Mi gato maúlla de noche

En colaboración con Feliway
Mi gato maúlla de noche

El hecho de que tu gato maúlla constantemente por la noche, puede quitarte el sueño.

Cuando los gatos maúllan por la noche, muchas veces es imposible dormir. Casi todo aquel que tenga gato lo habrá vivido alguna vez. Pero ¿qué hago si mi gato maúlla por la noche y me despierta con sus gimoteos constantes? En este artículo te desvelamos por qué maúllan los gatos de noche y qué puedes hacer al respecto.

Empecemos con la mala noticia: los gatos son animales nocturnos. Por eso, no es de extrañar que reclamen tu atención especialmente por la noche, cuando están más despiertos.

Pero no te preocupes: los que tienen gato también pueden disfrutar de noches tranquilas y dormir del tirón. Porque la buena noticia es que los gatos pueden aprender a tranquilizarse por la noche. Sin embargo, primero hay que conocer la causa de los maullidos nocturnos.

¿Por qué maúllan los gatos de noche?

Como en tantas otras cosas, no hay un motivo por el que los gatos maúllen por la noche. Las causas son tan variadas como distintos son los gatos.

Mientras que unos se duermen pacíficamente y sueñan con las aventuras del día, otros se pasean por la casa intranquilos. Algunos también arañen el sofá o las puertas, o lanzan maullidos desgarradores.

Lógicamente, también hay gatos que, sencillamente, son muy parlanchines por naturaleza. A estos mininos les gusta expresarse a voz en grito con cualquier excusa y comunicarse con sus cuidadores. Por ejemplo, la mayoría de siameses son así.

Maullidos como medio de comunicación

Básicamente, los gatos maúllan para decirnos algo. No usan los maullidos simplemente porque les guste o porque quieran impedir que nos durmamos. Para los gatos, los maullidos son un medio eficaz de comunicarse con nosotros.

Mientras que los gatos adultos se entienden principalmente con el lenguaje corporal, los maullidos están reservados para el diálogo humano-gato.

Los gatos aprenden rápido que sus cuidadores pueden ser un poco lentos a la hora de captar señales corporales. Por eso, recurren al sonido —como hacemos las personas con nuestro lenguaje— para llamar nuestra atención.

kilos gratis

¿Cuáles son las causas más frecuentes de los maullidos nocturnos?

Por desgracia, no siempre entendemos lo que el gato nos quiere decir cuando maúlla. A veces se requiere mucha empatía, paciencia y labor detectivesca para averiguar las causas. Al fin y al cabo, cada gato tiene sus tendencias, costumbres, experiencias y necesidades.

Sin embargo, los maullidos nocturnos suelen esconder una de estas causas:

  • Estrés e inseguridad
  • Hambre
  • Aburrimiento
  • Soledad
  • Costumbre
  • Enfermedad o dolor
  • Cambios hormonales
Mi gato maúlla por la noche
pets, comfort, rest and people concept - happy young woman with cat lying in bed at home at night

Si mi gato maúlla por la noche, ¿qué hago para que se calme?

Desgraciadamente, no hay un manual de instrucciones general que diga cómo enseñar a un gato a tranquilizarse por la noche. Igual de variados que las razones de los maullidos nocturnos son los métodos para evitarlos.

Primero deberías intentar averiguar la causa. ¿Ha cambiado algo en casa hace poco? ¿Le has cambiado la alimentación o el horario de las comidas al gato? ¿Muestra algún otro comportamiento poco habitual? Todos estos puntos pueden ofrecer indicios importantes.

Si sospechas qué se puede esconder tras los maullidos nocturnos de tu gato, ya has dado el primer paso. Ahora puedes intentar tomar medidas para evitarlo. Lee los consejos siguientes para ver cuáles son:

  • Consejo 1: mi gato maúlla por la noche porque tiene miedo o está nervioso o inseguro

Los gatos son animales de costumbres y muy sensibles a los cambios de su entorno de confianza. Los muebles nuevos o una mudanza a una casa nueva pueden confundirlos profundamente.

El entorno extraño, los nuevos olores y los ruidos desconocidos les dan miedo. En este estado, es imposible que duerman tranquilos. En lugar de eso, maúllan por la noche, pero probablemente también durante el día, para advertir de su sufrimiento.

Hay otros sucesos, como los fuegos artificiales o una fuerte tormenta, que pueden asustar a los sensibles gatos.

¿Qué se puede hacer contra el miedo o la inseguridad del gato?

Es importante que te tomes su sufrimiento en serio sin estar demasiado pendiente de sus maullidos por la noche. Al fin y al cabo, podría entenderlo como una invitación a volver a exigir tu cariño las próximas noches.

Dale mucho amor y atenciones, sobre todo durante el día. Juega con él, acarícialo y deja que haga siestecitas en tu regazo.

Además, la puerta del dormitorio no debe estar cerrada por la noche. Quizá puedes dejarlo dormir en tu cama para que se tranquilice.

Si no quieres esto, puedes colocar una camita junto a la cama o debajo o bien instalar una hamaca para gatos. Con algunos gatos también funciona dejar la radio encendida con un volumen bajo para distraerlos de los ruidos extraños.

Si, a pesar de estas medidas, tu gato sigue maullando o estando intranquilo por la noche, puedes probar con un difusor especial. Estos difusores contienen feromonas felinas, es decir, sustancias aromáticas propias de los gatos. Tienen un efecto calmante y pueden contribuir a que el ambiente sea más relajante para tu gato. Existen varios modelos de feromonas, como en espray o como difusor para enchufar en una toma de corriente.

Descubre más cosas sobre el efecto de las feromonas en nuestro artículo: Feromonas para gatos: ¿son buenas para gatos estresados?

Feliway Optimum

  • Difusor antiestrés para gatos de todas las edades
  • Ayuda en situaciones que generan miedo o estrés
  • Transmite un mensaje de bienestar
  • Perceptible solo por los gatos
  • Consejo 2: cuando tu gato maúlla porque tiene hambre

A diferencia de las personas y de los perros, que solo deben comer una o dos comidas principales, los gatos prefieren picar pequeñas cantidades, lo que le hace bien a su sistema gastrointestinal. Si no han comido mucho por la tarde y están despiertos de noche, es normal que quieran comida y la pidan con elevados maullidos.Sin embargo, no debes saltar de la cama y llenarle el comedero, pues una vez tu gato aprenda que sus maullidos le dan comida, es muy probable que lo vuelva a intentar.

Lo mejor es darle de comer una vez más antes de irte a la cama y le dejes una pequeña ración para que pueda servirse durante la noche. Los comederos automáticos o un fun board con comida son muy prácticos, pues no solo satisfacen el hambre de tu minino, sino que también le entretienen mientras tú puedes dormir tranquilo.

Advertencia: un acceso continuo al comedero puede acabar provocando sobrepeso en tu gato. Mantén siempre controlado el peso de tu minino y pesa diariamente las raciones de comida. Así evitarás que tu peludo engorde.

  • Consejo 3: el gato maúlla de aburrimiento:

¿Tu gato duerme a pierna suelta durante el día en el sofá? Sin embargo, ¿por la noche se acelera de golpe, no para de maullar y exige entretenimiento? Esto es bastante habitual porque este es el momento en el que los gatos están más activos.

Si haces cosas con tu gato durante el día, por la noche estará más dispuesto a descansar unas horas. Por ejemplo, puedes jugar con él, dejarlo salir a corretear o mantenerlo ocupado con jueguecitos de caza o ejercicios deportivos. Averigua qué juego es el que le gusta más.

Prueba con ovillos de lana, pelotitasplumerospunteros láser, cuencos de agua llanos u otros juguetes. Tu imaginación no tiene límites a la hora de entretener a tu gato. Antes de acostarte, procura que vuelva a desfogarse y que reciba toda tu atención.

Si después de la acción nocturna sigue sin dormir, prepárale juegos para la noche. Por ejemplo, dale un tablero de inteligencia o un juguete interactivo. Así, tu gato podrá entretenerse solo mientras tú puedes seguir durmiendo tranquilamente.

  • Consejo 4: mi gato maúlla porque se siente solo

Si el gato está solo, puede sentirse terriblemente solo mientras su persona de referencia duerme. Especialmente a los gatitos, que son pura energía y muy juguetones, no les gusta estar solos por la noche.

En estos casos, un segundo gato podría ser una muy buena idea. A diferencia de ti, este también estará activo por la noche y podrá jugar con él. Mientras los dos mininos echan una carrera alrededor del sofá o exploran juntos el rascador, tú puedes seguir durmiendo plácidamente.

Incluso con gatos más mayores, la socialización con un segundo gato puede ser una buena solución a los maullidos nocturnos. Eso sí, planifica bien cómo juntarlos y procede con mucha precaución. De lo contrario, la llegada del segundo gato podría crear conflictos.

Mi gato maúlla por la noche
La soledad puede ser otro de los motivos por los que tu gato maúla de noche.
  • Consejo 5: cuando el gato maúlla por costumbre

Lógicamente, también hay gatos que maúllan por la noche simplemente porque están acostumbrados a hacerlo. Esto suele pasar cuando el maullido tiene el efecto deseado. Llama tu atención y hace que te ocupes de él, lo acaricies o le des comida.

Para evitar los maullidos por costumbre, lo mejor es que lo ignores por la noche, aunque te cueste. Puede que siga maullando unas cuantas noches, pero al final se percatará de que no sirve para nada y parará.

Sin embargo, no te tomes los maullidos de tu gato por la noche a la ligera. Si antes no lo hacía, debes pensar en qué puede haber provocado que ahora lo haga. Si la causa es estrés, miedo o aburrimiento, echa un vistazo a los consejos anteriores.

  • Consejo 6: cuando tu gato maúlla por una enfermedad o dolor

Muchos gatos sufren en silencio y ocultan el dolor mientras dure. Es su naturaleza. Para sobrevivir, sus antepasados, los gatos salvajes, nunca debían mostrar debilidad.

Sin embargo, el dolor puede ser insoportable por la noche. A él se añade la oscuridad, el silencio, la ausencia de su cuidador y la falta de distracciones. A veces, muchos gatos no saben qué más hacer aparte de maullar a pleno pulmón.

Además de las causas psicológicas mencionadas, también debes considerar las dolencias físicas como causa. El dolor en órganos internos y articulaciones, la hipertensión, el hipertiroidismo, una insuficiencia renal y una cardiopatía podrían provocarle inquietud de noche. Las limitaciones debidas a la edad, como la pérdida de sentidos (sordera o ceguera), pueden angustiarlo tanto que lo hagan maullar.

Por eso, llévalo en cualquier caso al veterinario para descartar una enfermedad como causante.

  • Consejo 7: el gato maúlla por causas hormonales

Especialmente en los gatos que no están castrados, las hormonas a veces se desbocan.

Con unos seis meses de vida, las gatas ya alcanzan la madurez sexual y experimentan el primer celo. Ahora ya están preparadas para aparearse y lo demuestran correteando de un lado a otro intranquilas, frotándose la cabeza contra objetos, rodando por el suelo, marcando con mayor intensidad, levantando la cola y maullando, bufando o arrullando más frecuentemente. Incluso las gatas que suelen ser tranquilas de noche de pronto maúllan fuerte cuando están en celo.

Además, las gatas maduras sexualmente desprenden un aroma que los gatos perciben de lejos gracias a su buen olfato. Por eso, puede que también tu gato se vuelva insoportable repentinamente si hay una gata en celo en el vecindario. Hará todo lo posible por llegar a ella. Su frustración porque la puerta de casa está cerrada la demostrará maullando a voz en grito.

El remedio más eficaz contra este terror felino de índole sexual es, sin duda, la castración. Los gatos castrados suelen volverse más tranquilos y pierden el interés en los congéneres sexualmente activos. Además, el celo permanente, que aparece en las gatas que no tienen actividad sexual durante el celo, también se previene con la castración.

Si quieres castrar a tu gato, háblalo con calma con el veterinario. Él te aconsejará sobre el momento adecuado, las ventajas y los posibles efectos secundarios del procedimiento.

Si mi gato maúlla por la noche, ¿debo llevarlo al veterinario?

Las causas por las que los gatos maúllan de noche suelen ser psicológicas. A menudo, el aburrimiento, la falta de actividad o la soledad provocan este comportamiento. No obstante, también hay dolencias físicas que pueden explicar por qué maúllan los gatos de noche.

Si el comportamiento de tu gato cambia de repente, debes llevarlo al veterinario para que lo vea. Es posible que esté enfermo y necesite medicamentos o comida especial.

Además, si el veterinario certifica que su salud está perfecta, solo con esto ya dormirás más tranquilo. Podrás probar las medidas anteriores contra los maullidos psicológicos con más calma y paciencia.

Si nada de esto funciona y los maullidos nocturnos no se acaban, no dudes en pedir ayuda a un psicólogo felino profesional. Al fin y al cabo, no eres solo tú quien sufre de insomnio. Probablemente, tu gato tampoco se sienta bien y quiera expresar con los maullidos una necesidad que debes averiguar.

Nuestros artículos más útiles
9 min

Mi gato orina en la cama

En general, los gatos son los animales más limpios del mundo. Pero ¿qué puedes hacer cuando, de repente, tu gato orina en la cama en lugar de usar su arenero? ¿Qué hay detrás de ese desagradable hábito y cómo conseguir que deje de hacerlo? Descubre qué causa el antihigiénico comportamiento de tu minino, cómo ayudarlo y cómo proteger tu cama del orín de gato.
10 min

Mi gato maúlla de noche

Cuando los gatos maúllan por la noche, muchas veces es imposible dormir. Casi todo aquel que tenga gato lo habrá vivido alguna vez. Pero ¿qué hago si mi gato maúlla por la noche y me despierta con sus gimoteos constantes? En este artículo te desvelamos por qué maúllan los gatos de noche y qué puedes hacer al respecto.