Yorkshire terrier

Yorkshire terrier

El yorkshire terrier, criado originalmente para cazar ratas, es un perro familiar popular en la actualidad.

El pequeño yorkshire terrier, con su pelo largo y fino, y su aspecto acicalado, puede engañar. Este antiguo cazador de ratas del condado de Yorkshire, al norte de Inglaterra, tiene una gran autoconfianza y exige que se lo tomen en serio, incluso como perro familiar y de compañía.

Aspecto

El yorkshire terrier es una de las razas más pequeñas del mundo. Mide entre 18 y 23 centímetros y, según el estándar, no debe pesar más de 3,2 kilos.

Tiene el cuerpo pequeño, compacto y cubierto por un pelo largo, fino y liso que cubre sus patas rectas casi completamente. Aunque el pelo le llegue hasta el suelo, como en algunos ejemplares de exhibición, nunca debe restringirle el movimiento.

Azul acero sobre fuego

El estándar solo admite una combinación cromática: fuego dorado intenso en cabeza y pecho, con manto azul acero desde el occipucio hasta la raíz de la cola. Todos los pelos color fuego deben ser oscuros en la raíz y hacerse más claros en las puntas. Cualquier desviación de estos criterios se considera como falta.

Carácter: valiente, fiel y descarado

Aunque el pequeño yorkshire terrier, con su típico lacito en el pelo, sugiera otra cosa a primera vista: este terrier británico es de todo menos un perrito faldero. Tras su aspecto aseado se esconde un auténtico luchador. Es valiente, seguro de sí mismo y apasionado, y no le da miedo enfrentarse a perros grandes.

Yorkshire terrier
El yorkshire terrier es un perro seguro de sí mismo y una de las razas más pequeñas del mundo.

Enanito con aires de grandeza

Cuando se encuentra con otros perros, el yorkshire suele sobrevalorarse a sí mismo. Con descaro y resolución, no tiene problema en plantarse delante de dogos y pastores alemanes. A ladrido en grito, les dice quién manda en este territorio.

Como buen terrier que es, defenderá su casa y a su familia con uñas y dientes si hace falta. Y lo hará aun arriesgándose a salir perdiendo. Si quieres tener un yorkshire terrier, sería conveniente que controles su conducta dominante desde el principio.

Fiel y dispuesto a aprender

Por suerte, este inteligente perro también es muy curioso y aplicado. Suele participar de buena gana en ejercicios de obediencia y sesiones de adiestramiento emocionantes.

Aunque a veces sueñe en secreto con asumir el mando, está dispuesto a someterse al líder de su manada. Si te lo tomas en serio y lo adiestras como auténtico perro, será un compañero fiel con nervios de acero.

Cuidados: cuidado regular del pelo indispensable

El pelo largo y sedoso del yorkshire, que mucha gente peina con un lacito, ya lo dice todo: el cuidado de este precioso perro requiere tiempo y conocimientos. Pero no te preocupes, porque con un poco de práctica llegarás incluso a disfrutar de este ritual diario.

Si adoptas un cachorro, deberás acostumbrarlo desde el principio a los cepillados, baños, lavados dentales, esquileos y cortes de uñas. No obstante, los adultos también se pueden acostumbrar a todo esto con un poco de práctica y paciencia.

  • Cuidado del pelo: el pelo largo, sedoso y fino de este perro se debe cepillar a diario. Un peine metálico de dientes anchos te puede ir muy bien. Una vez a la semana, como mínimo, tendrás que bañarlo. Aclárale el pelo con agua tibia y aplícale un champú especial para perros Trabaja siempre de atrás adelante y empieza por las patas. La suciedad que haya llegado al pelo después de cavar y escarbar se puede eliminar con las manos. Lávale la cara con una esponja para que no le entre agua en la sensible nariz.
  • Peluquería canina: este perro no tiene un cambio de pelo natural de temporada. Por suerte, esto hace que el sofá y la camita del perro no se llenen de mechones de pelo. Sin embargo, también implica que tendrás que esquilarle el pelo regularmente. Según si se lo dejas largo o corto, deberás llevarlo a una peluquería canina tres o cuatro veces al año.
  • Corte de uñas e higiene dental: aproximadamente una vez por semana deberás cortarle las uñas para que no se haga daño. Además, tendrás que lavarle los dientes regularmente con pasta de dientes canina para mantenerlos sanos y brillantes.

Tenencia: gran dinamismo

A diferencia de los requisitos de cuidado del pelo, los relativos al hogar son menos exigentes. El yorkshire terrier puede vivir perfectamente en un piso urbano y se adapta a la rutina del cuidador sin problemas. Eso sí, la condición es que te tomes al perro en serio y satisfagas su necesidad de ejercicio y entretenimiento.

El yorkshire terrier no es ningún perrito faldero, sino un manojo de nervios con pasión por la caza. Para agotarlo como es debido, deberás sacarlo a pasear tres veces al día.

Adiestramiento: paciencia y perseverancia

Aunque el yorkshire terrier parezca dulce y pequeño a primera vista, las mata callando. Por eso, un adiestramiento riguroso es indispensable. Estos perros son intrépidos y seguros de sí mismos, y les gusta poner a prueba los límites de su cuidador. Uno no se da ni cuenta y ya lo está manejando a su antojo. Por eso, debes ser constante desde el principio para que aprenda quién está al mando.

Además, se dice que tienden a ladrar cada vez más. Esto, al igual que su instinto de caza natural, se puede regular precozmente con el adiestramiento adecuado. A pesar de su fuerte carácter, a este perro le gusta aprender y es inteligente. Por eso, enseñarle obediencia básica y varios trucos no supone ningún problema. No obstante, ten paciencia, ya que cada perro aprende a su ritmo.

Deporte y actividades: ejercicio y contacto social

Además de los paseos obligatorios, los deportes caninos también son una opción estupenda para que el yorkshire terrier haga ejercicio. Con el agility, el flyball o juegos de cobrar y buscar, este peludo listo y juguetón se lo pasa en grande. Otra ventaja de los deportes caninos es el contacto social con otros perros, que tanto necesita un perro tan testarudo y propenso a la dominancia como el terrier.

Debido a su tamaño y sus patas cortas, no es apto como acompañante en largas rutas de running o bicicleta.

Alimentación

Como pasa con las personas, la elección del alimento adecuado puede aumentar considerablemente el bienestar de tu perro. Pero ¿qué comida es la mejor para el yorkshire terrier? Esta pregunta está sujeta a factores muy individuales. La demanda nutricional de cada perro depende de la edad, el tamaño, el peso y el nivel de esfuerzo físico.

¿Qué come el yorkshire terrier?

Al principio, es recomendable recurrir a la comida para cachorros. En la mayoría de casos, el criador entrega comida para las primeras semanas en casa.

Con unos 12 meses, el yorkshire terrier ya es adulto y suele necesitar solo una comida al día. En este momento, puedes darle un alimento completo, tanto en forma de comida húmeda como de pienso, según lo que el perro prefiera. Estos alimentos contienen todos los nutrientes que el perro necesita y no hace falta complementarlos con preparados vitamínicos o minerales. Eso sí, asegúrate de que la comida sea de buena calidad.

Además, hay comida que está adaptada a las necesidades nutricionales concretas de esta raza. Por ejemplo, un alto porcentaje de biotina y ácidos grasos omega 3 (EPA y DHA) refuerza la función de barrera cutánea. Esto contribuye a una piel y un pelo sanos. Asimismo, una dieta adaptada a la raza ayuda al perro a mantener su peso ideal, de unos tres kilos.

Descubre nuestra selección de comida para el yorkshire terrier en la tienda online de zooplus.

Salud y enfermedades típicas de la raza

Para un criador serio, la salud y el carácter sólido de los animales son los aspectos más importantes. De hecho, concentrarse únicamente en factores externos, como un peso mínimo y un pelo lo más largo y sedoso posible, ha conducido a numerosas enfermedades. El yorkshire terrier sigue relacionándose con las enfermedades típicas de la raza siguientes:

  • Enfermedades oculares, como ojo seco (escasez de lágrima), atrofia progresiva de retina (PRA), distiquiasis (crecimiento de pestañas hacia el interior del ojo) o Ectopia lentis, que puede provocar glaucoma
  • Dolencias articulares, como luxación de rótula o codo
  • Trastornos de la glándula tiroides

Cría y compra: cuidado con los criadores poco serios

Hoy día, hay criadores de yorkshire terrier en todo el mundo, desde América del Norte hasta Rusia, pasando por Europa. Por desgracia, siempre hay vendedores poco serios que buscan dinero rápido con gangas en internet o en anuncios clasificados. Como a estos cachorros no los examinan inspectores independientes ni se someten a los chequeos recomendados, no es infrecuente que tengan enfermedades o trastornos conductuales.

Para evitar sorpresas desagradables y no alimentar estos negocios sucios, es mejor que te alejes de estas ofertas poco serias.

Yorkshire terrier

¿Cómo se reconoce a un criador serio?

Si tú y tu familia habéis decidido tener un yorkshire y estáis seguros de que encaja con vosotros, debéis buscar criadores serios en vuestra zona.

Por ejemplo, en una asociación de terriers de vuestro país encontraréis una lista con datos de contacto de criadores fiables que esperan nuevas camadas. Los criadores serios suelen estar afiliados a una asociación oficial. Así, no solo se someten a los requisitos del estándar de la raza, sino también a los de la asociación. Estos requisitos suelen ir más allá de los exámenes y test de carácter habituales.

Ponte en contacto con el criador y concierta una cita para veros en persona. Este primer encuentro no consistirá en elegir ya un cachorro, sino en hacerte una idea del criador.

¿Cuánto cuesta un yorkshire terrier?

Un criador serio te pedirá un precio razonable por sus cachorros, que actualmente ronda los 1000 euros.

Lista de control para la primera visita al criador

  • El criador te invitará a su casa y te enseñará de buena gana su criadero privado, la madre y los cachorros, si ya han nacido.
  • El criador pertenece a una asociación oficial de terriers y tiene amplios conocimientos y experiencia con la raza. Ta dará consejos sobre la tenencia, los cuidados y la alimentación adecuados. Además, te relatará sus experiencias de convivencia con el yorkshire terrier.
  • Antes de utilizarlos, los animales de cría se habrán sometido a suficientes exámenes. Por su parte, los cachorros se entregarán con toda la documentación necesaria, el certificado de ascendencia y la tabla genealógica.
  • El criador se informará ampliamente sobre tu situación vital para averiguar si puedes cuidar bien de un yorkshire terrier. Ten cuidado con los criadores que intentan deshacerse de sus cachorros lo antes posible y a los que les da igual cómo estén después de entregarlos.

Historia: de cazador de ratas a miembro de la corte

La historia de este perrito de aspecto dulce está estrechamente vinculada a la industrialización de Inglaterra. Con los trabajadores, los perros también llegaron a las ciudades. A finales del siglo XIX, los trabajadores empezaron a criar este hábil e intrépido miniterrier en el condado de Yorkshire, al norte de Inglaterra, para controlar las plagas de ratas en las contaminadas calles.

A la tarea oficial original del yorkshire, la caza de ratas y ratones, se añadió pronto su uso en la caza ilegal de conejos y en el sangriento rat-baiting. En estas populares competiciones, los terriers debían matar tantas ratas como fuera posible en una fosa en un tiempo definido.

De los barrios trabajadores a la corte de damas refinadas

Cuando la historia de las peleas con ratas empezó a decaer a finales del siglo XIX, dio comienzo simultáneamente el desarrollo profesional del arquetipo de los perros de raza. La estandarización de los perros de raza fue el inicio de las exhibiciones caninas. Aquí, jueces de cría independientes galardonaban a los perros de raza más bonitos y puros.

Incluso los trabajadores de los barrios pobres del condado de Yorkshire se dieron cuenta enseguida de que podían sacar provecho de la cría de estos preciosos terriers. Para popularizar al perro en los círculos aristocráticos, especialmente entre las damas refinadas, se redujeron el tamaño y el peso, y se optimizó el pelo largo y sedoso.

Para alcanzar estos objetivos de cría se cruzaron numerosas razas. El yorkshire terrier obtuvo el reconocimiento oficial de raza independiente en 1886. Pronto se convirtió en uno de los perros enanos más populares de Gran Bretaña.

Lee también nuestro artículo sobre la llegada de un cachorro.

Artículos relacionados
Nuestros artículos más útiles
7 min

Golden retriever

El golden retriever es una de las razas más populares, sobre todo para familias. Pero su capacidad de aprender no es la única cualidad que lo caracteriza. En este artículo aprenderás todo lo que hay que saber sobre el golden retriever.
12 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.
9 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? No te dejes engañar. El pinscher miniatura es todo un hombrecito. Si estás buscando un perrito faldero dulce y tranquilo, el pinscher miniatura no es para ti. A pesar de su tamaño, tiene una gran necesidad de hacer deporte y moverse, y lleva a su cuidador siempre al trote.