Escuela para cachorros: aprender jugando

escuela para cachorros

¿Después de la emoción de los primeros días tu cachorro ya se siente como en casa? Entonces es hora de empezar a visitar una escuela para cachorros. Te contamos la importancia de aprender jugando bajo la supervisión de un entrenador y cómo encontrar una buena escuela.

Socialización y reglas básicas

Tan pronto un perro abre los ojos durante la tercera semana de vida percibe el entorno con total consciencia. Ahora el cachorro quiere aprender y descubrir todo lo que pueda. A partir de ese momento, su cerebro está diseñado para acumular nuevas impresiones y formar una imagen de su entorno. Esta debe ser lo más completa posible. Pues una vez la fase de la socialización termine (alrededor de la semana 16), esta ya no se puede recuperar. Esto significa que si tu cachorro, además de con su madre y sus hermanos, no se relaciona con otros peludos, si llegara a encontrarse con alguno lo puede ver como una amenaza.

El cerebro del can también guarda a largo plazo las experiencias negativas. Por ejemplo, si un can persigue a tu perrito por el parque y le da un mordisco, puede dejarle secuelas para siempre. Es posible que todos los paseos a partir de ahí se vuelvan más tensos. Una única experiencia negativa puede reducir las experiencias positivas que podrían fortalecer la autoestima del can. Es importante que el joven perro aprenda en esta fase cómo son, huelen y se comportan sus semejantes. Una escuela para cachorros es un entorno ideal para esto. Pues el contacto con los demás está controlado y supervisado por un entrenador experimentado. Además, recibirás muchos consejos importantes sobre la etapa de desarrollo de tu cuadrúpedo.

escuela para cachorros

Juego y entrenamiento en la escuela para cachorros

La escuela para cachorros ha comenzado, pero eso no significa que todos los participantes dejen su perrito y lo vuelvan a recoger en una hora. Las escuelas para cachorros suelen pertenecer a escuelas para perros. El entrenamiento suele tener lugar una vez a la semana y puede ser una experiencia enriquecedora en muchos sentidos: es mucho más que solo jugar. Los cuadrúpedos jóvenes aprenden mucho aquí, pero los cuidadores también amplían su horizonte a través del intercambio con el entrenador y con otros amantes de los perros. A menudo se crean amistades entre cuadrúpedos.

Objetivo principal: jugar con otros perros y aprender

  • El contacto controlado con otros perros: los cachorros son muy curiosos y adoran correr al encuentro de otros perros o personas. Aquí aprenden a estar cerca de otros semejantes y a mantener su concentración en ti. Durante las clases teóricas o las rondas de preguntas, los cachorros sí se ven, pero están amarrados con una correa. De esta manera, a pesar de la distracción, aprenden a permanecer en calma a tu lado.
  • Pequeñas prácticas de obediencia básica: lo normal es que los momentos de entrenamiento, descanso y juego se alternen. El entrenador da consejos prácticos para la rutina diaria con el cachorro. Aquí, el cachorro aprende, por ejemplo, el intercambio de snacks para practicar una orden determinada.
  • El fortalecimiento del vínculo con las personas: cuando el can y su humano comparten aventuras y experiencias junto con otros de su especie, se fortalece el vínculo. Muchas escuelas para perros facilitan pequeños recorridos de descubrimiento con diferentes superficies, lugares para olfatear o túneles.
  • Juego y diversión: claro que jugar con otros perros también está en el programa. En el mejor de los casos, el entrenador elige a dos perros de carácter similar y les deja jugar durante unos minutos. Con el tiempo, a través del contacto con diferentes canes, tu cachorro descubrirá diferentes comportamientos.
escuela para cachorros

¿Cuándo puedo llevar a mi cachorro a la escuela?

Las escuelas para cachorros suelen estar afiliadas a escuelas para perros, lo que significa que a medida que el perro crece, puede seguir aprendiendo en otros grupos. Dale un poco de tiempo a tu cachorro si acaba de mudarse a tu hogar para que se acostumbre a este cambio antes de empezar en la escuela para cachorros.

A partir de las once semanas podéis empezar con el entrenamiento en la escuela. Los peludos están en la fase de impronta hasta la semana 16, lo que es muy importante para su carácter. El cachorro aprende con mucha facilidad durante esta etapa. Hasta al menos los cinco meses podéis practicar en la escuela para cachorros junto a otros cuadrúpedos jóvenes. El desarrollo de cachorro a perro adulto es fluido y también depende de la raza respectiva: los perros pequeños crecen más rápido que los grandes. Un requisito importante para asistir a una escuela para cachorros es que tu can esté vacunado y haya sido desparasitado varias veces.

¿Cómo se desarrolla un entrenamiento en la escuela para cachorros?

En general, el enfoque del aprendizaje mediante el juego está en aprender los comandos básicos como «Ven aquí» o «No». Las sesiones en sí duran un máximo de diez minutos, porque el pequeño can no debería tener que concentrarse más. Entre medias siempre se hacen pequeños juegos. Atención: las sesiones de juego tampoco deben ser demasiado largas para evitar sobrecargar a tu cachorro. El adiestrador de perros explica cómo son los entrenamientos y da numerosos consejos para tener una buena relación con tu cachorro como, por ejemplo, cuándo intervenir en el juego con otros canes para que ningún perro se sienta acosado, y mucho más.

escuela para cachorros

En la escuela para cachorros se suele aprender en grupo. El tamaño de los grupos no debe ser muy grande, pues ni el mejor entrenador de perros podrá estar pendiente de más de diez equipos, cada uno formado por un humano y un perro. Lo ideal es que estén compuestos por un máximo de seis equipos. El entrenamiento conjunto también sirve para aprender los unos de los otros porque los perros jóvenes con más experiencia sirven como ejemplo. Muchas escuelas para perros ofrecen entrenamientos para cachorros según su tamaño, es decir, que los peludos se agrupan en razas grandes, medianas y pequeñas. Esta separación no es obligatoria, pero puede ser útil, porque los perros jóvenes de razas grandes son más enérgicos que los de razas pequeñas y aún no calculan bien su fuerza física.

Jugar demasiado no es beneficioso para el cachorro

La vida se vuelve seria demasiado rápido, ¿por qué no dejar que tu cachorro juegue todo lo que le apetece? El hecho es que jugar demasiado puede ser dañino para el can. Tu perrito debe sentirse siempre seguro y estar bien. El bienestar se desequilibra mediante el juego incontrolado. Esto es porque los cachorros piensan que tienen más o menos fuerza de la que en realidad tienen. Si hay más de dos perros jugando es posible que el más delicado se sienta acosado. Las experiencias inquietantes de un cachorro con otros cuadrúpedos pueden influenciarle durante toda la vida. Un pastor belga malinois energético puede intimidar bastante a un cachorro teckel. Por eso los cuadrúpedos deben estar siempre bajo supervisión y el entrenador intervendrá antes de que un cachorro esté incómodo.

A esto se le añade que jugar demasiado provoca un estado de emoción que sobreestimula al perro. Quienes tienen cachorros conocen los cinco minutos de locura de sus pequeños. A menudo estos se dan después de paseos emocionantes en los que han adquirido tantas impresiones nuevas que casi no las pueden asimilar. Cuando los perros entran en tal estado de excitación son muy difíciles de controlar. Esto puede suceder también al jugar demasiado y conduce a comportamientos inadecuados como morder y empujar. Jugar de esta manera no tiene un efecto de aprendizaje bueno para el trato futuro con otros canes.

Los cachorros se cansan rápido, por lo que tu pequeño amigo estará encantado de poder descansar durante la ronda de preguntas al final de la clase. Pero por decisión propia no suelen tomarse un descanso. Jugar de manera incontrolada agotará demasiado a estos jovenzuelos.

¡Aprende más sobre cómo adiestrar a un cachorro!

escuela para cachorros

Consejos: cómo encontrar una guardería para cachorros adecuada

Una escuela para perros que no tiene nada que ocultar estará encantada de que observes una clase para cachorros sin tu cuadrúpedo. De esta manera puedes hacerte una idea y ver si te sientes a gusto. Aquí tienes algunas características que determinan una buena escuela para cachorros:

  • No deberían participar más de seis cachorros
  • Las sesiones de juego y de entrenamiento se alternan con descansos
  • Los perros que pueden jugar juntos son de tamaños y caracteres similares
  • Los adiestradores de perros, que tienen una formación adecuada, proporcionan teoría sobre el lenguaje corporal y el comportamientodel peludo
  • El refuerzo positivose emplea para recompensar comportamientos deseados
  • Se ignoran los comportamientos erróneos en lugar de castigarlos
  • Ningún perro es intimidado por pequeños rufianes
  • No hay perros jóvenes (de más de 17 semanas) en la clase
  • El entrenador proporciona consejos y prácticaspara la semana siguiente y responde a preguntas prácticas sobre el día a día

Consejo: Infórmate antes de comprar tu perro sobre escuelas para cachorros buenas en tu entorno. Debido a la edad de tu can, el periodo de asistencia está limitado a unos dos meses. Si ya hay lista de espera, es posible que ya no puedas asistir con tu peludo durante ese tiempo.

¿Para quiénes son las escuelas para cachorros?

A pesar de que ya tengas mucha experiencia con perros, una escuela para cachorros siempre es buena tanto para el can como para el humano. Aquí, tu cuadrúpedo y tú adquiriréis juntos muchas experiencias valiosas. La escuela para cachorros es ideal para los principiantes en esto de la tenencia de perros. Después de todo, hay mucho por aprender sobre los encuentros con otros perros, no solo para el propio can, sino también para su humano. Los cuidadores de perros que no pueden facilitar un contacto frecuente con otros canes deben permitir que su perrito visite una escuela para cachorros. Después de esto, muchas escuelas de perros ofrecen cursos para perros jóvenes.

Un último consejo: cuando hables con otras personas sobre el adiestramiento canino te darás cuenta de que hay muchas opiniones y métodos diferentes. Con todas las opciones, encontrar el método de entrenamiento adecuado para ti y tu perro no es tan fácil, especialmente porque puede haber mucha controversia entre los cuidadores de perros. Si es la primera vez que tienes un perro, aborda esto con una mente abierta, lee sobre el tema y habla con personas conocidas y con experiencia con perros para hacerte una idea de lo que le conviene. En la escuela para cachorros puedes encontrar sugerencias y buenos consejos. Sin embargo, no cambies los métodos de educación sin pensarlo bien antes para evitar perturbar a tu peludo.

Nuestros artículos más útiles