American staffordshire terrier

American staffordshire terrier

El american staffordshire terrier, también llamado amstaff para abreviar, es versátil como casi ninguna otra raza. En algunos países europeos se le considera un peligroso perro de pelea y su tenencia está prohibida o sujeta a ciertas condiciones, mientras que, en Gran Bretaña se le aprecia como fiel compañero y protector de los niños. Esto muestra una vez más que la causa de la agresividad en los perros depende de quién los eduque. Esta raza merece una visión imparcial, porque detrás de todos los prejuicios se encuentra un compañero inteligente, dinámico y leal.

Origen

El american staffordshire terrier se criaba, sobre todo, para las peleas de perros. Se supone que sus antepasados llegaron a Estados Unidos alrededor de 1860 desde Gran Bretaña con inmigrantes británicos. Aquí, durante la segunda mitad del siglo XIX, tenían lugar a gran escala las peleas de perros comerciales en las cuales se empleaba esta musculosa raza. La intención de la cría era conseguir perros de pelea valientes, mordaces y resistentes.

Por suerte, en la historia de esta raza hay american staffordshire terriers famosos por mucho más que las peleas de perros: por ejemplo, el perro Pete fue un representante de la raza en la popular serie infantil La pandilla: los pequeños traviesos (The Little Rascals). Hoy en día, los amstaff son, sobre todo, perros de familia y guardianes. En Gran Bretaña, los american staffordshire terrier son populares perros de familia por su afinidad y cuidado con los niños. Además, suelen emplearse como perros sociales en residencias de ancianos donde alegran los días a los residentes con su naturaleza relajada y juguetona. Su aplomo y resistencia los convierten en excelentes perros de rescate.

La cría como descendiente de los perros de pelea británicos

La raza se remonta a los bull y los terrier que estaban muy difundidos en Gran Bretaña en el siglo XIX y que se criaban principalmente para las peleas de perros. En la denominación de la raza también se puede encontrar el lugar de sus raíces, Stafford (Inglaterra). Después de la prohibición de las horrendas peleas de perros en Gran Bretaña en el año 1835, algunos descendientes llegaron a Estados Unidos con los colonizadores ingleses, donde se volvieron a emplear en las peleas.

Los canes, que también se utilizaban como perros guardianes para granjas, se criaban cada vez más grandes para aumentar sus posibilidades para luchar contra coyotes y lobos. A mediados del siglo XIX, eran cada vez más los amantes de los american staffordshire terrier que no querían emplear a sus animales en peleas de perros sino en exposiciones caninas. Para conseguir una diferenciación con el staffordshire bull terrier inglés, en 1969 se cambió el nombre de la raza a american staffordshire terrier y en 1971 fue reconocida por la FCI (Federación Cinológica Internacional), con lo que también se terminaba con la confusión de nombres paralelos como pit bull terrier, american bull terrier o staffordshire terrier.

El triste legado de un pasado de luchas

Mucha gente reacciona con escepticismo o aversión cuando se cruzan con un american staffordshire terrier. «¿No es un perro de pelea?» o «¡Que no se me acerque!» son las reacciones menos ofensivas. A la imagen negativa del antiguo perro de pelea también ha contribuido el hecho de que durante mucho tiempo estuviera de moda con cierto tipo de gente el llevar un cuadrúpedo mordaz con un collar de púas como símbolo de estatus. El hecho de que la peligrosidad de un perro dependa sobre todo de su cuidador se demuestra en la tenencia tan diferente de esta raza en Gran Bretaña en comparación a la de Estados Unidos: en Inglaterra, el Amstaff es popular como perro niñera, es decir, como perro de familia ideal, debido a las cualidades de su carácter.

El pasado negativo de la raza causa algunas peculiaridades en cuanto a la tenencia o importación de los perros en Europa: en muchos países el american staffordshire pertenece a los perros potencialmente peligrosos (PPP), cuya tenencia está prohibida o vinculada a condiciones especiales. Por ejemplo, en Francia o Hungría está prohibida la entrada. Para los Países Bajos es necesario tener el pedigrí y en España hay que tener en cuenta unos requisitos especiales de registro con las autoridades locales. Las condiciones y prohibiciones han hecho que, en algunos países, como Francia, Suecia y los Países Bajos, apenas queden amstaffs. También en Alemania, la tenencia de la raza está ligada a ciertas condiciones en las distintas regiones y conlleva unos costes más altos.

Aspecto del american staffordshire terrier: complexión compacta

Una cabeza grande sobre un cuerpo musculoso y compacto. El american staffordshire terrier tiene un aspecto imponente. La altura al hombro es de 43-48 centímetros y el peso es de hasta 23 kilos. Los oscuros ojos están sobre una cabeza ancha y las orejas suelen estar medio erguidas, no se desean las orejas colgantes. Las otectomías (amputación total o parcial de las orejas) tan populares en el staff están afortunadamente prohibidas en muchos países europeos.

Pelaje y colores

El corto y brillante pelaje de la raza puede apreciarse en casi cada tonalidad. No obstante, no se desean ni la falta de pigmentación de la nariz, ni la coloración negra con marcas fuego, tal como se aprecia en los dóberman, ni una alta proporción de blanco, que se asocia a una disposición genética para la sordera.

American staffordshire terrier

Carácter

Entonces ¿cómo es el american staffordshire terrier típico? A pesar de su pasado, esta raza es ideal como perro de familia. Los perros destacan por el vínculo fuerte que forman con su familia y suelen tener un afecto especial hacia los niños. Se pueden llegar a crear conflictos en el trato con otros perros, sobre todo, con canes inseguros, pues el amstaff suele ser dominante debido a su pasado. Este mismo pasado influye también en la gran lealtad hacia sus humanos, pues durante las luchas, el dueño debía ser capaz de retirar a su perro de la pelea sin que este le muerda. Fue esta lealtad la que permitió emplear al american staffordshire terrier para las crueles luchas.

Por lo demás, es un cuadrúpedo dinámico y vivaz con una gran necesidad de movimiento. También es muy llamativa su naturaleza atenta y juguetona, la cual le gusta expresar con intensidad. Un amstaff bien educado que recibe suficiente entretenimiento es un perro de familia óptimo que ladra poco. Los estudios y las estadísticas de mordeduras demuestran que los american staffordshire terrier son igual de pacíficos que los populares golden retriever, aunque parece ser que esto aún no ha llegado a los oídos de muchas oficinas de la burocracia europea.

Salud y cuidados

En general, la raza es muy robusta y tiene una salud buena. A veces se pueden producir problemas cutáneos en forma de alergias, pero suelen poderse controlar con facilidad con un cambio de alimentación. Algunas líneas de cría pueden llegar a tener una tendencia a la displasia de cadera o a la insuficiencia cardíaca. Con unos buenos cuidados, la esperanza de vida de un american staffordshire terrier es de unos 12 años.

Los cuidados de un american staffordshire terrier son muy sencillos: basta con cepillarlos una vez a la semana. Tu cuadrúpedo se alegra además de las caricias que recibe con el peinado. Otras ventajas de las sesiones de peinado son que el pelo, en lugar de acabar repartido por tu casa, termina en la almohaza.

Alimentación para american staffordshire terriers

Una alimentación adecuada a la especie es imprescindible para una vida canina larga y feliz. Así los factores como el estado de salud, la edad o el nivel de actividad tienen un papel fundamental y debes tenerlos en cuenta a la hora de elegir la comida. Los perros descienden de los lobos, son carnívoros y deben ser alimentados como tal. En general se recomienda:

  • un 70 % de contenido en carne
  • un 20 % de verduras
  • una proporción de cereales no superior al 10 %.

Además de la alimentación con piensos y comida húmeda convencionales, la dieta BARF (alimentación cruda biológicamente apropiada) es otra opción. Aquí el perro se alimenta según su dieta original con carne fresca, vísceras, vegetales y suplementos de vitaminas y minerales. El barfing requiere un alto nivel de conocimientos especializados y, en caso de dudas, siempre debes consultar a tu veterinario, ya que de lo contrario pueden producirse peligrosas carencias nutricionales. También recuerda que tu peludo debe tener siempre suficiente agua fresca a su disposición.

American staffordshire terrier

Educación

El american staffordshire terrier necesita instrucciones consecuentes pero cariñosas. Estos perros son muy inteligentes y se aprovechan de cualquier debilidad en su educación. Nunca debes mostrar miedo frente a tu cuadrúpedo o permitir comportamientos dominantes, por ejemplo, durante la fase de la pubertad del can. Una educación consecuente y un liderazgo seguro son esenciales. Una ventaja para la educación de esta raza son las ganas de agradar, pues el can quiere que su humano esté contento con él. También se mencionan a menudo las expresiones faciales especiales de estos perros: los inteligentes amstaffs tienen una mirada muy tierna y la usan para alcanzar su objetivo. Aquí es donde se requiere la firmeza de los propietarios.

Entretenimiento

Los american staffordshire terrier quieren mucho entretenimiento. Para esto son ideales casi todos los deportes para perros, desde el agility hasta el flyball o el obedience, incluso, la formación como perro de terapia. No es aconsejable que trabajen como perros guardianes, pues esto podría reforzar de forma negativa la agudeza genética de la raza. Los representantes de esta raza aprecian las excursiones largas y a los perros adultos también les gusta correr al lado de la bicicleta. Además, disfrutan mucho jugando a la pelota y recobrando objetos. Un atareado amstaff también aprecia los ratitos de mimos con sus humanos favoritos o disfruta de su merecido descanso en su cómoda cama al final del día.

Wolf of wilderness

Wolf of Wilderness The Taste Of Canada

  • Con mucha carne fresca
  • Receta sin cereales y sin patatas

Tener un american staffordshire terrier

Un american staffordshire terrier no es un perro para principiantes, pues se aprovecha enseguida de los típicos errores de los primerizos. Esto resulta en problemas de dominación que son muy difíciles de corregir y también puede tener consecuencias peligrosas. Pero si eres consecuente y le das a tu peludo la sensación de liderarlo con seguridad, tendrás una amistad inquebrantable y de por vida con tu amstaff.

Para tener un ágil american staffordshire terrier debes ser capaz de proporcionarle un entorno adecuado: debido a su tamaño y su fuerza (al amstaff le gusta jugar) y a sus ganas de moverse estos perros no son adecuados para vivir en un piso en la ciudad. A los curiosos cuadrúpedos también les gusta tener su propio jardín, pero ten cuidado, porque sus ansias de descubrimiento podrían descontrolarse. Lo más seguro es rodear el jardín con vallas de 1,60 metros, para evitar que este can, que suele tener un talento inesperado para saltar, se escape. Un american staffordshire terrier prefiere convivir con gente deportista a la cual le gusta estar al aire libre, disfrutar de caminatas extensas y también dar paseos en bicicleta con su peludo (adulto).

Asegúrate de poder tener un amstaff en tu ciudad

Antes de la llegada de tu american staffordshire terrier es importante que te informes sobre las posibles condiciones de tu comunidad para tener un perro potencialmente peligroso. averigua exactamente cuáles son los posibles requisitos de tu zona (por ejemplo, obligación de llevar bozal, licencia, antecedentes penales), o si realmente está permitido tener un amstaff. Por último, pero no menos importante, en algunos países se pagan impuestos especiales por la tenencia de perros potencialmente peligrosos. Esto es una razón por la que muchos representantes de esta amigable raza han terminado en protectoras de animales, pues sus cuidadores no pueden pagar los impuestos anuales para estos perros que pueden llegar a ser de hasta cuatro dígitos.

Antes de adquirir un american staffordshire terrier

Antes de que decidas hacerte con el nuevo miembro de la familia hay algunas cosas que debes considerar. Entre ellas figuran, por ejemplo, los costes del equipamiento básico (correas, camas y mantas, peines y cepillos), así como los gastos regulares para la comida apropiada, las vacunas y los controles veterinarios. Además de estos, puede haber gastos veterinarios adicionales en caso de enfermedad. También hay que tener en cuenta que con un perro de esta raza estás acogiendo a un can que puede provocar un rechazo en tu entorno social. Sin embargo, superar poco a poco, pero con seguridad los prejuicios y las generalizaciones sobre la raza también puede ser una experiencia agradable.

Piensa en quién se puede encargar de tu fiel amigo canino durante las vacaciones o en caso de enfermedad. Aunque muchos hoteles de toda Europa ahora también alojan perros, puede haber restricciones en cuanto a los requisitos de entrada y de alojamiento para los american staffordshire terriers. También es importante averiguar si algún miembro de tu familia tiene alergia a los pelos de perro. Cuando compras un cachorro, antes de la llegada, lo mejor es buscar una escuela para perros adecuada que también tenga una sección para cachorros, pues estas son una gran ventaja para la socialización de los american staffordshire terriers.

American staffordshire terrier

Comprar un american staffordshire terrier

Con un american staffordshire terrier se recomienda absolutamente un criador serio. Estos prestan atención a que el carácter de los perros sea estable y se conviertan en populares perros de familia. Visita al criador, que debería ser miembro de un club o una asociación de la raza, en su casa antes de comprar el cachorro para hacerte con una imagen general sobre la tenencia, los progenitores y los hermanos. Los criadores responsables también muestran curiosidad hacia ti y te preguntan sobre tus condiciones de vida y tu tiempo libre. Esto es una buena señal, pues significa que de verdad les interesa el futuro de sus crías. Además, debes poder hacerle preguntas sobre la salud.

Si no estás buscando un cachorro, también puedes encontrar un american staffordshire en numerosas organizaciones de protectoras de animales. Algunas de ellas incluso se han especializado en la adquisición de perros potencialmente peligrosos (PPP) y pueden aconsejarte bien sobre qué cuadrúpedo se adapta mejor a tu familia. Un perro mayor de la protectora de animales puede ser un gran enriquecimiento, pero debes informarte bien sobre su carácter y, si es posible, sobre su historia. ¡Un amstaff sin el entrenamiento adecuado solo puede estar en manos de alguien con mucha experiencia! Si te has informado bien y vas a acoger a un american staffordshire terrier, sin duda disfrutarás de la convivencia con este inteligente y activo peludo. Además, verás como tu fiel amigo canino acaba con los prejuicios con su naturaleza amigable.

Nuestros artículos más útiles

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? ¡No nos engañemos! El pinscher miniatura ―también conocido como pinscher mini, pin min, pinscher enano o Zwergpinscher― es un «gran» perro. Quien desee un adorable y tierno perrito faldero se equivoca con el pinscher mini. A pesar de su tamaño, a este perro familiar tan despierto le encanta la actividad y el deporte y, en muchos sentidos, mantendrá a sus dueños muy ocupados.

Border collie

El inteligente y sofisticado border collie con su brillante pelaje es un perro de pastoreo, por lo que puede no ser del todo adecuado como perro de familia.

Chihuahua

La raza de perros más pequeña del mundo tiene una de las esperanzas de vida más largas y es adorada por muchos. El chihuahua es un perro de excesos, habita en los bolsos de Madonna, Britney Spears o Paris Hilton. Sin embargo, este perro de raza mexicano es mucho más que un perro faldero de lujo.