Lebrel afgano

Lebrel afgano

Desde hace milenios, el fascinante lebrel afgano se considera un tesoro en su patria, Afganistán. Hoy día, este veloz perro de pelo largo siguen siendo muy especial para mucha gente en todo el mundo.

Aspecto encantador

Pelaje largo y sedoso, estatura dinámica y expresión majestuosa: el lebrel afgano es un perro impresionante. Los machos alcanzan una altura de cruz de hasta 74 cm y las hembras, de hasta 69 cm. El peso de esta belleza tan deportista no supera los 30 kg. El pelo largo, que protegía a sus antepasados del frío aire montañés, está compuesto por pelos gruesos y sedosos. Según el estándar, puede ser de cualquier color.

Historia

Tesoro afgano

Los antepasados de esta venerable raza pertenecían a las estirpes de perros más antiguas que vivían con los humanos. En su patria afgana, sirvieron durante milenios a las personas como perros guardianes y protectores. Eran acompañantes populares, sobre todo para la caza, donde servían como cazadores a vista, especialmente en la persecución. Con rapidez y tenacidad, cazaban de todo, desde conejos hasta felinos. Estos compañeros de caza se valoraban mucho, lo que también guardaba relación con su posición, ya que sus éxitos se consideraban esenciales para la supervivencia en el yermo desierto.

La exportación de estos perros se castigaba en su país de origen con la pena de muerte. Aun así, un oficial británico trajo los primeros lebreles de Afganistán a Gran Bretaña allá por 1890. A principios del siglo XX, los amantes británicos de los lebreles afganos cruzaron diferentes tipos entre ellos. En estas mezclas participaban perros de desierto y de montaña. Los cachorros que nacieron representan el inicio de la cría moderna del lebrel afgano. En otros países se dio a conocer más tarde.

En España, por ejemplo, la primera hembra se registró en 1954. Con la creciente popularidad de la raza como perro de moda y exhibición, también hubo una transformación del estándar. El pelo se tornó más voluminoso, lo que constituía más bien un obstáculo en las carreras. Hoy día existen diferentes líneas de cría en función del uso (perro de compañía, de exhibición o deportista), que pueden diferir del estándar en algunos detalles.

ARTICLE BANNER CUPONES

Carácter

Personalidad canina con muchas facetas

Si buscas un acompañante simplón que siempre siga tus órdenes, este perro con tanta personalidad no es para ti. El lebrel afgano era un cazador solitario muy independiente y autónomo. No le gusta someterse y, pese al fuerte vínculo con su cuidador, sabe lo que quiere y puede ser cabezota. Estos perros no ladran mucho, pero están alerta en lo que a su territorio y familia se refiere. Mientras que en casa suelen ser tranquilos, fuera se aceleran de lo lindo. Su fuerte instinto de caza hace que apenas se los pueda llevar sin correa, ya que casi nunca responden cuando se los llama si avistan una posible presa. Frente a otros perros o personas, el galgo afgano es más bien reservado, por no decir reticente. Estos animales son famosos por su excelente memoria, gracias a la cual siguen sabiendo años después quién los ha tratado bien y quién mal.

Lebrel afgano

Adiestramiento para perros con mucha personalidad

El adiestramiento de un lebrel afgano es trabajo para expertos que disfruten con un perro con mucho carácter. Como son cazadores solitarios, estos perros no ansían tanto obedecer a su cuidador. Más bien prefieren actuar de forma autónoma que someterse. Sin embrago, puedes enseñarle a tu lebrel afgano obediencia básica, pero necesitarás mucha paciencia y un adiestramiento claro y consecuente. Este sensible perro se toma a mal la dureza, que convierte a estos orgullosos animales en seres desconfiados y ariscos. Por eso, nunca debe ser una opción. Si buscas un perro que siempre te escuche, lo tendrás complicado con esta raza. Sin embargo, los amigos del galgo afgano valoran la fuerte personalidad y fidelidad de este noble perro. El equilibrio correcto entre severidad y comprensión en el adiestramiento no siempre es fácil de encontrar con su carácter polifacético. Así pues, los principiantes pueden sentirse agobiados fácilmente.

Salud

Todo depende de los antepasados

Generalmente, con una tenencia acorde a la especie y suficiente ejercicio, la mayoría de lebreles afganos disfrutan de buena salud. La raza tiene una ligera predisposición a la displasia de cadera y a las cataratas. La mielopatía del lebrel afgano solo afecta a estos perros. Esta enfermedad, probablemente hereditaria, es una degeneración de la sustancia blanca de la médula espinal. Suele aparecer el primer año de vida y, en pocas semanas, produce una parálisis total de las cuatro extremidades. Los criadores serios pueden excluir esta enfermedad de la cría con una selección profesional de los animales. Si gozan de buena salud, los lebreles afganos pueden vivir entre 12 y 14 años.

Alimentación para el lebrel afgano

Como todos los perros, el lebrel afgano es carnívoro. Por eso, la carne debe ser el primer ingrediente de la lista de su alimento. Si quieres cambiarle la comida, mezcla la nueva con la antigua durante un tiempo. Así, minimizarás el riesgo de irritación de estómago, que podría causarle vómitos o diarrea. Esto también es conveniente en el momento de la llegada del nuevo miembro de la familia. Sigue dándole la comida habitual durante un tiempo para no agravar el gran cambio de situación vital con el cambio de alimentación.

Mientras que un cachorro puede comer hasta cuatro veces al día, el perro adulto tiene suficiente con dos. Después de comer, es conveniente que haga un descanso para favorecer la digestión. Como este perro tan deportista quema muchas calorías corriendo, la demanda nutricional diaria depende en gran medida de la actividad. Aunque puedes utilizar las recomendaciones del fabricante como base para las comidas, en general debes darle raciones un poco mayores, ya que suele consumir más energía y no tiende a engordar. Contrólale la cintura y adapta las cantidades como corresponda si engorda o adelgaza.

Lebrel afgano

Cuidados del pelaje exigentes

El pelo largo y sedoso del lebrel afgano requiere cepillados diarios. Esta rutina es relativamente laboriosa, ya que hay que cepillarle el pelo en diferentes capas para llegar a todas partes y prevenir enredos. Cepíllalo con cuidado para no romperle pelos y acostúmbralo a la rutina desde cachorro con sesiones breves. Quítale las ramitas y hojas que se le hayan quedado enredadas en el largo pelo después de cada paseo. Dado que el pelaje debe crecer de forma natural, no debe entrar en contacto con tijeras ni cortapelos. Para prevenir los parásitos y lavarle el pelo a fondo, se le puede dar un baño con un champú canino suave. Hay quien lo hace cada tres o cuatro semanas, complementando el champú con un acondicionador especial para facilitar el cepillado. Ten en cuenta también las largas orejas del lebrel afgano.

Examínaselas a diario para detectar parásitos o alteraciones cutáneas, ya que el clima húmedo y cálido bajo las orejas puede provocarle inflamaciones rápidamente. Para comer es conveniente ponerle un protector de orejas. Para ello, existen redecillas y gorritos especiales que mantienen las orejas juntas. Así, evitarás que se las muerda o que estas acaben en el comedero constantemente. Acostúmbralo a este accesorio desde cachorro. Para el cuidado dental, aparte de darle snacks dentales, puedes lavarle los dientes con pasta y cepillo de dientes para perros.

Ejercicio para galgos

El movimiento debe constituir la base del ocio de tu galgo afgano. Te acompañará encantado a correr o en bicicleta, pero el ejercicio ideal son las carreras, en las que puede desfogarse de lo lindo. Además, aunque es un perro resistente, su pasión es la velocidad. En carrera libre, puede alcanzar los 60 km/h. En las carreras de galgos, los animales persiguen una cinta que revolotea o una liebre artificial. Otro buen ejercicio es el coursing, que consiste en imitar la caza a vista en un terreno abierto. Los perros cazan en parejas una liebre de plástico que se arrastra de 500 a 1000 metros. Cuando los perros corren en pareja, en general (como en una carrera de perros) deben llevar bozal, ya que el peligro de herirse en posibles peleas por la presa es muy alto. El galgo afgano es menos apto para deportes caninos como el agility.

¿Encaja conmigo un lebrel afgano?

Si quieres tener un lebrel afgano, también tú debes ser muy deportista. Las salidas de footing ocasionales no bastan para agotar a este perro tan dinámico. También debes tener experiencia y sentirte seguro con perros, ya que el adiestramiento del lebrel afgano es todo un desafío. Además, debes poder ofrecerle un jardín grande vallado en el que se pueda mover libremente. Dado que es un perro muy sensible que suele ser muy sereno en casa, no le gusta el estrés. Por eso, un hogar tranquilo con habitantes deportistas es el mejor para su tenencia.

La raza se lleva bien con los niños en general, pero es mejor que sean un poco grandes y que hayan interiorizado que a los animales se los trata con respeto. Y es que estos perros tan orgullosos pueden ser muy sensibles a un trato brusco. Antes de que llegue a casa, asegúrate de que todos los miembros de la familia estén de acuerdo y de que ninguno tenga alergias. Si el perro aún es joven, puede socializar con gatos domésticos. Aclara de antemano quién cuidará del peludo si te pones enfermo o te vas de vacaciones. Cuando esto pase, el perro seguirá necesitando hacer mucho ejercicio. Si prefieres llevártelo de viaje, infórmate antes de qué destinos son adecuados.

Además del precio de compra del perro, ten en cuenta los gastos del equipamiento básico (comederosarneses, correas, collaresmantas, cojinesjuguetestransportín para el coche y utensilios de cuidado, como cepillos, champú canino, etc.). Cuenta también con los demás gastos regulares (comida acorde a la especie, seguro de responsabilidad civil, visitas rutinarias al veterinario...). Si tu peludo se pone enfermo, los gastos veterinarios pueden dispararse rápidamente.

Lebrel afgano

¿Dónde puedo encontrar un lebrel afgano?

Dado que el lebrel afgano es un perro para expertos y deportistas, no hay muchos criadores. En Alemania, por ejemplo, solo nacen unos 120 cachorros al año. Por eso, si quieres uno, ponte a buscar un criador serio con tiempo y echa un vistazo a los avisos de camadas de las asociaciones nacionales de la raza. Si has encontrado un cachorro, ahora tocan las presentaciones, y no solo para que os conozcáis el cachorro y tú. Al visitar al criador, este te presentará a los padres y responderá a tus preguntas sobre la atención sanitaria y sus objetivos de cría en cuanto al tipo y el carácter.

Es conveniente que te informes de antemano si el criador está especializado, p. ej., en perros de exhibición o deportistas. A veces, los perros de exhibición tienen un pelo que requiere muchos cuidados y los limita un poco. En cambio, los ejemplares de líneas muy deportivas necesitan más ejercicio que un lebrel afgano estándar. Asegúrate de que todos los animales tengan un aspecto vivaracho y sereno. Además, es bueno que el criador te pregunte sobre tu experiencia con perros, tus expectativas y tu tiempo libre. Esto demuestra que se esfuerza por encontrarles un buen hogar a sus perros. Cuando te entregue al cachorro, este estará varias veces desparasitado y vacunado. Asimismo, recibirás el certificado de ascendencia, la cartilla de vacunación, la identificación del chip y, generalmente, algunas raciones de su comida habitual.

Evita las supuestas gangas

Nunca compres un cachorro a un reproductor que no pertenezca a ninguna asociación y que críe por dinero principalmente. Si lo haces, estarás favoreciendo una mala tenencia y correrás el riesgo de obtener un perro enfermo y no socializado.

Si buscas un ejemplar mayor, las organizaciones nacionales suelen presentar animales cuyos dueños han tenido que entregarlos por varios motivos. Las protectoras de animales especializadas en galgos también pueden tener lebreles afganos sin hogar. En cualquier caso, piensa que el carácter de un galgo adulto, incluidas las posibles consecuencias de errores de adiestramiento, seguramente estará muy arraigado. Por eso, es conveniente que tengas bastante experiencia con perros. Sea como sea, la vida con un perro de segunda mano puede ser una experiencia muy enriquecedora.

Nuestros artículos más útiles
11 min

Golden retriever

El golden retriever es un perro familiar de tamaño mediano y al que le encantan los niños: muy cercano a las personas y dócil, pero también requiere de cuidados del pelaje y muchas salidas al exterior.
11 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.
11 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? ¡No nos engañemos! El pinscher miniatura ―también conocido como pinscher mini, pin min, pinscher enano o Zwergpinscher― es un «gran» perro. Quien desee un adorable y tierno perrito faldero se equivoca con el pinscher mini. A pesar de su tamaño, a este perro familiar tan despierto le encanta la actividad y el deporte y, en muchos sentidos, mantendrá a sus dueños muy ocupados.