Castrar a un perro

¿Debo castrar a mi perro?

Para las clínicas veterinarias, la castración es una operación rutinaria, pero ¿tiene sentido castrar a tu perro? ¿Cuál es la diferencia entre castrar y esterilizar? ¿Cuánto cuesta castrar un perro? Aquí encontrarás toda la información, así como las ventajas y los inconvenientes.

Pros y contras de castrar a un perro:

✅  A favor

  • Es una prevención del embarazo segura y permanente (que, por cierto, no es reversible)
  • La desaparición de los síntomas del celo, como el sangrado o los embarazos psicológicos (en las hembras)
  • Se evita la secreción de esmegma en los machos (pus amarillento)
  • La protección de enfermedades específicas como cáncer de mama, cáncer de testículos y problemas de próstata. Sin embargo, en las hembras solo cuando la castración es temprana.
  • La reducción de los comportamientos agresivos relacionados con el deseo sexual, como agresiones a otros machos o a hembras en celo.

⛔ En contra

  • El riesgo general que conlleva una cirugía invasiva
  • La intervención en el equilibrio hormonal natural del animal con consecuencias de largo alcance para el cuerpo y la mente, especialmente problemática en las castraciones tempranas (riesgo de enfermedades del sistema musculoesquelético y estancamiento del desarrollo mental)
  • La tendencia al sobrepeso y a la obesidad (frecuente en las razas de perro retriever, cocker y beagle)
  • Un mayor riesgo de incontinencia urinaria (especialmente en hembras de razas más grandes como el gran danés, el terranova, el leonberger, el bóxer, el schnauzer gigante, el doberman, etc.) y del desarrollo de otros tumores
  • Los cambios en la estructura del pelo (sobre todo en las razas de pelo largo), que requieren un aseo más complejo.

¿En qué casos es bueno castrar?

No tomes la decisión de castrar a tu perro a la ligera. Para evitar sorpresas desagradables o decepciones deja que tu veterinario te informe sobre las ventajas y los inconvenientes de la operación. Deja que te explique el procedimiento quirúrgico, el proceso de recuperación y las posibles alternativas para que puedas sopesar bien tu elección. Es importante que tu veterinario se haya tomado tiempo para conocer y examinar a tu can antes de darte su recomendación. La castración no es una solución idónea para todos los perros. Cada caso es diferente y las ventajas de castrar no siempre son más que los inconvenientes. A fin de cuentas, lo decisivo son los factores individuales, como la raza, el sexo, la edad, el peso, la altura, el tamaño y el comportamiento social. Si no estás seguro y crees que tu veterinario no te está dando suficiente información, es mejor que busques una segunda opinión.

¿Castrar o esterilizar?

A diferencia de la castración, en la que los ovarios o los testículos se eliminan por completo, en la esterilización solo se cortan las trompas de Falopio o el conducto deferente. Esta intervención es algo más barata que la castración, pero también se realiza con anestesia general. La reproducción de los perros se evita, pero el animal seguirá siendo sexualmente activo después de la operación pues, al contrario que al castrar, la esterilización no provoca ningún cambio hormonal, corporal o de comportamiento. Las hembras seguirán teniendo celo y los machos las perseguirán durante esa época.

¿Cuánto cuesta castrar un perro?

El precio está entre 100 y 250 euros si es un macho y puede llegar a costar entre 200 y 300 euros en las hembras. El precio depende de varios factores como el sexo y el peso del perro, el tipo de anestesia, la zona geográfica y la clínica veterinaria.

¿Cómo transcurre la operación de castrar a un perro?

Para los veterinarios, la castración es un procedimiento rutinario, pero ¿sabes cuáles son los pasos de esta operación?

  • Una vez completados todos los exámenes preliminares, el veterinario concertará una fecha para la operación.
  • Al igual que las personas, los perros han de estar en ayunas para la anestesia general.
  • Debes dejar de ofrecerles comida unas doce horas antes de la intervención. Antes de la cita, lleva a tu amigo canino a dar un paseo para que pueda hacer sus necesidades.
  • Lo primero que se hace es comprobar que el perro está en buen estado para ser anestesiado.
  • Después de haber sido sedado mediante una inyección intravenosa se le pone una perfusión y se le conecta a un monitor de anestesia. Además, se le pone un tubo para estar conectados a la máquina de gas anestésico y al suministrador de oxígeno.
  • Después se prepara al perro para la operación, se elimina el pelaje de la zona a operar, se desinfecta y se cubre con paños esterilizados.

Diferiencias entre la castracion de hembras y machos:

Castración en las hembras

En las perras, la pared abdominal se abre con un corte atravesando la piel, el tejido subcutáneo y la musculatura. Se ligan parte de las trompas de Falopio, venas y arterias y se extirpan los ovarios. A este tipo de castración se le llama ovariotomía. En muy pocas ocasiones se recomienda extraer la totalidad del útero, lo que se conoce como ovariohisterectomía.

Después de la extracción de los ovarios se cierra la incisión con puntos. Se deja de administrar el sedante y el can ha de quedarse en observación hasta que despierte. Desde que la perra esté completamente consciente y sea capaz de caminar puedes llevártela a casa, con medicamentos contra el dolor. Al día siguiente se ha de hacer un seguimiento en el veterinario. Para proteger la incisión es necesario que lleve un traje especial para el vientre hasta que se extraigan los puntos unos diez días después.

Castración en los machos

En los machos se hace una incisión en la piel sobre el escroto. Los testículos y los epidídimos se reubican y los cordones espermáticos y los vasos sanguíneos se atan. Esto posibilita que ambos testículos se puedan extraer por una sola abertura.

A los machos que tienen el escroto muy abajo se les ha de extirpar también. En aquellos raros casos en los que los testículos no descienden al escroto (criptorquidia), sino que se encuentran en el canal inguinal o dentro del abdomen, habrá que elegir otra vía de acceso adecuada.

La herida se sutura después de la intervención. Una vez terminada la operación se deja de administrar la anestesia, pero el perro ha de permanecer en observación hasta que se despierte. Para evitar que el macho se abra la herida, deberá llevar un collar isabelino o una venda.

Si vas a castrar a tu perro evita cualquier esfuerzo hasta que le hayan quitado los puntos, unos diez días después de la operación. Para que la herida sane de forma adecuada no puede estirarla.  Aplaza las excursiones largas en la naturaleza para más adelante. También el subir y bajar las escaleras o los saltos desde el maletero o el sofá han de evitarse por un tiempo. Después de dos semanas todo volverá a la normalidad y nada se interpondrá en tus actividades deportivas.

Cambios después de castrar a un perro

  • La extirpación completa de los testículos o los ovarios produce un cambio masivo en el equilibrio hormonal natural del animal.
  • El celo, el flujo de sangre y los embarazos psicológicos en las hembras o la secreción de esmegma en los machos, que plantea grandes problemas de higiene, dejan de ser un problema.
  • En las razas de pelaje largo puede ser que la estructura del pelo cambie. El pelo profundo de la capa interna se hace más denso y cubre el manto superior del can, dándole una apariencia descuidada y sin brillo.
  • El aumento del apetito y la reducción del ejercicio en muchos perros castrados hace que lleguen a tener sobrepeso.

¿Castrar a un perro le protege del cáncer?

A veces es necesario castrar por razones médicas, que suelen ser la prevención del cáncer u otras enfermedades relacionadas con las hormonas sexuales. Es cierto que la castración reduce el riesgo de algunos tumores. En los machos se reduce el peligro de contraer cáncer de testículos y enfermedades de próstata, y en las hembras la supuración del útero y otros tumores (cáncer de mama).

Esto suena bastante bien, pero a menudo se pasa por alto que la prevención del cáncer en las hembras solo se da en las castraciones tempranas. Para reducir el riesgo es necesario castrar a las hembras antes del primer celo. Castrar después del celo o cuando son adultas reduce la eficacia de la prevención contra el cáncer.

Sin embargo, una castración temprana puede llevar a problemas del aparato locomotor. Además, se dice que aumenta el riesgo de contraer otros tumores: los estudios han demostrado que la castración temprana parece tener un efecto negativo en la incidencia de tumores cardíacos, de bazo y de huesos.

¿La castración cambia el comportamiento?

Otro aspecto importante de la castración son los efectos en el comportamiento del perro. La eliminación de los órganos reproductivos no solo trae cambios corporales, sino que influye de forma directa en la mente y el comportamiento social. Son sobre todo quienes tienen un macho en casa los que optan por la castración como última opción a los comportamientos agresivos e inquietos causados por la testosterona. Es cierto que un macho castrado está más tranquilo frente a una hembra en celo, también el comportamiento competitivo con otros machos deja de ser un problema. Los aullidos, ladridos e intentos de escapar impulsados por el deseo sexual no se dan cuando el can ha sido castrado.

Sin embargo, es un error pensar que el macho castrado es más afable. La castración solo influye en comportamientos relacionados con las hormonas sexuales. Los comportamientos agresivos que son resultado de errores en la educación. El perro no aprenderá a hacer caso por una operación. Si tienes problemas con tu perro macho, lo primero que debes hacer es averiguar de dónde proviene el comportamiento reactivo del can. Solo en caso de que esté relacionado con el deseo sexual, el castrarlo puede ser de ayuda, pero no provocará ningún cambio en trastornos de conducta generales como agresiones territoriales o problemas de comportamiento.

¿Cuándo es recomendable castrar?

Teniendo en cuenta las ventajas y los inconvenientes no es de extrañar que la castración sea un tema tan controvertido. Los amantes de los perros pueden tener largas discusiones sobre si se debe o no castrar a un perro. Mientras que la ausencia de los síntomas sexuales físicos y psíquicos son una verdadera bendición, hay quienes advierten sobre la posible influencia en el organismo natural del perro. En estas discusiones es fácil olvidarse de que no hay una respuesta determinante a la pregunta de si se debe o no castrar a un perro pues cada caso es diferente.

No importa la decisión final: si te has informado bien y has decidido hacer lo que es mejor para tu fiel amigo, has tomado la decisión correcta.

Nuestros artículos más útiles

Tos en perros

La tos en perros, al igual que en los humanos, no es una enfermedad independiente. Es un síntoma de afecciones del aparato respiratorio u otros órganos. La tos puede ser también un reflejo para proteger al cuerpo de diferentes elementos, como cuerpos extraños o sustancias irritantes. A menudo la tos puede confundirse con vómitos o regurgitación, estornudos inversos, asfixia o jadeos intensos. Podemos diferenciar entre tos irritativa sin expulsión (tos no productiva) y tos húmeda con expulsión (tos productiva). Ambos tipos de tos pueden ser crónicos o agudos.

Castrar a un perro

Para las clínicas veterinarias, la castración es una operación rutinaria, pero ¿tiene sentido castrar a tu perro? ¿Cuál es la diferencia entre castrar y esterilizar? ¿Cuánto cuesta castrar un perro? Aquí encontrarás toda la información, así como las ventajas y los inconvenientes.

Coronavirus en perros

El coronavirus canino se extiende por todo el mundo y suele afectar a cachorros y a perros de las protectoras. Si comparamos el coronavirus de los humanos con el de los perros, el primero causa síntomas respiratorios, mientras que el segundo provoca problemas gastrointestinales. A pesar de que las infecciones de coronavirus en perros suelen ser leves, los animales con un sistema inmunitario debilitado pueden llegar a desarrollar diarrea grave e incluso fallecer.