¿Vacaciones con perro o sin él?

Vacaciones con el perro o sin él

A veces, irse de vacaciones sin el perro es la mejor opción.

¿Playa, montaña o viaje cultural? Por fin se acercan las ansiadas vacaciones y los que tienen perro no solo piensan en el destino, sino también en qué hacer con su peludo durante este tiempo. ¿Te vas de vacaciones con el perro o sin él? ¿Es mejor dejarlo en una residencia para perros o con un cuidador? Te presentamos las diferentes opciones y te explicamos qué debes tener en cuenta a la hora de planificar las vacaciones.

Vacaciones con el perro: destinos adecuados

Un elemento decisivo para unas vacaciones que te gusten tanto a ti como a tu perro es el destino. Este debe satisfacer las necesidades de ambos, lo que no siempre es fácil.

Puede que tú sueñes con una cómoda tumbona junto a la piscina y cócteles deliciosos. En cambio, tu perro prefiere bosques frondosos, lagos refrescantes y tiempo para corretear a sus anchas.

Unas vacaciones en la montaña son ideales para perros activos que necesitan hacer mucho ejercicio. Los perros que prefieren el agua disfrutan un montón con unas vacaciones en una playa para perros. Además, los perros no están bien vistos en todos los países. En las agencias de viajes y en internet encontrarás muchos consejos sobre excursiones y vacaciones con perros.

Vacaciones con el perro o sin él
Las vacaciones con el perro empiezan por una llegada segura.

El alojamiento correcto para unas vacaciones con perros

¿Ya has encontrado un destino que se ajuste a ti, a tu perro y a los demás compañeros de viaje? ¡Enhorabuena! Ya has dado el primer paso. Ahora debes ponerte a buscar un alojamiento adecuado en el destino.

Hoteles

Independientemente de si es un hotel o un apartamento, los perros deben estar explícitamente aceptados. Para no llevarte sorpresas desagradables, es mejor que vuelvas a preguntar de antemano si realmente puedes alojarte con el perro.

Muchos alojamientos lo deciden en función de la raza o el tamaño del perro. Por eso, conviene que les digas con antelación qué perro vas a llevar.

Si se admiten perros, lo siguiente que debes hacer es comprobar si el entorno ofrece suficientes opciones para moverse. Una habitación de hotel en la sexta planta sin balcón no es muy adecuada. Mejor sería una casa con jardín o, como mínimo, un apartamento en el bajo con un jardincito en la entrada.

kilos gratis

De acampada

Unas vacaciones de camping con tienda o caravana donde el perro pueda respirar mucho aire fresco son una opción fantástica. Lógicamente, aquí también hay que asegurarse de que el camping admita perros.

Además, la parcela debe estar aislada de las demás y tener sombra. También debes asegurarte de que en los alrededores haya parques, prados, bosques o playas donde el perro pueda moverse.

Vacaciones con el perro: formalidades previas

Si ya has encontrado un alojamiento adecuado para ti y tu perro, lo más difícil ya está hecho. No obstante, antes de que hagas la reserva, aclara las cuestiones siguientes:

  • ¿Qué condiciones de entrada con perros rigen en el país de destino? Lo mejor es que te informes en la embajada del país en cuestión.
  • ¿Mi perro necesita otras vacunas o similares? Si es así, pide hora en el veterinario con tiempo. Él te informará sobre las vacunas necesarias u otras medidas preventivas (p. ej., tratamientos antiparasitarios especiales).
  • ¿Tu perro también está cubierto por el seguro en el extranjero? Lee la póliza de seguro detenidamente y, en caso de duda, pregunta a la aseguradora.
  • Si viajas en tren, ferri o avión: ¿qué condiciones de transporte especiales para perros impone la compañía en cuestión?

Preparativos para viajar con perro

En función de tu flexibilidad, conviene elegir una temporada en que en el país de destino no haga demasiado calor. Además, las perras no deben estar en celo ni en una fase de muda del pelaje que requiera más cuidados.

Cuando se acerque la fecha de las vacaciones, empieza a hacer la maleta. Recuerda incluir los artículos de viaje necesarios para el perro y no solo la crema solar, las botas de montaña y la cámara de fotos.

La maleta de viaje del perro: ¿qué necesita mi perro para las vacaciones?

Botiquín de viaje

Además, si te vas de vacaciones con el perro, deberás estar preparado/a para pequeñas emergencias. Los elementos siguientes no deben faltar en tu botiquín de viaje:

  • Vendas (gasas, vendas elásticas, algodón y compresas estériles)
  • Tijeras
  • Espray desinfectante
  • Pinzas
  • Pinzas quitagarrapatas
  • Pastillas de carbón vegetal (contra la diarrea)
Vacaciones con el perro o sin él
Con una buena planificación, las vacaciones con el perro serán inolvidables.

¿Qué motivos de peso hay para viajar sin el perro?

¿Unas vacaciones sin el perro? Para algunos, esto es impensable, pero hay ocasiones en que es mejor que el peludo se quede en casa.

Un viaje largo y agotador, condiciones de entrada estrictas, peligros de infección, condiciones climáticas extremas o la prohibición de perros en el hotel y la playa son situaciones que dificultan viajar con perro.

Además, la idea de cómo deben ser las vacaciones no siempre es compatible con las necesidades del peludo. Dos semanas en la piscina del hotel, una semana en las pistas de esquí o un viaje urbano con iglesias y museos no son vacaciones adecuadas para un perro.

Por otra parte, exigirle a un perro el esfuerzo de un viaje largo solo debería hacerse en casos de emergencia.

¿Dónde dejar al perro?

No te preocupes; no eres un mal padre/madre por querer irte de vacaciones sin el perro. Al contrario: a menudo, esta decisión es incluso más sensata. En los casos anteriores, dejar al perro con amigos, un cuidador/a o una residencia canina es una opción mucho mejor.

Sin embargo, es importante que lo planifiques con tiempo. Así pues, infórmate bien sobre las distintas opciones que tienes. Solo podrás disfrutar de unas vacaciones relajadas si sabes que tu perro está en buenas manos.

¿Amigo, cuidador o residencia canina?

Lo ideal sería dejar al perro con alguien de confianza que lo conozca, lo acaricie y le dé paseos generosos.

Si no tienes a nadie que se pueda encargar, debes organizar con tiempo su alojamiento en casa de un cuidador/a o en una residencia canina. Encontrarás opciones en internet, en algunos veterinarios, en escuelas caninas o en asociaciones.

Las opiniones y recomendaciones de otras personas con perro te resultarán muy útiles a la hora de elegir. Sin embargo, siempre conviene que eches un vistazo personalmente al cuidador/a o la residencia. Al fin y al cabo, no todos los perros son iguales. Mientras que algunos se sienten genial en una manada grande con otros perros, para otros esto constituye un estrés enorme.

Lista de control para residencias adecuadas

Para asegurarte de que tu perro está bien con el cuidador o en la residencia, estos deben reunir ciertos criterios.

Consejo: lo mejor es que visites las residencias y cuidadores sin avisar. De esta manera, te llevarás una impresión auténtica de cómo cuidan a los perros.

Presta atención a estos criterios:

  • Simpatía:debe haber química no solo entre tú y el cuidador, sino más bien entre este y el perro. ¿Hay buen rollo entre ellos? ¿Cómo trata el cuidador a los demás perros?
  • Interés:un buen cuidador preguntará por las necesidades, los hábitos, el estado de salud y posibles problemas de conducta del perro.
  • Certificado:una residencia canina debe contar con los certificados pertinentes. Los cuidadores no necesitan este tipo de acreditación. Sin embargo, un cuidador debe estar dispuesto a enseñarte documentos sobre sus cualificaciones.
  • Orden e higiene:tanto si es una residencia como el domicilio de un cuidador, las dependencias deben estar limpias y ordenadas. Tiene que haber suficientes camas y bebederos limpios con agua fresca. Además, debe haber bastante espacio para el número de perros correspondiente.
  • Movimiento:deben garantizarse dos o tres horas al día (según la raza) y suficiente ejercicio y atenciones. Lo ideal es que haya un terreno vallado con zonas de sombra para corretear al aire libre.
  • Alimentación:debes poder llevar la comida preferida de tu perro para no someterlo a un cambio de comida.
  • Salud:te pedirán que presentes la cartilla de vacunación de tu perro. Además, hablaréis sobre qué veterinario se encargará de tu perro en caso de emergencia.

Si se cumplen todos estos requisitos, ya tienes solucionado el tema del alojamiento de tu peludo.

Para asegurarte de que tu perro estará bien, es conveniente acordar una noche de prueba. Si esta experiencia es positiva, ya podrás irte de vacaciones con la conciencia tranquila.

Vacaciones libres de preocupaciones, con y sin perro

Los que tienen perro deben planificar sus vacaciones exhaustivamente y con tiempo. Al fin y al cabo, se trata de disfrutarlas al máximo.

Esto solo puede suceder si tu perro está bien cuidado, independientemente de si te lo llevas contigo o lo dejas en casa de amigos, un cuidador o una residencia. Debes tomarte suficiente tiempo para la planificación, especialmente si es la primera vez que te vas de vacaciones con el perro o sin él.

Recuerda que los cuidadores, residencias y hoteles que aceptan perros se llenan enseguida en temporada alta.

En general, cuanto mejor preparado/a estés, más relajadas serán las vacaciones. Te deseamos unas vacaciones estupendas, tanto con tu perro como sin él.

Nuestros artículos más útiles
5 min

Viajar en tren con perro

Ya sea durante el día a día o de vacaciones: los viajes en tren son una alternativa tranquila para desplazarte de un lugar a otro. Siempre y cuando tengas el viaje bien organizado y tu peludo esté relajado y familiarizado con ellos, los trayectos en tren pueden ser una excursión placentera para aquellos que viajan con animales. A continuación, te damos varios consejos para que viajar en tren con perro sea más fácil.
2 min

Viajar con perros en el coche

¿Cómo viajar con perros en coche? Durante los últimos años se ha trabajado mucho en lo que respecta a la seguridad de los pasajeros de un coche. Los airbags para el conductor, para los acompañantes y protectores laterales son solo algunos ejemplos.
6 min

Mareos en perros

Los mareos no son nada nuevo para muchos. Apenas llevamos unos minutos en un coche en marcha o en un barco tambaleante y nos entran mareos y náuseas. Por desgracia, a nuestros amigos peludos también les pasa esto con frecuencia. En este artículo aprenderás todo lo que hay que saber sobre los mareos en perros.