Flyball

Flyball

Correr, saltar, atrapar y recobrar, de esto trata el flyball. Este vertiginoso deporte para perros es ideal para canes de todos los tamaños que adoran jugar con la pelota. Estimula el físico, la tolerancia social y la relación entre perro y humano. Cómo funciona el flyball y cómo formar un equipo con tu peludo te lo contamos aquí.

Rojo, amarillo, amarillo, verde: en cuanto el semáforo del sistema electrónico, que facilita el trabajo de los jueces, se pone en verde empieza la acción. El perro atraviesa corriendo la línea de salida, salta sobre cuatro vallas, atrapa la pelota que ha sido liberada por la flyball box y, atravesando los obstáculos, vuelve hacia donde se encuentra su humano. Inmediatamente después de haber atravesado la meta comienza el siguiente perro de su equipo, que corre por la pista de competición bajo los gritos de ánimo de su cuidador y los fuertes ladridos de los demás peludos. Al final de la competición de flyball, los cuadrúpedos están cansados y los humanos roncos, pero todos están contentos. Así se desarrolla, en resumen, un torneo de flyball. Pero ¿qué hace que este intenso deporte para perros sea tan fascinante? ¿Cuáles son las reglas del flyball y qué perros pueden practicarlo?

¿Cómo se originó este deporte para perros?

Todo el día lanzando pelotas a su perro… Llegó un punto en que esto se volvió demasiado aburrido para Herbert O. Wegner de California (EE. UU.). Pero ¿de qué otra manera podría mantener a su activo perro, loco por las pelotas, feliz y contento? Sin más preámbulos decidió construir un dispositivo en su garaje que, cuando el can lo presiona con la pata, lanza pelotas de tenis al aire, las cuales este debe atrapar. El cuadrúpedo de Wegner estaba encantado con el invento de su humano y se pasaba el día entrenando con esa máquina escupe pelotas. Así mejoró su aptitud, su habilidad para saltar y reaccionar, su velocidad y sus habilidades de recuperación de forma divertida.

Wegner mostró su invento a sus amigos del club de obedience y recibió tantos comentarios positivos que a principios de los 70 solicitó una patente para su aparato de entrenamiento de animales. Cuando Wegner mostró su patente en The Tonight Show, un popular programa de televisión estadounidense presentado por Jhonny Carson, de repente, varios miles de amantes de los perros se aficionaron al flyball y la demanda del aparato de bolas voladoras, que en un principio lanzaba las bolas a metros de altura al aire (de ahí el nombre flyball, que en inglés significa pelotas voladoras), aumentó con rapidez en los 80. La asociación estadounidense North American Flyball Association (NAFA) convirtió el flyball en un deporte de competición con reglas fijas, que pronto fascinó a los amantes de perros en Europa y Australia.

Las reglas del flyball

El primer reglamento oficial estadounidense del flyball no constaba sino de una página al principio. Hoy en día, la normativa de la NAFA tiene más de 60 páginas. Aquí no nos extenderemos tanto, sobre todo porque la mayoría de los países europeos tienen sus propias reglas, que difieren un poco unas de otras en varios aspectos. A continuación, te contamos cómo se juega al flyball y cuáles son las reglas más importantes de este deporte para perros.

Reglas básicas del flyball:

  • En el torneo participan dos equipos, que suelen estar formados por cuatro parejas de perro y humano. Estos dos equipos compiten en dos pistas paralelas.
  • Los perros participan activamente en la carrera mientras que sus cuidadores tienen que permanecer en la zona de salida y llegada animando a sus perros con gritos y gestos.
  • Similar a la fórmula 1, en el flyball también hay un semáforo que señala rojo, amarillo, amarillo, verde. Para que los perros crucen la línea de salida cuando el semáforo se ponga en verde tienen que empezar a correr con sus humanos en el momento adecuado.
  • Los cuidadores se detienen en la línea de salida y llegada, que mide un metro de ancho, y los perros tienen que superar cuatro obstáculos en su camino hasta llegar a la caja del flyball.
  • Al presionar con la pata, se libera la pelota y, después de un giro elegante (giro de natación), los perros vuelven por el mismo camino (de nuevo superando los cuatro obstáculos) con la pelota en la boca hacia donde se encuentra su cuidador.
  • El humano comienza a correr alejándose del can para que este no reduzca la velocidad antes de atravesar la meta.
  • Justo en ese momento comienza el segundo perro del equipo, el cual, en el mejor de los casos, atraviesa la salida justo cuando el primer perro haya atravesado la meta.
  • El tiempo se para en cuanto los cuatro perros del equipo hayan superado la carrera de obstáculos sin fallos.
  • Se proclama ganador al equipo más rápido.

El dispositivo flyball

Como ya hemos mencionado, la primera máquina lanzadora de pelotas era una especie de catapulta que lanzaba la pelota con un arco alto y amplio. En la actualidad, en la mayoría de los torneos de flyball a nivel mundial, se utilizan unas cajas con dos agujeros y un pedal completo. Esta recuerda a una rampa para skaters. En este caso toda la parte delantera inclinada de la caja es la placa de accionamiento que libera la pelota.

La ventaja de esta caja en la que el pedal cubre toda la parte delantera es que el can ya no tiene que presionar un pequeño pedal, sino que puede utilizar toda la superficie de pisado para girar. Es decir, que el perro puede atrapar la pelota, realizar el giro y comenzar con el camino de vuelta de una vez, ahorrando un tiempo valioso. Otra ventaja es que el cuadrúpedo puede hacer el giro de natación (que, por cierto, solo es posible con este tipo de caja) gracias al sistema de dos agujeros, ya sea a la izquierda o a la derecha, dependiendo de su lado favorito. Además, el perro solo puede atrapar la pelota cuando acciona la caja (no es posible rodear la caja para extraer la pelota del cuenco de disparo).

Flyball

Los obstáculos

Las cuatro vallas de la pista están colocadas a unos tres metros de distancia. Para que todos los perros de un equipo puedan saltar los obstáculos sin problema, la altura de las vallas se ajusta al perro más pequeño. Dependiendo del tamaño del perro, la altura es de 17,5-35 cm. La segunda pista para el equipo contrario se encuentra a una distancia de 4-6 metros de la primera y el recorrido es el mismo.

Posibles faltas del flyball

Uno de los fallos más comunes en el flyball es la salida nula. Esto es cuando el perro cruza la línea de salida antes de que el can anterior haya llegado a la meta. En este caso el cronómetro sigue contando, pero el perro debe repetir desde el comienzo del relevo. Solo cuando los cuatro perros hayan atravesado la pista de flyball sin ningún error, el tiempo se para y la competición termina. Otros errores por los que se debe repetir la última carrera son que el perro no salte todos los obstáculos o que no traiga la pelota a la línea de meta.

¿Mi perro puede practicar el flyball?

Lo bonito del flyball es que en principio, a diferencia de otros deportes para perros, cualquier perro puede participar, sin importar el tamaño o la raza. Pero para que tu perro también se divierta con este deporte debería cumplir una serie de requisitos. Estos son:

  • Afinidad con las pelotas: ¿a tu perro le gusta atrapar pelotas y jugar con ellas?
  • Le gusta estar en movimiento: ¿tu perro está lleno de energía y es más feliz cuando puede correr, moverse y desfogarse?
  • Ganas de recobrar: el hecho de que le gusten las pelotas y correr no hacen del perro automáticamente un buen jugador de flyball. Pues para esto se necesita algo más: el peludo tiene que atrapar la pelota con rapidez y, además, traérsela a su cuidador. Por lo tanto, que le guste recobrar objetos es casi igual de importante que su afinidad por las pelotas.
  • Obediencia básica: al igual que para todos los deportes caninos: no es posible sin obediencia. Tu perro debe dominar los comandos básicos «suelta», «sit» o «ven aquí». Como cuidador debes tener una buena relación con tu cuadrúpedo y poder confiar en él.
  • Tolerancia social: el flyball es un deporte en equipo y tu perro no solo entrará en contacto directo con los canes de su propio equipo, sino también con los del contrario. Si se distrae, les gruñe con agresividad o huye de ellos con miedo cuando corren cerca de él podría influenciar de forma negativa el tiempo de la carrera.
  • Salud física: está claro que un perro con problemas articulares u otras limitaciones físicas que le impiden correr y saltar rápido no es un candidato adecuado para el flyball. Sin embargo, si tu perro está sano y los demás puntos mencionados también se aplican a él, no hay casi nada que se interponga en que participe en una carrera de flyball. Si no estás seguro de que tu peludo cumpla con los requisitos físicos para realizar este deporte canino, deberías pedir consejo a tu veterinario.
Flyball

¿Dónde y cómo se entrena?

Lo que parece tan fácil y divertido en las competiciones requiere de un entrenamiento sistemático. La mejor manera para enseñarle flyball a tu perro es buscando un equipo o una asociación en tu entorno que ofrezca este deporte canino. No solo es más divertido que entrenar solos en casa, sino que tiene la ventaja de que tu peludo aprende desde el principio con otros perros y tú recibirás muchos consejos y trucos valiosos del entrenador y de los demás guías.

El entrenamiento de flyball para principiantes consiste en varios pequeños pasos. La práctica con la caja de flyball correcta es de los últimos. Los siguientes cuatro ejercicios son imprescindibles para un futuro perro de flyball:

  • Ejercicios con la pelota: el primer paso es practicar para que tu perro atrape la pelota. Ponte de pie frente a él y lánzale una pelota de tenis, de tal forma que le resulte fácil atraparla.
  • Saltar las vallas: si tu perro ya tiene experiencia con el agility es muy probable que puedas acortar este entrenamiento. Para los demás: comienza con pequeños obstáculos, como un macetero del revés en el jardín. Si tienes a alguien que te ayude, esta persona podría sujetar al perro por el arnés y soltarlo cuando tú des la orden para que salte sobre el obstáculo hacia ti. De lo contrario, ordena a tu peludo esperar y camina hacia el otro lado de la valla. Atrae a tu peludo con una golosina, una pelota o su juguete favorito y elógialo cuando supere la valla sin cometer ningún fallo. En cuanto tu can haya dominado bien este ejercicio, añade cada vez otro obstáculo hasta que sean cuatro las vallas que tenga que superar para llegar a la meta.
  • Entrenar el giro: correr a gran velocidad hacia un obstáculo y dar la vuelta sin frenar requiere de mucha práctica. En el campo deportivo para perros esto se suele practicar con un palo que se coloca en el suelo y que el can tiene que rodear mientras corre. Pero este ejercicio también puede practicarse durante un paseo, por ejemplo, con un árbol que tenga un tronco bastante delgado. Párate al lado de tu perro y ordénalo que lo rodee con la ayuda de una golosina en tu mano. Dale una orden clara (por ejemplo, «gira» o «rodea») y recompénsalo con la golosina tan pronto como haya rodeado el árbol. Para asegurarte de que tu perro vuelva a correr hacia ti a la misma velocidad después de haber realizado el giro debes tirar la golosina en la dirección hacia la que este está corriendo. De esta manera, aprenderá que tiene que volver a acelerar incluso después de haber rodeado el tronco. Pero ten cuidado: no lances la golosina demasiado pronto. Después de todo, tu perro tiene que aprender que solo recibe la recompensa cuando haya rodeado el árbol.
  • La caja flyball: un elemento básico del entrenamiento es acostumbrarse a la caja del flyball, la cual los perros tendrán que accionar durante la competición y sobre la que girarán. Si tu peludo es bastante escéptico con objetos nuevos, no le sobrecargues, sino acostúmbralo poco a poco a esta extraña máquina escupepelotas. Por ejemplo, puedes colocarte detrás de la caja (mientras tu perro espera delante de ella solo o con correa si le sujeta otra persona) y lánzale la pelota sobre la caja, de tal forma que pueda atraparla. Si tu cuadrúpedo lo ha dominado bien y no muestra ningún reparo frente a la caja, el siguiente paso es practicar que la toque con su pata. Similar a los comandos básicos «sit», «plas» o «suelta», practica esto con una señal acústica especial, como por ejemplo «toca» y recompénsale con la golosina. De hecho, también puedes practicar esta orden en casa, sin la caja flyball, usando una caja de cartón para que tu peludo la toque con la pata. Solo cuando reaccione de forma fiable al comando «toca» puedes poner la pelota dentro de la caja flyball y entrenar el siguiente paso que consiste en   combinar el tocar la caja con atrapar la pelota.

Poco a poco, el entrenamiento de tu perro se va ampliando añadiendo cada vez más elementos que el can ya conoce de los ejercicios individuales. Por ejemplo, pon el palo, que tu perro ha aprendido a rodear, delante de la caja flyball y enséñale a combinar el giro cerrado con el accionamiento de la máquina lanzapelotas. Lo siguiente es ir añadiendo uno a uno los obstáculos delante de la caja, que tu peludo tendrá que superar para llegar a la caja y a la pelota. Al principio corres al lado de tu perro, dentro de un tiempo él correrá solo por la pista flyball y volverá a ti con la pelota.

Torneos de flyball para expertos

Además del entrenamiento básico descrito en este artículo, en los clubes y asociaciones también se practica la distracción causada por otros perros, personas y ruidos fuertes, después de todo, tu peludo no debe distraerse al competir en un torneo de flyball. Por supuesto, es crucial que el entrenamiento se practique en equipo y junto con otros perros y humanos. Las señales de salida y llegada a la meta tienen que estar muy bien coordinadas para que el relevo se realice con éxito.

Cuando tu cuadrúpedo domine la pista de flyball es hora de empezar con las carreras cronometradas. Los entrenadores de flyball y los expertos conocen muchos trucos y consejos sobre cómo motivar al can para que mantenga la máxima velocidad durante toda la carrera. Ya no hay nada que se interponga en la primera competición. Muchas asociaciones organizan torneos amistosos regionales en los que pueden competir los diferentes equipos. Quién sabe, quizás tú y tu perro incluso lleguéis a participar en competiciones de flyball nacionales alguna vez.

Por supuesto, con toda la ambición deportiva, recuerda: la diversión de jugar al flyball y la experiencia compartida entre tú y tu perro es el verdadero éxito.

Nuestros artículos más útiles
Actualmente, la mayoría de la gente pasa mucho más tiempo que de costumbre en sus casas debido a la epidemia del coronavirus. El cierre de los gimnasios influye en gran medida en la búsqueda de alternativas para mantenerse en forma durante el confinamiento. Lo mejor es que tu cuadrúpedo también pueda aprovecharse de eso. ¿Qué te parece el yoga para perros? Aquí aconsejamos a quienes estén interesados, ya sean yoguis o personas que quieran serlo.
Correr, saltar, atrapar y recobrar, de esto trata el flyball.
A muchas personas les gusta hacer deporte con su perro, incluso por senderos poco transitados.