Vivir con un perro ¿una casa o un piso?

vivir con un perro

En el campo o en la ciudad, en una casa o en un piso: en general, es posible vivir con un perro en todos lados. Pero dependiendo de la planta y la ubicación hay determinadas razas que son más o menos adecuadas para las diferentes situaciones domésticas. Te damos consejos y ejemplos de algunas razas de perro que se adaptan bien al entorno respectivo. Recuerda que, si no eres el dueño de la casa o del piso, antes de adquirir un perro necesitas la aprobación de tu casero por escrito.

Multitud de opciones: vivir con un perro en un piso

Desde un acogedor estudio en la ciudad hasta un espacioso dúplex con terraza: los pisos pueden ser muy diferentes. Observemos más de cerca las posibles ventajas e inconvenientes.

  • Pisos sin escalones: una vida sin barreras

Un piso donde desde la puerta de entrada hasta la sala de estar está todo en un solo nivel es una gran ventaja, pues tu cuadrúpedo no necesita subir ningunas escaleras. Esto es bueno cuando son cachorros. Al fin y al cabo, los perros jóvenes deben tener cuidado al subir y bajar los escalones. ¿Tienes un jardín en tu vivienda en la planta baja? Lee nuestros consejos sobre jardines al final de este artículo.

Razas de perro adecuadas: si vives en la planta baja o tienes un ascensor, tu piso es amplio y tienes vecinos tolerantes, puedes tener (casi) cualquier raza de perros.

 

Razas inadecuadas: las excepciones confirman la regla, los perros de utilidad son menos recomendables debido a su gran necesidad de movimiento, sobre todo, si el piso está en la ciudad. Estos cuadrúpedos deben tener mucho espacio y un jardín seguro, además de mucho entretenimiento con sus humanos. Entre estos están la mayoría de los perros de razas originariamente de caza, pero también los cuadrúpedos muy activos como el border collie.

  • Pisos con escaleras

¿Tu apartamento es grande y amplio, pero vives en un segundo piso? Entonces te toca cargar al peludo, al menos mientras siga siendo un cachorro. Unos cuantos escalones de vez en cuando no le hacen daño al perrito. No obstante, el peligro de accidente al subir y bajar sin control es elevado. Esto también se aplica para más adelante: los perros grandes pueden tener problemas articulares por subir y bajar escaleras. Pero además son demasiado pesados para cargarlos escalera arriba y abajo.

 

Razas de perro adecuadas: los perros adultos de tamaño mediano y pequeño pueden subir escaleras. Sin embargo, si vives en un quinto piso, a la larga, esto también puede ser perjudicial. Pero a los perros pequeños como a los chihuahuas los puedes llevar en brazos. Los perritos como el bolognese o el coton de tulear y otras razas similares son ideales.

 

Razas inadecuadas: los perros de caza y de trabajo, así como los perros grandes que pesan más de 20 kilos son poco adecuados para los pisos superiores. Porque, si llegara a padecer problemas articulares, debes poder llevarlo en brazos. Debido a su anatomía especial, las siguientes razas no son adecuadas para subir escaleras con frecuencia: teckel, bulldog francés, pekinés y basset hound.

vivir con un perro
  • Pisos pequeños

¿Es adecuado vivir con un perro en un estudio? ¡Depende de los inquilinos! No todos los cuadrúpedos corretean sin cesar. Además, el can que vive en un estudio y acompaña a sus humanos a todas partes suele ser más feliz que aquel que se pasa varias horas al día solo en un piso de tres habitaciones.

Razas de perro adecuadas: todas las razas pequeñas que no tienen una gran necesidad de movimiento como el spaniel japonés, el bichón maltés, el coton de tulear, el bichón frisé, el carlino y el bulldog francés.  Las variantes pequeñas del caniche y el cavalier king charles spaniel se sienten muy a gusto en espacios pequeños. Lo mismo sucede con el bulldog inglés y el gran danés. Claro que para eso debe ser posible poder llegar al apartamento sin tener que subir escaleras y que tenga espacio suficiente para que cuando el can mueva la cola no rompa las figuras de porcelana de la estantería.

Razas inadecuadas: los perros de razas originariamente de caza y los de trabajo, las razas muy activas, los retriever.

  • Pisos ruidosos

¿Eres capaz de oír a tus vecinos cada vez que ponen la cafetera o roncan? Esto puede influir en la decisión por una raza de perros específica. Pues algunas tienden a ladrar. Pero ten en cuenta que los ladridos excesivos pueden ser un indicativo de estrés o aburrimiento.

Razas de perro adecuadas: los basenjis no pueden ladrar, simplemente producen un sonido que recuerda al canto a la tirolesa. En general son unos perros muy tranquilos, adecuados tanto para viviendas grandes como para pisos altos. Los whippet, los borzoi, los cavalier king charles spaniel, los golden y labrador retriever, los akita inu y los bulldogs franceses tampoco tienden a ladrar.

Razas inadecuadas: los terrier tienden a ladrar, por lo que el yorkshire terrier, el cairn terrier y el west highland white terrier no son adecuados para viviendas con paredes delgadas. Asimismo, con los dóberman, los schnauzer miniatura, los caniche toys y enanos, los chihuahuas y los pekineses también existe el riesgo de que empiecen a ladrar. Incluso con una buena educación tienden a ladrar más que otros perros.

Una casa adecuada para perros

Un paraíso residencial es una casa entera para toda la familia, incluyendo el cuadrúpedo. En general, la vida en una casa es ideal para todas las razas. Al fin y al cabo, hay mucho espacio y, en la mayoría de los casos, también hay un jardín. Dependiendo de la estructura y del tamaño del perro se pueden crear zonas en las que este no tiene permiso para entrar, por ejemplo, en el dormitorio o en la habitación de los niños.

Razas de perro adecuadas: cualquier raza de perros, sea grande o pequeña, es adecuada para vivir en una casa. Eso sí, algunos desean tener también un gran jardín. Entre estos se encuentran los huskies, los boyeros de montaña berneses o los terranova que se sienten especialmente bien cuando tienen acceso a un jardín.

  • Vivir con un perro: posibles zonas problemáticas en una casa

Escaleras: las escaleras de mármol o las subidas empinadas pueden ser un problema para un cachorro o para perros grandes, incluso en una casa. Asegura las escaleras con barreras para cachorros y haz que los perros grandes se queden en la planta baja.

 

Más espacio, más riesgo: cuantas más habitaciones tenga tu casa, más cuidado hay que tener y asegurar las habitaciones de una manera adecuada para los perros, sobre todo, con un cachorro. Las piezas pequeñas que se pueden tragar, las plantas venenosas de la casa y el jardín, los cables y mucho más pueden convertirse en un peligro para tu peludo. Puedes reducir el riesgo dándoles acceso a las habitaciones de forma gradual.

Zonas problemáticas en el jardín

Una casa con jardín ¿qué más puede pedir un perro? Ten en cuenta que un entorno verde también esconde algunos peligros.

vivir con un perro
  • Ladrar en el jardín

Si tu casa está alejada, los ladridos no molestarán a tus vecinos, siempre y cuando no sean demasiados. Sin embargo, el jardín podría suponer un problema si tu peludo pasa allí mucho tiempo solo. Muchos perros creen que deben proteger el terreno. Esto puede ser desagradable cuando tu peludo ladra a tu vecino mientras este está cortando el césped. Incluso cuando no tienes un vecino directo puede ser molesto cuando ladra a todo el que pasa cerca. Si no quieres que se convierta en un perro guardián, no le dejes solo en el jardín muy a menudo. Si pasas tiempo allí, lo mejor es que lo compartas con tu cuadrúpedo. Ya hemos nombrado anteriormente algunas razas de perro más silenciosas, como el basenji.

  • Escarbar y cavar

Un perro joven puede rediseñar tu preciado jardín con rapidez. Así que, si has estado plantando flores, prepárate: si tu cuadrúpedo tiene acceso, pueden verse muy diferentes en poco tiempo. Si es necesario, delimita ciertas áreas de jardín como los huertos para protegerlos del perro.

  • Seguridad en el jardín

Los cachorros tienden a meterse todo en la boca y pueden llegar a tragarse alguna que otra cosa. Por eso no debes dejar a un cachorro solo, pues selección de productos que se podría tragar es ilimitada. Piedras pequeñas, frutos tóxicos, trozos de madera, cortezas, abejas… todo termina en la boca del pequeño aventurero.

Si tienes un perro de caza o un can al que le gusta saltar y con un gran deseo de libertad, deberías asegurar tu jardín con una valla de al menos dos metros. Los cuadrúpedos pequeños no necesitan una valla tan grande. No obstante, algunos pueden hacerse un agujero por debajo cuando los dejas solos demasiado tiempo. Un jardín seguro no solo protege a tu peludo de los peligros, sino también al gato del vecino, a los ciclistas y a los conductores.

  • Plantas tóxicas

Algunos perros tienden a morder todo lo que es verde, incluyendo las plantas tóxicas. Las plantas venenosas de jardín incluyen la hiedra - especialmente las bayas de la hiedra antigua - el boj, el laurel cerezo, las flores de primavera como los tulipanes y muchas otras plantas. No solo las plantas, sino también los pesticidas pueden ser venenosos para tu cuadrúpedo.

Nuestros artículos más útiles

¿Cómo saber si mi perro es feliz? 10 signos de felicidad canina

¿Cómo puedo estar seguro de que mi perro es feliz? ¿Lo estoy haciendo bien y le estoy dando una vida con la que esté satisfecha? Todos nos hemos planteado estas preguntas alguna vez. La probabilidad de que tu peludo sea feliz es bastante alta, si disfruta de su tiempo. Puedes conseguir esto haciendo actividades con él como jugar o practicar deporte. Además —y esto no nos cansaremos de recordarlo—, es importante que le des comida de calidad, para que tenga una buena salud física y mental, que le hará estar de buen humor. Hoy se sabe también que la felicidad de los perros está muy ligada a sus hormonas.

Tener dos perros en casa

A diferencia de los conejos o de los loros, los perros no tienen por qué tener necesariamente un compañero de su misma especie, pues tú ya eres su principal apoyo. No obstante, es cierto que muchos adoran convivir con otro perro o incluso con varios. La ventaja de tener más de un can en la familia es evidente: tu peludo siempre tendrá a alguien con quien jugar. Si están bien educados, pasear dos perros no supone un problema ni tampoco su alimentación ni sus cuidados. Sigue leyendo para saber los pros y los contras de tener dos perros y la mejor manera de crear una buena relación entre ellos.