Dermatitis atópica en perros

En colaboración con Eukanuba Veterinary Diets
Dermatitis atópica en perros

El picor es un síntoma clásico de la dermatitis atópica en perros.

Al igual que las personas, los perros sufren cada vez más alergias. En algunos, estas se manifiestan en forma de enfermedad cutánea inflamatoria, la dermatitis atópica en perros. En este artículo aprenderás todo lo que hay que saber sobre esta patología.

Síntomas: ¿cuáles son los signos más importantes?

El signo más típico de dermatitis atópica en perros es el picor. No todos los perros presentan también un enrojecimiento de la piel (eritema) en la zona afectada. Los síntomas pueden aparecer todo el año o por temporadas.

Patrón de distribución típico

Lo más habitual son reacciones en la cara, las orejas, las patas, las axilas y la parte inferior del cuello. Además, los perros atópicos suelen padecer otitis externas recurrentes.

Por otra parte, la barrera cutánea de los perros afectados está debilitada. Esto hace que las bacterias y los hongos puedan penetrar más fácilmente en la piel y provocar infecciones secundarias. Además, el perro contribuye a esto rascándose y lamiéndose las zonas que le pican. Por desgracia, estas infecciones suelen empeorar aún más el picor.

Otros síntomas

Durante el curso de la enfermedad pueden aparecer los síntomas siguientes:

  • Pelo ralo o caída de pelo (alopecia)
  • Piel escamosa
  • Pústulas o costras
  • Dermatitis piotraumática
  • Engrosamiento de la piel (liquenificación)
  • Alteraciones en la piel por lamerse las articulaciones de las patas (granuloma acral por lamido)
  • Coloración de la piel (hiperpigmentación)

No todos los perros presentan todo el abanico de síntomas de la dermatitis atópica canina. Sin embargo, el patrón de distribución típico es un indicio importante.

Dermatitis atópica en perros
En el curso de una dermatitis atópica en perros pueden aparecer calvas, rojeces e infecciones secundarias.

Diagnóstico: ¿cómo se detecta?

El diagnóstico de una dermatitis atópica en perros es un diagnóstico de exclusión. En primer lugar, el veterinario formula unas preguntas al cuidador (anamnesis). A continuación, realiza un chequeo general del perro y otros exámenes especiales.

Para poder delimitar mejor la causa de la enfermedad, el veterinario formula preguntas exhaustivas al cuidador. La aparición de síntomas en estaciones determinadas o la presencia de alergias en los padres podrían ser los primeros indicios.

La raza y la edad del perro también son factores importantes. La atopia suele aparecer por primera vez entre los seis meses y los tres años. Además, hay razas más propensas que otras a sufrir dermatitis atópica.

A continuación, con el chequeo del perro se determina el patrón de distribución típico de las alteraciones cutáneas. Este es un buen indicio de las causas.

Mediante exámenes microscópicos del pelo y la piel en las zonas afectadas se descarta una infestación de ectoparásitos. Además, el veterinario buscará infecciones por hongos cutáneos y bacterias.

Otra causa que se debe descartar antes de diagnosticar la dermatitis atópica en perros es la atopia inducida por alimentos.

Para ello, se le da al perro comida hidrolizada o tipos de alimentos monoproteicos en forma de dieta de eliminación. Durante el tiempo que dure la dieta, es imprescindible colaborar estrechamente con el veterinario.

Sales August 1

Si se han descartado todas las demás posibles causas, el veterinario puede llevar a cabo un test de anticuerpos. Para ello, se realizan análisis de sangre o test intradérmicos para detectar anticuerpos contra los alérgenos ambientales.

Para realizar el test intradérmico se inyectan alérgenos en la piel y, a continuación, se observa la reacción. Esto suelen realizarlo dermatólogos en consultas veterinarias grandes o clínicas.

En cambio, una prueba del suero sanguíneo se puede efectuar en cualquier momento en laboratorios especializados. Sin embargo, un resultado positivo por sí solo no es prueba suficiente, ya que los perros sanos también tienen estos anticuerpos en la piel y la sangre. Por eso, el veterinario siempre evaluará el resultado en relación con los síntomas.

Dermatitis atópica en perros
Con un test intradérmico se identifican las sustancias alérgenas por medio de la reacción de la piel.

Tratamiento: ¿qué opciones hay?

La dermatitis atópica en perros causada por alergias ambientales requiere una terapia adaptada al perro que debe irse adaptando periódicamente. Aquí es esencial que el veterinario y el cuidador colaboren como es debido.

Además, la terapia se sustenta en varios pilares con los que se tratan, además de la alergia, los síntomas y los efectos secundarios.

Por desgracia, las alergias no se pueden curar. Por eso, el objetivo primordial del tratamiento es mejorar la calidad de vida del perro y, por consiguiente, del cuidador.

El tratamiento más fácil y eficaz de una alergia siempre es evitar la sustancia que la provoca (alérgeno). La posibilidad y el éxito de evitar los alérgenos dependen de las sustancias causantes. Con los alérgenos ambientales se necesitan estrategias diferentes que con los alérgenos alimentarios, que pueden evitarse fácilmente en la alimentación.

  1. Alergias alimentarias

Si el perro sufre dermatitis atópica por una alergia alimentaria, la parte principal del tratamiento consiste en cambiar a un alimento dietético especial tras hablarlo con el veterinario. La dieta de eliminación se debe dar al perro durante entre ocho y doce semanas. También hay medicamentos, seleccionados según el caso, que refuerzan la fase de recuperación.

Advertencia: La elección de un alimento dietético adecuado puede favorecer las funciones físicas naturales del perro. No obstante, recuerda que una comida de dieta no puede curar ni prevenir enfermedades. Además, la alimentación correcta del perro es un tema que siempre hay que hablar con el veterinario. En la tienda online de zooplus encontrarás alimentos dietéticos especiales.

  1. Alergia al polen

Si tu perro es alérgico al polen, infórmate sobre el calendario de polinización actual y adapta los paseos en consecuencia. Los alérgicos a las gramíneas tienen prohibidos los paseos por hierba alta y césped recién cortado en época de floración.

Consejo: lavar el pelo con agua después de los paseos reduce la carga de polen. También puedes pasarle un paño mojado por la cabeza y las patas después de los paseos.

  1. Alergia a los ácaros

Para los alérgicos a los ácaros de la comida, conviene comprar sacos de pienso más pequeños y hermetizarlos. Cuanto más tiempo esté el pienso abierto, mayor es la contaminación de alérgenos de ácaros, causada adicionalmente por ácaros domésticos.

Para prevenir una contaminación adicional de pulgas y ácaros, se administran medicamentos de profilaxis antiparasitaria periódicamente a los perros atópicos. Debes dárselos durante todo el año cuando toque.

Dermatitis atópica en perros
© Chalabala / stock.adobe.com

En el caso de las alergias ambientales, el único tratamiento de la causa es la inmunoterapia específica con alérgenos. Esta también se conoce como hiposensibilización o desensibilización.

¿Cómo funciona la desensibilización en perros?

Un laboratorio especializado fabrica una solución que contiene justamente los alérgenos a los que el perro es alérgico. La idea es que el sistema inmunitario del perro se acostumbre paulatinamente a los alérgenos, reduciéndose así la reacción excesiva.

En la fase inicial, poco a poco se van administrando cantidades y concentraciones cada vez mayores de la solución. En la fase de mantenimiento posterior, el veterinario le administrará la solución solo una o dos veces al mes.

El tratamiento de mantenimiento debe llevarse a cabo como mínimo durante dos o tres años. Sin embargo, se recomienda una terapia vitalicia para prevenir una recidiva de la alergia.

Ojo: la inmunoterapia sirve para reducir la reacción alérgica a los alérgenos ambientales, pero no para curar la dermatitis atópica.

Factores que influyen

Hay factores ambientales que pueden influir en cualquier momento en el éxito y la evolución de la inmunoterapia. El estrés, una infestación parasitaria o un cambio de alimentación pueden hacer que los síntomas empeoren.

Por eso, la dermatitis atópica en perros precisa una estrecha colaboración entre el cuidador y el veterinario. Además, se requiere una buena gestión del entorno por parte del cuidador.

Ventajas y posibilidades de la inmunoterapia

Una gran ventaja de la inmunoterapia son los bajos efectos secundarios, en comparación con muchos medicamentos de uso habitual. Por otro lado, el tratamiento requiere mucho tiempo y dinero. Por eso, antes de iniciar la terapia se deben sopesar los costes y las ventajas, y tomar una decisión individualizada.

Para los perros afectados durante todo el año, la inmunoterapia ofrece una buena posibilidad de vivir una vida tranquila. Para un perro que solo tiene problemas cuatro meses al año se suele elegir la terapia medicamentosa.

Probabilidades de éxito

Alrededor del setenta por ciento de los perros tratados con inmunoterapia experimentan una mejoría de los síntomas de más del cincuenta por ciento. Solo en unos pocos perros desaparecen los síntomas del todo o se puede prescindir de más sesiones de inmunoterapia. Por desgracia, el tratamiento fracasa en aproximadamente un veinte por ciento.

La terapia sintomática tiene por objetivo aliviar el picor y las inflamaciones de la piel. Por eso, esta se aplica sola o en combinación con una hiposensibilización. El veterinario elige los tratamientos para cada paciente y cómo combinarlos.

a. ¿Qué se puede hacer contra las infecciones bacterianas y los hongos cutáneos?

Los champús con componentes antibacterianos o los antibióticos sistémicos ayudan a combatir las infecciones bacterianas.

Los hongos cutáneos se tratan con soluciones de lavado especiales, pomadas o, en algunos casos, vacunas.

b. ¿Qué medicamentos existen contra el picor?

Para la terapia sintomática contra el picor se emplean varios medicamentos sistémicos, como la cortisona o la ciclosporina.

Los nuevos medicamentos con base de anticuerpos monoclonales presentan menos efectos secundarios. Estos se adhieren a los neurotransmisores del sistema inmunitario responsables del picor, interrumpiendo así el avance de los síntomas cutáneos. De momento, existen comprimidos de oclacitinib de administración diaria o lokivetmab, una solución líquida que el veterinario inyecta mensualmente.

Los antihistamínicos no funcionan también en los perros como en las personas y, por eso, se utilizan muy poco. Además, las zonas afectadas pequeñas se pueden tratar con espráis o pomadas de cortisona.

c. Productos para reforzar la barrera de la piel

Además de aliviar los síntomas, también hay que reforzar la función de defensa de la piel. Actualmente existen muchos productos en el mercado. Los champús especiales o las pipetas calman el picor y refuerzan la barrera cutánea.

Está demostrado que los ácidos grasos esenciales reducen las reacciones inflamatorias cutáneas y el picor asociado a la atopia. Además, refuerzan la función de barrera de la piel. Estos productos se aplican en la piel o se administran con la comida.

Eukanuba VETERINARY DIETS Dermatosis pienso para perros

  • Alimento completo para perros de más de 1 año con dermatosis y pérdida excesiva de pelo
  • Desarrollado especialmente para perros sensibles desde el punto de vista nutricional y que puede favorecer la función natural de la piel
  • El alto contenido de ácido linoleico (LA) y la suma de ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA) pueden favorecer la barrera natural de la piel
  • Nota: Se recomienda solicitar el asesoramiento de un veterinario antes de utilizarlo o de prolongar el período de alimentación.

Pronóstico: ¿cuáles son las probabilidades de curación?

Por desgracia, la dermatitis atópica en perros no se puede curar, sino que solo pueden aliviarse los síntomas. De hecho, se trata de una enfermedad crónica que suele tener que tratarse y controlarse de por vida.

Sin embargo, con el tratamiento correcto, no hay nada que impida que el perro viva una vida larga y feliz.

Causas: ¿cómo aparece la enfermedad?

La dermatitis atópica es la segunda enfermedad cutánea no infecciosa más frecuente en perros.  Sin embargo, las complejas causas de la dermatitis atópica canina todavía no están claras del todo.

Predisposición genética

Está claro que la piel atópica en perros es genética. Además, los defectos de la barrera cutánea facilitan a los alérgenos ambientales la penetración en el cuerpo.

Esto provoca inflamaciones localizadas en la piel y, finalmente, una activación exacerbada del sistema inmunitario.

Hay razas más propensas a las enfermedades cutáneas alérgicas, aunque es frecuente que solo sean de líneas de cría concretas. Estas razas pueden ser, por ejemplo:

Alérgenos más frecuentes de la piel atópica en perros

El polen de los árboles y las gramíneas, el moho y los ácaros del polvo son los alérgenos más frecuentes que provocan dermatitis atópica en perros.

Por ejemplo, si los síntomas aparecen solo en primavera o verano, probablemente sea una hipersensibilidad al polen. En cambio, en una alergia de todo el año, los ácaros del polvo suelen ser los causantes principales.

Otra forma de atopia es la dermatitis atópica inducida por la alimentación. En esta, los alérgenos alimentarios participan en la aparición de los síntomas.

¿Qué es la teoría del umbral?

La causa no siempre se puede delimitar con precisión, ya que a menudo se agrupa un complejo de varios desencadenantes.

Según la teoría del umbral, varias causas se potencian y es entonces cuando se producen los síntomas de una atopia. En el proceso también participan componentes no alérgicos, como otras enfermedades o el estrés.

Profilaxis: ¿cómo se puede prevenir?

La dermatitis atópica en perros no se puede prevenir, pero, en el mejor de los casos, puede minimizarse el riesgo.

Si el perro que quieres es de una de las razas más comúnmente afectadas, examina con lupa a los padres. Cuando el padre o la madre tienen alergias, los cachorros corren un mayor riesgo de enfermar.

Si tu perro ya padece dermatitis atópica, la colaboración con el veterinario es fundamental. Llévalo periódicamente para que le haga chequeos para prevenir un nuevo brote de síntomas o, como mínimo, aliviarlos rápidamente.

Nuestros artículos más útiles
5 min

Tos en perros

La tos en perros, al igual que en los humanos, no es una enfermedad independiente. Es un síntoma de afecciones del aparato respiratorio u otros órganos. La tos puede ser también un reflejo para proteger al cuerpo de diferentes elementos, como cuerpos extraños o sustancias irritantes. A menudo la tos puede confundirse con vómitos o regurgitación, estornudos inversos, asfixia o jadeos intensos. Podemos diferenciar entre tos irritativa sin expulsión (tos no productiva) y tos húmeda con expulsión (tos productiva). Ambos tipos de tos pueden ser crónicos o agudos.
11 min

Castrar a un perro

Hace mucho tiempo que la castración es una intervención rutinaria en las clínicas veterinarias. Pero ¿castrar a un perro siempre es una buena idea? ¿Qué diferencia hay entre la castración y la esterilización? ¿Cuánto cuesta el procedimiento? Te contamos todo lo que necesitas saber y los pros y contras de castrar a un perro.
11 min

Vacunas para perros

Sin lugar a duda, las vacunas para perros protegen a tu peludo de enfermedades infecciosas graves. ¿Qué vacunas para perros son obligatorias? ¿Cuándo se realiza la primera vacuna en los cachorros y cada cuánto hay que actualizar la inmunización para protegerles de por vida?