American shorthair

american shorthair

Los primeros colonizadores europeos que viajaron a América también llevaban a bordo pasajeros de cuatro patas. Los compañeros de viaje felinos eran apreciados por sus habilidades para la caza. Después de todo, mantenían a raya a las ratas y ratones durante los largos viajes por el mar. También eran populares en tierra, pues se ocupaban de mantener libres de alimañas las reservas de cereales de los colonizadores. Según los conocimientos actuales, los bigotudos de las primeras colonias norteamericanas son los antepasados de una conocida y popular raza llamada gato americano de pelo corto, que a menudo se denomina american shorthair.

Al igual que los primeros colonos americanos que llegaron de Europa, los antepasados del gato americano de pelo corto no eran complicados. A pesar de que en la actualidad el gato americano de pelo corto sea principalmente un gato doméstico, ha mantenido sus excepcionales habilidades para la caza. No obstante, este activo animal es bondadoso. Tiene un carácter equilibrado, al igual que el gato común europeo y el british shorthair, por lo que es un compañero perfecto para familias con niños. A pesar de que el american shorthair no exija tanta atención como las razas de gatos orientales, disfruta pasando el tiempo con sus humanos, ya sea mediante largos ratos de juego con cañas para gatos y otros juguetes o confortables ratos de mimos.

american shorthair

Origen

Aunque al americano de pelo corto se le considere como una raza de gatos originaria de Estados Unidos, es probable que, antes de los primeros colonizadores, no hubiera gatos de este estilo en los EE. UU. de la actualidad. Los antepasados del american shorthair fueron los acompañantes de los primeros europeos que se trasladaron a América. Estos gatos eran animales apreciados y que trabajaban mucho. Al fin y al cabo, tenían que mantener a raya las plagas de ratones y de ratas en los barcos y, más adelante, en los poblados y en las granjas.

Se dice que también hubo gatos a bordo del Mayflower, el famoso velero en el que, en 1620, fueron los Padres Peregrinos desde Plymouth, Inglaterra, a América. Por eso no es de extrañar que el american shorthair sea una raza arraigada y sin complicaciones. Sin embargo, la cría sistemática no se fundó hasta principios del siglo XX.

A comienzos del siglo XIX, la línea sanguínea del gato americano de pelo corto se había diluido bastante debido a la importación de razas de gatos a Estados Unidos. Por eso, en 1906 un grupo de criadores comenzó con un programa de cría selectiva. El hasta ahora llamado gato doméstico de pelo corto (domestic shorthair) pasó a llamarse american shorthair para otorgarle el origen americano y distinguirlo de otros gatos domésticos de raza, de los cuales algunos no pertenecían a ninguna raza. No obstante, muchos criadores opinan que hasta los años 60 el gato americano de pelo corto era discriminado en las exposiciones de cría, posiblemente debido a su similitud al gato doméstico normal y a su sencillez.

Sin embargo, al igual que para muchas otras razas de gatos, hay un estándar de la raza muy definido para la cría del american shorthair. Este hace referencia a la complexión, al largo del pelaje y al color, pero también al carácter de estos sencillos animales. A pesar de que la mayoría de las asociaciones de cría reconocen todas las tonalidades del pelaje, el tabby plateado es especialmente popular. Al igual que el british shorthair del mismo color, los american shorthair silver tabby se parecen mucho al famoso gato de los anuncios de la marca Whiskas.

Aspecto

El gato americano de pelo corto es activo, atlético y saludable. Es de tamaño mediano, fuerte y musculoso, sin embargo, tiene una complexión ágil: el ancho tórax es soportado por unas patas de longitud mediana y patas redondas. La cola también es de tamaño mediano y tiene una base ancha. El gato americano de pelo corto llama la atención por sus ojos brillantes, a menudo amarillos, atentos y ligeramente inclinados. Estos se encuentran sobre un hocico grande y angular que encaja perfectamente con su perfil cóncavo con un ligero stop. Sus orejas son medianas y están en posición vertical, la distancia entre ellas es pequeña.

El pelaje de esta raza es corto y el tamaño y la textura son parecidos al del gato europeo común. Los colores permitidos para la cría dependen de cada asociación. La mayoría de los clubes de cría aceptan todos los colores. Por ejemplo, la Cat Fanciers Association (CAT) permite las siguientes tonalidades:

  • Blanco: los gatos americanos de pelo corto de color blanco pueden tener los ojos azules o dorados, pero también se permiten los ojos de color desigual.
  • Negro: el pelaje negro de un american shorthair debe ser de color uniforme sin pelos grises. También la nariz y las almohadillas de las patas son de color negro, el color de los ojos a menudo es dorado.
  • Azul: la dilución genética del color negro del pelaje se denomina azul. A menudo la nariz y las almohadillas de las patas muestran un color azul y los ojos son de un color oro brillante.
  • Rojo: los gatos americanos de pelo corto rojos se prefieren sin blanco.
  • Crema: la dilución del color rojo se denomina crema. Esta tonalidad parece beige y se prefiere sin partes blancas.
  • Bicolor: en la cría de american shorthair se permiten los gatos bicolores. A menudo, estos tienen un fondo blanco con manchas negras, azules, rojas o beige.
  • Chinchilla: cuando el pelo individual es de dos colores y es blanco y solo las puntas son negras se denomina chinchilla. Si el pelo tiene la punta roja en vez de negra se habla de chinchilla rojo. Muchos gatos con esta tonalidad tienen un borde alrededor de los ojos y de la nariz. A menudo, el american shorthair de color chinchilla tiene unos llamativos ojos verdes y brillantes. Como variante de este color también existen tonalidades chinchilla azules y cremas.
  • Shaded: al igual que sucede con el color chinchilla, los gatos americanos de pelo corto del color shaded tienen pelos con bandas bicolores. El pelo individual, a diferencia de la tonalidad chinchilla, tiene, además, mayor proporción de negro. Este color también se da con unas puntas coloridas rojas y se denomina redshaded.
  • Smoke: el color smoke también tiene bandas en el pelaje. Sin embargo, el smoke tiene mayor cantidad de negro, solo la parte más baja del pelo es blanca. Esto hace que la coloración parcial del blanco solo se aprecie al separar el pelo. Las variantes son el blue smokey el red smoke, en las que el pelaje tiene una coloración azul o roja. ¡Algunos gatos incluso tienen bandas con negro, rojo y azul! Estos animales parecen ser tricolores, pero al analizar el pelo individual tienen un subpelo blanco.
  • Tabby: los american shorthair atigrados se denominan Pero el atigrado no siempre es igual. El tabby rayado (en inglésmackerel) tiene un patrón muy definido, a menudo con delgadas líneas verticales en patas y cola. El ticked tabby solo suele presentar una marca en la cabeza, en la nuca, en las patas y en la cola. A los mininos con manchas crema o rojas se les conoce como patched tabby.
  • Calicó: ¿quién no conoce a los tricolores gatos de la buena suerte? En inglés, y también en la cría del american shorthair se les denomina calicó. En el pelaje predomina el color blanco y se complementa con manchas negras, rojas, sus diluciones y a veces incluso con marcas atigradas.
american shorthair

Carácter del gato american shorthair

Al igual que su aspecto, el carácter del american shorthair es sencillo. Los bigotudos han conservado las características de sus antepasados, que, junto con los colonos humanos, conquistaron el continente americano. Son buenos cazadores de ratones y, a su vez, poco agresivos, relajados y cercanos a las personas. A los gatos americanos de pelo corto les gusta jugar con sus humanos, pero también disfrutan de largas sesiones de mimos. Gracias a su sencillez y su naturaleza poco dominante son ideales para familias. Son unos compañeros tolerantes por lo que conviven bien con otros animales, como por ejemplo los perros. Los american shorthair se adaptan con rapidez, por lo que pueden tenerse como gatos de interior o de exterior.

Salud y cuidados

Como tiene el pelo corto, el american shorthair no requiere de cuidados especiales. Durante la época de muda es conveniente cepillar al minino una vez a la semana, por lo demás se encargan ellos mismos de sus cuidados y no suelen necesitar ayuda. Sin embargo, la hierba para gatos o la malta pueden facilitar la eliminación natural del pelo ingerido.

Además, esta raza se considera muy robusta y saludable. En general, es suficiente con una revisión veterinaria anual para asegurar que el minino se mantenga sano y alegre.

Muchos amantes del american shorthair cuentan que esta raza es susceptible a la cardiomiopatía hipertrófica (HCM por sus siglas en inglés), una enfermedad que provoca el engrandecimiento del corazón. Durante la revisión, el veterinario le auscultará el corazón. En caso de percibir soplos cardíacos se le hará un ecocardiograma para confirmar la sospecha o dar el visto bueno. La HCM se considera una enfermedad hereditaria, por lo que es muy importante que los gatos con esta enfermedad incurable no se empleen para la cría. Sin embargo, tu veterinario puede aconsejarte sobre cómo facilitarle la vida a tu minino con HCM mediante una dieta adecuada y medicación.

american shorthair

Alimentación para american shorthair

Los american shorthair tienden a subir de peso, sobre todo con un estilo de vida más relajado o después de ser esterilizados. El mejor remedio es una alimentación sana y adecuada a la especie. Como animales carnívoros, los gatos necesitan una comida de buena calidad con mucha proteína saludable y pocos hidratos de carbono. De esta manera reciben todo lo que necesitan para mantenerse sanos, sin residuos que sobrecarguen los órganos de drenaje y que suelen provocar un aumento de peso. La mayoría de los piensos para gatos de buena calidad ofrecen exactamente eso. Presta atención a que la comida de tu gato americano de pelo corto contenga mucha carne saludable. Esto lo demuestra el hecho de que la carne sea el primero de todos los ingredientes, que se clasifican por cantidad. Los productos vegetales deben ser muy reducidos y, lo ideal es que no contenga nada de azúcar.

La alimentación cruda y la comida preparada en casa son alternativas buenas, aunque más trabajosas. Aquí sabrás exactamente qué es lo que lleva la comida y qué no. Para asegurarte de que tu minino recibe todo lo que necesita debes informarte bien sobre la alimentación de los gatos.

La mejor medicina contra el sobrepeso son los juegos regulares con el humano. Ofrécele a tu bigotudo cañas, pelotas y ratones de juguete e intenta animarle a moverse. Si tienes espacio para un rascador grande, tu gatito podrá ejercitarse en él. Los juegos de inteligencia también son muy populares entre estos curiosos bigotudos.

Cría

Los american shorthair son fundamentales en la cría de gatos norteamericana, pero a los europeos amantes de esta raza de gatos a veces les cuesta un poco más encontrar un criador.

Al igual que en todas las razas de gatos, una cría profesional es la única cría buena. El trabajo y la pasión que le ponen los criadores a sus animales y a su descendencia son decisivos para el éxito de la cría y la salud física y mental de los animales. Un criador responsable le da importancia a que la madre pueda recuperarse después de cada parto. Esto reduce la cantidad de camadas por año y las ganancias de la cría, pero la salud y el equilibrio de la gata son importantes para él.

El apareamiento se hace con el conocimiento de posibles enfermedades hereditarias y la compatibilidad de los padres. También supervisa a sus gatos durante el embarazo. Después del parto, las crías también son examinadas por un veterinario y, hasta que se mudan, reciben todo lo que necesitan para un buen desarrollo: la comida de buena calidad, las vacunas, las desparasitaciones y el contacto social con sus hermanos, otros gatos y la familia humana con la que convive es algo que se da por sentado. No entrega a sus gatitos antes de las 12 semanas, pues la fase de impronta de los primeros tres meses es de vital importancia para el desarrollo sano y equilibrado de la psiquis. Solo así es como el american shorthair se convierte en un gato fácil y sin complicaciones.

El criador de tu elección también debe ser miembro de una asociación de cría de gatos. Solo una asociación central puede expedir el pedigrí que hace que tu minino sea un gato americano de pelo corto de forma oficial. Este papel puede parecer superfluo cuando solo te importa darle un hogar a un bigotudo de tu raza favorita. Sin embargo, los clubes de razas de gatos tienen una razón de ser: comprueban las condiciones de cría de los gatitos, la pertenencia a la raza de los padres y se aseguran de que tu bigotudo sea un american shorthair de verdad.

Claro que todo esto cuesta dinero. Por eso, la cría de gatos suele ser más una afición costosa que un negocio. Los felinos de una cría profesional suelen ser más caros que los de los multiplicadores de gatos, que ofrecen gatitos de raza sin pedigrí a bajo precio. Pero estas ofertas suelen venir con un coste añadido: la endogamia, los cortos períodos de crianza y la falta de atención veterinaria hacen que sea posible que tu minino no sea tan saludable y esté libre de complicaciones como a ti te gustaría. Por este motivo debes fiarte solo de un criador profesional. Como alternativa, puedes encontrar muchos gatos de raza en las protectoras de animales que se alegran de encontrar un nuevo hogar.

¡Si te has enamorado de un sencillo gatito american shorthair solo te queda buscar un criador serio y responsable! La comida y todo el equipamiento necesario para la llegada de tu gato lo encuentras en la tienda online zooplus.

Nuestros artículos más útiles

Gato siamés

El gato siamés es, junto al persa, una de las razas de gatos más antiguas y conocidas. Su origen se encuentra en el sudeste asiático, concretamente en Siam, que hoy en día pertenece a Tailandia. Allí, el siamés era venerado como gato de templo. Hacia finales del siglo XIX, los primeros ejemplares llegaron a Inglaterra, donde se comenzó la cría de esta raza. En 1892 ya se estableció el primer estándar para los gatos siameses, pero la raza solo fue reconocida en 1949 por la Federación Internacional Felina (FIFe).

Azul ruso

A primera vista este gato de color azul grisáceo se puede confundir con un cartujo o un británico de pelo corto. Pero si te fijas más detenidamente, te darás cuenta de que estas razas son muy distintas entre sí.

Gato esfinge

El origen de los gatos esfinge o sphynx no está muy claro. Su existencia se remonta al periodo de los aztecas, quienes habrían tenido gatos sin pelo hace muchos siglos. Los primeros registros de esta raza se encontraron a principios del siglo XX en Nuevo México. Allí nacieron dos gatitos sin pelo que no se emparejaron porque eran hermanos. Estos mininos recibieron el nombre de «nuevos gatos mexicanos sin pelo». Sin embargo, estos pequeños felinos no están relacionados con los esfinges actuales. El sphynx es de origen canadiense. En 1966 una gata doméstica parió un gatito negro sin pelo y, con él, comenzó la cría de una nueva raza. Una señora adquirió ese peculiar gatito, llamado Prune, y a su madre, Elisabeth, a los que cruzó pasado un año para obtener más descendientes. De esa camada nacieron 7 gatitos, incluidos 2 machos y 2 hembras sin pelo. Estos mininos tuvieron graves problemas de salud: su sistema inmunitario no era capaz de desarrollarse adecuadamente. Por esta razón, la cría de esta raza llegó casi a su fin. No obstante, a mediados de los años 70 se encontraron otros ejemplares de estos «gatos desnudos» y la cría siguió adelante. Tan pronto como en 1971, el esfinge ya fue reconocido como raza.