Pomerania

Pomerania

Estos pequeños torbellinos no impresionan por su tamaño, sino por su afabilidad, autoestima y energía. No es de extrañar que los peluditos de este tipo de spitz —también conocido como perro pomeranio, perro pomerano o spitz alemán enano— conquisten cada vez más corazones y hogares. ¡Descubre el pomerania!

Aspecto

Peso mosca con mucho pelo

Con una altura de hombro de entre 18 y 22 cm, el pomerania es como un spitz en miniatura. Su peso máximo de 3,5 kg hace que sea más ligero que la mayoría de gatos. Su pelo largo y denso, que sugiere una corpulencia mayor, destaca por un subpelo grueso. Este puede ser blanco, arena, negro, crema o una mezcla de estos colores. Su cuello recuerda a la melena del león, que enmarca una cara atenta, con ojos despiertos y hocico similar al del zorro.

Minivariante del spitz

Estrictamente, el pomerania no es una raza propia, sino una variante en miniatura del spitz alemán. El spitz es una raza muy antigua, pero la cría del pomerania no se ha consolidado hasta las últimas décadas. Los primeros perros spitz enanos vieron la luz hace unos 200 años en la provincia alemana de Pomerania. Es por eso que esta variante se llama pomerania en español, pomeranian en inglés y loulou de Poméranie en francés.

Después de que el Reino Unido se concentrara en la cría de los spitz enanos durante mucho tiempo, a partir de la década de 1970 se volvió a intensificar la cría en su país de origen, Alemania. Pero la cría de estas bolitas de pelo tan monas también recibió críticas, ya que los spitz enanos son más propensos a determinadas enfermedades que sus robustos parientes.

Los perros pomerania siguen siendo muy populares en EE. UU. y el Reino Unido, donde se los conoce como kings of toys, es decir, reyes de los perros miniatura. En cambio, en su país de origen oficial su situación fue más bien difícil. Sin embargo, últimamente cada vez más amantes de los perros se interesan en Alemania por estos enanitos tan seguros de sí mismos.

Pomerania

Carácter

Carácter alegre y seguro de sí mismo

El pomerania es pequeño, pero parece no haberse dado cuenta. Suele mostrar una gran seguridad en sí mismo e incluso puede que arrogancia, con frecuencia frente a perros bastante más grandes. Aunque está muy atento, no es agresivo, sino amigable con las personas y los animales. Se adapta muy bien diferentes humanos, pero siempre tiene un vínculo estrecho con su persona de referencia, a la que acompaña a todas partes. Suele estar de buen humor y siempre tiene ganas de jugar. Es un buen perro guardián que, para su tamaño, ladra sorprendentemente fuerte cuando se acercan desconocidos a su territorio. También ladra de alegría y para saludar, así que conviene que ni sus compañeros humanos ni los vecinos tengan el oído demasiado fino. En cambio, su instinto cazador es casi inexistente.

Educación del pomerania

Lo mejor es que practiques lo antes posible a dejar al pomerania solo durante unas horas; de lo contrario, cuando sea un perro adulto será bastante más difícil. Siempre habrá ocasiones en las que tendrá que quedarse un rato solo en casa, por ejemplo, cuando vayas al médico o de compras. Sin embargo, no deberías dejar a tu fiel amigo solo más tiempo del necesario, ya que esto le cuesta bastante por naturaleza. Ya desde las primeras semanas de vida deberías acostumbrarlo a otros perros y demás animales. Lo ideal es que vayas con él a las sesiones para cachorros de las escuelas para perros de tu zona. Para evitar un comportamiento excesivamente confiado frente a otros peludos, deberías procurar que tenga una abundante socialización y mucho contacto controlado con otros perros. En general, los perros pomerania aprenden rápido y de buena gana.

Lee también nuestro artículo sobre cómo adiestrar a un cachorro.

Deporte

Miniatura con muchos intereses

A pesar de su tamaño reducido, el pomerania no es ningún vago y disfruta un montón con largos paseos a un ritmo moderado, aunque, si hace mal tiempo, también se conforma con la clásica vuelta a la manzana. La gran ventaja es que lo puedes llevar fácilmente, por ejemplo, por las escaleras y en los ascensores. Al perro pomerania le encanta aprender nuevos trucos y que lo elogien por ello. El entrenamiento con clickers suele ser superdivertido para la mayoría de dúos persona-pomerania. También los juegos de pelota o de agility adaptados a su tamaño le pueden encantar. Prueba con lo que tenéis en común y ve intentando cosas nuevas de vez en cuando. Con un entrenamiento adecuado, también se puede dar a estos felices peludos el papel de perros de terapia.

Pomerania

Alimentación del pomerania

Comidas pequeñas, pero de calidad

Esta raza tan delicada no debe arrastrar sobrepeso bajo ningún concepto. Un perro pomerania tiene bastante con poca comida, pero esta tiene que ser de buena calidad. Procura que su alimentación, independientemente de si le das pienso o comida húmeda, tenga un alto contenido de carne: la carne debe figurar en primer lugar en la declaración de ingredientes. En cambio, evita la comida con contenido de cereales.

Naturalmente, puedes ir alternando el pienso y la comida húmeda para que tu peludito pueda beneficiarse de las ventajas de ambos. La comida húmeda suele gustarles más a estos saquitos de energía y, además, contiene mucha humedad y pocas calorías, por lo que el perro tiene más cantidad en el comedero. Si le das pienso, es imprescindible que beba suficiente agua. Elige un pienso para razas pequeñas, ya que el tamaño suele estar perfectamente adaptado a las pequeñas mandíbulas de tu amiguito. La información del fabricante sobre las raciones diarias puede servirte de punto de partida, pero la demanda calórica depende en gran medida de la constitución del perro.

Deja que el peludo tenga un rato de descanso o haga una siesta para hacer la digestión después de las comidas. Los perros adultos tienen bastante con una o dos tomas al día. No te excedas con las chucherías y piensa que un sobrepeso de 500 g en un perro tan pequeño corresponde a un aumento de peso de más del diez por ciento del peso corporal total.

pomerania
Pomerania

Minicroquetas Wolf of Wilderness («The Taste Of»)

  • Minicroquetas
  • Mucha carne fresca
  • Receta sin cereales ni patata

Salud

Los extremos siempre conllevan una mayor propensión a algunas enfermedades. El perro pomerania no es una excepción, ya que es menos robusto que sus parientes más grandes. Es propenso a la mala alineación de las rótulas, problemas respiratorios causados por el colapso traqueal y enfermedades del corazón. Por eso, si compras un cachorro, es importante que sea a criadores que se preocupen por la atención sanitaria y que, por consiguiente, retiren de la cría a los animales afectados.

Con un peso de unos 3 kg, estos peluditos necesitan poca comida, algo que algunas personas parecen olvidar, aunque el sobrepeso es algo que hay que evitar a toda costa. Estas bolitas de pelo son sensibles al calor. Por eso, procura que tu amiguito siempre tenga un rincón con sombra en verano. Asimismo, deja los paseos largos para las horas más frescas del día. A pesar de estas limitaciones, los perros pomerania pueden llegar a vivir entre 12 y 16 años.

Cuidado

El lujoso pelo del pomerania requiere un cepillado regular. Lo ideal es cepillarle el tupido pelaje a fondo dos veces por semana, en el sentido del pelo y a contrapelo. Existen limpiadores especiales para el cuidado de los ojos y los oídos. Algunas personas les lavan los dientes regularmente con pasta y cepillo de dientes para perros especiales. Si lo acostumbras desde cachorro a estos cuidados, puedes prevenir eficazmente el sarro. Otra opción recomendable, o como complemento, son los snacks dentales para perros o los mordedores secos para perros pequeños.

¿Encaja conmigo un pomerania?

Estos peludos son muy apegados y disfrutan yendo con las personas a todas partes, no conviene dejarlos mucho tiempo solos. Aunque son muy vivos, pueden desfogarse perfectamente jugando y no exigen paseos kilométricos cuando hace viento y llueve. Por lo tanto, son ideales para personas mayores y para profesionales que pueden llevarse al perro a la oficina.

Las familias con niños pequeños deben procurar que el perro siempre tenga un sitio al que retirarse, ya que, si se siente acorralado, podría morder. Es mejor para familias con niños más grandes, que tienen en cuenta el pequeño tamaño del perro y se divierten enseñándole truquitos. Los que no hayan tenido nunca perro pueden conectar muy bien con un pomerania. Eso sí, no deben subestimar la inversión de tiempo para jugar y cuidarle el pelo. Estos risueños animales pueden vivir perfectamente en ciudad, ya que se adaptan a cualquier entorno rápidamente. Lo más importante es que la persona pase mucho tiempo con él.

Un perro para llevar a todas partes

El pomerania es un compañero de viaje perfecto. Además, como es tan apegado, no conviene dejarlo en manos ajenas durante las vacaciones. Su tamaño permite llevarlo a todas partes, e incluso se puede subir a la cabina del avión en un transportín.

Antes de comprar un pomerania, asegúrate de que podrás responsabilizarte de él desde su llegada y durante los próximos años, y de que dedicarás algo de tiempo todos los días a entretenerlo y cuidarlo. También debes tener en cuenta, además del coste de la adquisición del cachorro y del equipamiento básico (comederoscollar, arnés, correajuguetesmantas, camas, utensilios de cuidado y protección para el coche), los gastos regulares del seguro de responsabilidad civil para perros y los chequeos rutinarios en el veterinario. En caso de enfermedad, estos gastos se pueden disparar.

¿Dónde puedo encontrar al pomerania de mis sueños?

Si te has enamorado de esta raza, cuando busques un cachorro deberías acudir exclusivamente a un criador que sea miembro de una asociación, ya que esta variante enana del spitz puede presentar predisposiciones genéticas a padecer enfermedades. Los criadores expertos toman las mayores precauciones y, gracias a sus conocimientos y numerosos exámenes, garantizan que solo los animales sanos engendren.

También el buen carácter es uno de los objetivos de los criadores responsables. Si te has puesto en contacto con un criador de perros pomerania y existe la posibilidad de que compres un cachorro, tendrás la opción de visitar al criador en su casa. El criador responderá a tus preguntas sobre la cría de pomeranias y te informará sobre su atención sanitaria. Observa también a los padres para asegurarte de que tienen un aspecto saludable y equilibrado. En general, tu nuevo compañero de piso se mudará a tu casa como muy pronto con ocho semanas de vida. Además de llevar un chip y estar desparasitado, el peludito traerá su certificado de ascendencia y una cartilla de vacunación. No te olvides de cumplir los plazos de las vacunas de recuerdo.

Si estás pensando en un pomerania más mayor, puedes buscar en internet. Ahí encontrarás algunos simpáticos perritos que están esperando un nuevo hogar. Además de las asociaciones de cría, hay organizaciones que se dedican a la mediación de perros spitz.

Descubre nuestra selección de comida y accesorios para perros.

Nuestros artículos más útiles
11 min

Golden retriever

El golden retriever es un perro familiar de tamaño mediano y al que le encantan los niños: muy cercano a las personas y dócil, pero también requiere de cuidados del pelaje y muchas salidas al exterior.
11 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.
11 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? ¡No nos engañemos! El pinscher miniatura ―también conocido como pinscher mini, pin min, pinscher enano o Zwergpinscher― es un «gran» perro. Quien desee un adorable y tierno perrito faldero se equivoca con el pinscher mini. A pesar de su tamaño, a este perro familiar tan despierto le encanta la actividad y el deporte y, en muchos sentidos, mantendrá a sus dueños muy ocupados.