Peterbald

peterbald

Los gatos sin pelaje provocan todo tipo de reacciones. Pero eso le importa poco a la raza de gatos peterbald, que también tiene una variante sin pelaje: con su naturaleza amable se gana con facilidad el cariño de amantes de los gatos de todo el mundo.

Aspecto

Además del exclusivo pelaje, lo que más llama la atención del peterbald es su elegancia: tiene unas patas largas y un cuerpo atlético y delgado. Es un gato de tamaño mediano y pesa entre tres y cuatro kilos. Al igual que todos los gatos orientales, el peterbald tiene un hocico alargado y triangular, unos pómulos planos y orejas largas y separadas. Los ojos son almendrados y grandes.

El gato peterbald con o sin pelo

Peterbald, el nombre de la raza de gatos de San Petersburgo, contiene la palabra bald (del inglés, calvo), pero esto no implica que siempre sea así. El pelaje de la raza peterbald puede tener las siguientes variantes:

  • Sin pelo (desnudos, calvos): estos animales nacen sin pelo. La sensación al acariciar la piel recuerda un poco al caucho. Atención: los peterbald calvos no tienen vibrisas o tienen los bigotes rotos.
  • Con pelusa: el pelaje de estos gatos es muy fino y delgado. El cuerpo está cubierto solo por una suave pelusa de alrededor de un milímetro de largo. La sensación al acariciarlo recuerda un poco al hocico de un caballo.
  • Aterciopelados: este peterbald tiene un poco más de pelo que la variante con pelusa, este es de unos 3 mm de largo. El tacto es suave y aterciopelado.
  • Pelo áspero: el manto es corto, encrespado y muy denso. A pesar de que estos gatos son menos suaves, esta estructura del pelaje es muy popular. Se trata de una característica única de las razas don sphynx y peterbald.
  • Pelo corto: también existen gatos peterbald sin el gen de la calvicie que tienen un pelaje normal que, además, está permitido en todos los colores.

Origen del gato peterbald

El felino sin pelo más popular es el gato esfinge. Desde hace dos décadas en Rusia, sin embargo, la raza de gatos peterbald ha conquistado el corazón de los amantes de los gatos calvos.

La historia del peterbald comienza en 1994 en San Petersburgo. Una científica cruzó una gata oriental de pelo corto con un gato don sphynx. El don sphynx es una raza de gatos sin pelo rusa que, a pesar de su nombre, no está emparentada con la raza esfinge. De este cruce resultaron cuatro peterbalds, los fundadores de la nueva raza llamados: Mandarin iz Murino, Muscat iz Murino, Nezhenka iz Murino y Nocturne iz Murino. Tan solo dos años más tarde fue reconocida por la asociación rusa de gatos SFF (Russian Selectional Feline Association) como raza independiente. En el año 1997 le seguiría la TICA (The International Cat Association). La World Cat Federation no reconoció al peterbald como raza única hasta el 2006. Por el momento, en la FiFé (Fédération internationale Féline) solo está reconocido de forma provisional.

Para aumentar la dotación genética y unificar el aspecto deseado de un gato sin pelo con la complexión de las razas orientales se permiten los cruces con siameses y burmeses. Hasta el año 2005 también estaba permitido aparear al peterbald con gatos javaneses y balineses.

Carácter

Si te planteas adquirir un peterbald debes prepararte para esta bola de energía: este minino es muy inquieto. Cuando tiene suficiente entretenimiento y espacio es pura alegría y diversión. En general, se lleva muy bien con sus semejantes y otros animales. También le gustan los niños, siempre y cuando estén acostumbrados a tratar a los animales con respeto. Lo que más le gusta es estar cerca de su humano, con el cual (como es común en las razas orientales) le gusta conversar alto y claro. No obstante, es menos hablador que el gato siamés.

Tener un peterbald

El entorno ideal

El peterbald necesita mucho entretenimiento y espacio. Hay fuentes que dicen que solo deben tenerse como gatos de interior. Al menos las variantes con pelaje sí pueden disfrutar en el exterior. Lo mejor es tener un jardín seguro, pues son muy confiados. Incluso los mininos con un pelaje más ligero o sin pelo son felices cuando pueden disfrutar un rato al aire libre, aunque sea en el balcón. Si quieres tener a tu peterbald como gato de interior debes poder ofrecerle mucho espacio. Con pequeños trucos puedes ampliar el apartamento. Por ejemplo, puedes crear una pasarela para el gato mediante rascadores y tablas en las paredes, proporcionándole así más espacio para descubrir, corretear y observar. Al igual que todos los gatos bien socializados, el peterbald también necesita tener compañía felina para estar completamente a gusto. Por eso deberías tener al menos dos gatos en casa.

Por su carácter, el peterbald se lleva bien con otros gatos orientales. Los fanáticos del aire libre deben saber que la temperatura agradable para los ejemplares sin pelo o de pelo fino de esta raza se discute de forma controvertida. Algunos de los que tienen un peterbald recomiendan que la temperatura ambiente debe ser de al menos 22 grados. Esto puede aumentar bastante la factura de la electricidad, sobre todo en invierno. Otros opinan que esta raza también está cómoda a 18 grados.

Alimentación para gatos peterbald

Con o sin pelo: el peterbald, al ser un gato, es carnívoro y necesita una alimentación con alto contenido proteico. Por eso debes ofrecerle una dieta con una alta proporción de proteínas animales en forma de carne. Ya sea pienso o comida húmeda, la carne debe ser el primer ingrediente de la lista. La comida húmeda se asemeja más en su composición a la presa natural de un gato y le proporciona fluido. El pienso es ideal para rellenar los juguetes de inteligencia, como recompensa o para juegos de búsqueda. Sin embargo, no es aconsejable que el peterbald tenga acceso ilimitado al pienso durante todo el día.

Si quieres que tu minino tenga una alimentación cruda biológicamente apropiada (BARF), es decir, con carne cruda, debes informarte bien con antelación. Los aditivos alimentarios adaptados al gato hacen que esta forma de nutrición sea más fácil para él. Cualquiera que quiera dar de vez en cuando un poco de carne cruda a su peterbald puede hacerlo con la conciencia tranquila: hasta un 20 por ciento de su alimentación puede consistir en carne cruda sin necesidad de suplementos. Sin embargo, debes evitar la carne de cerdo, pues puede contener el virus de Aujezky. Sobre todo, las variantes sin pelo tienden a quemar más calorías. Ten esto en cuenta con las raciones diarias, que por lo tanto pueden ser un poco más grandes siempre y cuando el bigotudo no engorde.

Los snacks adecuados son las golosinas liofilizadas u otros manjares, a poder ser sin azúcar y sin cereal. Además, tu minino debe tener acceso constante a suficiente agua fresca. Una fuente para gatos anima a muchos felinos a ingerir más líquido.

peterbald

Salud y cuidados

Los criadores serios examinan a sus animales para detectar enfermedades hereditarias para asegurarse de que los gatitos estén lo más sanos posible. Por eso, por ejemplo, dejan que los progenitores sean examinados anualmente hasta la edad de cinco años para detectar la cardiomiopatía hipertrófica (HCM por sus siglas en inglés). Otra prueba estándar es el examen genético para la atrofia progresiva de retina. Por lo tanto, la base para tener un peterbald saludable es comprándolo a un criador serio. Sin embargo, hay un problema, y es que las leyes de algunos países consideran que la cría de gatos sin bigotes es una tortura. Hablaremos sobre esto más adelante.

Ya sea con o sin pelo: el cuidado del pelaje es muy fácil, incluso con la variante de pelo corto es suficiente con acariciarlo de vez en cuando con un guante de masaje. De esta manera eliminas los pelos muertos y fortaleces el vínculo con tu bigotudo. Con buenos cuidados y salud, el peterbald puede llegar a tener más de 15 años.

¿La falta de pelaje es perjudicial para el gato?

¿Los gatos con poco pelo o sin él se enferman con más frecuencia? Se supone que los peterbald son más sensibles al frío. Además, también hay que protegerlos de los intensos rayos del sol, sobre todo los de piel clara. De lo contrario existe el riesgo de una quemadura de sol. Algunos mininos de esta raza que pueden salir al jardín o al balcón agradecen tener un abrigo que los proteja del frío. Si observas a tu gato peterbald sabrás cuándo tiene frío. En cualquier caso, el felino debe tener siempre acceso a un lugar cálido.

Muchos ven con crítica la ausencia de los bigotes, y con ellos un importante sentido de orientación, en los gatos peterbald completamente calvos. Incluso, en algunos países la cría de gatos sin vibrisas está prohibida. Se considera maltrato. Los veredictos de algunos juicios en relación con los gatos esfinge confirman esto. Independientemente de la situación jurídica, el apoyo a una raza de gatos que carece de una guía de orientación tan importante como los bigotes es cuestionable. Si te gustaría tener un peterbald lo mejor es que hables con el criador en cuestión sobre su punto de vista hacia este tema. Algunos criadores dan importancia a la cría de peterbalds con bigotes.

Información para alérgicos

Ya sabemos que algunos peterbald sí tienen pelo. Ni estos ni las variantes sin pelos son aptos para los alérgicos. Estos reaccionan a la enzima en la saliva del gato. En casos de alergia grave, los gatos calvos también pueden provocar una reacción, pues los felinos reparten su saliva sobre la piel. Si tienes dudas, lo mejor es que hables con tu médico sobre tu deseo de adoptar un gato.

Encontrar un criador de gatos peterbald

El peterbald es una raza de gatos poco común en Europa. Si buscas un gato sin pelo es más fácil encontrar un gato esfinge. Si lo que te atrae es el aspecto físico y el carácter, los gatos orientales como el siamés o el gato oriental de pelo corto son buenas alternativas al peterbald. Sin embargo, la combinación de gato oriental con poco pelo es única en esta raza. No obstante, deberías tomarte tu tiempo para encontrar un criador serio. Algunos de ellos tienen listas de espera en las cuales puedes inscribirte si estás interesado.

Criadores responsables

Cuando compres un gatito, elije un criador que críe gatos con pedigrí y pertenezca a una asociación. Mantente alejado de los anuncios de ofertas dudosas. El peterbald es una raza muy reciente y hay personas que intentan aprovecharse de su exclusividad. Por ejemplo, pueden cruzar gatos esfinge sin pedigrí con gatos orientales y venderlos como peterbald.

Todo criador serio forma parte de alguna de las asociaciones de gatos nombradas en el primer apartado y vende a sus mininos con pedigrí. Habla con el criador sobre la prevención de enfermedades. Una buena señal es que te pregunte sobre tus condiciones de vida y tu experiencia con felinos. Esto indica que le importa el bienestar de sus crías. Puedes llevarte a tus gatitos cuando tienen unas 13 semanas, junto con el pedigrí y la cartilla de vacunación. Es importante que cumplas con el seguimiento de las vacunas.

Si quieres adoptar un gato adulto de una protectora de animales es poco probable que encuentres un peterbald. Es poco común que los criadores tengan gatos que ya no utilizan para la cría y los entreguen. Pero es posible que encuentres un sphynx adulto o gatos mestizos orientales. Aborda la búsqueda con una mente abierta, de esta manera seguro que encontrarás un amigo felino ideal sin importar la raza.

Nuestros artículos más útiles

Gato siamés

El gato siamés es, junto al persa, una de las razas de gatos más antiguas y conocidas. Su origen se encuentra en el sudeste asiático, concretamente en Siam, que hoy en día pertenece a Tailandia. Allí, el siamés era venerado como gato de templo. Hacia finales del siglo XIX, los primeros ejemplares llegaron a Inglaterra, donde se comenzó la cría de esta raza. En 1892 ya se estableció el primer estándar para los gatos siameses, pero la raza solo fue reconocida en 1949 por la Federación Internacional Felina (FIFe).

Azul ruso

A primera vista este gato de color azul grisáceo se puede confundir con un cartujo o un británico de pelo corto. Pero si te fijas más detenidamente, te darás cuenta de que estas razas son muy distintas entre sí.

Gato esfinge

El origen de los gatos esfinge o sphynx no está muy claro. Su existencia se remonta al periodo de los aztecas, quienes habrían tenido gatos sin pelo hace muchos siglos. Los primeros registros de esta raza se encontraron a principios del siglo XX en Nuevo México. Allí nacieron dos gatitos sin pelo que no se emparejaron porque eran hermanos. Estos mininos recibieron el nombre de «nuevos gatos mexicanos sin pelo». Sin embargo, estos pequeños felinos no están relacionados con los esfinges actuales. El sphynx es de origen canadiense. En 1966 una gata doméstica parió un gatito negro sin pelo y, con él, comenzó la cría de una nueva raza. Una señora adquirió ese peculiar gatito, llamado Prune, y a su madre, Elisabeth, a los que cruzó pasado un año para obtener más descendientes. De esa camada nacieron 7 gatitos, incluidos 2 machos y 2 hembras sin pelo. Estos mininos tuvieron graves problemas de salud: su sistema inmunitario no era capaz de desarrollarse adecuadamente. Por esta razón, la cría de esta raza llegó casi a su fin. No obstante, a mediados de los años 70 se encontraron otros ejemplares de estos «gatos desnudos» y la cría siguió adelante. Tan pronto como en 1971, el esfinge ya fue reconocido como raza.