Hernia discal en perros This article is verified by a vet

Hernia discal en perros

Una hernia discal en perros no se debe tomar a la ligera. Si tu perro muestra síntomas, llévalo inmediatamente al veterinario. Nosotros te explicaremos cuáles son estos síntomas y cómo se trata una hernia discal en perros.

¿Cómo se produce?

En una hernia discal en perros (también llamada prolapso o protrusión discal), el disco intervertebral se sale de los espacios intervertebrales y se introduce en el canal espinal. Esto puede provocar trastornos nerviosos. Para entender esto bien, echemos un vistazo a la anatomía.

La médula espinal discurre desde la primera vértebra cervical hasta la zona lumbar en forma de cordón alargado. Asume funciones nerviosas importantes enviando estímulos desde el cerebro hasta los órganos y viceversa, de los órganos al cerebro. Es necesaria para todos los movimientos voluntarios, la respiración, la sensibilidad y la motricidad de las patas y la cola. Está protegida por la columna vertebral, estructurada por segmentos, que la envuelve por todos los lados, formando el canal espinal. Para descartar problemas durante el movimiento, debajo del canal hay discos intervertebrales entre los cuerpos vertebrales que actúan como amortiguadores. Estos están compuestos por varias capas.

En el centro se encuentra el núcleo pulposo, que es blando y gelatinoso. Este está envuelto por el anillo fibroso, formado por una sustancia sólida similar al cartílago. La estabilidad de la columna se ve incrementada por ligamentos que se adhieren a varios puntos óseos de las vértebras.

Si la estabilidad de la columna ya no está garantizada, la médula puede dañarse, p. ej., por una hernia discal, y causar trastornos nerviosos graves.

kilos gratis

Hernia discal en perros: síntomas

Dado que la médula está segmentada, en función del segmento dañado se verá afectada una zona del cuerpo u otra.

Los síntomas de una hernia discal dependen enormemente de la magnitud, el tipo y la ubicación de la lesión. La enfermedad se puede dividir en cinco grados.

Los grados uno y dos muestran una fuerte sensación de dolor y trastornos de coordinación. Los grados más altos describen paresias parciales al principio y totales más tarde, en las que desaparece el dolor.

Causas

Las roturas de huesos por accidentes graves, luxaciones intensas, infecciones y alteraciones tumorales pueden provocar una hernia discal en perros.

Sin embargo, la causa más frecuente es el desgaste degenerativo. Este se produce por cargas incorrectas permanentes, sobrecargas y un ejercicio insuficiente, que puede ocasionar dos tipos de hernia distintos:

1. Desgarro del anillo fibroso

Al rasgarse el anillo fibroso externo, el núcleo gelatinoso se sale.

Este desplaza la médula, lo que provoca contusiones y constricción del tejido nervioso. La infiltración de sangre puede empeorar el proceso. Un desgarro suele ser agudo y, en la mayoría de casos, ocasiona síntomas repentinos de dolor intenso con paresia posterior.

2. Metaplasia fibrinoide (Hansen tipo II)

Este tipo de hernia discal describe el ablandamiento creciente del anillo fibroso y la hinchazón del núcleo gelatinoso. Suele tratarse de un proceso degenerativo, por lo que los síntomas van apareciendo más lentamente que en el tipo 1. Como el cuidador la detecta demasiado tarde, es frecuente que se observen daños permanentes en el tejido nervioso.

Hernia discal en perros

Diagnóstico: ¿cómo la detecta el veterinario?

Si el veterinario sospecha de una hernia discal, primero realizará una exploración general y, a continuación, una neurológica.

Con la exploración general se pueden descartar otras causas que también pueden provocar paresia, como intoxicaciones.

La exploración neurológica se concentra en el examen visual, la palpación y métodos de imagen, como radiografías con contraste, tomografías por resonancia magnética (TRM) y tomografías computarizadas (TC). Estos ofrecen indicios sobre la localización de la hernia discal, las posibles causas y la gravedad. Esto es importante para poder planificar una posible operación quirúrgica.

Todos los procedimientos diagnósticos de una hernia discal en perros se deben realizar con anestesia general. Esta, como todas las anestesias, conlleva riesgos y, por eso, solo se utiliza si está estrictamente indicada.

Terapia: ¿qué opciones hay?

En función del grado de la hernia discal, esta se puede tratar con una terapia conservadora o quirúrgica.

  • Conservadora:

Los grados bajos se suelen tratar con terapias conservadoras.

Los elementos esenciales del tratamiento son reposo durante una semana como mínimo y fisioterapia para fortalecer la musculatura. Además, se pueden emplear medicamentos coadyuvantes, como antiinflamatorios no esteroideos.

El uso sistemático de glucocorticoides, como cortisona, ya no es recomendable hoy día porque los efectos secundarios pueden predominar demasiado.  Sin embargo, la administración local de estos fármacos en casos aislados puede ser de ayuda.

  • Quirúrgica:

En casos de disminución de la sensación de dolor, paresia y fracaso de la terapia conservadora, hay que intervenir quirúrgicamente. De lo contrario, la médula podría sufrir daños irreversibles.

Tras administrar anestesia general, el cirujano abre el canal espinal y repara todas las partes prolapsadas del disco intervertebral. Sin embargo, sigue amenazando el riesgo de dañar los nervios aún más. Para aumentar las probabilidades de éxito, después de cada operación hay que practicar fisioterapia para reforzar la musculatura circundante.

Pronóstico: ¿cuáles son las probabilidades de curación?

Si esta enfermedad puede curarse completamente o no es algo que depende de la gravedad, la localización y el tratamiento. Es importante que discutas las medidas terapéuticas con el veterinario lo antes posible para prevenir daños a largo plazo.

Prevención de la hernia discal en perros

Para reducir el riesgo de una hernia discal en perros debes asegurarte de que tu perro haga suficiente ejercicio Este ejercicio no debe sobrecargarle el lomo, sino fomentar una musculatura de la espalda fuerte y estabilizadora.

Además, las camas acolchadas, como las ortopédicas, pueden descargar la espalda y prevenir el desgaste.

Es muy importante reconocer los signos iniciales de una enfermedad y llevar al perro al veterinario lo antes posible. Cuanto antes se inicie un tratamiento específico, menor es el riesgo de que el perro sufra daños nerviosos permanentes.


Franziska G., veterinaria
Profilbild von Tierärztin Franziska Gütgeman mit Hund

Me formé como veterinaria de forma íntegra en la Universidad Justus-Liebig Gießen en Alemania, donde pude adquirir experiencias en diversas áreas como medicina para roedores y animales pequeños, animales grandes y animales exóticos, así como farmacología, patología e higiene de los alimentos. Desde entonces, además de trabajar como autor veterinario, he estado trabajando en mi tesis doctoral de carácter científico. Mi objetivo es conseguir proteger mejor a los animales de los patógenos bacterianos que causan las enfermedades. Además de mis conocimientos veterinarios, también comparto mi propia experiencia como cuidadora de mi perro, por lo que puedo entender y aclarar miedos y problemas, así como otras cuestiones importantes sobre la salud de los animales.


Nuestros artículos más útiles
5 min

Tos en perros

La tos en perros, al igual que en los humanos, no es una enfermedad independiente. Es un síntoma de afecciones del aparato respiratorio u otros órganos. La tos puede ser también un reflejo para proteger al cuerpo de diferentes elementos, como cuerpos extraños o sustancias irritantes. A menudo la tos puede confundirse con vómitos o regurgitación, estornudos inversos, asfixia o jadeos intensos. Podemos diferenciar entre tos irritativa sin expulsión (tos no productiva) y tos húmeda con expulsión (tos productiva). Ambos tipos de tos pueden ser crónicos o agudos.
11 min

Castrar a un perro

Hace mucho tiempo que la castración es una intervención rutinaria en las clínicas veterinarias. Pero ¿castrar a un perro siempre es una buena idea? ¿Qué diferencia hay entre la castración y la esterilización? ¿Cuánto cuesta el procedimiento? Te contamos todo lo que necesitas saber y los pros y contras de castrar a un perro.
11 min

Vacunas para perros

Sin lugar a duda, las vacunas para perros protegen a tu peludo de enfermedades infecciosas graves. ¿Qué vacunas para perros son obligatorias? ¿Cuándo se realiza la primera vacuna en los cachorros y cada cuánto hay que actualizar la inmunización para protegerles de por vida?