Cambio de alimentación en perros

Cambio de alimentación en perros

Al hacer un cambio de alimentación en perro hay que tener en cuenta varias cosas.

Motivos para un cambio de alimentación en perros

¿Los perros necesitan variedad en el comedero? Los expertos tienen diferentes opiniones, pero un menú muy variado no es necesario. Si quieres ofrecerle diversidad a tu amiguito, puedes darle diferentes variedades de una marca. Los perros suelen tolerar este «cambio» sin problemas, ya que la calidad y composición de cada variedad son similares. Pero esto no siempre es así con animales sensibles o perros con alergias. En este caso, es mejor seguir el lema «menos (cambio) es más». Sin embargo, hay buenas razones para un cambio de alimentación en perros, como, por ejemplo:

  • Consejo: en general, cambiar entre piensos para diferentes grupos de edad de una misma marca conlleva menos riesgo de encontrarse con dificultades.

Cómo cambiar el pienso a un perro de forma paulatina

La ventaja de cambiar la alimentación con una fase de adaptación es que la flora intestinal del perro tiene tiempo de acostumbrarse a la nueva comida. Para empezar, cambia hasta un cuarto de la comida de siempre por la nueva. Aumenta la proporción gradualmente en un plazo de hasta dos semanas. Al final de la fase de adaptación, el peludo solo tendrá comida nueva en el plato. Otra ventaja es que, si el perro es quisquilloso, acostumbrarlo lentamente puede hacer que acepte la nueva receta con gusto.

¿Por qué es conveniente un cambio de alimentación paulatino?

Muchos perros reaccionan con sensibilidad a la comida nueva, aunque se vayan a beneficiar a largo plazo. Esto puede suceder al pasar de un pienso con cereales y poca cantidad de carne a otro de buena calidad. Si el cambio es brusco, para el aparato digestivo y la flora intestinal del perro, el pienso de calidad será terreno desconocido. Por eso, el perro reacciona con diarrea o gases. Las personas observan esta reacción y la atribuyen a la comida. Después de unas pocas comidas, desaprovechan el resto de la bolsa y vuelven al producto de antes. Acaban deduciendo que a su peludo no le sienta bien la comida sin cereales.

En la mayoría de casos, esto es un gran error: habría hecho falta tiempo para que el perro se acostumbrara al nuevo pienso. Obviamente, no todos los perros reaccionan mal a un cambio de alimentación, pero es conveniente hacerlo paulatinamente. Así, podrás observar mejor si le sienta bien la comida nueva.

¿Qué posibles consecuencias tiene un cambio de alimentación repentino?

Algunos perros toleran un cambio de alimentación sin problemas. Otros, en cambio, presentan estos síntomas si no están acostumbrados al pienso nuevo:

  • Gases
  • Defecación más frecuente, hasta cinco veces al día
  • Heces blandas
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Picor
  • Rechazo de la comida

Si los síntomas persisten dos semanas después del cambio de alimentación en perros, probablemente el animal no tolere la composición. Ten en cuenta que las chucherías nuevas también pueden hacer daño al estómago y al intestino de perros sensibles. Si sospechas que es así, no le des snacks de premio. Puedes sustituirlos, p. ej., por croquetas de pienso que conozca o snacks liofilizados fáciles de digerir.

Cambio de alimentación en perros
Observa las reacciones y cambios de tu perro.

¿Se puede dar al perro pienso y comida húmeda paralelamente?

Comida húmeda por la mañana y pienso por la noche: ¿esto es malo? Si el perro tolera la combinación, no hay ningún problema con alternarlos. Es conveniente darle comida húmeda y pienso de la misma marca porque la calidad y los ingredientes suelen ser similares. En cambio, si sus heces son líquidas o tiene gases a menudo, dale una sola variedad durante al menos dos semanas. Es posible que los síntomas mejoren. Muchas fuentes afirman que no hay que mezclar comida húmeda y pienso en el comedero porque los componentes requieren tiempos de digestión diferentes. Si el perro no tiene problemas digestivos, esto no suele darle problemas. Pero, como tantas otras veces, algunos perros toleran muy bien la mezcla y otros, no tanto.

Cambio de comida húmeda a pienso y viceversa

También para cambiar de comida húmeda a pienso o viceversa se recomienda empezar con raciones pequeñas de la comida nueva. Mucha gente quiere que su perro disfrute siempre de las ventajas de los dos tipos. Esto puede ser práctico: si prefieres solo darle pienso a tu perro durante las vacaciones, no hay problema, porque ya lo conoce. Si el perro tolera los dos tipos, puedes darle, p. ej., comida húmeda por la mañana y pienso por la noche. Una buena opción para acostumbrar al perro al pienso es utilizar las croquetas para el entrenamiento. Pesa una ración por la mañana y destina la ración restante a la comida húmeda. A continuación, el perro podrá ganarse las croquetas de pienso durante el día.

Casos especiales: intolerancias o alergias

Si tu perro presenta los síntomas antes descritos durante mucho tiempo, es conveniente que lo lleves al veterinario. Con un análisis de sangre se pueden descartar causas orgánicas. Si el veterinario sospecha que puede padecer una intolerancia alimentaria o una alergia, puede resultar útil una dieta de exclusión. Una de ellas es la comida monoproteica, que contiene una única fuente de proteínas, hasta ahora desconocida. Por eso, las dietas de exclusión para perros están compuestas por ingredientes «exóticos», como carne de caballo o cabra. Durante la dieta monoproteica, sigue las instrucciones del veterinario.

Muchas intolerancias se pueden controlar cambiando a una alimentación de calidad sin cereales. Es importante esperar dos o tres semanas después de la transición paulatina. Solo entonces se podrá determinar si los síntomas mejoran a largo plazo. Por cierto: algunas personas no saben que a su perro no le sienta bien la comida de siempre. Un poco de gases y tres excreciones al día les parecen normales. Cambiar a una alimentación de mejor calidad puede darles alguna que otra sorpresa.

¿Cuándo no es recomendable un cambio de alimentación en perros paulatino?

Si el perro está enfermo y el veterinario le prescribe comida dietética, el diagnóstico podría requerir un cambio brusco. Si sospechas que a tu peludo no le está sentando bien la nueva alimentación, háblalo con el veterinario. Así, sabrás cómo actuar en caso de duda. No es conveniente debilitar aún más a un perro enfermo con diarreas o vómitos. Si el perro enfermo rechaza la comida nueva, mezclarla con la de siempre puede funcionar, después de hablarlo con el veterinario.

Nuestros artículos más útiles
6 min

Alimentos prohibidos para perros

A pesar de que a lo largo de la historia y, a veces, aún hoy en día, a los perros se les daba de comer los restos de comida de los humanos, se les debe alimentar solo con comida adecuada para ellos. Un apetitoso snack de vez en cuando está permitido, siempre que no repercuta de forma negativa en su salud. Algunos alimentos prohibidos para perros pueden ser muy tóxicos para los canes. Si tienes un peludo en casa es importante que sepas alimentos que no pueden comer los perros. Si tu fiel amigo come algo que no debería es conveniente contactar de inmediato con el veterinario. Este necesitará saber cuánto hace que tu can ingirió el alimento y la cantidad de este. Esta información es determinante para decidir el tipo de tratamiento. A veces la ayuda llega demasiado tarde, por eso es tan importante evitar la ingesta de alimentos tóxicos para perros y, si se da el caso, tratarlo de inmediato para salvarle la vida a tu amigo canino.
7 min

Comida para perros con problemas articulares

A los perros les encanta moverse, ya sea dando un paseo o practicando deporte. Pero ¿qué pasa cuando el ejercicio les provoca dolor? Las enfermedades articulares son una de las dolencias más comunes en los canes. Para conocer más sobre cómo prevenir Los problemas articulares en perro o cómo mejorarlas con ayuda de la alimentación, solo tienes que seguir leyendo.