Espondilosis en perros

Espondilosis en perros

La espondilosis en perros puede aparecer por alteraciones en la columna vertebral. Sin embargo, el peligro de enfermar se puede reducir con las medidas adecuadas.

Los problemas articulares, como la espondilosis en perros, pueden ser muy dolorosos. Por desgracia, no son nada infrecuentes. Justamente por eso, quien tenga perro debe ser capaz de detectar los síntomas a tiempo para ayudarlo lo antes posible.

¿Es muy peligrosa?

La Spondylosis deformans es una enfermedad articular degenerativa crónica. En pocas palabras, la espondilosis en perros es una alteración de la columna vertebral provocada por el desgaste.

Normalmente, esta enfermedad no es mortal. Sin embargo, dado que durante su curso puede aparecer una hernia discal, se debe tomar en serio.

Síntomas: ¿es dolorosa?

Es frecuente que la espondilosis en perros se detecte de forma accidental en una radiografía para diagnosticar otras enfermedades. Esto significa que las alteraciones óseas suelen permanecer ocultas toda la vida.

No obstante, si presionan un nervio o disco intervertebral, pueden provocar un dolor intenso, aparte de trastornos nerviosos, como incontinencia. Los perros afectados a veces gritan tan fuerte que los chillidos les llegan al cuidador hasta la médula.

Otro síntoma típico de la espondilosis canina es una cojera repentina, que limita la libertad de movimiento del perro. Si bien esta limitación suele desaparecer a los segundos o minutos, no lo hace durante mucho tiempo. Si no se trata, en el próximo brote volverán todos los síntomas.

¿Cuándo hay que ir al veterinario?

Los signos de dolor siempre son un motivo importante para llevar al perro al veterinario. Independientemente de la causa del dolor, el perro necesita ayuda.

Además, hay otras señales de alarma que justifican la visita al veterinario. Estas pueden ser, entre otras, parálisis o cambios de comportamiento repentinos, como agresividad.

Diagnóstico: ¿cómo la detecta el veterinario?

En general, el veterinario puede detectar la espondilosis en perros rápidamente. EPrimero, examina al perro desde el hocico hasta las patas. En busca de signos de la causa de los síntomas, le palpa cuidadosamente el lomo y otras partes del cuerpo.

Para observar mejor la columna vertebral, necesita un aparato de rayos X. Con la radiografía, el veterinario puede detectar formaciones óseas en las vértebras y descartar otras causas. Además, la imagen ayuda a determinar el número de espondilosis y su magnitud.

Espondilosis en perros © Henk Vrieselaar / stock.adobe.com
Esta radiografía de un perro mayor muestra una espondilosis severa. Está caracterizada por una prominencia ósea a lo largo del borde de la columna vertebral.

Tratamiento: ¿cómo se trata?

En teoría, el veterinario podría extirpar las excrecencias óseas en una intervención quirúrgica. No obstante, el carácter progresivo de la enfermedad hace que no valga la pena a la larga. Por eso, el tratamiento de la espondilosis en perros suele consistir en meras medidas coadyuvantes.

Aunque no combaten la causa, alivian el dolor del perro y le permiten llevar una vida más o menos normal.

Estas son algunas de las medidas que puede prescribir el veterinario:

Causa: ¿cómo se produce?

Con el tiempo, los elementos elásticos de la columna pierden su flexibilidad, como los ligamentos y los discos intervertebrales. En la parte inferior de los cuerpos vertebrales se forman prominencias óseas (entesiofitos). Como consecuencia, las espondilosis restringen notablemente el movimiento en las articulaciones vertebrales.

Formas especiales de la espondilosis en perros

La espondilosis en perros puede tener varios cursos:

  • Si las osificaciones forman una anquilosis, esta puede constreñir la médula espinal o los nervios raquídeos. Si esto sucede en la última vértebra lumbar o en el sacro, se trata del síndrome de cauda equina.
  • En cambio, si las afectadas son las articulaciones vertebrales menores, situadas encima de la salida de las raíces nerviosas, se trata de una espondiloartrosis.

Los perros mayores, los más afectados

Como esta enfermedad suele aparecer por un desgaste articular (artrosis), avanza con la edad. Por eso, los perros mayores enferman más de espondilosis que los jóvenes. Debido a malformaciones congénitas de los huesos, también puede haber casos aislados de espondilosis en perros jóvenes.

Sin embargo, hay otros factores que pueden favorecer su aparición, como el sobrepeso y la consiguiente sobrecarga de las articulaciones.

Pronóstico: ¿tiene cura?

Como enfermedad progresiva crónica que es, la espondilosis canina no tiene cura. Por eso es tan importante seguir las instrucciones del veterinario y el fisioterapeuta canino al pie de la letra.

Junto con los expertos en la salud de tu perro, conseguirás que no sienta dolor y tenga una buena calidad de vida.

Prevención: ¿se puede evitar?

La espondilosis en perros es un proceso lento. Por eso, para muchos cuidadores no es posible prevenirla al cien por cien.

No obstante, puedes reducir el impacto de ciertos factores que contribuyen a su aparición. Estos tres consejos te ayudarán:

  • La cama ideal:las camas ortopédicas para perros ejercen una presión uniforme en la columna vertebral. Así pues, alivian el dolor del peludo y mejoran su calidad de vida si es mayor o está enfermo.
  • Suficiente ejercicio: asegúrate de que tu perro haga suficiente ejercicio. Además de los paseos diarios, puedes probar algún deporte canino. Atención: Si tu perro ya está sobrecargado, evita las actividades deportivas en las que el perro tenga que saltar mucho. En este caso, el trabajo a la cuerda es mejor que el agility.
  • Nada de sobrecargas:el deporte es muy importante para prevenir el perjudicial sobrepeso en los perros. Sin embargo, no hay que exagerar, ya que una sobrecarga de las articulaciones puede desgastarlas aún más.
Nuestros artículos más útiles
4 min

Tos en perros

La tos en perros, al igual que en los humanos, no es una enfermedad independiente. Es un síntoma de afecciones del aparato respiratorio u otros órganos. La tos puede ser también un reflejo para proteger al cuerpo de diferentes elementos, como cuerpos extraños o sustancias irritantes. A menudo la tos puede confundirse con vómitos o regurgitación, estornudos inversos, asfixia o jadeos intensos. Podemos diferenciar entre tos irritativa sin expulsión (tos no productiva) y tos húmeda con expulsión (tos productiva). Ambos tipos de tos pueden ser crónicos o agudos.

11 min

Castrar a un perro

Hace mucho tiempo que la castración es una intervención rutinaria en las clínicas veterinarias. Pero ¿castrar a un perro siempre es una buena idea? ¿Qué diferencia hay entre la castración y la esterilización? ¿Cuánto cuesta el procedimiento? Te contamos todo lo que necesitas saber y los pros y contras de castrar a un perro.

11 min

Vacunas para perros

Sin lugar a duda, las vacunas para perros protegen a tu peludo de enfermedades infecciosas graves. ¿Qué vacunas para perros son obligatorias? ¿Cuándo se realiza la primera vacuna en los cachorros y cada cuánto hay que actualizar la inmunización para protegerles de por vida?