06 Marzo 2018 - Actualizado 27 Marzo 2019

Dejar al cachorro solo en casa

Cachorro solo en casa

A los canes, como animales sociales que son, les encanta estar acompañados de su manada. Sin embargo, los perros adultos deberían ser capaces de pasar algunas horas en solitario. Dejar al cachorro solo en casa se tendría que entrenar durante la primera etapa de vida, ya que a un perro adulto le resultará muy difícil poder acostumbrarse si no tiene experiencia previa.

Primeros pasos

Por lo general, los cachorros, antes de la llegada a su nueva casa, nunca han experimentado la soledad. La razón es que se han encontrado rodeados de sus hermanos en todo momento durante las primeras semanas de vida. El adiestramiento no debería iniciarse justo después de la llegada del nuevo miembro de la familia, puesto que el pequeño tiene mucho a lo que acostumbrarse primero y dejarle solo únicamente serviría para añadir más estrés a la situación. También resulta esencial dedicar el tiempo necesario para establecer el vínculo entre dueño y perro, un requisito previo para conseguir que tu perro mantenga la tranquilidad al marcharte. Después de darle unos días para que se habitúe a su nuevo hogar, puedes empezar poco a poco con ejercicios cortos cada día. Comienza por algo sencillo, por ejemplo, cuando tu cachorro se encuentre entretenido con un juguete nuevo o un sabroso snack, déjalo solo durante un minuto, no más, ya que no te tiene que llegar a echar de menos. Entra y vuelve a salir de la habitación varias veces con el fin de que comprenda la idea de que siempre volverás para que conciba con normalidad la sensación de estar solo. En el siguiente paso se incrementa ligeramente la dificultad, puesto que tienes que dejar a tu perro en la habitación por poco tiempo en un momento en el que no esté distraído. Sal de la habitación y vuelve a entrar en un máximo de dos minutos, de manera relajada y calmada. De este modo, tu perro entenderá el hecho de que te vayas y regreses como lo más normal del mundo. Si tu peludo se queja cuando no estás, ignórale y reduce el tiempo de ausencia en el próximo ejercicio. Si se ha comportado de forma adecuada, elógiale.

Solo en casa

Una vez superados los ejercicios de ausencia de dos minutos, ha llegado el momento de pasar a la ronda de salir de casa durante unos tres minutos. No debes dejar a tu cachorro solo cuando esté durmiendo. Tampoco te despidas antes de salir, sino intenta actuar con normalidad: si transmites calma, tu peludo no se pondrá nervioso. Practica esta breve separación varias veces de diferentes maneras, sal de casa como si fuese un día cualquiera, primero sin la chaqueta y después con ella. Todas las variantes deberían convertirse en algo completamente normal para tu cachorro. Una vez se haya acostumbrado a estos periodos cortos de soledad, incrementa el tiempo de ausencia de forma gradual. Ve a la panadería o a recoger el correo, pero no prolongues demasiado las duraciones y asegúrate de que el regreso sea impredecible. Vuelve tras diez minutos, posteriormente, repite el ejercicio con cinco y, por último, con quince. De esta manera tu peludo se acostumbrará a la flexibilidad de los tiempos, y evitarás que se quede esperándote durante un número de minutos determinado. Un juguete adaptado para cachorros o un hueso para masticar pueden ser opciones excelentes para mantener a tu perro entretenido. Durante esta etapa de aprendizaje todavía resulta conveniente que te mantengas, al menos durante unos minutos, en una zona donde te puedas enterar de si tu perro llora o ladra al ausentarte. No obstante, en ningún caso deberías responder desde el exterior a ninguna de estas señales, ya que solo se potenciarían esos comportamientos indeseados. Cuando este ejercicio se ejecute adecuadamente, siempre puedes seguir ampliando el lapso en el que le dejas solo. Sin embargo, hasta que un cachorro no alcanza los cuatro meses de vida, este tiempo no debería superar las dos horas.

Posibles inconvenientes

Si a pesar de estos ejercicios tu cachorro no logra quedarse tranquilo al dejarle solo en casa o incluso cuando únicamente sales de la habitación, puede deberse a diversas razones. Estas son algunas de ellas:

  • Has alargado los tiempos de ausencia demasiado rápido. En este caso, retrocede unos pasos en el entrenamiento y realiza los ejercicios manteniendo los periodos cortos hasta que el cachorro se sienta seguro. Solo entonces podrás volver a ampliar los tiempos.
  • El vínculo entre el perro y el dueño todavía no es sólido, por lo que se recomienda dedicar más tiempo a los ejercicios dedicados a lograr este fin.
  • Demasiado tiempo en solitario: hasta los cuatro meses los cachorros no deberían quedarse solos durante más de dos horas.
  • Tormentas, truenos o portazos: si tu perro se asusta en tu ausencia, puede suponer un retroceso en la evolución de su entrenamiento. No realices los ejercicios cuando haga mal tiempo.
  • Cuando no se ha definido todavía la jerarquía, dejarle solo puede convertirse en un problema: si tu peludo se ve como el jefe de la manada, es natural que quiera acompañarte.
  • Antes de dejar a tu perro durante un lapso largo, este debería haberse relajado y desahogado con un paseo. Solo un perro satisfecho puede quedarse solo.

Recuerda: solo la práctica hace al maestro. Aunque disfrutes de cada minuto con tu perro joven, también existen situaciones en las que es mejor que se quede en casa. Por ejemplo, cuando quieres ir al cine o a un centro comercial. Tómate con calma cada paso del entrenamiento y piensa en positivo, ya que la tranquilidad que puedas irradiar se la transmitirás también a tu peludo.

Artículos más leídos

Alergia en perros

Cuando un perro se rasca repetidamente, lo primero que le viene a uno a la cabeza son los parásitos. Sin embargo, existen otras causas que producen estos picores como, por ejemplo, las alergias. Y es que los canes también sufren reacciones de hipersensibilidad y el número de enfermedades alérgicas va en aumento.

Dejar al cachorro solo en casa

A los canes, como animales sociales que son, les encanta estar acompañados de su manada. Sin embargo, los perros adultos deberían ser capaces de pasar algunas horas en solitario. Dejar al cachorro solo en casa se tendría que entrenar durante la primera etapa de vida, ya que a un perro adulto le resultará muy difícil poder acostumbrarse si no tiene experiencia previa.

Métodos anticonceptivos para gatos

Los gatos son unos animales fascinantes. ¿Quién puede resistirse a un adorable gatito y a observarlo, mimarlo y acariciarlo durante todo el día? Pero la realidad es que vivimos en un mundo en el que las protectoras de animales están abarrotadas. Por esta razón, la mayoría de los amantes de los animales son conscientes de la importancia de evitar que su gato tenga una camada.