02 Octubre 2017 - Actualizado 18 Abril 2019

La esterilización felina

Katze vom Tierarzt

La esterilización felina

Es común que la inseguridad invada a los amantes de los animales cuando se trata de esterilizar o castrar a sus propios gatos. La esterilización a una edad temprana parece ser esencial al ver a tantos gatos sin dueño y las protectoras de animales desbordadas. Pero ¿va a afectar a mi gato si le niego la oportunidad de tener crías? ¿Cuál es el momento más adecuado para la esterilización? ¿Qué diferencias hay entre la esterilización y la castración? ¿Y cuándo es mejor que se realice la intervención?

Independientemente de si tu gato procede de una protectora o de un criador, en algún momento se planteará la cuestión de esterilizarlo. Los gatos de las protectoras ya suelen estar esterilizados antes de entregarse a los nuevos dueños y, siempre y cuando no estés interesado en fundar un criadero, también es recomendable esterilizar a los gatos de raza.

¿Por qué esterilizar?

Aunque los humanos solemos ser más sentimentales incluso cuando se trata de esterilizar a nuestro gato, debemos tener en cuenta que estos se dejan llevar por sus instintos a la hora de reproducirse. Si los gatos actuasen totalmente guiados por sus instintos, tendrían varias crías de gatitos cada año. De esta forma, una pareja de gatos puede procrear hasta 80 millones de descendientes en 10 años. Es muy improbable que un número tan grande de gatitos tenga la suerte de encontrar un hogar adecuado con dueños cariñosos y alimentación apropiada. Por este motivo, es fundamental esterilizar a los gatos a tiempo y así evitar que tengan crías no deseadas.

 

Es más, con frecuencia los animales no esterilizados están expuestos a un estrés inimaginable. Mientras que los machos no castrados empiezan a marcar el territorio con la llegada de la pubertad, los que sí lo están dejan de recorrer kilómetros y kilómetros al día en busca de potenciales compañeras sexuales. Además, son más propensos a sufrir accidentes y enfermedades infecciosas, así como a pelearse con otros animales de su especie. Las hembras en celo tienen un comportamiento sospechoso y siempre están en alerta por encontrar machos potenciales. Ruedan por el suelo, elevan su parte trasera en el aire, maullan para llamar a los machos y, a menudo, incluso se olvidan de comer. Si no logran aparearse, los cambios hormonales de su cuerpo pueden dar lugar a enfermedades como quistes, tumores mamarios o inflamación del útero.

 

Por el contrario, los animales castrados dejan de realizar muchas conductas guiadas por los instintos. Su estilo de vida es más tranquilo y, a menudo, más saludable, por lo que pueden alcanzar una edad mucho más avanzada que sus compañeros no castrados. De esta manera también se excluye la posibilidad de que sus crías acaben en una protectora de animales o de contribuir a la miseria felina.

 

En pocas palabras, la esterilización es beneficiosa tanto para el gato en particular como en el contexto más amplio de la protección de los animales.

¿Cómo se realiza la castración?

Hace veinte años las hembras de gatos se esterilizaban mientras que los machos se castraban. Este proceso se reemplazó por el simple procedimiento de castrar a ambos sexos. Entretanto, cada vez más expertos recomiendan la castración a una edad temprana, antes de que comience la pubertad. Si la operación se realiza antes del sexto mes de vida no solo se evitan crías no deseadas, sino que también es mucho más sencilla y segura que en los animales más mayores.

 

En el caso de los machos, la castración es una pequeña intervención quirúrgica que tan solo dura alrededor de veinte minutos. Esta consiste en ligar el cordón espermático y cortarlo aproximadamente medio centímetro más lejos. A menudo no se requiere dar ni un solo punto.

 

La castración de las hembras se realiza de forma semejante a la de los machos; se cortan los ovarios, se ligan y se extraen. Este procedimiento deja una pequeña incisión en el estómago, que se cierra con escasos puntos. Esta intervención dura cerca de una hora.

 

Los animales pueden volver a sus hogares pocas horas después de la operación. Es importante que las primeras horas después de la cirugía los gatos estén en un ambiente tranquilo para que se recuperen poco a poco y se orienten.

¿Qué ocurre tras la castración?

¿Qué sucede después? ¿Los gatos esterilizados cambian? Si te crees todo lo que lees en internet, los gatos esterilizados engordan y se vuelven más vagos e indiferentes. Esto no es del todo cierto, aunque la esterilización sí que interfiere en el equilibrio hormonal del gato y, por ello, afecta su estado físico y mental.

 

El celo desaparece; los machos que con anterioridad realizaban marcaje con orina pueden renunciar a este hábito después de la castración. No obstante, esto no está garantizado, sobre todo en caso de que la operación se haya realizado una vez el gato está bien avanzado en la pubertad.

 

Los gatos esterilizados se vuelven más calmados y relajados debido a la falta de fluctuaciones hormonales. De hecho, se mueven menos y su cuerpo necesita menos energía para la reproducción, pero, al mismo tiempo, su apetito puede incrementarse. La alimentación de los gatos esterilizados debe adaptarse para prevenir el sobrepeso.

 

Los que están en contra de la castración a menudo afirman que los gatos castrados no se van a desarrollar saludablemente debido a que podría afectar negativamente al incremento del tamaño de la cabeza y a que la reducción del tamaño de la uretra podría causar sedimentos o piedras urinarias. Sin embargo, esto no está demostrado por los estudios. La Fundación Felina WINN, en colaboración con la Asociación Americana de Medicina Veterinaria, descubrió que la esterilización a una edad temprana no afecta el diámetro de la uretra ni el crecimiento corporal. Una cabeza de grandes dimensiones tiene su causa en la genética, y no es una consecuencia de la esterilización. Mientras que los gatos esterilizados son menos agresivos, la castración en sí no cambia el carácter fundamental del gato.Tu gato tendrá más calma y tiempo para jugar contigo, retozar y acurrucarse, aunque seguirá manteniendo su independencia inicial.

 

¡Así que no te preocupes! La esterilización solo afecta positivamente a tu gato. 

Artículos más leídos

Métodos anticonceptivos para gatos

Los gatos son unos animales fascinantes. ¿Quién puede resistirse a un adorable gatito y a observarlo, mimarlo y acariciarlo durante todo el día? Pero la realidad es que vivimos en un mundo en el que las protectoras de animales están abarrotadas. Por esta razón, la mayoría de los amantes de los animales son conscientes de la importancia de evitar que su gato tenga una camada.

Vacunas para gatos

Para mantener a tu gato sano y para disfrutar de su compañía durante más años, es importante llevar a cabo una seria de vacunas para gatos. De lo contrario, es susceptible de contraer enfermedades graves que, en determinadas circunstancias, pueden dejarle secuelas permanentes o, en el peor de los casos, causarle la muerte.

Parásitos en gatos: cómo eliminar pulgas y garrapatas

Los parásitos son unos pequeños torturadores que se alimentan con la sangre de animales como los gatos. Aparte de ser muy molestos, también pueden causar enfermedades graves. En este artículo encontrarás toda la información que debes conocer acerca de los parásitos en gatos, sobre todo, de las pulgas y garrapatas.