Giardia en perros

Giardia en perros

Las giardias infestan la mucosa intestinal de los perros jóvenes y adultos, pero no todos muestran síntomas.

¿Tu perro tiene problemas recurrentes en el estómago y el intestino? La causa podrían ser las giardias, que se instalan en el intestino delgado del peludo. En este artículo aprenderás todo lo que hay que saber sobre la giardia en perros.

¿Es muy peligrosa la giardia en perros?

Mientras que los perros adultos no suelen presentar síntomas, los jóvenes o los inmunodeprimidos pueden sufrirla enormemente. No obstante, tratada a tiempo y con las medidas higiénicas correspondientes, la giardia en perros se suele poder controlar.

Zoonosis: ¿un perro puede transmitirle giardias a una persona?

Las giardias tienen potencial zoonótico. Esto significa que tú, tus hijos y familiares, si estáis inmunodeprimidos, podríais contagiaros de estos parásitos unicelulares. Por eso, es aún más importante seguir las normas de higiene y pedir análisis de heces de tu peludo periódicamente.

kilos gratis

Síntomas más importantes

Los cachorros y perros jóvenes pueden desarrollar síntomas graves:

  • Diarrea maloliente y viscosa (por la mucosa intestinal desprendida)
  • Vómitos
  • Gases
  • Pérdida de peso
  • Debilidad y cansancio

También hay perros en los que la giardiasis no se manifiesta con ningún síntoma. No obstante, estos perros son portadores de los parásitos y los expulsan a través de las heces.

Así pues, las giardias son un peligro de contagio imprevisible porque no siempre se manifiestan con síntomas clínicos.

Giardia en perros
Representación gráfica de la giardia en perros

Diagnóstico: ¿cómo se detecta la giardia en perros?

Cuando tu cachorro tenga fuertes diarreas, siempre es conveniente llevarlo al veterinario. Los cachorros aún no tienen almacenes de agua tan grandes, por lo que se deshidratan enseguida.

Si la circulación del peludo ya está debilitada, es posible que el veterinario deba estabilizarla con una infusión de líquidos.

Al mismo tiempo, te hará preguntas y examinará al perro. Con síntomas principales como vómitos o diarrea, el veterinario sospechará de una infestación parasitaria, además de otras enfermedades. Para descartar una infestación parasitaria, se puede encargar un examen parasitológico de las heces.

Para ello, lo ideal es recoger heces del perro de tres días diferentes. El motivo es que el perro no expulsa giardias con cada excreción.

Si el perro tiene giardias, hay varias pruebas que pueden detectarlas:

  • Test rápidos para detectar coproantígenos específicos
  • Método de flotación para detectar quistes

Para analizar las heces, lo ideal es recoger muestras de tres días porque la giardia no se expulsa con cada excreción. Si el perro está infectado, el parásito se puede detectar fácilmente con un test rápido (ELISA). Esto se puede hacer directamente en la consulta o en un laboratorio.

Tratamiento: ¿cómo se trata?

El tratamiento de la giardia en perros consta de dos pilares: la administración de medicamentos y el seguimiento de medidas higiénicas.

1. Desparasitación

Si el veterinario ha detectado giardias en tu perro, podrá recetarle varios medicamentos. Él decidirá qué principio activo es el mejor para desparasitarlo (p. ej., fenbendazol o metronidazol).

¿Cuánto tardan en desaparecer las giardias?

Una infección de giardia suele durar tres o cuatro semanas y el tratamiento medicamentoso dura unos cinco días. Después de darle los fármacos al perro, se deberá repetir el examen de heces. Solo así se puede garantizar que la giardia realmente se ha eliminado.

2. Higiene

Mientras el peludo no tenga un resultado negativo de giardia, también es importante prevenir una nueva infección de estos parásitos. Para ello, se deben tomar estas medidas higiénicas:

  • Desinfecta a diario las camas, comederos y bebederos de tu peludo. Para ello, puedes usar agua caliente a más de 65 grados.
  • Retira las heces de tu perro enseguida para prevenir un nuevo contagio.
  • Si tienes varios perros, trátalos a todos contra las giardias, aunque no muestren síntomas.
  • Baña a tu perro a fondo con un champú especial para perros.
  • Si tiene el pelo largo, córtale los pelos de la región anal con cuidado.
  • Lava todas las mantas y cojines con los que haya tenido contacto el perro como mínimo a 65 grados.

Pronóstico: ¿tiene cura?

En la mayoría de casos, el pronóstico de giardia en perros es bueno. Los casos graves solo suelen presentarse en cachorros y perros jóvenes no tratados.

El problema de las recidivas

Por desgracia, las recidivas siempre complican la lucha contra los parásitos. Esto significa que, pese a cumplir todas las medidas de control, la giardia en perros no desaparece.

Si eso sucede, es importante llevar a cabo nuevos intervalos de tratamiento. Solo así se pueden combatir poco a poco todos los estadios de las giardias.

Giardia en perros
Los perros infectados pueden transmitir las giardias a otros perros a través de las heces.

Causas: ¿cómo se contagian los perros?

El patógeno Giardia intestinalis (también llamado G. duodenalis o G. lamblia) es un parásito intestinal. Las giardias son organismos unicelulares que se reproducen por división celular. Colonizan el intestino delgado de muchos animales vertebrados, como perros, gatos y personas.

La giardia en perros es muy frecuente en refugios de animales, perreras y criaderos, es decir, donde conviven muchos perros.

Ciclo de desarrollo de las giardias

Los parasitólogos distinguen entre dos estadios de las giardias: los trofozoítos y los quistes. La transmisión tiene lugar de huésped a huésped, ingiriendo estos los quistes infecciosos del entorno con la boca. Así pues, los perros suelen infectarse al comer heces de otros animales.

Los trofozoítos son las giardias que se asientan en la mucosa intestinal del perro. En cambio, los resistentes quistes son las nuevas giardias creadas por división celular. Estos son los que el perro infectado expulsa con las heces.

Como pueden sobrevivir hasta tres meses en un entorno húmedo o en agua, también puede haber un contagio mediante superficies o comida contaminadas.

Prevención: ¿cómo puedo proteger a mi perro?

Para proteger a tu perro de las giardias, debes integrar normas de higiene generales recomendadas en el día a día. Limpia los juguetes, los comederos y los bebederos regularmente con agua hirviendo.

Cuando salgas a pasear al perro, recoge los excrementos y tíralos a los contenedores previstos para ello. Así, también protegerás a otros perros de un contagio.

Si quieres asegurarte de que tu perro no tiene parásitos, puedes pedir un análisis parasitológico de sus heces de vez en cuando.

Nuestros artículos más útiles
5 min

Tos en perros

La tos en perros, al igual que en los humanos, no es una enfermedad independiente. Es un síntoma de afecciones del aparato respiratorio u otros órganos. La tos puede ser también un reflejo para proteger al cuerpo de diferentes elementos, como cuerpos extraños o sustancias irritantes. A menudo la tos puede confundirse con vómitos o regurgitación, estornudos inversos, asfixia o jadeos intensos. Podemos diferenciar entre tos irritativa sin expulsión (tos no productiva) y tos húmeda con expulsión (tos productiva). Ambos tipos de tos pueden ser crónicos o agudos.
11 min

Castrar a un perro

Hace mucho tiempo que la castración es una intervención rutinaria en las clínicas veterinarias. Pero ¿castrar a un perro siempre es una buena idea? ¿Qué diferencia hay entre la castración y la esterilización? ¿Cuánto cuesta el procedimiento? Te contamos todo lo que necesitas saber y los pros y contras de castrar a un perro.
11 min

Vacunas para perros

Sin lugar a duda, las vacunas para perros protegen a tu peludo de enfermedades infecciosas graves. ¿Qué vacunas para perros son obligatorias? ¿Cuándo se realiza la primera vacuna en los cachorros y cada cuánto hay que actualizar la inmunización para protegerles de por vida?