Agresividad en gatos castrados

Agresividad en gatos castrados

Los gatos y gatas castrados suelen ser más confiados y menos agresivos. Pero ¿qué pasa cuando un gato, después de ser castrado, se comporta de manera diferente a la esperada y de repente se vuelve agresivo con las personas y con otros felinos? Te explicamos los motivos que provocan la agresividad en gatos castrados y cómo puedes ayudar en esta situación.

Las ventajas de la castración prevalecen

La castración de los felinos es una operación común y rutinaria para los veterinarios. Después de todo, tiene muchas ventajas: se evitan los embarazos indeseados, se reduce el riesgo de accidente de los machos de exterior, desaparece el estrés de las gatas durante el celo e incluso los heridos por luchas territoriales son menos. Un efecto secundario de la castración es que se eliminan los posibles problemas causados por un comportamiento sexual extraño. También desaparecen los comportamientos indeseados como los malos olores por el marcaje, los maullidos o gritos de índole sexual o la actitud dominante y agresiva hacia los rivales. Un gato esterilizado suele ser más mimoso y cercano. En general, parecen estar más satisfechos que sus semejantes motivados por el impulso sexual.

¿El comportamiento del gato cambia después de la castración?

Pero ¿qué pasa cuando, después de la castración, estas ventajas no se dan? ¿O, peor aún, cuando el gato se vuelve más agresivo a posteriori de la operación? El riesgo de que la personalidad del gato cambie a la negativa después del procedimiento es muy bajo. Por eso, son muy pocos los veterinarios que conocen casos en los que los bigotudos se vuelven más nerviosos, agresivos o miedosos después de ser castrados. No obstante, en los foros de Internet aparecen, de vez en cuando, personas con gatos a quienes les ha pasado exactamente esto. ¿A qué se debe esta agresividad en gatos castrados? ¿Cómo puedes conseguir que tu minino vuelva a ser el de antes? A continuación, respondemos a estas preguntas.

Posibles razones de la agresividad en gatos castrados

  • La castración es un procedimiento quirúrgico

La castración felina se realiza en casi todos los centros veterinarios y la mayoría de los expertos la recomiendan. No obstante, es necesario destacar que la castración es un procedimiento quirúrgico. A diferencia de la esterilización, en la que los conductos de los óvulos y los espermatozoides solo se cierran o se cortan, la castración implica la eliminación completa de las gónadas. En la gata se extirpan los ovarios y en el gato los dos testículos.

Como sucede en cualquier operación, es posible que, después de la castración, se produzca dolor y estrés postoperatorio. Sobre todo, las hembras pueden tener problemas con la herida suturada y las cicatrices, pues para extirpar los dos ovarios se hace una incisión en la cavidad abdominal de 3-5 centímetros. En los machos, la herida en el escroto suele cerrarse por sí sola, pero también pueden tener dolores en la zona de los genitales. Lo normal es que los dolores desaparezcan a los pocos días. No obstante, un felino que ha sido operado no suele poder entender el dolor y esto puede provocar la agresividad en gatos castrados. Algunos mininos echan la culpa de su malestar a sus humanos o a los otros gatos de la casa: gruñen, arañan y sacan las garras cuando te acercas.

  • Cambios metabólicos y hormonales

Después de la castración, el gato tiene que procesar la anestesia y el dolor, además de los extensos cambios hormonales. Para algunos gatos pueden pasar días o semanas antes de que el equilibrio hormonal vuelva a la normalidad. Con la extirpación de los testículos o los ovarios desaparece la producción de las hormonas sexuales, que antes tenían una gran influencia en el comportamiento. A largo plazo esto suele implicar que las gatas se calman porque ya no se alteran por los ciclos sexuales, pero antes de que esto ocurra puede pasar algún tiempo. A veces, después de la cirugía, el gato puede parecer más estresado que antes.

Agresividad en gatos castrados
  • Los otros gatos tienen un olor diferente

No es raro que, después de una castración, el minino exprese su agresividad con sus semejantes. Algunos felinos castrados se vuelven muy cariñosos con sus humanos, mientras que con los demás animales de la casa sacan sus garras. Los expertos explican que esto se debe al olor alterado del animal operado. Por un lado, puede deberse al olor de la operación en sí, el olor de la consulta veterinaria, los agentes esterilizadores, pero por otro lado también el propio olor del cuerpo, que es diferente debido a los cambios hormonales. Los gatos muy sensibles reaccionan de forma muy delicada a estos cambios de olor. De repente ya no reconocen el olor de sus compañeros, lo que les preocupa y les causa estrés.

  • El collarín molesta

La raíz del comportamiento agresivo puede tener razones más obvias. Para que el gato no se lama la herida después de la operación, muchos veterinarios recomiendan usar un collarín. Mientras que unos bigotudos llevan este artilugio de plástico sin problema, a otros les irrita mucho. A los gatos sensibles les inquieta, sobre todo, la restricción visual. Como en la mayoría de los casos, el comportamiento agresivo es una consecuencia de la inseguridad y del miedo. A menudo, los animales asustados no saben reaccionar de otra manera que sacando las garras y defendiéndose mediante el ataque. Si la agresividad o la inseguridad se deben al collar, puedes ponerle una faja posoperatoria. Esta también evita que el gato pueda lamer la herida.

Cómo volver a la normalidad

  • Ten paciencia

Cuando un gato, que antes de haber sido castrado era muy cercano y mimoso, de repente se vuelve agresivo, es normal que su cuidador quiera que el bigotudo vuelva a ser el de antes lo más rápido posible. Pero el problema es que al irritarnos por el comportamiento del gato y tratar por todos los medios de que vuelva a ser como era, a menudo reforzamos aún más su inseguridad. Por lo tanto, nuestra inseguridad se transfiere al gato sensible, lo que a su vez puede aumentar su agresividad.

Lo más importante en esta situación es tener paciencia. Tu gato necesita tiempo para procesar la experiencia de la operación, los dolores, el olor extraño y los cambios hormonales. Sé comprensivo, háblale bien y demuéstrale que no hay nada de qué preocuparse. Cuanto más normal te comportes tú, antes podrá tu gato volver a su vida cotidiana y olvidarse de la operación.

  • Deja que tu gato esté tranquilo

No solo las personas, también los animales necesitan estar tranquilos para recuperarse después de una operación. El revuelo y la actividad excesiva deben evitarse a toda costa. Aunque puedas llevarte a tu minino a casa poco después de la intervención, no subestimes las secuelas del procedimiento. Algunos felinos prefieren estar solos, mientras que otros quieren más mimos. No presiones a tu bigotudo a hacer nada que no quiera. Deja que sea él quien tome la iniciativa. Si se esconde bajo la cama, detrás del sofá o dentro del armario, no intentes sacarlo. Respeta su deseo de estar tranquilo y espera hasta que decida salir y activarse por decisión propia.

  • Dale atención a tu gato, pero ignora su agresividad

Entiende que tu gato necesita retirarse y estar tranquilo, pero esto no quiere decir que lo ignores. Ponle agua, prepárale una cama cómoda y dale cariño si de vez en cuando te roza la pierna en busca de mimos. Claro que también puedes ofrecerle algo de entretenimiento, como un juguete para gatos. Pero no te decepciones si tu bigotudo no tiene ganas o reacciona de forma agresiva a tus intentos de acercamiento. Si tu minino te ataca, debes evitar el contacto visual y protegerte del ataque con una manta o una almohada. En este caso es aconsejable ignorar al animal en la medida de lo posible. Si entras en pánico, peleas a tu gato o elevas la voz y te enfadas, solo conseguirás aumentar su inseguridad y, por lo tanto, su agresividad.

Cómo evitar los problemas después de la castración

  • Evitar el estrés antes y después de la operación

Si tu gato aún no ha sido castrado puedes tener en cuenta una serie de cosas para que el tiempo antes y después de la operación sea lo menos estresante posible. El gato debe estar en un transportín durante el viaje hacia el veterinario, ya que esto implica menos estrés para ti y tu bigotudo que llevarlo en brazos o con una correa. Pon una toalla o una manta cómoda dentro, para que tu minino esté a gusto. En caso de que el felino aún no esté familiarizado con el transportín, puedes ponerlo abierto en la habitación para que este pueda olerlo de vez en cuando. Cuanto más normal sea la caja para el gato, más cómodo se sentirá dentro de ella y llegará más relajado el día de la operación. Si tu felino está calmado y equilibrado, la anestesia tendrá un efecto mejor y tu gato dormirá profundo y tranquilo. Con esto se reducen las posibles complicaciones por la anestesia.

Después del procedimiento, de unos treinta minutos, dale tiempo a tu minino y déjalo tranquilo mientras despierta de la anestesia. Si le gusta el transportín, deja que se duerma ahí. Colócalo en un lugar cálido (la anestesia enfría a los gatos) y oscuro, cerca de ti y evita los ruidos. Acarícialo de vez en cuando (si es que te deja) y hazle saber que todo está bien, incluso cuando parezca desorientado y le cueste mantener el equilibrio después de despertar de la anestesia general.

Agresividad en gatos castrados
  • Tómate tiempo para tu gato después de la intervención

Es importante que te tomes tiempo para después de la castración. Si trabajas y sueles dejar a tu minino bastante tiempo solo, es mejor que te cojas unos cuantos días libres o programes la operación antes de un fin de semana largo. La intervención y la anestesia son agotadores y confusos para cualquier animal. Por eso es necesario que estés con tu gato durante este tiempo difícil y le transmitas tranquilidad y seguridad. La mejor manera de hacer esto es estar tranquilo tú mismo y mostrarte despreocupado.

¿Cuándo son útiles los difusores de olor o los remedios calmantes?

Cuando la tranquilidad, el cariño y las caricias no ayudan y tu felino está muy inseguro, nervioso o incluso agresivo después de la castración, los difusores de olor (por ejemplo, para los enchufes) pueden ayudar a que se relaje. Estos son réplicas sintéticas de feromonas que generan los gatos cuando se sienten bien, por lo que fomentan el bienestar. Por ejemplo, la feromona que emite la gata madre al amamantar a sus gatitos envía inconscientemente un mensaje de que todo está en orden y que el felino puede relajarse.

Pide ayuda al veterinario o a un psicólogo para animales

Si después de la operación el comportamiento de tu gato es diferente, deberías ponerte en contacto con tu veterinario. Solo así podrás saber que la agresividad en gatos castrados no es debida a los dolores posoperatorios. Además, el veterinario te podrá aconsejar si utilizar tranquilizantes naturales tiene sentido y, en tal caso, cómo hacerlo. Cuando las medidas mencionadas no provocan una mejora puede ser útil consultar a un psicólogo para animales.

La agresividad en gatos castrados es una excepción

Aunque de vez en cuando haya gatos que reaccionan perturbados o con agresividad después de la castración, la mayoría procesan la operación bastante rápido y se muestran más calmados y cariñosos que antes, si es que tienen algún cambio de carácter. No se aconseja evitar castrar a un felino por miedo a que tenga un comportamiento agresivo. Lo mejor es que hables con tu veterinario sobre lo que te preocupa y pienses sobre qué medidas quieres implementar para que la anestesia general y la esterilización sean más fáciles para ti y tu gato. No obstante, si tu gato es de los pocos que reaccionan de forma agresiva después del procedimiento, ten paciencia. En general, los problemas descritos desaparecen al poco tiempo y tu bigotudo vuelve a ser el de antes.

Nuestros artículos más útiles

Mi gato orina en la cama

En general, los gatos son los animales más limpios del mundo. Pero ¿qué puedes hacer cuando tu minino de repente mea en la cama en lugar de usar su arenero? ¿Qué hay detrás de ese desagradable hábito y cómo conseguir que deje de hacerlo? Descubre qué causa el antihigiénico comportamiento de tu minino, cómo ayudarlo y cómo proteger tu cama del orín de gato.

Mi gato maúlla de noche

¿Te pasas noches sin dormir porque tu minino maúlla? Esto es algo que casi cualquier persona con gatos ha sufrido alguna vez. Pero ¿qué puedes hacer cuando tu felino te despierta cada noche con sus maullidos? ¿Por qué los felinos maúllan sobre todo de noche y qué puedes hacer para evitarlo?

Socializar a un gatito

Los sonidos y los olores desconocidos, los extraños y otros animales, los ruidos de los electrodomésticos… Hay muchas cosas a las que tiene que acostumbrarse un gato al principio. Te contamos cómo socializar a un gatito de la mejor manera y facilitarle el periodo de aclimatación.