Dóberman

Dóberman

Durante mucho tiempo, el dóberman se consideró como el prototipo de perro guardián mordedor. En realidad, este inteligente perro es muy sensible.

Aspecto: ¿cómo es un dóberman?

No hay duda de que el dóberman impresiona. Este perro fuerte y musculoso tiene un aspecto deportista e imponente por sus elegantes líneas, su postura majestuosa y su expresión decidida.

Como todos los perros de tipo pinscher, tiene las orejas caídas, pegadas a las mejillas. La larga cola la suele llevar doblada sobre el lomo.

¿Qué tamaño puede alcanzar?

Los machos presentan una altura de cruz de 68-72 centímetros y las hembras son unos cinco centímetros más pequeñas. Los machos pesan entre 40 y 45 kilos y las hembras, de 32 a 35 kilos. Esto lo convierte en una de las razas de perro grandes.

kilos gratis

¿Por qué se hacen amputaciones?

Por desgracia, antiguamente mucha gente les amputaba las orejas y la cola para realzar su aspecto elegante. A continuación, les ponían cinta adhesiva en las orejas durante varias semanas para que se quedaran erguidas.

Con los años, el dóberman amputado se convertiría para el público en la caricatura del perro guardián mordedor y agresivo. Sin embargo, esta es una imagen que no hace justicia a este perro tan inteligente.

Por suerte, la amputación por motivos estéticos ya está prohibida en España y en la mayoría de países de Europa. Solo se hacen excepciones si hay motivos médicos de peso para la amputación.

Y menos mal, porque no solo es dolorosísima para el perro, sino que también puede causarle problemas de salud crónicos. Además, las orejas y la cola del perro son importantes para la comunicación con otros perros.

Pelaje

El dóberman tiene una capa exterior de pelo corto y duro sin subpelo. La raza se cría en dos variantes cromáticas: negro o marrón con rojo óxido bien delimitado.

El rojo se encuentra en partes fijas, como el hocico, las manchas de las mejillas, sobre las cejas, en la garganta y en otras zonas.

Dóberman
El dóberman es un perro elegante y musculoso.

Carácter: inteligente y pacífico, pero territorial

¿Sabías que el dóberman es una de las razas más inteligentes del mundo? Y, como muchos perros inteligentes, su carácter es polifacético: sensible y, a la vez, soberano.

Carácter: despierto y comprensivo

El perro dóberman es valiente, robusto, intrépido y le encanta trabajar. Como perro protector es muy territorial y muestra un gran temperamento.

El estándar de la raza fomenta un temperamento y agresividad medios. Los machos, en particular, suelen llevarse mal con otros machos. Además, escudriñan a los extraños con desconfianza.

Sin embargo, en el fondo este perro es pacífico. Con una persona competente y fiable a su lado que le proporcione un adiestramiento y entretenimiento adecuados, a veces se muestra muy dócil y mimoso. Asimismo, es sensible y le gusta trabajar con su humano, pese a su voluntad de hierro.

¿Es fácil de adiestrar?

Una guía clara y un adiestramiento coherente forman la base para el adiestramiento de cualquier perro. Sin embargo, con el dóberman es particularmente importante que reconozca la superioridad de su humano.

Superioridad no significa violencia, sino normas irrefutables cuyo cumplimiento debes exigirle con perseverancia. En cambio, la violencia genera inseguridad, nervios y agresión a este perro tan sensible.

La socialización en edad de cachorro y perro joven es superimportante para esta raza. Con ella, los encuentros con otros perros cuando sea adulto serán mucho más pacíficos.

También son recomendables el adiestramiento para controlar el instinto de caza y el control del ladrido, aunque requieran una gran inversión de tiempo. De este modo, los perros se benefician de una educación básica sólida.

Tenencia y cuidados: ¿con quién encaja un dóberman?

El inteligente dóberman no es apto para tenerlo en una jaula. Al contrario, necesita el contacto de su manada humana. Pero ¿con quién encaja este perro y cuánto trabajo lleva el cuidado del pelaje? Aquí van nuestros consejos sobre su tenencia:

¿El dóberman es apto para principiantes?

Un dóberman no es un perro para principiantes en absoluto. Es más adecuado para personas con experiencia que estén familiarizadas con las bases del adiestramiento canino.

El dóberman es el reflejo de sus humanos, más que muchas otras razas. Es apto principalmente para personas deportistas y con aplomo.

En cambio, las personas miedosas que quieran un dóberman para que las proteja no deberían plantearse esta raza. Al fin y al cabo, un dóberman solo se somete a aquellos que irradian autoridad.

¿Es apto para familias?

Un dóberman puede encajar a la perfección en una familia. Esto es especialmente cierto para perros de servicio que pasan las tardes en familia con su humano. Se dice que estos atentos perros se llevan muy bien con los niños.

Sin embargo, hay quienes dicen que tienden a ser perros de una sola persona. Por lo tanto, entablan un vínculo particularmente estrecho con una persona que respetan. Nunca hay que dejar a niños pequeños solos con un dóberman.

Además, hay que recordar que estos perros defienden a su manada y no siempre sopesan bien la situación.

¿Es un perro de pelea?

Si has leído hasta aquí, sabrás que un dóberman desfogado y socializado no es un perro excesivamente agresivo.

Sin embargo, cabe mencionar que la raza se cría como raza de pelea o PPP en algunos países. Si bien la ley estatal española no considera a este perro como PPP, algunas comunidades autónomas sí lo hacen. Además, hay regiones en algunos países en las que la tenencia de este perro está prohibida o requiere autorización.

Cuidados del pelaje sin complicaciones

A diferencia de su adiestramiento, el cuidado del dóberman es muy sencillo. Basta con cepillarle pelo corto sin subpelo cada equis días.

Además de cuidarle el pelaje, deberás encargarte de las uñas, los ojos y la piel regularmente. Inspecciónale estas zonas periódicamente para detectar cambios. También conviene que le limpies los oídos con regularidad.

Actividad: ¿cuánto ejercicio necesita?

El dóberman necesita mucha actividad física y mental. Por eso, es perfecto para la formación de la policía, la aduana o el ejército y como perro de rescate.

Incluso como perro familiar necesita que lo utilicen. Por eso, siempre debe tener una tarea para ser feliz y estar tranquilo.

El dóberman no es un perro que tenga bastante con un par de paseos al día. Hay que agotarlo mucho física y mentalmente. De lo contrario, se marchita y tiende a desarrollar problemas de conducta.

La buena noticia es que puede desfogarse de lo lindo en paseos largos por la naturaleza. Además, hay muchos deportes caninos ideales para esta raza. Por ejemplo, puede practicar agility, deportes de rastreo como el mantrailing y ejercicios de obediencia.

Hay muchas escuelas caninas y asociaciones que ofrecen cursos para practicar estas actividades. Seguro que encontrarás una que os guste a los dos.

Lectura recomendada: Perros de trabajo: acción a cuatro patas

Dóberman
El perro dóberman no tiene suficiente con un paseo corto. Necesita un ejercicio físico y mental intensivo.

Salud: ¿qué enfermedades afectan al dóberman con frecuencia?

Como cualquier raza de perro, el dóberman también es propenso a algunas enfermedades genéticas.

Cardiomiopatía del dóberman

Uno de los mayores problemas de salud de esta raza es la cardiomiopatía dilatada (CMD), una insuficiencia cardíaca. El nombre no oficial de esta enfermedad es cardiomiopatía del dóberman.

Casi el 90 por ciento de los animales afectados mueren al año de diagnosticársela, muchos por muerte cardíaca súbita. La CMD se hereda de manera autosómica dominante y puede aparecer a cualquier edad.

Casi uno de cada dos dóberman la padecen antes de los ocho años. Por eso, los expertos recomiendan realizar ecografías del corazón periódicamente, especialmente en perros de cría.

Otras enfermedades habituales

Esta raza también presenta predisposición al síndrome vestibular congénito. Este provoca problemas de equilibrio a causa de un trastorno heredado en el oído interno.

El síndrome de Wobbler y la displasia de cadera también son enfermedades frecuentes de la espalda y las articulaciones. Además, suele padecer una anomalía de la coagulación provocada por la enfermedad de von Willebrand. Por suerte, esta patología se puede descartar con test genéticos.

En cambio, la enfermedad del dóberman danzante (dancing doberman) es menos común. Se trata de una enfermedad neurológica que solo afecta al dóberman y a otros perros tipo pinscher.

Esperanza de vida: ¿cuánto vive?

Un dóberman de una línea de cría sana con un cuidado y alimentación acordes a la especie puede vivir entre diez y trece años.

Sin embargo, como muchos ejemplares padecen enfermedades hereditarias graves, principalmente la CMD, la esperanza de vida media se reduce considerablemente. Justamente a causa de la CMD, muchos animales mueren a los siete años de media.

Alimentación del dóberman

Una alimentación acorde a la especie es importante para que el perro esté sano.

La alimentación correcta para cachorros

Si un cachorro come alimentos demasiado energéticos, puede alcanzar su peso final antes de lo previsto sin que el esqueleto se haya formado del todo. Esto puede provocar malformaciones en las extremidades.

Por eso, los cachorros necesitan una alimentación adaptada a su consumo calórico. Esto incluye un porcentaje equilibrado de minerales, sobre todo de calcio y fósforo.

Dado que los cachorros de dóberman pertenecen a las razas grandes, debes buscar comida para cachorros con la identificación «Junior Large» o «Junior Maxi». Muchos fabricantes tienen comida especial para cachorros de razas grandes.

La cantidad de comida adecuada para cachorros depende del peso actual del perro y del peso previsto cuando sea adulto. El peso del progenitor del mismo sexo puede servir de valor orientativo. Además, la cantidad también depende del nivel de actividad del cachorro.

Divide la ración diaria en varias raciones al día y asegúrate de que siempre tenga agua fresca a su disposición.

La alimentación correcta del perro adulto

En función de la actividad y del ámbito de uso del dóberman, los requisitos de la comida varían. Si trabaja como perro guardián o protector, la demanda energética y la cantidad de comida son bastante altas. Sin embargo, como perro familiar también necesita moverse mucho y entretenerse.

En resumen: cada perro tiene requisitos muy individuales en cuanto a su alimentación. La demanda de nutrientes y energía varía en función del nivel de actividad. Otros factores que influyen en la elección de la comida son el tamaño, el peso, el estado de salud y la edad.

Cuando el dóberman sea adulto, deberás cambiarle la comida paulatinamente por otra para perros adultos grandes. En general, puedes empezar a hacerlo a partir de los quince meses de vida.

En perros activos y deportistas, la comida debe contener más carbohidratos para la producción de energía. En cambio, los perros menos activos deben ingerir una proporción de carbohidratos moderada para prevenir el sobrepeso.

Lógicamente, las cantidades también influyen. Si le das golosinas, tenlas en cuenta y descuéntalas del cálculo de la ración diaria.

La decisión sobre si darle pienso o comida húmeda, o probar otro método alimenticio, como el BARF/ACBA, está en tu mano. Todos los métodos de alimentación tienen sus pros y sus contras.

En forma a la edad que sea con la alimentación correcta

Al igual que las personas, para los perros también pasan los años. Con los cambios físicos también evolucionan los requisitos de la alimentación de los perros mayores.

Por ejemplo, el menor nivel de actividad reduce la demanda energética. Además, las posibles enfermedades y problemas de articulaciones pueden requerir una comida especial. Ten en cuenta estos cambios y cámbiale la comida por comida para perros mayores.

Origen: ¿cuándo se crio el dóberman por primera vez?

El dóberman se remonta a Friedrich Louis Dobermann (1834-1894) de Apolda, Turingia. Este trabajaba como perrero municipal, lo que le daba derecho a capturar y matar a los perros callejeros si no encontraba a los dueños. A los perros especialmente despiertos y agresivos les perdonaba la vida y los apareaba para criarlos.

Uno de ellos era una perra gris llamada Schnuppe, que cruzó con un perro parecido al rottweiler. También participaron en el nacimiento de la raza varios pinscher, pastores alemanes, perros de caza y lebreles.

Tras la muerte de Friedrich Dobermann, Otto Göller, también de Apolda, acogió a algunos de sus perros. A continuación, los cruzó con otras razas y mezclas. En 1899, Göller fundó el primer club del dóberman.

Uno de los antepasados más famosos de la raza fue el macho Graf Belling, que encarnaba el arquetipo ideal del dóberman. Pronto, la raza adquirió una excelente fama de perro policía.

El dóberman en los siglos XX y XXI

Su consagración como perro policía y militar llegaría en la Primera y Segunda Guerra Mundial.

En la Primera Guerra Mundial, el ejército alemán lo utilizó como perro mensajero, buscador de minas y sanitario. El intrépido y eficaz perro también llamó la atención de los estadounidenses.

Así pues, en la Segunda Guerra Mundial trabajó como perro militar para ambos ejércitos. Sin embargo, la triste fama le llegó cuando lo usaron como perro de servicio predilecto en los campos de concentración.

Compra: ¿dónde puedo encontrar un dóberman?

El número de cachorros de dóberman registrados en Alemania lleva años decreciendo. En 2010 nacieron 802, mientras que en 2020 solo llegaron al mundo 442.

Hay criadores que se concentran en la cría de perros de trabajo, ideales para usarlos como perros de servicio. En estos perros, la agresividad y la vigilancia son muy importantes.

Otros prefieren criar perros familiares. Sin embargo, incluso un dóberman meramente de compañía presenta las características típicas de la raza.

¿Dónde puedo comprar un dóberman?

¿Quieres adoptar un cachorro de dóberman? En ese caso, busca a un criador serio que solo ofrezca animales con el certificado de pedigrí de la FCI.

Por ejemplo, puedes encontrar uno en la lista de asociaciones de la RSCE o en un club del dóberman, como el Dóberman del Palmero. Habla con el criador sobre la prevención sanitaria de los perros.

Prepárate bien para la visita al criador y ten claras las preguntas más importantes que quieres hacerle.

Dóberman
Estos dos cachorros de dóberman tienen el pelaje negro con el típico dibujo rojo óxido.

¿Cuánto cuesta?

Un cachorro de dóberman cuesta unos 1200 euros.

No obstante, si buscas un perro adulto o una mezcla con un alto porcentaje de dóberman, los perros de la protectora siempre son una excelente opción.

Razas alternativas

El pinscher alemán es una raza emparentada más pequeña y menos trabajadora que el dóberman. Esta raza suele ser menos exigente en cuanto al ejercicio y el adiestramiento, pero no se debe subestimar.

Otros dos perros guardianes clásicos son el hovawart y el rottweiler, que también es uno de los antepasados del dóberman. Otro perro típico para el trabajo policial y militar es el pastor alemán.

Conclusión: compañero fiel, pero exigente

Un perro dóberman necesita a un cuidador con experiencia. Este debe tener tiempo y ganas de dedicarse a él de forma intensiva para ofrecerle la satisfacción física y mental que requiere.

Con una persona de referencia tranquila, pero perseverante y asertiva, este elegante perro puede ser un compañero apegado y fiel. Daría la vida por su manada.

Nuestros artículos más útiles
7 min

Golden retriever

El golden retriever es una de las razas más populares, sobre todo para familias. Pero su capacidad de aprender no es la única cualidad que lo caracteriza. En este artículo aprenderás todo lo que hay que saber sobre el golden retriever.
12 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.
9 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? No te dejes engañar. El pinscher miniatura es todo un hombrecito. Si estás buscando un perrito faldero dulce y tranquilo, el pinscher miniatura no es para ti. A pesar de su tamaño, tiene una gran necesidad de hacer deporte y moverse, y lleva a su cuidador siempre al trote.