Fuegos artificiales en Nochevieja: consejos para gatos asustadizos

gatos asustadizos

La Nochevieja es una fiesta de la que los gatos preferirían prescindir por el ruido de los petardos.

Los gatos oyen casi tres veces mejor y ven mucho más en la oscuridad que las personas. Por eso, no es de extrañar que les den tanto miedo el ruido y las luces de los fuegos artificiales. La buena noticia es que nosotros podemos contribuir a reducir el estrés de los gatos asustadizos en Nochevieja.

No a todos los gatos les afectan igual los fuegos artificiales. Mientras que algunos están relativamente tranquilos, a otros les entra el pánico. Tiemblan, se pasean intranquilos por el piso, se lamen demasiado o hacen sus necesidades fuera del arenero. Los gatos asustadizos de exterior huyen tan lejos que luego no encuentran la casa o incluso se lanzan delante de los coches.

Está claro que el miedo puede tener consecuencias terribles. Por eso es tan importante saber cómo tratar el estrés de los gatos miedosos en Nochevieja. Te explicamos cosas que puedes hacer para quitarle el miedo a los fuegos artificiales a tu gato.

kilos gratis

Fuegos artificiales en Nochevieja: siete consejos para preparar a tu gato para los fuegos artificiales

Los fuertes silbidos y estallidos de los primeros cohetes pillan por sorpresa a la mayoría de gatos. Después de todo, ellos no saben que celebramos el cambio de año con fuegos artificiales. Por suerte, hay cosas que puedes hacer para reducir el miedo de tu gato:

  1. Mantener la calma

Aunque no siempre lo muestren, los gatos son muy sensibles a los estados de ánimo de las personas. La regla más importante para las fiestas con fuegos artificiales es irradiar calma y tranquilidad. Así, le transmitirás esta sensación al gato.

Si te pones nervioso/a, decoras la casa a toda prisa con serpentinas y, encima, se te quema la comida en el horno, también transmitirás esta tensión al animal. Esto aumenta el estrés que ya va a tener sí o sí por los ruidos inusuales de los petardos.

Es normal que en muchos hogares haya un ambiente excepcional entre Navidad y Nochevieja. Sin embargo, debes intentar respetar la rutina de tu gato. Por lo tanto, procura no cambiar las horas de las comidas, los juegos y las salidas al exterior.

  1. Aislamiento acústico

Da igual en qué parte del piso se refugie el gato en Nochevieja. Lo importante es que este refugio sea lo más tranquilo posible. Cierra puertas y ventanas y, si es posible, baja las persianas o corre las cortinas.

No conseguirás acallar el ruido de los petardos del todo, pero, al menos, lo amortiguarás. También deberías aislar el resto de habitaciones antes de que empiecen los fuegos artificiales.

Además, es mejor que no celebres fiestas salvajes con mucha gente, música alta y botellas de cava descorchándose estrepitosamente. Una celebración íntima en casa con la familia o amigos también puede ser muy agradable.

  1. No dejar al gato solo

Aunque sea difícil, hazle un favor a tu gato y quédate en casa en Nochevieja. Un gato asustado no solo necesita paz para soportar los petardos, sino también la sensación de seguridad. Tú eres la persona más indicada para proporcionársela.

Es normal que no quieras perderte el espectáculo de fuegos artificiales en el cielo nocturno. Sin embargo, por el bien de tu gato, deberías turnarte con otra persona para que siempre haya alguien con él. Aunque tu gato apenas muestre síntomas de miedo y simplemente se meta en su cueva, siente que estás ahí. Esto lo hace sentir más seguro.

  1. Meter al gato de exterior en casa

Como decíamos, en los días festivos también debes tener en cuenta los hábitos de tu gato. Sin embargo, las salidas al exterior en Nochevieja son una excepción. Por motivos de seguridad, es recomendable meter al gato en casa antes de que empiecen los fuegos artificiales. También conviene cerrar las gateras de las puertas para que el gato no pueda escaparse.

El peligro de que se cruce con un coche o se haga daño con un petardo es demasiado grande. Si tu minino no está acostumbrado a estar encerrado en casa, deberás practicarlo de antemano. Con un snack delicioso, hasta los aventureros empedernidos aceptan quedarse dentro.

  1. Refugios

Los gatos tienden a huir cuando atisban un peligro. Si no pueden huir, necesitan un lugar en casa en el que puedan refugiarse. Lo ideal es una estancia tranquila propia lo más alejada posible del ruido en la que puedan desaparecer cuando quieran.

Para que el gato esté a gusto en esta estancia, debes colocar su camita habitual. Si no puedes ofrecerle una habitación entera, puede servir una cuevecita debajo de la cama, detrás del sofá o en el armario. También puedes usar una caja de cartón oscurecida y equipada con mantas.

A la mayoría de gatos les gusta meterse debajo de una manta o en la cueva del rascador. Los gatos asustadizos a buen seguro agradecerán estos rincones en Nochevieja. No te decepciones si el gato elige otro escondite y respeta su decisión. Nunca lo obligues a probar la cueva acogedora que le has preparado.

gatos asustadizos
La norma más importante en las noches con fuegos artificiales: mantén la calma y permanece al lado de tu minino.
  1. Distracciones

Para distraer a los gatos asustadizos del ruido de los petardos, suele ser útil hacer ruidos cotidianos en casa. Por ejemplo, puedes poner tu música preferida, la radio o la tele.

No solo puedes distraer al gato con otros ruidos, sino también con una chuchería o juegos entretenidos, como una caña. También puedes ofrecerle recorridos por los que el gato pueda trepar o esconder golosinas por la casa.

  1. Ignorar el miedo

Cuando suenen los primeros petardos y la tensión aumente, ocúpate del gato con naturalidad y, si se deja, distráelo con los juegos o snacks que mencionábamos. Sin embargo, no exageres tu interés.

Unas caricias o ánimos excesivos pueden tener el efecto contrario y consolidar el miedo del gato. Pensará que realmente hay un peligro si lo tratas así. Por eso, intenta ignorar el miedo de tu gato y comportarte con él con total normalidad. Esto le demostrará que los petardos no son ningún motivo de estrés y lo ayudará a relajarse.

¿Hay remedios para ayudar a los gatos asustadizos en Nochevieja?

Hay gatos asustadizos que se calman con las medidas que explicábamos antes. Sin embargo, a veces los esfuerzos que hacemos por ellos no sirven para nada. Por eso, hay quienes se preguntan si existen remedios para ayudar a los gatos miedosos en Nochevieja. Si nada de lo que has intentado funciona, prueba las dos opciones siguientes:

Sustancias olfativas relajantes

Si quieres relajar aún más a tu gato, puedes probar con dispensadores de aromas especiales para enchufar. Estas son feromonas artificiales que imitan los mensajeros químicos propios de los gatos y que fomentan su bienestar.

Por ejemplo, las feromonas que la madre gata emite al amamantar a sus gatitos envían el mensaje inconsciente de que todo va bien y de que el gato se puede relajar. Esto suele ayudar a reducir el nivel de estrés producido por los fuegos artificiales.

Acostumbrar al gato al ruido de los petardos

Los gatos son animales de costumbres. Reaccionan tanto a los ruidos desconocidos como a los cambios repentinos en su rutina diaria. La desensibilización a los fuegos artificiales con archivos de sonido o CD que reproduzcan estos ruidos también puede ayudar. Eso sí, hay que empezar a practicar con tiempo. Al fin y al cabo, el gato no se acostumbrará a los ruidos nuevos de un día para otro.

Ponle los ruidos al gato a diario, por ejemplo, cuando vaya al comedero o se acurruque contigo en el sofá por la noche. Al principio, ajusta el volumen a un nivel moderado. Si tu gato sigue tranquilo, puedes ir aumentando el volumen gradualmente con el paso de varios días.

Además, asegúrate de estar tranquilo/a durante el entrenamiento. Compórtate con normalidad y no prestes atención a los ruidos. Así, le estarás transmitiendo al gato que los ruidos fuertes de fondo no son motivo de estrés.

¿Se le pueden dar calmantes a un gato asustado en Nochevieja?

Desde el punto de vista veterinario, no es recomendable darles calmantes a los gatos asustadizos en Nochevieja. Estos fármacos pueden tener los efectos siguientes: algunos calmantes aumentan la sensibilidad al ruido. Por lo tanto, el gato podría percibir el ruido de los petardos aún más fuertes de lo normal. A esto se añade que los calmantes suelen hacer que el gato esté cansado y sea incapaz de moverse. Esta falta de control podría generarle aún más inseguridad. En el peor de los casos, le entraría el pánico por los petardos, pero no podría huir como de costumbre.

Por eso, solo hay que usar calmantes en casos de urgencia absoluta y siempre hablando antes con el veterinario. Él es el que puede valorar mejor si darle medicamentos al gato y cuáles.

Una alternativa podrían ser los calmantes vegetales, que relajan al gato de forma natural sin paralizarlo. Sin embargo, el efecto de las flores de Bach y otros remedios naturales es un tema controvertido. Además, suele pasar un tiempo hasta que hacen efecto. Por lo tanto, es conveniente que empieces el tratamiento unos días antes de la festividad.

¡Por un Año Nuevo tranquilo!

Según el miedo que tenga tu gato a los petardos, necesitarás más o menos paciencia con las medidas aquí descritas. Los gatos son muy suyos y no todos los tipos de terapia ofrecen los mismos buenos resultados. Si sigues estos consejos, uno u otro método seguro que funcionará para reducir considerablemente el estrés de tu minino. Así, tú y tu gato podréis dar la bienvenida al nuevo año con calma y tranquilidad.

Nuestros artículos más útiles
7 min

Cómo evitar que el gato orine en la cama

Se sabe que los gatos son animales muy aseados. Pero ¿cómo evitar que el gato orine en la cama en lugar de utilizar el arenero? En este artículo te explicamos las causas que pueden esconderse tras este problema de higiene.
10 min

Mi gato maúlla de noche

Cuando los gatos maúllan por la noche, muchas veces es imposible dormir. Casi todo aquel que tenga gato lo habrá vivido alguna vez. Pero ¿qué hago si mi gato maúlla por la noche y me despierta con sus gimoteos constantes? En este artículo te desvelamos por qué maúllan los gatos de noche y qué puedes hacer al respecto.