¿Vacaciones con perro o sin él?

Vacaciones con perro

Playa, montaña o viaje cultural... Por fin se acercan las ansiadas vacaciones y aquellos que tienen perro no solo se preguntan cuál es el destino, pues tienen que decidir qué hacer con su querido compañero canino durante este tiempo. ¿Te vas de vacaciones con perro o sin él? ¿Es mejor dejarlo en una residencia para perros o con un cuidador? Te damos a conocer las diferentes opciones y te mostramos qué debes tener en cuenta a la hora de planificar tus vacaciones con perro o sin él.

Razones para ir de vacaciones sin perro

¿Vacaciones sin perro? Para algunos amantes de los perros esto es impensable. Pero a veces es mejor que tu peludo se quede en casa. Un viaje de ida largo y complicado, unos requisitos de entrada muy estrictos, los riesgos de infección, las condiciones climáticas extremas o incluso la prohibición de tener perros en el hotel o en la playa pueden dificultar el llevar a tu perro. Además, la idea que tú puedes tener sobre las vacaciones que quieres puede ser muy diferente a las necesidades de tu amigo canino. Si lo que te apetece es pasarte dos semanas echado en la piscina del hotel, irte a esquiar una semana o visitar museos e iglesias, es mejor que dejes a tu peludo en casa. A los perros enfermos o muy mayores también deberías evitarles este tipo de esfuerzos y solo llevarlos en caso de emergencia.

Vacaciones sin perro y sin culpa

No te preocupes, no eres un mal cuidador para tu perro si decides que quieres irte de vacaciones sin él. Al contrario, a veces es la decisión más razonable. En los casos nombrados con anterioridad, dejar a tu fiel cuadrúpedo en casa de unos amigos, con un canguro o en una pensión para perros es sin duda la mejor opción. Lo importante es que planees esto muy bien. Además de las guías turísticas, los destinos y los programas de actividades de tus vacaciones, debes informarte sobre las diferentes posibilidades donde dejar a tu peludo. Al fin y al cabo, solo podrás disfrutar de tus vacaciones si sabes que tu can está en buenas manos.

Dónde dejar al perro: amigos, dogsitter o residencia para perros

Lo ideal es que, en tu ausencia, el perro se quede con familiares o amigos a los que conoce y que le consentirán con mimos y largas caminatas. Por cierto, no tienes por qué preocuparte de que tu peludo pierda la educación que le has dado después de haber sido tan mimado durante su estancia con tus amigos. Los canes tienen una memoria excepcional y el tuyo seguirá haciéndote caso a pesar de que te hayas ido durante unas semanas. La condición para esto es una educación consecuente y con cariño.

En caso de que tu perro sea muy tozudo, un macho dominante o muy miedoso debes pensar bien si dejarlo con amigos es lo correcto. Si estos no tienen ninguna experiencia en la tenencia y la educación de perros, puede que la estancia ponga a prueba los nervios de tus amigos, de tu cuadrúpedo y los tuyos. Por eso es importante que hables abiertamente con tus familiares o amistades sobre las posibles cualidades complicadas de tu can. Explícales qué es lo que tu perro necesita y dales la oportunidad de decidir si están preparados para cuidarle o no.

Alojar el perro en una pensión o con un cuidador

Si no tienes amigos o parientes que te puedan ayudar, es mejor que busques con tiempo una pensión o un cuidador para perros donde alojarlo. Puedes encontrar direcciones en internet, en el veterinario, en las escuelas para perros o en las asociaciones. Lo mejor son las recomendaciones y experiencias de otras personas con perros. Sin embargo, siempre debes ir a conocer la pensión o al cuidador tú mismo, al fin y al cabo, no todos los perros son iguales. Mientras que uno puede estar muy a gusto en una manada grande con otros peludos, puede que para otros suponga un estrés muy grande.

Además, los cuidadores son muy diferentes entre sí. Mientras que unos tienen mucha experiencia y se ocupan con mucho cariño de tu peludo, otros pueden hacer solo su trabajo y ponerle la comida y dejar que correteen al aire libre sin ocuparse de cada peludo por separado.

Lista de requisitos para un cuidador o una pensión adecuados

Para asegurarte de que tu peludo está bien con el cuidador o en la pensión debes guiarte por los criterios que te nombramos a continuación. Te aconsejamos a que les hagas una visita sorpresa, pues de esta forma tendrás una impresión real del lugar.

  • Los cuidadores te resultan simpáticos de inmediato y tu peludo también está relajado y contento en su compañía.
  • Sabes de antemano quién se va a encargar de tu perro y de cuántos animales más está encargado durante ese tiempo. Un cuidador debe tener un máximo de cinco cuadrúpedos a su cargo al mismo tiempo, cuantos menos, mejor. Ten en cuenta que un canguro para perros suele cuidar entre uno y tres canes que se quedan en su casa.
  • Los cuidadores tienen suficiente experiencia con la tenencia y educación de perros y lo demuestran a través de conversaciones en privado y con el trato directo con tu peludo. El personal de la pensión también tiene todos los certificados de los cursos de capacitación, seminarios y exámenes, además de la licencia municipal de apertura y el permiso de núcleo zoológico otorgado por la comunidad en la que se encuentra. Ten en cuenta que los canguros para perros no tienen que tener estos documentos acreditativos. Por eso pregunta bien cuánta experiencia con perros tienen y si comparten los mismos puntos de vista sobre la tenencia y la educación de los cuadrúpedos.
  • Las instalaciones en las que estará tu perro son luminosas, agradables y están limpias. Esto es importante tanto en un cuidador privado como en una pensión para perros.
  • Hay suficiente espacio, tanto dentro como fuera, para todos los perros. Hay un jardín grande y asegurado con vallas para que los animales corran libres, con espacios a la sombra (en verano) y lugares para retirarse dentro de la casa.
  • Los perros se alojan en grupos o de dos en dos. Es mejor evitar que estén solos, a no ser que se trate de un can poco sociable.
  • Los animales salen con frecuencia (al menos dos o tres horas diarias, dependiendo de la raza) y reciben suficiente entretenimiento y atención.
  • Puedes traer la comida desde casa para que tu cuadrúpedo no tenga que pasar por un cambio de alimentación.
  • Hay suficientes bebederos con agua limpia a disposición de los peludos todo el tiempo.
  • Los cuidadores muestran interés en tu perro y se informan sobre sus necesidades individuales, estado de salud y posibles trastornos de conducta.
  • Te piden que muestres la cartilla de vacunación del can. Además, quieren saber qué veterinario se encarga de tu peludo en caso de emergencia.
  • El personal te explica con claridad y transparencia qué servicios están incluidos en el precio y si, por ejemplo, los cuidados del pelaje, dentales o el baño se deben pagar aparte.
  • Existe la posibilidad de dejar al perro a modo de prueba con el cuidador, en principio solo un par de horas y más adelante toda una noche.
Vacaciones con perro

El momento de la despedida

Cuando se cumplen todos los criterios y se han realizado todos los trámites, tu perro y tú os habéis decidido por un cuidador y la breve estancia de prueba ha salido bien, ya no hay nada que se oponga a tus vacaciones sin perro. Como muy tarde un día antes de la salida es cuando debes dejar a tu peludo con el dogsitter o en la residencia para perros. Así tienes suficiente tiempo para los últimos preparativos antes del viaje y no te estresas en la despedida.

Despídete de tu can con rapidez y sin dolor. Si tienes un sentimiento de culpa y al despedirte ya sientes ansiedad por la separación vas a transmitirle esto al perro. Al contrario, debes estar seguro de que tu perro está bien y transmítele esta sensación de seguridad y de que está en buenas manos. Disfruta de tus vacaciones y alégrate de reencontrarte con él cuando vuelvas. Puedes estar seguro de que tu perro se sobrepondrá con rapidez a la separación, al fin y al cabo, la mayoría de los perros se adaptan con mucha facilidad. Además de la comida de costumbre, déjale a tu peludo su manta o juguete favorito para que estar fuera de su hogar le resulte más fácil.

Vacaciones con perro ¿a dónde?

Cuando a pesar de todo no te puedes imaginar separarte de tu perro y prefieres llevártelo de vacaciones, debes planear muy bien el destino, el viaje y el alojamiento en el hotel, la casa vacacional o el camping. Un largo viaje a Nueva York o unas vacaciones para bucear en Egipto no son un destino adecuado para ir con perro. Incluso deberías evitar un corto viaje en avión.

Los perros que exceden los 8 kilos (peso total del can y el transportín) tienen que ir en un transportín homologado en la bodega del avión, los perros más pequeños pueden ir en un bolso de transporte homologado o un transportín plástico del tamaño de un equipaje de mano debajo del asiento de su humano (esto puede variar según la aerolínea). Seguro que puedes imaginarte que, entre los altos y desconocidos ruidos del avión, la caja cerrada y la falta de la cercanía de su humano de referencia, tu cuadrúpedo tenga bastante miedo y estrés.

También recomendamos evitar largos viajes en coche en los que sea probable que paséis horas parados en el tráfico y con tu peludo en el caluroso maletero sin poder moverse ni hacer sus necesidades. Si viajas en coche debes planear bien la ruta, incluir suficientes descansos y, según el trayecto, reservar alojamiento para las noches en ruta.

Destinos vacacionales ideales para perros

Lo decisivo para unas vacaciones que te diviertan tanto a ti como a tu peludo es un destino que satisfaga tanto tus necesidades como las de tu cuadrúpedo. Esto no siempre es fácil. Puede que tú estés soñando con una hamaca en la piscina y un sabroso cóctel, mientras que tu perro prefiere la sombra de los bosques, los frescos lagos y muchas salidas. Las personas que prefieren unas vacaciones activas en la naturaleza hacen caminatas, salidas en bicicleta y largos paseos por la playa lo tienen más fácil a la hora de compartir el viaje con su cuadrúpedo. Las vacaciones de senderismo en las montañas son ideales para perros muy activos que necesitan salir mucho y los que disfrutan del agua pueden unirse a las vacaciones en playas para perros. En las guías de viaje y en internet encontrarás numerosos consejos sobre viajes y excursiones con perros.

Hoteles, viviendas vacacionales o campings

¿Has encontrado un destino vacacional que agrada tanto al perro como al resto de los viajeros? ¡Felicidades! El primer paso ya está hecho. Ahora tienes que buscar el alojamiento adecuado. Ya sea un hotel, una casa vacacional o un camping, tienen que permitir la tenencia de perros.

Para no llevarte sorpresas desagradables pregunta siempre en caso de duda. Ten en cuenta que a veces los operadores del lugar deciden según el tamaño o la raza del can. Si están permitidos, lo siguiente es comprobar que en el entorno haya suficientes opciones para salir a pasear. Una habitación de hotel en un sexto piso sin balcón no es adecuada. Una casa vacacional con un poco de jardín es mucho más conveniente. Unas vacaciones en un camping con tienda de campaña o autocaravana son ideales, pues el perro pasa mucho tiempo al aire libre, eso teniendo en cuenta que los canes están permitidos en el camping. También es importante que haya muchos espacios a la sombra. El entorno del alojamiento también debería tener lugares para aparcar el coche, prados, bosques o playas donde tu peludo pueda moverse.

Cosas que debes hacer antes de salir de viaje con tu perro

Si has encontrado el alojamiento ideal para ti y tu perro, lo más difícil ya está hecho. Pero antes de hacer la reserva definitiva debes aclarar las siguientes cuestiones:

  • ¿Cuáles son los requisitos de entrada de perros en el país de destino? El mejor lugar para averiguar esto es en la embajada del país correspondiente.
  • ¿Qué vacunas necesita el perro? Debes acudir al veterinario con tiempo para que pueda administrar las vacunas correspondientes antes de emprender el viaje.
  • ¿Está tu perro asegurado en el extranjero? Lee bien la póliza de seguro y en caso de tener dudas pregunta a tu seguro.
  • En caso de viaje en tren, ferry o avión ¿cuáles son las condiciones de transporte que se aplican según cada compañía?

Preparar unas vacaciones exitosas con perro

Según la flexibilidad, se recomienda elegir una temporada para viajar en la que en el país de destino no haga demasiado calor, las perras no estén en celo y que no haya una muda de pelo que requiera muchos cuidados. Si las vacaciones están cerca es importante que empieces a hacer la maleta con tiempo. No pienses solo en la crema de sol, en las botas de senderismo y en la cámara de fotos, también debes empaquetar lo que necesita tu peludo.

Vacaciones con perro

El equipaje de mi perro

Silbato

El botiquín de viaje

También deberías estar preparado para pequeñas emergencias durante las vacaciones. Los siguientes productos para tu peludo no deben faltar en tu botiquín de viaje:

  • Tipos de vendas (paño de vendaje, vendas elásticas, algodón, compresas esterilizadas)
  • Tijeras
  • Espray desinfectante
  • Pinzas
  • Pinzas quitagarrapatas
  • Pastillas de carbón vegetal (para la diarrea)
  • Pomada
  • Termómetro para medir la fiebre

Vacaciones tranquilas, con o sin perro

Cuando tienes un perro tienes que planear tus vacaciones con tiempo, al fin y al cabo, quieres disfrutarlas lo máximo posible. Esto solo lo harás si tu can tiene todas sus necesidades cubiertas y está bien, ya sea que te lo lleves de viaje o se quede en casa de amigos, con un cuidador o en una pensión para perros. Sobre todo, cuando es la primera vez que viajas con o sin tu cuadrúpedo, debes tomarte bastante tiempo para planear las tan ansiadas vacaciones. Ten en cuenta que las plazas con los cuidadores, en las residencias para perros, de los hoteles y las casas vacacionales, en los que se permite tener perros, suelen llenarse y agotarse con rapidez en temporada alta.

Artículos más leídos

Gato siamés

El gato siamés es, junto al persa, una de las razas de gatos más antiguas y conocidas. Su origen se encuentra en el sudeste asiático, concretamente en Siam, que hoy en día pertenece a Tailandia. Allí, el siamés era venerado como gato de templo. Hacia finales del siglo XIX, los primeros ejemplares llegaron a Inglaterra, donde se comenzó la cría de esta raza. En 1892 ya se estableció el primer estándar para los gatos siameses, pero la raza solo fue reconocida en 1949 por la Federación Internacional Felina (FIFe).

Azul ruso

A primera vista este gato de color azul grisáceo se puede confundir con un cartujo o un británico de pelo corto. Pero si te fijas más detenidamente, te darás cuenta de que estas razas son muy distintas entre sí.

Maine coon

El maine coon se ha convertido en una de las razas de gatos favoritas del mundo. Esto no es de extrañar, ya que estos felinos destacan por su naturalidad, robustez y su fantástico carácter.