Incontinencia en perros

Incontinencia en perros

Por incontinencia se entiende la expulsión incontrolada de las heces o la orina, que puede derivarse de diferentes enfermedades. La continencia, por el contrario, es la capacidad de retener la orina o las heces. En la mayoría de casos, cuando hablamos de incontinencia en perros nos referimos a la incontinencia urinaria. La expulsión de la orina es posible debido a diferentes características anatómicas y funcionales de los órganos del sistema urinario. Para entenderlo mejor, conviene echar un vistazo a la anatomía:

La vejiga urinaria está dividida en la cúpula vesical y el cuello vesical. Desde los riñones descienden uréteres a cada lado que terminan en el cuello vesical y transportan orina a la vejiga. Para expulsarla, la orina fluye hacia fuera a través de la uretra.

Durante los procesos de almacenamiento y expulsión hay varios músculos que contribuyen a la relajación y la contracción. Estos son el esfínter urinario interno y externo, y así como la musculatura de la vejiga urinaria. Estos músculos se controlan mediante los sistemas nerviosos simpático y parasimpático, que envían estímulos al cerebro y del cerebro a los músculos. Provocan dos fases:

Causas

  1. Fase de llenado

El sistema nervioso simpático nace en la médula espinal de la región lumbar y mide la dilatación de la vejiga. Si está vacía, provoca una contracción de los músculos uretrales, por lo que la orina se almacena en la vejiga. Si hay una alteración en la región lumbar, el perro evacúa.

  1. Fase de expulsión

A diferencia del sistema nervioso simpático, el parasimpático actúa desde la región del sacro cuando la vejiga está llena. Contrae la musculatura de la vejiga y dilata los músculos de la uretra para que pueda salir la orina. Si hay alteraciones en la región del sacro, la vejiga se desborda.

La incontinencia en perros no es solo un problema grave para el animal, sino también para la persona. Para poder delimitar mejor las causas de la incontinencia urinaria en perros, estas se dividen en primarias y secundarias:

Incontinencia urinaria primaria

Especialmente las perras mayores sufren trastornos de oclusión uretral después de la castración. Probablemente sea porque disminuye la elasticidad del tejido conjuntivo y los niveles de estrógenos, que conservan los ovarios. Hay otras enfermedades hormonales que influyen en los niveles de estrógenos y que pueden provocar incontinencia. Otro ejemplo frecuente es el uréter ectópico, que afecta especialmente al labrador retriever, al golden retriever y al bóxer. Se trata de un uréter malformado que no entra en la vejiga, como debería, sino en la uretra.

Incontinencia urinaria secundaria

Esta categoría engloba varias enfermedades que pueden acabar provocando incontinencia en perros. Estos son algunos ejemplos:

  • Tumores que, p. ej., oprimen la vejiga o dañan los nervios
  • Cistitis
  • Cálculos urinarios (litiasis urinaria)
  • Enfermedades renales (nefropatía)
  • Diabetes mellitus
  • Daños en los nervios por una hernia discal o accidentes
  • Efectos secundarios de medicamentos (diuréticos o preparados de cortisona)
Incontinencia en perros

Síntomas

La incontinencia urinaria se puede detectar por un flujo de orina ininterrumpido o por la micción en forma de gotas. En el caso de la incontinencia debida a la edad o a la castración, suele producirse durante el sueño. Si el origen es inflamatorio, pueden aparecer fuertes síntomas de dolor, un mal estado general, falta de apetito y fiebre. Es típica la expulsión dolorosa de la orina, que se conoce como estranguria. En cambio, los animales jóvenes con una malformación suelen experimentar una expulsión de la orina ininterrumpida e indolora.

Incontinencia en perros: diagnóstico

Conviene investigar la causa a fondo para poder encontrar una terapia adecuada para el problema. Además, las preguntas exhaustivas del veterinario son necesarias para interpretar la duración, la frecuencia y otros puntos de partida importantes. A continuación, puede efectuarse un chequeo general y un examen especial del sistema urinario para hallar la causa específica. Para realizar el examen de orina, el veterinario toma una muestra de orina estéril mediante una cánula y un ecógrafo. Además, se buscan posibles cambios estructurales de la vejiga y de los órganos circundantes.

Bajo el microscopio y en el sedimento, a menudo se pueden detectar bacterias y cálculos urinarios. El peso específico de la orina ofrece indicios sobre la capacidad de concentración de los riñones. Mediante un refractómetro, se determina el número de partículas disueltas en la orina. Un peso específico reducido se produce, por ejemplo, con la diabetes insípida. Por el contrario, un peso específico alto suele aparecer con una deshidratación elevada y varias enfermedades hepáticas. Para excluir tumores o desplazamientos se realizan radiografías.

Tratamiento

Dado que la incontinencia urinaria en perros puede aparecer por muchos motivos, la terapia dependerá de la enfermedad subyacente. La mayoría de malformaciones y tumores pueden operarse, aunque con estos últimos también pueden ayudar la quimioterapia o la radioterapia. Los cálculos urinarios (habitualmente, de estruvita) pueden eliminarse quirúrgicamente o con tratamiento conservador mediante dietas poco proteicas que los disuelvan.

Para tratar las causas inflamatorias se administran medicamentos antiinflamatorios y para las causas bacterianas, tras una prueba de resistencia, antibióticos. En el caso de las enfermedades hormonales pueden administrarse suplementos de la hormona que falta, según los niveles de hormonas. Particularmente con los estrógenos hay que tener en cuenta los numerosos efectos secundarios. Por eso, cualquier tratamiento debe estar supervisado por un médico. Las molestias de la incontinencia en perros por castración se pueden aliviar o incluso eliminar con acupuntura, terapias neurales, fármacos (simpaticomiméticos) y una operación. El tratamiento elegido siempre depende del estado general y de la edad del perro.

Pronóstico

Que la incontinencia pueda curarse y hasta qué punto depende de la causa, la gravedad y el éxito terapéutico. Si el tejido nervioso está completamente destruido debido a un accidente grave, el pronóstico no suele ser positivo. En cambio, la inflamación de la vejiga y los cálculos urinarios suelen tener cura.

Prevención

La castración es una causa frecuente de la incontinencia en perros y algunas razas tienen una alta predisposición. Por ello, en el caso de las razas más afectadas habría que reflexionar bien si realizar o no la castración. Para prevenir cálculos urinarios y enfermedades inflamatorias conviene hacer que el perro beba suficiente agua y darle una alimentación equilibrada.

Nuestros artículos más útiles
5 min

Tos en perros

La tos en perros, al igual que en los humanos, no es una enfermedad independiente. Es un síntoma de afecciones del aparato respiratorio u otros órganos. La tos puede ser también un reflejo para proteger al cuerpo de diferentes elementos, como cuerpos extraños o sustancias irritantes. A menudo la tos puede confundirse con vómitos o regurgitación, estornudos inversos, asfixia o jadeos intensos. Podemos diferenciar entre tos irritativa sin expulsión (tos no productiva) y tos húmeda con expulsión (tos productiva). Ambos tipos de tos pueden ser crónicos o agudos.
10 min

Castrar a un perro

Para las clínicas veterinarias, la castración es una operación rutinaria, pero ¿tiene sentido castrar a tu perro? ¿Cuál es la diferencia entre castrar y esterilizar? ¿Cuánto cuesta castrar un perro? Aquí encontrarás toda la información, así como las ventajas y los inconvenientes.
10 min

Vacunas para perros

Sin lugar a duda, las vacunas para perros protegen a tu peludo de enfermedades infecciosas graves. ¿Qué vacunas para perros son obligatorias? ¿Cuándo se realiza la primera vacuna en los cachorros y cada cuánto hay que actualizar la inmunización para protegerles de por vida?