31 Enero 2019 - Actualizado 22 Febrero 2019

Cómo educar a mi perro: obediencia básica

Cómo educar a mi perro: obediencia básica

El adiestramiento canino en obediencia es el equivalente al concepto inglés Obedience Training. Se trata de la disciplina superior del adiestramiento para perros y, al igual que el agility, se puede aprender en las escuelas caninas. Fue creado por el American Kennel Club, una asociación de Estados Unidos para canes de raza con pedigrí. El Obedience Training tiene sus orígenes en los deportes para perros de trabajo, como los canes policía o los de asistencia.

¿Cómo puedo enseñarle los comandos básicos?

  • «Sit»:

Según el American Kennel Club, el requisito previo para que el perro aprenda el comando de «sit» es que sepa detenerse delante de ti. Si no se aproxima por sí mismo, acércate poco a poco, cógelo de la correa y condúcelo hasta el lugar desde donde lo has llamado. De esta manera, entenderá que tiene que obedecerte sin ser demasiado estricto con él.

obedience training american staffordshire terrier

Puedes elegir entre dos métodos para que aprenda esta instrucción; escoge el que más te guste:

Opción 1: arrodíllate enfrente de tu peludo y ten preparado un snack para recompensarle. Sujétalo justo delante de su hocico y di en voz alta «sit» mientras lo llevas poco a poco por encima de su cabeza. Es probable que, en ese momento, se siente y alce la cabeza para comerse la golosina. Si, por el contrario, retrocede, coloca suavemente tu otra mano sobre su parte posterior del lomo hasta que adopte la posición de sentado. A continuación, independientemente de que haya necesitado ayuda o no para lograrlo, debes premiarle con el snack.

Opción 2: siéntate directamente al lado de tu cuadrúpedo, coloca una mano sobre su pecho y la otra justo detrás de sus patas traseras. Di en voz alta «sit» al mismo tiempo que ejerces un poco de presión sobre su pecho contra sus patas traseras con el fin de que se coloque en posición de sentado. En cuanto se siente, debes reforzarle con un snack.

  • «Plas»:

También puedes escoger entre dos técnicas:

Opción 1: para enseñar a tu perro a acostarse con este método, tienes que arrodillarte a su derecha y posar tu mano izquierda sobre sus hombros. A continuación, coloca tu mano derecha detrás de sus patas delanteras. Ejerce una ligera presión sobre sus hombros mientras dices «plas». Al mismo tiempo, mueve sus patas delanteras hacia delante hasta que el perro se acueste. Acaricia su espalda durante unos segundos para animarle, relajarle y mantenerle en esa posición.  Después elógiale y recompénsale con un snack.

obedience training

Emplea ahora una palabra clave que indique el final del ejercicio; deja que tu perro se ponga de pie, alábalo y ofrécele otra golosina. Colócalo de nuevo en la posición de acostado mientras repites la palabra «plas». Desde ese momento el can se colocará en esa posición cada vez que se lo indiques.

Opción 2: sitúa la mano izquierda sobre los hombros de tu perro mientras sostienes delante de su rostro un snack con la mano derecha. Di «plas», déjalo lentamente en el suelo entre sus patas y, posteriormente, aléjalo despacio de tu perro. En cuanto tu peludo se tumbe, debes darle el premio.

«Quieto»:

  • Esta instrucción indica al perro que ha de permanecer en la posición deseada hasta que se pronuncie la palabra clave o se le dé otro comando. Es importante que esta tenga un punto de inicio y final concreto y fácil de identificar; además, no debes realizar este ejercicio con comida en la mano, ya que incitarías al perro a seguirte para que se la des. Practica para que tu peludo se quede en el lugar hasta que regreses y formules la palabra clave. Cuando tengas la sensación de que quiera abandonar el sitio, repite la orden de «quieto».

¿Qué accesorios para el adiestramiento recomienda el American Kennel Club?

  • Adiestramiento con clicker: se trata de un método basado en el refuerzo positivo, el cual se apoya en fundamentos científicos. Por medio del clicker puedes indicar a tu peludo de una manera muy específica lo que tiene que hacer para conseguir una recompensa. Este accesorio emite un sonido al presionar un botón.
  • También puedes utilizar una palabra clave. Aquellos a quienes no les convencen los clickers señalan que con esta técnica se ayuda a reforzar probablemente más el vínculo entre el perro y el dueño. No obstante, el clicker es un accesorio empleado con frecuencia en el adiestramiento canino.
jagdhund clicker training
  • La correa también es un accesorio básico. Habitúa a tu perro a llevar correa y arnés mientras volvéis a casa jugando.

Historia del adiestramiento canino en obediencia

Los perros de trabajo han tenido que aprender desde siempre a realizar tareas, las cuales difieren dependiendo del campo de su actividad. Por ejemplo, los perros entrenados para el pastoreo han sido educados para guiar a los rebaños en una dirección determinada según las instrucciones del pastor.

De acuerdo con esta actividad interiorizada de los canes de pastoreo, en la actualidad, a los perros les gusta conducir pelotas grandes de gimnasia en los entrenamientos.

labrador training

¿Cuál es la diferencia entre el adiestramiento en obediencia y una prueba de obediencia?

La principal diferencia reside en que los perros reciben recompensas con mayor frecuencia en el adiestramiento. Por ejemplo, el objetivo puede ser que durante el adiestramiento el perro desempeñe un mayor rendimiento del que se requeriría en una competición para recibir un snack. Para ello, prepara a tu perro alargando las series sin darle snacks. Por supuesto, al terminar cada secuencia ofrécele uno como premio.

El adiestramiento en obediencia abarca desde métodos muy sencillos con los que entrena al perro a realizar diversos comandos como «sit», hasta competiciones de alto nivel como las que organizan la Real Sociedad Canina de España o el Kennel Club de España. Allí el jurado evalúa las instrucciones adicionales, la ejecución precisa y el rendimiento.

Para que el can se gane realmente el calificativo de «obediente», en contraposición a solo «educado», debe responder de manera efectiva a todos los comandos del dueño, quien debe ponerlos en práctica de forma consecuente. Para las personas supone una gran satisfacción practicar esta disciplina con un perro obediente, la cual también resulta divertida para los canes.

Por lo general, ¿cuánto debe durar el entrenamiento en obediencia?

El adiestramiento en obediencia, sin embargo, puede ser un proceso largo. Esto depende un poco de cada perro, el método empleado y, no menos importante, las dificultades que tenga el entrenador canino o el dueño. El nivel de obediencia hereditario también es decisivo en lo que respecta el tiempo requerido. Algunas razas como el pastor alemán y el border collie tienen fama de ser más fáciles de entrenar que otras. El principio fundamental en el adiestramiento canino es la perseverancia. El entrenamiento en obediencia puede considerarse como preparación para otras actividades educativas.

La buena relación entre el perro y su dueño es decisiva para el éxito de los entrenamientos, la cual también se puede fortalecer realizando actividades entretenidas juntos. Cuando el perro y el dueño forman un buen equipo y realizan ejercicios agradables para ambos, el vínculo entre ellos se refuerza, lo que supone, a su vez, una condición previa para que el adiestramiento sea todo un éxito.

australian shepherd obedience training

Los miembros de una familia activa, según las preferencias de cada uno, pueden realizar diversas actividades con el can. Asimismo, es crucial que este también disfrute con ellas.

Por lo general, el perro y el dueño aprenden los principios básicos en un periodo de entre seis y diez semanas. En esta fase, se le enseña al dueño cómo comunicarse con su peludo y cómo puede entrenarlo con unas cuantas instrucciones simples. El perro siempre recibe un comando con la mayoría de las variantes de este entrenamiento. Pasear con la correa de forma correcta es un primer paso fundamental; una vez el can lo controle, aprenderá otras instrucciones.

¿Todos los entrenamientos son adecuados para todos los perros?

Puede ser que algunos perros muestren un mayor entusiasmo con las pruebas de rastreo. Esta preferencia se puede apreciar por el hecho de que busquen los snacks en el lugar en el que estén guardados, con el fin de recompensarse a sí mismos (sistema de autorrecompensa).

El sentido y la finalidad de los deportes caninos, en cualquier caso, son siempre que ambas partes se diviertan. Además, debes tener en consideración las condiciones físicas de tu can. Por ejemplo, ir en bicicleta no es apropiado para los perros con patas cortas. Si no estás seguro, también puedes preguntarle a tu veterinario de confianza sobre qué deporte es el más adecuado para tu peludo según sus características físicas.

¿Qué hay que tener en cuenta antes de las competiciones?

El adiestramiento en obediencia, en algunos casos, puede acabar practicándose como deporte de competición. Evidentemente también se puede realizar solo por diversión o para entrenar la obediencia.

Sin embargo, si al perro y a su dueño les gusta tanto realizar estos entrenamientos juntos que quieren competir en uno de estos torneos, ambos deben superar un examen previo. Este requisito es obligatorio para su participación.

Artículos más leídos

Dejar al cachorro solo en casa

A los canes, como animales sociales que son, les encanta estar acompañados de su manada. Sin embargo, los perros adultos deberían ser capaces de pasar algunas horas en solitario. Dejar al cachorro solo en casa se tendría que entrenar durante la primera etapa de vida, ya que a un perro adulto le resultará muy difícil poder acostumbrarse si no tiene experiencia previa.

Mi cachorro muerde

Por muy adorables que sean, los cachorros pueden morder; en torno a las 6 semanas ya tienen unos 28 dientecitos listos para hincar. Aunque, al principio, esos pequeños alfileres tan solo molesten y apenas hagan daño, es necesario saber cómo enseñar a un cachorro a no morder.

Calmar los ladridos

«Perro ladrador, poco mordedor». Aunque este refrán pueda sonar reconfortante, los perros ladradores no solo ponen de los nervios a sus dueños, sino también a sus vecinos. Pero ¿cuál es la razón por la que ladran? ¿Es posible que pierdan esta costumbre irritante?