Akita inu

akita inu

El precioso, fiel, pero también testarudo akita inu es un perro para expertos.

El orgulloso y hermoso akita inu, con su estatura fuerte y grande, es un monumento natural en su patria, Japón. Se crio originalmente como perro de caza y hoy día solo es apto como perro de compañía hasta cierto punto. Su obstinación hace que solo sea apto para cuidadores con experiencia.

Aspecto: ¿cómo es el akita inu?

Este perro pertenece al grupo de los spitz, que solemos asociar con perros más bien pequeños. Pero este perro japonés es una imponente excepción, y no solo por su tamaño.

Con una altura de cruz de hasta 70 centímetros, el akita inu es, sin duda, un perro grande. Tiene una constitución fuerte y musculosa. Su frente ancha con surco y las características orejas erguidas triangulares rezuman grandeza y vigilancia. Otro elemento típico es la cola enroscada, que lleva sobre el lomo.

kilos gratis

Variantes cromáticas

El pelo del akita japonés es duro y áspero. Sin embargo, le proporciona una protección eficaz contra el viento y la lluvia gracias al subpelo suave y espeso. Tradicionalmente, el pelo es de color leonado o sésamo (pelos de color rojo leonado con puntas negras). También se admiten ejemplares atigrados y blancos.

Según el estándar, todos los colores, excepto los blancos monocolores, deben presentar urajiro. Este término designa el pelo blancuzco a los lados del hocico, en las mejillas, bajo la mandíbula y el cuello, en el abdomen, la cola y la parte interna de las patas.

Akita inu
El espeso subpelo y la dura capa exterior protegen eficazmente al akita inu del frío y el mal tiempo.

Carácter: independiente, obstinado y amante de la calma

Al perro akita le gusta la tranquilidad y la simplicidad. Ir a un parque lleno de perros o a una reunión familiar con mucho alboroto no le hace ninguna gracia.

Aunque necesita tener a su familia cerca, le basta con la compañía de su cuidador o cuidadora. Con los niños de su familia se suele mostrar paciente y cariñoso. Sin embargo, no tolera los juegos salvajes con los niños de las visitas. Para evitar sorpresas desagradables, es mejor no dejarlo solo con los niños o las visitas.

No necesita el contacto con personas o animales extraños, pero sí un vínculo familiar estrecho. De hecho, si se queda solo, buscará sus propias maneras de entretenerse.

En casa es un perro muy tranquilo, pero al aire libre muestra predisposición a la caza. Sin duda, se necesita mucha maña, comprensión y conocimientos para mantener a este obstinado perro bajo control.

Compañero fiel, pero solo para expertos

Un akita inu está dispuesto a obedecer, siempre que la persona sepa adiestrarlo con mucha paciencia, cariño y perseverancia. Este perro no perdona una dureza o violencia injustificadas ni las injusticias.

Un cuidador que le indique el camino desde cachorro, le muestre sus límites y tolere su cabezonería disfrutará de un compañero maravilloso y extremadamente fiel. Como tal, protegerá a su familia y permanecerá a su lado para siempre.

Hachikō, la encarnación de la fidelidad

Esta fidelidad convirtió al akita inu Hachikō en una leyenda. Este perro, del que se hizo una película en 2009 con Richard Gere, acompañaba a su cuidador todos los días a la estación tokiota de Shibuya en la década de 1920. Cada día, el cuidador lo recogía a la misma hora.

Cuando el hombre falleció, Hachikō estuvo esperando su regreso durante casi diez años (hasta su propia muerte) en la estación. Una estatua y el nombre «Hachikō Exit» en la salida occidental de la estación conmemoran a este famoso akita inu.

Tenencia ¿para quién es apto este perro?

El perro akita debe estar con alguien con experiencia que tenga buena mano con los perros y su adiestramiento. Además, debe tener mucho tiempo y ganas de ahondar en esta raza con seriedad y en profundidad. Un adiestramiento temprano y perseverante junto con una buena socialización son imprescindibles para una convivencia pacífica con un akita.

Pero ni con esto conseguirás que el perro se alegre de juntarse con otros perros. El akita inu es y será un solitario al que le basta con la compañía de su familia. Los que sueñen con un perro que puedan llevar a todas partes, al que no le moleste el jaleo y que disfrute retozando con otros perros en el césped se equivocan con esta raza.

Sin embargo, los que acepten las particularidades de esta raza y valoren su orgullo e independencia disfrutarán de un compañero superfiel e inquebrantable del que ya no se podrán separar.

Cuidados: ¿cuánto trabajo lleva el cuidado del pelo?

Un cuidado adecuado del perro también contribuye a su salud. El cuidado del pelo corto y duro del akita no es exigente porque dispone de un mecanismo de autolimpieza estupendo. Así pues, basta con cepillarlo semanalmente y, si es necesario, eliminar la suciedad que se quede pegada durante los paseos.

Esto es diferente en la época de muda del pelo (dos veces al año). Para eliminar los pelos muertos del pelaje, es necesario cepillarlo a fondo a diario durante esta fase.

Deporte: ¿cuánto ejercicio necesita un akita inu?

A primera vista, el perro akita puede parecer poco exigente. Le gustan los paseos largos y tranquilos, y no necesita nuevos desafíos físicos y mentales a diario, como otras razas. Lo que sí es exigente es su carácter testarudo, que requiere conocimientos, paciencia y empatía por parte de la persona.

Akita inu: la sumisión no es lo suyo

Ni el mejor adiestrador puede conseguir que este perro ejecute órdenes que le parezcan inútiles. A esta raza tan seria y digna no le interesan los juegos y trucos tontos.

Es raro encontrar un akita inu en los deportes caninos. En realidad, es un deportista excelente que puede conseguir grandes resultados, siempre que crea que el ejercicio tiene sentido. Tanto en lo que al deporte como al adiestramiento se refiere, el éxito depende de la motivación del cuidador. Es imprescindible que este pueda convencerlo de que la obediencia le resultará beneficiosa.

Salud del akita inu

Aunque en la cría de este perro se tiene en cuenta la salud de los animales, hay ejemplares que siguen padeciendo enfermedades hereditarias y otras vulnerabilidades. Estas incluyen enfermedades del pelo y la piel (p. ej., adenitis sebácea), trastornos autoinmunes, atrofia progresiva de retina, epilepsia, enfermedades de la glándula tiroides y, como muchas razas grandes, displasia de cadera.

Sin embargo, en la cría responsable se examina a los animales para detectar enfermedades típicas de la raza. Así, se reduce al máximo el riesgo de que los cachorros sufran estas patologías.

Alimentación: ¿en qué debo fijarme respecto a la comida?

El requisito de la longevidad no es solo comprar un cachorro sano, sino alimentarlo de forma acorde a la especie. Por eso, al elegir la comida —como al comprar el cachorro— no debes fijarte en el precio, sino en la calidad.

Esto no significa que el pienso más caro automáticamente sea el mejor. Independientemente del precio, lee detenidamente los componentes. Es importante que la comida sea equilibrada y contenga todos los nutrientes vitales en la cantidad y la proporción adecuadas.

Descubre nuestra selección de comida para perros: en la tienda online de zooplus encontrarás el mejor pienso o comida húmeda para tu peludo.

¿Es muy tiquismiquis el akita inu?

Este perro tiene fama de ser exigente con la comida. A veces se tarda bastante en encontrar un alimento que sea sano y le guste.

No obstante, procura no cambiarle la comida demasiado rápido. Dale a tu perro la oportunidad de acostumbrarse paulatinamente al sabor y a su estómago, el tiempo necesario para digerir la comida como es debido. Los cambios de comida demasiado frecuentes suelen ser perjudiciales para el organismo del perro y provocarle diarrea o estreñimiento. Por eso, acostúmbralo a la nueva comida gradualmente. Puede pasar tranquilamente una semana hasta completar el cambio.

¿Cuál es la comida correcta?

El akita japonés tiene predisposición a sufrir problemas cutáneos, como erupciones alérgicas. Por eso, es mejor evitar la carne de cerdo y los alimentos con un alto porcentaje de soja. Es recomendable darle carne de vacuno, cordero, venado o avestruz. El método de alimentación depende de tus preferencias y del gusto de tu perro. Si decides darle pienso, recuerda que debe beber suficiente agua.

También debes evitar darle demasiadas golosinas entre horas para que mantenga su peso ideal. Dos raciones al día son más que suficientes. Lo mejor es que peses las raciones diarias para así prevenir eficazmente el sobrepeso.

Historia: monumento natural japonés

En su país de origen, Japón, el akita inu ya era famoso mucho antes del macho Hachikō. Las representaciones de perros en vasijas de barro y campanas de bronce certifican casi 5000 años de historia del tipo original.

Los estudios de genética molecular han demostrado que el akita inu, junto con el shiba inu, el chow chow y el shar pei, pertenece a los parientes más cercanos del lobo. Así pues, esta es una de las razas de perro más antiguas del mundo asiático.

En 1931, el emperador japonés declaró al akita inu monumento natural. Su exportación estuvo prohibida hasta el año 1945.

Existen muchas teorías sobre el origen exacto de esta raza nacional japonesa. Lo que es seguro es que los primeros ejemplares se descubrieron en la prefectura japonesa de Akita. Desde ahí, no solo se extendieron por todo Japón, sino también por el continente europeo y americano.

El akita inu japonés y el akita americano

El número de ejemplares de la raza se vio profundamente diezmado después de la Segunda Guerra Mundial. Además, los akitas que quedaban en esta época tenían aspectos y caracteres muy distintos.

Así pues, de estos diferentes tipos surgieron dos líneas de la raza: el akita inu japonés que nos ocupa y el akita americano. Este último fue el resultado de cruzar akitas con pastores alemanes. El ejército estadounidense se llevó a los akitas americanos a EE. UU., donde siguieron criándose.

En Japón, los criadores apostaron por recuperar la raza original y cruzaron los perros con los akitas matagi. Ambas razas —tanto la línea japonesa original, algo más pequeña, como la americana, más grande y oscura— están actualmente reconocidas como independientes por la FCI.

Usos distintos

Inicialmente, el akita inu se utilizaba para cazar osos, jabalíes y pájaros. Sin embargo, este valiente y fuerte perro también se empleaba como perro guardián y de tiro.

En el siglo XIX tuvo que participar en las crueles peleas de perros, muy de moda en aquella época. Para que los perros de pelea fueran aún más grandes y fuertes, se cruzaron con perros tosa y mastines. En 1908, estas peleas se prohibieron en Japón.

En la actualidad, la gente tiene al fiel akita inu principalmente como perro familiar y de compañía. No obstante, su instinto protector, su fuerza y su instinto de caza siguen siendo fuertemente visibles en los ejemplares actuales. Por eso, es indispensable ofrecerle una actividad sustitutiva y un adiestramiento perseverante para tenerlo como perro familiar.

Cría: conservación de la raza ancestral

Los japoneses se dieron cuenta enseguida de la importancia de este orgulloso perro para su país. Por eso, a principios del siglo XX ya promovieron la cría específica de esta raza nacional.

Así pues, no es de extrañar que rechazaran las distintas líneas que aparecieron con los años mediante los cruces (p. ej., con el pastor alemán). Para los cinólogos japoneses, esto condujo más a una escisión que a un enriquecimiento de la raza.

Por eso, enseguida concentraron su labor de cría en la raza original. Esta era más delgada y tenía las patas más largas, la cabeza típica de los spitz y un lomo más corto que el akita americano. Los cruces con el perro de caza japonés kishu inu, perros de trineo japoneses, el chow chow y, sobre todo, el akita matagi ayudarían a alcanzar este objetivo.

Akita inu
Compra un cachorro de akita inu solo a criadores serios.

Objetivo de cría principal: perros sanos y con un carácter sólido

La conservación de la raza pura original es el objetivo primordial de los criadores actuales. Esto no solo es así en japón, sino también en muchos países de Europa. En estrecha colaboración con científicos e investigadores, intentan conservar las características de los akitas originales y, al mismo tiempo, prevenir defectos genéticos o propiedades indeseadas.

El objetivo de criar perros sanos y sociables solo se consigue con condiciones estrictas y el compromiso de los criadores. Los criadores serios no aceptan animales de crías excesivas ni propensos a enfermedades. De hecho, los excluyen de la cría categóricamente.

Compra: ¿por qué necesitan documentación los cachorros?

Si decides adoptar un akita japonés, debes acudir únicamente a criadores serios. Estos pertenecen a asociaciones de akitas o cría canina y trabajan según las normas de la Federación Cinológica Internacional (FCI).

Solo así puedes estar seguro de que se cumplen todas las normas y condiciones, y de que te darán un perro sano con un carácter sólido que vivirá muchos años. No le haces ningún favor a la raza ni a ti mismo comprando cachorros de vendedores comerciales y criadores que solo se preocupan por la reproducción.

También puedes echar un vistazo en las protectoras de animales. Aquí a veces hay algún que otro akita inu que está buscando hogar y mezclas que podrían conquistar tu corazón. En las protectoras hay un montón de perros estupendos que buscan una familia que les dé amor.

Nuestros artículos más útiles
7 min

Golden retriever

El golden retriever es una de las razas más populares, sobre todo para familias. Pero su capacidad de aprender no es la única cualidad que lo caracteriza. En este artículo aprenderás todo lo que hay que saber sobre el golden retriever.
12 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.
9 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? No te dejes engañar. El pinscher miniatura es todo un hombrecito. Si estás buscando un perrito faldero dulce y tranquilo, el pinscher miniatura no es para ti. A pesar de su tamaño, tiene una gran necesidad de hacer deporte y moverse, y lleva a su cuidador siempre al trote.