Consejos para pasear con perros

pasear con perros

¡Vamos a la calle! Para los perros, los paseos diarios con su amigo humano son el momento estelar del día. En el mejor de los casos, pasear con perros no solo se trata de moverse y hacer las necesidades (pequeñas y grandes). Si haces que sacar a pasear al perro sea una actividad variada, podrás combinar el ejercicio físico y mental con entrenamiento y mucha diversión.

8 consejos para pasear mejor con perros

Hacer actividades juntos en vez de andar uno al lado del otro: con estos consejos, pasear con perros se convertirá en una experiencia emocionante.

Caminar concentrado en la correa

¿Vais por la acera y tu peludo camina aburrido y con pachorra a tu lado? Aprovecha la oportunidad para practicar ejercicios sencillos. Por ejemplo, uno básico: cambiarse de lado de la correa a tu orden. Los pequeños ejercicios entremedias refuerzan el vínculo.

Por ejemplo, este: quédate quieto y ponte una chuchería debajo de la punta del zapato. El perro no se la llevará hasta que te mire a los ojos. Así, consigues su atención. Aprovecha los semáforos en rojo para afianzar el «siéntate», el «vamos» o pequeños trucos, como enseñarle a saludar con la pata. Son cosas que ya habrá aprendido en casa. Básicamente, para divertirse con la correa hay que tener en cuenta que una buena obediencia contribuye a un paseo distendido.

Jugar a buscar y traer en vez de cazar

Si hay suficiente espacio, puedes incluir el juego de buscar y traer cuando saques a pasear al perro. Si el perro no siempre vuelve o estáis en un parque muy frecuentado, mejor utiliza una correa de rastreo. El juego de buscar y traer es un excelente substituto de la caza. Pero cuidado: con los perros con fuerte instinto de caza se debe jugar de manera controlada, sin «cazar». El perro no empezará a correr hasta que la presa esté en el suelo (esto requiere práctica). Aquí también puede ser muy útil la correa de rastreo. Para jugar a buscar y traer se puede usar un señuelo, que refuerza el trabajo en equipo. El peludo aprende que solo llega a la presa con la ayuda de su humano. No tires palos ni piedras, ya que el perro podría hacerse daño.

Siguiendo el rastro: olfatear y buscar

Usa chucherías o juguetes para que el perro los busque en el bosque o en el campo. Si no sois tres, también puedes consolidar el ejercicio de «quieto». El perro tiene que esperar hasta que hayas encontrado un escondite adecuado. Aumenta la dificultad gradualmente: primero, esconde el juguete en el margen del camino, después detrás de un árbol y, más tarde, en una pila de hojas. También puedes esconder chucherías por el camino rápidamente, como en la ranura de una pared o en la corteza de un árbol. Si el perro encuentra los objetos, llénalo de elogios.

Si hay otra persona con vosotros, puedes esconderte tú mismo. La otra persona sujeta al perro mientras tú te adelantas y buscas un escondite. Aumenta la dificultad: aléjate primero solo unos metros y escóndete en su campo visual. Si esto funciona, después puedes, por ejemplo, doblar la esquina y tu peludo se convertirá en un perro de búsqueda y rescate. Con el tiempo, podrás valorar mejor qué tal se le dan a tu amiguito los ejercicios de buscar.

Variaciones para pasear con perros

Ir cada día al mismo ritmo y hacer el mismo recorrido puede provocar monotonía. Para la clásica vuelta a la manzana no hay ningún problema, ya que los perros tienen mucho que olfatear en «su territorio». Pero algunos se ponen realmente contentos cuando pueden explorar una zona nueva. Examina tu zona para encontrar caminos desconocidos a los que se pueda llegar en autobús, tren o coche. Juntos, podréis emprender excursiones para explorarlos. El ritmo también varía entre los perros sanos y adultos. Ir a correr o montar en bicicleta pueden resultar cambios atractivos para perros deportistas. No obstante, empieza poco a poco para no agobiarlo.

pasear con perros

La naturaleza como recorrido de agility

Examina el bosque y el campo, ya que aquí hay todo tipo de obstáculos que se pueden convertir en retos emocionantes. ¿Qué te parece una carrera de slalom por una hilera de árboles? También puedes enseñarle a rodear árboles sueltos. Los troncos caídos al suelo pueden servir para hacer equilibrios o saltar y el «espacio» sobre un árbol caído es especialmente peliagudo. Al sacar a pasear al perro, da rienda suelta a tu imaginación. Las rutas de ciclismo de montaña en bosques son tentadoras, pero ten cuidado. Aunque las rampas y los balancines son muy divertidos para muchos perros, van pasando ciclistas continuamente. Dales paso sin que te lo tengan que pedir. Los perros amantes del agua tienen muchos retos en la naturaleza, como cruzar riachuelos.

Lee más cosas sobre agility con perros.

Diversión acuática al aire libre al pasear con perros

Hablando de agua: a muchos perros les encanta mojarse. Los riachuelos y los lagos son una buena oportunidad para que se divierta en el agua. Sin embargo, procura que no haga gamberradas y prohíbele que cace patos y otros animales. En la época de calor debes respetar las zonas con acceso prohibido a los perros. Los ríos pueden ser muy peligrosos cuando sube la corriente. Si no puedes evaluar bien el agua ni lo que va a hacer tu pequeño «perro de agua», deja que se refresque con la correa de rastreo. En los meses de frío corres el riesgo de que el perro se resfríe, especialmente si es joven, mayor o frágil.

Encuentros sensatos con otros perros

Muchas personas con perro quieren que su amiguito tenga contactos sociales. Entonces ¿soltamos la correa y a la aventura? ¡Ni hablar! Deja que tu peludo se acerque a sus congéneres sin correa solo con el consentimiento de la otra persona. Si los dos queréis, no hay nada de malo en que los perros jueguen juntos en un entorno seguro. Eso sí, tu perro tiene que estar acostumbrado a venir cuando lo llames.

Así, podrás hacer que venga cuando se crucen ciclistas, corredores o grupos de niños. Si los dos perros están atados, evita al otro perro. Al aire libre, los perros no se acercan de frente, sino dibujando una curva lateral.

Si tu perro está tenso cuando se encuentra con otros perros, este es otro ámbito que debes entrenar con él. Presta atención y recompénsalo con una chuchería en cuanto vea a su congénere, y antes de que ladre. Después de unas semanas (ten paciencia), ya no ladrará, sino que mirará expectante.

Qué más hay que tener en cuenta para pasear con perros:

  • En los meses más calurosos de verano, es mejor ir a explorar por la mañana y por la tarde-noche.
  • Además de las bolsas para las heces y chucherías, no te olvides de llevar agua para el perro.
  • Respeta la naturaleza, especialmente en las zonas de protección de los animales salvajes.
  • Alterna fases de concentración con paseos relajados.
  • Piensa que, incluso en la parte más apartada del bosque, hay ciclistas, corredores y otros perros.
  • Brinda tu atención al perro, no al teléfono.
  • Déjalo correr libre solamente en entornos seguros.
Nuestros artículos más útiles
6 min

Consejos para pasear con perros

¡Vamos a la calle! Para los perros, los paseos diarios con su amigo humano son el momento estelar del día. En el mejor de los casos, pasear con perros no solo se trata de moverse y hacer las necesidades (pequeñas y grandes). Si haces que sacar a pasear al perro sea una actividad variada, podrás combinar el ejercicio físico y mental con entrenamiento y mucha diversión.
6 min

DOGA® – Yoga para perros

Actualmente, la mayoría de la gente pasa mucho más tiempo que de costumbre en sus casas debido a la epidemia del coronavirus. El cierre de los gimnasios influye en gran medida en la búsqueda de alternativas para mantenerse en forma durante el confinamiento. Lo mejor es que tu cuadrúpedo también pueda aprovecharse de eso. ¿Qué te parece el yoga para perros? Aquí aconsejamos a quienes estén interesados, ya sean yoguis o personas que quieran serlo.