Schnauzer miniatura

schnauzer miniatura

Carácter

El schnauzer miniatura es un perro enérgico, atento, a veces terco, pero también amable, bondadoso y afectuoso. Se parece mucho a sus hermanos mayores, el schnauzer y el schnauzer gigante. Pero, en vista de su pequeño tamaño, resulta asombroso lo persistente, inteligente y valiente que es el más pequeño de la familia de los schnauzer.

Una pequeña bola de energía

A pesar de su tamaño, de un máximo de 30 a 35 centímetros, la necesidad de movimiento del schnauzer miniatura es bastante alta. Ya sean paseos, recobrar objetos, juegos con pelota o de búsqueda, rastreos, correr, nadar o salidas en bicicleta, el pequeño can nunca tiene suficiente y lo que más le gusta es estar en movimiento. Le gusta entretener y ser entretenido, estar tirado en el sofá sin hacer nada no es para nada de su agrado. Pero si se le ofrecen suficientes salidas y entretenimiento, es un perro mimoso, apegado, que se adapta con facilidad y al que le encanta estar cerca de sus humanos.

Valiente perro guardián

Sin embargo, el schnauzer miniatura es mucho más que un pequeño perro de familia deportista. Por naturaleza es muy atento e informa a su humano sobre cualquier ruido desconocido. Esto hace que además sea un buen perro guardián, que no tiene nada que envidiarles a otras razas de perros guardianes. Su valentía y su coraje son admirables teniendo en cuenta que este pequeño can apenas pesa entre 4 y 8 kilos. Además, es bastante reservado, al principio, con los desconocidos.

Terco perro de familia

El pequeño schnauzer tiene un vínculo muy estrecho con su familia. A pesar de que, al igual que todas las razas schnauzer, sea un poco terco, le gusta agradar a sus humanos. Su cercanía a las personas, su inteligencia y su avidez por aprender hacen que sea un alumno agradecido y obediente, eso, siempre y cuando realice suficiente ejercicio. Si este no es el caso, puede pasar que su tozudez salga a la luz. Si su humano no le ofrece suficientes actividades, el testarudo e inteligente can buscará con qué entretenerse solo, lo que no suele ser del agrado de su familia.

El aspecto típico de un schnauzer

Sin embargo, el schnauzer miniatura no solo ha heredado el carácter típico de un schnauzer Esto incluye, sobre todo, la barba peluda y las cejas de pelo largo y tupidas que ensombrecen un poco los ojos. Incluso la complexión fuerte y más bien corpulenta con una espalda inclinada hacia detrás es común en todas las variantes del schnauzer. Lo mismo sucede con el alambrado y áspero pelaje superior que está bien pegado al cuerpo.

schnauzer miniatura

Cuatro variantes de color

No obstante, los colores del schnauzer miniatura son más variados que los del resto de la familia schnauzer. Además de los colores más conocidos, el sal y pimienta y el negro puro, el más pequeño de los schnauzer también puede verse en negro y plata y en blanco puro. Estas variantes de color se componen de la siguiente manera:

  • Negro puro con lanilla interior negra. Las marcas claras en la cabeza, el pecho y en las patas son indeseadas.
  • Sal y pimienta: con igual distribución de color pimienta y bien pigmentado con matices desde gris fundición a gris plateado con lanilla interior gris y con una máscara oscura. Las marcas claras tampoco son deseadas aquí.
  • Negro y plata: capa externa negra con lanilla interior negra y manchas blancas sobre los ojos, las mejillas, en la barba, en la garganta, en el antepecho dos triángulos ubicados de forma simétrica, en los metacarpos, en los pies, en la cara interna de los miembros posteriores y en la zona perineal. La frente, la nuca y la parte externa de las orejas deben ser negras.
  • Blanco purocon lanilla interior blanca. Sin máscara oscura.

El schnauzer miniatura particolor

En Estados Unidos es muy popular el schnauzer particolor. Un color parti significa cualquier color sobre blanco, incluido el hígado (marrón) y el chocolate, ya que están anclados al gen parti. A diferencia del estándar de la raza de la FCI (Federación Cinológica Internacional), esta variante de color si está reconocida por el American Kennel Club (AKC).

Pequeño pero robusto

A pesar de que el schnauzer miniatura tiene una altura a la cruz de apenas unos 30 a 35 centímetros y pesa entre 4,5 y 8 kilos, es muy robusto y fuerte. Las deficiencias o vulnerabilidades contra las que muchos otros perros enanos luchan no son conocidas en el pequeño schnauzer. Su cuerpo cuadrado, la cabeza fuerte con una frente plana, el cuello musculoso y las patas vigorosas y fornidas demuestran una enorme resistencia y fuerza. Los ojos, vivaces, en alerta e inclinados hacia delante, enfatizan esta impresión y demuestran que no se debe subestimar a este cuadrúpedo enano.

Origen del schnauzer miniatura

Los antepasados schnauzer, como perros de granjeros y arrieros, necesitaban resistencia, coraje, inteligencia y alerta para mantener alejados a las ratas y ratones de la casa, la finca y la carroza, además de expulsar a los ladrones y otros invitados no deseados. Tenían que ser resistentes para acompañar a los arrieros en sus viajes y necesitaban un pelaje robusto y resistente al clima. Gracias a su empleo como perros guardianes y de establo, los pinscher de pelo áspero se hicieron muy populares a finales del siglo XIX. En su país de origen, Alemania, específicamente en la región de Baden-Württemberg y Baviera, casi cada pueblo tenía al menos uno de estos perros pinscher.

El comienzo de la cría enfocada

La cría enfocada de una versión en miniatura del pinscher de pelo áspero comenzó alrededor de 1880 en Fráncfort, Alemania. Se intentaba lograr un pequeño perro cuyo aspecto y carácter fuera igual al de su hermano mayor, el schnauzer. El reducido tamaño del pinscher enano de pelo áspero, así era como se conocía a la raza en sus comienzos de cría, se conseguiría con el cruce de un affenpinscher y un pinscher enano. En 1888 se registraría por primera vez al schnauzer enano de manera oficial. Aunque al principio sus hermanos mayores le hacían sombra, después de la Segunda Guerra Mundial, la cría del pequeño schnauzer aumentó bastante en los años 50 y el can se ganó el corazón de multitud de amantes de los perros, volviéndose muy popular.

Cría y salud

A pesar de que, sobre todo en Estados Unidos, se realizaran muchos experimentos con la cría de schnauzer miniatura y, además del tamaño mini, se criara el controvertido tamaño toy y teacup, el schnauzer nunca fue un perro de moda en Europa. Los criadores serios, que se rigen por el estándar de la raza de la FCI, evitan la cría forzada del formato toy y se centran en la consecución de un schnauzer miniatura saludable, robusto y de buen carácter.

Motivos para adquirir un perro de raza

Aunque no te importe tener papeles, debes mantenerte alejado de las ofertas poco serias que ofrecen cachorros sin pedigrí a bajo precio. Claro que los perros de raza de criadores serios, que se rigen por el estándar de una asociación de cría, tienen un precio. Pero solo de esta manera tienes la garantía de que tu perro ha heredado una buena genética, ha sido inmunizado, se le han realizado todas las pruebas de salud pertinentes y que ha recibido una buena impronta y socialización durante las decisivas primeras semanas de vida.

Enfermedades típicas de la raza

Unos buenos antecesores, una tenencia y cuidados adecuados y una alimentación equilibrada son los requisitos fundamentales para que tu perro tenga una vida larga, saludable y activa. Pero, incluso cuando cumples estrictamente estos requisitos, de vez en cuando tienes que acudir al veterinario por alguna que otra molestia. Por suerte, el schnauzer miniatura es robusto y resistente y, a pesar de su reducido tamaño, no suele tener enfermedades típicas de la raza. La escasa producción de líquido lagrimal es molesta, pues puede provocar infecciones en los ojos, pero no es grave. También pueden padecer otros problemas oculares como la atrofia progresiva de retina. Además, se conocen algunos casos de epilepsia y luxación de rótula en los schnauzer.

Alimentación para el schnauzer miniatura

Aunque algunos fabricantes de comida para animales digan lo contrario, el schnauzer no tiene necesidades nutricionales específicas. Un pienso especial para schnauzer miniatura, como lo puedes encontrar en tiendas de animales o en internet, no tiene por qué estar mal, pero no es necesario. Pues, al igual que todos los otros perros, el schnauzer miniatura también procede de los lobos y, por lo tanto, es carnívoro. Todo su organismo está preparado para el consumo de carne, incluso la carne cruda no supone un problema. Pero esto no significa que le debas alimentar solo con carne. Al igual que los lobos se comen en totalidad a su presa (con sangre, huesos y contenido estomacal), los perros necesitan otros nutrientes y minerales que se encuentran en la verdura, la fruta y el arroz. Una buena mezcla para una comida para perros schnauzer sería un 70 % de carne, un 20 % de verdura y un 10 % de arroz.

Necesidades nutricionales de un schnauzer miniatura

Las necesidades exactas pueden ser bastante diferentes en cada perro. Al igual que sucede con las personas, la necesidad energética y nutricional depende de la edad, el sexo, el peso y el grado de actividad. Por ejemplo, un perro joven, que pasa varias horas al día jugando en la naturaleza o en un parque para perros, necesita mucha más proteína que un perro mayor, que pasa la mayor parte de su tiempo echado en el sofá. Para averiguar qué comida para perros es la más adecuada, lo mejor es que te dejes asesorar por un veterinario o un especialista en alimentación canina.

schnauzer miniatura

Tipos de alimentación

Muchos de los que tienen perros no solo se preguntan qué es lo que contiene el alimento de su peludo, sino cuál es la mejor manera de ofrecerle los nutrientes necesarios. Hay múltiples opiniones sobre esto, suele depender de las preferencias y experiencias personales de cada uno. En general, cualquier tipo de alimentación, ya sea pienso o comida húmeda, comida preparada en casa o cruda (BARF), tiene sus ventajas e inconvenientes. La comida húmeda se queda atrapada entre la barba del schnauzer, el pienso no aporta fluidos y cocinar en casa es muy trabajoso.

Los motivos a favor y en contra de cada tipo de alimentación son muchos. Por eso debes decidir tú mismo qué es lo que más le conviene a tu perro, lo que más le gusta y que sea factible para ti. De nada sirve que te decidas por preparar la comida tú mismo, si esto te causa estrés y te ocupa un valioso tiempo que podrías pasar con tu perro fuera. El pienso o la comida húmeda fabricada también aportan una nutrición equilibrada, eso sí, siempre que sea de buena calidad, sin rellenos (por ejemplo, cereal), azúcares, potenciadores de sabor artificiales y conservantes químicos.

Cuidados

Una alimentación equilibrada no es lo único importante en la vida saludable de un perro, también lo son sus cuidados. Estos son un poco más extensos en los schnauzer que en otras razas, pues su áspero pelaje requiere cepillados frecuentes y debe ser recortado de dos a cuatro veces al año. Para ello puedes llevarlo a una peluquería canina o aprender a hacerlo tú mismo y cortarle el pelo en casa. Con las máquinas cortapelo necesarias y un poco de práctica, que puedes adquirir en un curso especial, no deberías tener ningún problema. Además, debes cortarle la barba con regularidad y controlar sus ojos, orejas y uñas. La buena noticia para los alérgicos es que los schnauzer no mudan ni pierden mucho pelo. Por lo tanto, también son adecuados para personas con una ligera alergia al pelo animal.

Tenencia

El schnauzer miniatura es una de las razas más populares a nivel mundial. Esto no se debe solo a su tamaño reducido, que permite que se pueda tener en viviendas más pequeñas. También hay que recordar que la necesidad de movimiento de este peludo es bastante elevada. Los schnauzer miniatura necesitan moverse durante varias horas al día, ya sea con largos paseos en la naturaleza, salidas a correr o en bicicleta o ratos para corretear en un parque para perros. Solo cuando esta necesidad está cubierta, es posible tener uno de estos cuadrúpedos en un piso.

¿Puedo tener un schnauzer miniatura?

La gran necesidad de ejercicio y entretenimiento de este animado perro de raza requiere un cuidador igual de activo y deportista. Las personas mayores que ya no pueden caminar bien o que pasan varias horas diarias en el trabajo y no tienen mucho tiempo libre para hacer deporte con su perro, deberían evitar adquirir un schnauzer. Los amantes de los perros que tienen tiempo y ganas de entretenerse con su pequeña bola de energía y que son muy deportistas lo pasarán en grande con el inteligente y juguetón cuadrúpedo. Esta raza también es adecuada para familias con niños.

Educación

Una buena socialización y una educación consecuente son importantes para tener una vida en común armoniosa con un schnauzer miniatura, que tiende a ser dominante. Sobre todo, mientras aún sea un cachorro, tu perro debe conocer con precaución a tantos animales, personas, vehículos y ruidos como sea posible; esta es la única forma aprender a enfrentarse con calma a diversas situaciones cotidianas. También debes limitar desde un principio la necesidad de notificar con ladridos cualquier ligero ruido. Además de consecuencia y un cierto saber hacer, se necesita amor y paciencia. Los schnauzer enanos son perros muy sensibles que se vuelven muy inseguros e inquietos cuando son tratados con dureza o violencia.

Un compañero divertido y protector para toda la familia

Gracias a su gran capacidad de comprensión, su carácter juguetón y su apego a su familia, los schnauzer miniatura son bastante receptivos a los intentos de educación de sus humanos. Los ejercicios de adiestramiento son una especie de juegos en los que se alegran de poder participar, siempre que no sean muy aburridos. Cuando el ejercicio es siempre el mismo, saldrá a relucir su terquedad. Sin embargo, aquellos que sepan cómo acercarse a su schnauzer miniatura encontrarán en esta raza un maravilloso perro de compañía, que no solo proporcionará mucha diversión a toda la familia, sino que también les protegerá en casa.

Artículos más leídos

Gato siamés

El gato siamés es, junto al persa, una de las razas de gatos más antiguas y conocidas. Su origen se encuentra en el sudeste asiático, concretamente en Siam, que hoy en día pertenece a Tailandia. Allí, el siamés era venerado como gato de templo. Hacia finales del siglo XIX, los primeros ejemplares llegaron a Inglaterra, donde se comenzó la cría de esta raza. En 1892 ya se estableció el primer estándar para los gatos siameses, pero la raza solo fue reconocida en 1949 por la Federación Internacional Felina (FIFe).

Azul ruso

A primera vista este gato de color azul grisáceo se puede confundir con un cartujo o un británico de pelo corto. Pero si te fijas más detenidamente, te darás cuenta de que estas razas son muy distintas entre sí.

Maine coon

El maine coon se ha convertido en una de las razas de gatos favoritas del mundo. Esto no es de extrañar, ya que estos felinos destacan por su naturalidad, robustez y su fantástico carácter.