Galgo italiano

Galgo italiano

Aunque el galgo italiano sea más pequeño que otros lebreles, tiene mucho carácter.

El galgo italiano, también conocido como pequeño lebrel italiano, es la raza de lebrel más pequeña que existe. Según el estándar de la raza, se considera como el prototipo de refinamiento y elegancia. Los amantes de este perro valoran mucho su carácter simpático y curioso.

Aspecto: pequeño donaire

Según el estándar oficial de la FCI, el galgo italiano pertenece al grupo 10, correspondiente a los lebreles. Estos perros esbeltos y elegantes se caracterizan principalmente por su figura grácil y menuda.

¿Qué tamaño tiene?

Con una altura de cruz media de entre 32 y 38 centímetros y un peso máximo de unos cinco kilos, esta es la raza de lebrel más pequeña que existe.

Según el estándar de la FCI, la constitución debe representar una versión en miniatura exacta de un lebrel grande. Por lo tanto, el galgo italiano presenta una constitución esbelta y un torso cuadrado.

Tiene la cabeza alargada y estrecha, y el cráneo plano. Debe tener las mejillas magras, es decir, con muy poca grasa. Las orejas son de inserción alta y las lleva plegadas hacia atrás (orejas en rosa). Si está alerta, la base de las orejas se endereza, lo que se conoce como orejas voladoras o de hélice.

La cola es de inserción baja, se estrecha hacia la punta y tiene la segunda mitad curvada. Además, este elegante perro tiene unos ojos grandes, redondos y expresivos con iris oscuro.

Galgo italiano
El galgo italiano presenta una constitución esbelta y elegante.

Colores

El pelaje de este perro es corto, sedoso y fino en todo el cuerpo. El galgo italiano siempre debe ser monocolor, aunque se toleran marcas blancas en el pecho y las patas.

Los colores típicos del pelaje son:

  • Negro
  • Gris
  • Isabelino (amarillo o beis pálido)

Además, también existe un pelaje especial: en el American Kennel Club se reconoce al american italian greyhound como raza independiente. En esta raza se permiten todos los colores, excepto el negro, el fuego y los tonos atigrados.

Los múltiples nombres del galgo italiano

El galgo italiano se conoce por muchos nombres. En inglés, la raza se llama italian sighthound, aunque el nombre oficial hasta 2016 era italian greyhound. Este nombre sigue estando en uso hoy en día.

En su patria, Italia, se lo conoce por el nombre piccolo levriero italiano.

Galgo italiano

Personalidad

El estándar de la FCI describe al lebrel italiano como un «modelo de elegancia y distinción». A nivel estético, esto se cumple al cien por cien. Sin embargo, a nivel de personalidad, este torbellino curioso tiene mucho más que ofrecer.

Carácter: un torbellino alegre

El galgo italiano parece delicado, casi frágil, pero la primera impresión engaña. De hecho, este perro es seguro de sí mismo y resistente.

Es un animal cariñoso que establece un vínculo estrecho con sus humanos. Además, es bastante valiente, lo que, al retozar con otros perros, puede conducir a ciertos delirios de grandeza.

Si está de humor para arrumacos, puede convertirse en un perro faldero, pero solo si él quiere. A menudo está tan exaltado que quiere darle lametones a su humano y hacerle compañía en todas partes, ya sea en el sofá o en la cama.

Summer accessories

Un perro para gente activa

Los galgos italianos no son perros aptos para amantes del sofá, sino que quieren vivir muchas aventuras. Por eso, piden atención constantemente y, si no la consiguen, se la dan a sí mismos.

Algunos amantes de la raza describen a sus peludos cariñosamente como pequeños pelmazos. Por lo tanto, el galgo italiano es un perro que impone muchas exigencias a su cuidador.

Cosas a tener en cuenta en el adiestramiento

Como el galgo italiano es un perro inteligente, aprende rápido, pero no es muy complaciente en el adiestramiento. La obediencia absoluta no es ninguna prioridad para los lebreles. Por eso, la perseverancia es muy importante en esta raza, especialmente porque algunos ejemplares pueden ser muy asertivos.

El pequeño lebrel italiano lleva en la sangre la caza centenaria de acoso y a la vista. Si ve a un conejo a lo lejos, esto puede despertar su instinto de caza. Si quieres llevarlo sin correa, debes empezar con el adiestramiento para controlar el instinto de caza desde cachorro.

Dado que esta raza entabla una relación estrecha con su cuidador y quiere estar con él en todo momento, es importante acostumbrarlo a quedarse solo a una edad temprana.

¿Ladra mucho? La mayoría de ejemplares son poco comunicativos y no ladran casi nunca. Lógicamente, también los hay ladradores. En estos casos, conviene averiguar cómo quitarles la costumbre de ladrar.

Galgo italiano
El galgo italiano es inteligente y necesita acción constantemente.

Cosas a tener en cuenta sobre la tenencia

Aunque el lebrel italiano es pequeño, presenta muchas exigencias a su cuidador/a.

¿Con quién encaja este perro?

El galgo italiano es un perro exigente. Principalmente, es apto para personas con experiencia que puedan lidiar con su carácter, a veces demasiado apegado.

El hogar ideal para este perro debe tener un terreno vallado con un jardín en el que pueda retozar. El galgo italiano puede quedarse unas horas solo si lo adiestras como corresponda. Sin embargo, para las vacaciones es mejor que elijas un destino al que puedas ir con él.

Este perro se lleva bien con niños pequeños. No obstante, estos pueden hacerle daño o hacerlo caer sin querer debido a su fragilidad. Por eso, es mejor que conviva con niños más grandes.

Si convive con perros de otras razas, tarde o temprano asumirá el mando. El respeto por la cama, la comida o los juguetes del otro perro no abundará. Aun así, es muy sociable y disfruta con otros perros, aunque lo mejor es juntarlo con otro galgo italiano.

Cuidados del pelaje sin estrés

El pelaje del galgo italiano es superfácil de cuidar, ya que es corto, no tiene subpelo y no se enreda.

Las manoplas y los cepillos blandos ayudan a eliminar los pelos sueltos. Además, este ritual de cuidado refuerza el vínculo entre vosotros. Una inspección de las patas y las orejas también forma parte de la rutina de cuidado.

¿Cuánto ejercicio necesita?

Al galgo italiano le encanta moverse, por lo que deberás ofrecerle mucho entretenimiento y salidas al aire libre. En cualquier caso, es obligatorio que disfrute de un paseo largo y variado al día.

Lo ideal es que le permitas correr sin correa de forma segura a diario. Si no siempre responde a tu llamada, permíteselo solo en zonas valladas.

¿Qué más? Averigua qué os gusta a ti y a tu galgo italiano. Hay un montón de deportes para perros divertidísimos. Por ejemplo, podéis probar el coursing, el agility para perros pequeños, juegos de rastreo como el mantrailing, el cobro, el dog dancing y varios trucos.

Atención: Además de todas estas actividades, para esta raza también es importante aprender a relajarse. De este modo, evitarás que el perro se acelere demasiado.

Por cierto: si te gustan los lebreles, deberías ir a ver una carrera de galgos. Si te interesa el tema, acude al club de carreras de tu zona. Lógicamente, estas carreras nada tienen que ver con las brutales carreras de galgos que se celebraban antiguamente en nuestro país.

Galgo italiano

¿Qué salud tiene?

El aspecto de este peso pluma engaña, ya que es muy robusto y le encanta estar al aire libre. Sin embargo, es muy friolero, por lo que conviene ponerle un abrigo para perros en invierno. Cuando llueva, también es recomendable ponerle un chubasquero.

Por desgracia, a veces estos torbellinos sobrestiman sus capacidades. Esto puede dar lugar a heridas al caerse o jugar con perros más grandes. No obstante, con unos buenos cuidados y una alimentación acorde a la especie, pueden seguir siendo ágiles incluso a edades avanzadas.

Además, hoy día los criadores serios se aseguran de descartar muchas enfermedades genéticas con test de ADN. Dos de ellas son la atrofia progresiva de retina y la luxación del cristalino. Otra prueba que realizan los criadores éticos es la exploración de rótula.

Esperanza de vida

Con una buena salud, el galgo italiano puede llegar a vivir catorce años.

¿De dónde proviene?

El galgo italiano es una de las razas de lebreles más antiguas que existen. Alrededor del año 500 a. C., estos perros llegaron a Italia a través de Grecia.

Más tarde, el perro se ganó el favor de muchos nobles de las cortes europeas. El amigo más famoso del pequeño lebrel italiano fue un gran personaje de la historia: Federico II el Grande, rey de Prusia (1712-1786). Hay una famosa escultura de bronce del rey, realizada por Johann Gottfried Schadow, en la que aparece con sus dos galgos italianos, Alcmène y Hasenfuß.

Catalina la Grande (1729-1796) y la reina Victoria del Reino Unido (1819-1901) también tuvieron perros de este tipo. Además, el galgo italiano decora numerosos cuadros del Renacimiento.

¿Lo sabías? En España se utilizan indistintamente los nombres galgo y lebrel porque galgo es el nombre que recibe el lebrel nacional.

¿Quieres comprarte un galgo italiano?

¿Has decidido que quieres compartir tu vida con un galgo italiano? Te damos algunos consejos sobre la compra.

¿Dónde puedo encontrar criadores del galgo italiano?

El precio de compra de un galgo italiano es de unos 1500 euros. Si quieres comprarte uno, deberás buscar exclusivamente criadores serios de la raza.

Busca en criaderos especializados y consulta las camadas de galgo italiano.

 

También hay otras maneras de encontrar un galgo italiano y, al mismo tiempo, hacer una buena obra. Si quieres darle un hogar a un galgo de la protectora, puedes visitar páginas como SOS GALGOS o Galgo español España, especializada en el galgo español.

Razas alternativas

¿Te has enamorado de la elegancia del galgo italiano? En ese caso, puede que te gusten muchas otras razas de galgo.

El whippet, el imponente greyhound y el silken windhound, no reconocido por la FCI, entablan un vínculo estrecho con su cuidador/a. Todos estos lebreles son apegados a los humanos, pero son menos intensos y bastante más grandes que el galgo italiano.

Para los amantes de las razas pequeñas, aquí va un soplo: el perro de granja danés y sueco, reconocido oficialmente por la FCI en 2019. Necesita menos ejercicio que un lebrel, pero es igual de cariñoso.

Galgo italiano
¿Te has enamorado del galgo italiano? En ese caso, seguro que encontrarás uno en un criador serio o en la protectora.

Conclusión: pequeño, pero intenso

Por muy monos que sean estos perros, no son aptos para cualquiera. Son auténticos zalameros que ponen a prueba la paciencia de su cuidador/a con su curiosidad y temperamento.

Sin embargo, a los amantes de la raza les da igual porque sienten pasión por su carácter. Y es que este perro con tanta personalidad sabe engatusar a sus seguidores con sus encantos.

Artículos relacionados
Nuestros artículos más útiles
7 min

Golden retriever

El golden retriever es una de las razas más populares, sobre todo para familias. Pero su capacidad de aprender no es la única cualidad que lo caracteriza. En este artículo aprenderás todo lo que hay que saber sobre el golden retriever.
12 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.
9 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? No te dejes engañar. El pinscher miniatura es todo un hombrecito. Si estás buscando un perrito faldero dulce y tranquilo, el pinscher miniatura no es para ti. A pesar de su tamaño, tiene una gran necesidad de hacer deporte y moverse, y lleva a su cuidador siempre al trote.