirte una cría de cornish rex, podrías hacer una visita a la protectora de animales local. El pedigrí no solo te protege de errores y confusiones, además hace que sea posible encontrar a muchos gatos de raza que están bajo los cuidados de las protectoras. Puede que encuentres al gato de tus sueños en una protectora de animales.

Nuestros artículos más útiles

Gato siamés

El gato siamés es, junto al persa, una de las razas de gatos más antiguas y conocidas. Su origen se encuentra en el sudeste asiático, concretamente en Siam, que hoy en día pertenece a Tailandia. Allí, el siamés era venerado como gato de templo. Hacia finales del siglo XIX, los primeros ejemplares llegaron a Inglaterra, donde se comenzó la cría de esta raza. En 1892 ya se estableció el primer estándar para los gatos siameses, pero la raza solo fue reconocida en 1949 por la Federación Internacional Felina (FIFe).

Azul ruso

A primera vista el azul ruso, un gato de color azul grisáceo se puede confundir con un cartujo o un británico de pelo corto. Pero si te fijas más detenidamente, te darás cuenta de que estas razas son muy distintas entre sí.

Gato esfinge

El origen de los gatos esfinge o sphynx no está muy claro. Su existencia se remonta al periodo de los aztecas, quienes habrían tenido gatos sin pelo hace muchos siglos. Los primeros registros de esta raza se encontraron a principios del siglo XX en Nuevo México. Allí nacieron dos gatitos sin pelo que no se emparejaron porque eran hermanos. Estos mininos recibieron el nombre de «nuevos gatos mexicanos sin pelo». Sin embargo, estos pequeños felinos no están relacionados con los esfinges actuales. El sphynx es de origen canadiense. En 1966 una gata doméstica parió un gatito negro sin pelo y, con él, comenzó la cría de una nueva raza. Una señora adquirió ese peculiar gatito, llamado Prune, y a su madre, Elisabeth, a los que cruzó pasado un año para obtener más descendientes. De esa camada nacieron 7 gatitos, incluidos 2 machos y 2 hembras sin pelo. Estos mininos tuvieron graves problemas de salud: su sistema inmunitario no era capaz de desarrollarse adecuadamente. Por esta razón, la cría de esta raza llegó casi a su fin. No obstante, a mediados de los años 70 se encontraron otros ejemplares de estos «gatos desnudos» y la cría siguió adelante. Tan pronto como en 1971, el esfinge ya fue reconocido como raza.