Carlino

Carlino

El conocido dicho del latín «Multum in parvo» es muy acertado a la hora de describir al carlino, pues es cierto que en su pequeño cuerpo hay «mucha sustancia». El incomparable carisma y humor del pug, junto a su inteligencia y profundidad hace que la convivencia esté llena de entretenimiento.

Cualidades del carlino

El carlino es un perro muy payaso, que hace sonreír a los humanos, no solo por sus extrañas facciones con profundas arrugas, hocico chato y grandes ojos negros, sino también por su excepcional sentido del humor. Cada día descubre nuevas tonterías con las que hacer reír a su cuidador. El perro pug es muy juguetón y, a pesar de sus cortas piernas, es muy dinámico. Aunque no lo parezca, en las carreras de obstáculos, los juegos de habilidad o incluso como acompañante en cortas excursiones en bici, esta raza de perros se muestra alegre, divertida y relajada. Al mismo tiempo es un can muy digno que disfruta mucho de la tranquilidad. Le encanta dormir mucho y roncar en la cama, el sofá o sobre el regazo de su humano, pero no es un perrito faldero.

Cuando algo le llama la atención, puede pasar de estar muy tranquilo a estar muy animado y temperamental de un momento a otro. Cuando esto sucede mueve la cola con energía, salta por la casa y se alegra por la distracción. Siempre es muy amable y abierto hacia otros animales y personas. Este pequeño peludo tiene un gran corazón y ama a su cuidador sobre todas las cosas. Le sigue vaya a donde vaya y es un compañero muy fiel. Cuando algo no le gusta, como por ejemplo que su querido humano no le preste suficiente atención, puede ponerse muy testarudo. Es muy cómico cuando se hace el ofendido, ignorando a su humano y haciéndose el ciego y sordo.

Los ladridos o las conductas agresivas son inexistentes en esta raza de perro enano. Pero si puede pasar que su extrema afabilidad provoque agresividad en otros perros, que no interpretan bien su bondad. Eso sí, no suele dejarse intimidar ¿será que sabe que según el estándar de la FCI pertenece a los molosoides y por lo tanto es pariente de los mastines?

Aspecto

A primera vista se aprecia que este pequeño perro tiene mucha sustancia: «multum in parvo». El perro carlino es muy compacto y su redondo cuerpo tiene una musculatura fuerte y firme. La complexión física de espalda recta es cuadrada, pero nunca debe parecer que tiene las extremidades cortas ni que está magro, es decir tener las patas largas. Según el estándar de la raza de la FCI el peso ideal está entre 6,3 y 8,1 kilos, y a pesar de que no se especifique una altura a la cruz determinada, no debe exceder los 35 cm.

La cabeza es bastante grande en comparación con el pequeño tamaño del cuerpo. El achatado y corto hocico y la trufa negra y plana con fosas nasales grandes y abiertas son características de esta raza. Las fosas nasales estrechas y los pesados pliegues sobre la nariz son inaceptables según los cambios del 2010 en el estándar de la raza. En algunos países, la formación de pliegues demasiado grandes sobre la nariz se considera una cría que provoca dolor y sufrimiento que incluso está castigada por ley. Las funciones de la nariz y de los ojos no pueden verse afectadas por pliegues excesivos. Después del cambio en el estándar en 2010, los grandes y redondos ojos de color oscuro y de mirada dulce y ligeramente preocupada ya no pueden ser protuberantes.

Las pequeñas orejas del pug se pliegan cayendo hacia delante, la punta se adhiere a la redonda cabeza, cubriendo la abertura. Además de las «orejas de botón», que según el estándar de la raza se prefieren, también se aceptan las «orejas de rosa», que cuelgan doblándose hacia detrás mostrando el canal auricular.

El corto, brillante, liso y suave pelaje tiene una sola tonalidad y, según las instrucciones de la raza se aceptan estos cuatro colores: negro, plata, albaricoque y leonado claro. Cada una de estas tonalidades debe estar bien definidas para contrastar con las marcas en el hocico o la máscara, las orejas, los lunares en las mejillas, la marca de la frente o las estrías. Estas marcas deben estar definidas con claridad y ser lo más negras posible. Hay varios criadores aficionados, que no se rigen por el estándar de la raza del FCI, que intentan crear otras tonalidades aparte de las permitidas. Por eso se dan algunos casos en los que se pueden ver carlinos de color marrón, sable, merle o atigrado. Eso sí, ya no se le reconoce como carlino de raza pura.

Origen

Aunque según el estándar de la raza de la FCI el carlino se considera una raza inglesa, sus raíces son chinas. Hace más de 2000 años en China ya se criaban con perros similares a los mastines, por eso, en la FCI, pertenece al grupo de los mastines.

Durante el imperio chino, tener un pug era un privilegio, pues era considerado el «perro emperador» y como tal solo podía pertenecer al emperador, que además era el único que podía tocarlo. Los perros emperador disfrutaban de una vida llena de lujos. No era extraño que estos cuadrúpedos de nariz aplastada tuvieran su propio guardaespaldas. El pueblo solo podía tener un pug cuando este ya no servía para la cría, pero, aun así, el comprador tenía que pagar una gran suma de dinero para poder quedarse con uno de estos canes emperadores.

Alrededor del año 1500, estos perros llegaron a los Países Bajos a través de la Dutch East Indian Company. Desde aquí, el pequeño, encantador y terco can conquistó numerosas casas nobiliarias y se convirtió en un can muy popular en los salones de las damas con mucho poder adquisitivo.

Durante la industrialización y el declive de las casas nobles, el pug cayó cada vez más en el olvido.

La raza carlino no se extinguió gracias a los criadores británicos. Alrededor de 1900 experimentó un resurgimiento y empezó a conquistar al mundo entero. A pesar de que a lo largo de los años y debido a las diferentes direcciones de reproducción, se han establecido algunos prejuicios sobre el perro pug, se ha llegado a decir de él que es perezoso, aburrido y voraz, su popularidad aún no ha disminuido.

Cría y salud de la raza carlino

Un pug de raza pura sigue siendo bastante caro hoy en día. El precio de un cachorro de un criador serio está entre los 1300 y 1500 euros. Normalmente esto es una buena inversión, pues al adquirir un pug en un criador reconocido lo recibes sano y fuerte, para que pueda alegrarte la vida durante muchos años y sin tener que preocuparte por elevadas facturas de veterinario. También debes considerar que un criador responsable antepone el bienestar y la salud de sus animales, con lo que el precio apenas cubre el coste incurrido con anterioridad. Una tenencia adecuada, un análisis exacto del pedigrí antes del cruce, las vacunas y las revisiones médicas en el veterinario, una alimentación de buena calidad para las madres y los cachorros, así como la posibilidad de un desarrollo sano de las crías, le cuesta mucho dinero al criador. El dinero rápido solo puede hacerse con un pug carlino que no haya pasado estos exámenes de salud y no tenga comprobante del pedigrí. Por amor al bienestar y la salud de los animales es mejor que evites los pugs a precios de ganga. Si no puedes o quieres gastar tanto dinero, una visita a la protectora de animales siempre es una buena alternativa. Es posible que haya un carlino esperando a que le ofrezcas un nuevo hogar.

A pesar de toda la energía y el compromiso de los criadores de pugs por conseguir perros sanos y fuertes, aún se lucha contra enfermedades específicas de la raza. Muchas de estas contingencias se deben a la sobreexplotación del pug como perro de moda de nariz plana y arrugas profundas. A consecuencia de este ideal de belleza, algunos ejemplares de la raza aún hoy tienen problemas respiratorios, pues el corto hocico puede causar que el conducto de aire esté muy estrecho. El famoso ronquido de los carlino suele deberse a un paladar largo y demasiado blando. Los ojos, que hasta hace poco debían ser prominentes, a menudo se ven afectados por queratitis y úlceras en la córnea.

Con los intentos de cría de los últimos años y los cambios en el estándar de la raza de 2010 se espera que estas enfermedades se reduzcan durante los próximos años.

Alimentación para el carlino

La salud de los carlinos no está solo en manos del criador, como cuidador también tienes la responsabilidad de proporcionarle a tu cuadrúpedo unos cuidados adecuados y una alimentación saludable. Así se pueden evitar o al menos detectar a tiempo muchas enfermedades.

La dieta del carlino tiene un papel fundamental en la salud. Una comida con alto contenido de carne, un poco de verdura, una pequeña cantidad de cereales y nada de azúcar aseguran que el pug reciba todos los nutrientes y vitaminas necesarios. Una alimentación equilibrada asegura que tu perro no suba de peso, pues los pug carlinos tienden al sobrepeso cuando se alimentan de forma inadecuada.

Lo mejor es repartir el pienso en tres porciones diarias, que, a poder ser, deben administrarse siempre a la misma hora. Tu peludo se acostumbrará a ese horario con rapidez. Para evitar problemas estomacales es importante que la comida esté a temperatura ambiente. Después de haber comido es mejor dejarle tiempo a tu carlino para que haga la digestión. Los paseos y los juegos en el exterior deben dejarse para más tarde.

Tenencia y cuidados del perro carlino

Para prevenir las enfermedades también tienes que darle a tu can los cuidados adecuados. Dado que los pug carlino por naturaleza sueltan bastante pelo es recomendable cepillarlos a menudo. Los ojos y las orejas se han de revisar y limpiar con frecuencia. Las arrugas de la cabeza y la cara deben estar siempre secas y limpias.

Tener un perro pug es bastante simple: requiere poco espacio y no necesita salir con demasiada frecuencia. Duerme mucho, no tiene instinto cazador y gracias a su cercanía y lealtad a las personas es fácil de educar. Eso sí, debes jugar bastante con tu peludo y animarle a que se mueva, esto evita que se desmotive y aletargue. Una rutina activa, con paseos y pequeños juegos también evita que tu perro suba de peso. Con la motivación suficiente, el pug es muy juguetón y vivaz. Al fin y al cabo, después de haber agotado las energías es cuando mejor se disfruta de un descanso en el regazo de su cuidador.

Nuestros artículos más útiles
El inteligente y sofisticado border collie con su brillante pelaje es un perro de pastoreo...
La raza de perros más pequeña del mundo tiene una de las esperanzas de vida más largas y es adorada por muchos. El chihuahua es un perro de excesos, habita en los bolsos de Madonna, Britney Spears o Paris Hilton. Sin embargo, este perro de raza mexicano es mucho más que un perro faldero de lujo.