IBD en perros (Inflammatory Bowel Disease)

IBD en perros

Los vómitos frecuentes y la falta de apetito son síntomas de la IBD en perros.

Cuando el perro no para de vomitar o tiene diarrea con frecuencia, nos preocupamos, y con razón. Una posible causa es la enfermedad inflamatoria crónica intestinal en perros. En este artículo resumimos la información más importante sobre la IBD en perros y te explicamos cómo actuar.

¿Qué es la IBD en perros?

IBD significa Inflammatory Bowel Disease. Se trata de una inflamación intestinal crónica que afecta tanto a perros como a gatos y cuya causa se desconoce.

La enfermedad se manifiesta en forma de brotes. Sin embargo, si está bien tratada, el pronóstico a largo plazo suele ser favorable.

¿Qué perros son más propensos?

En general, cualquier perro puede contraer esta enfermedad. No obstante, hay estudios que han descubierto que los perros de mediana edad y los pastores alemanes presentan mayor riesgo.

Síntomas de la IBD en perros

En el transcurso de la IBD en perros se inflaman el intestino delgado y el intestino grueso del perro. La mucosa intestinal se hincha y provoca vómitos y diarrea intensos y constantes.

Esto hace que el cuerpo no pueda asimilar suficientes nutrientes mediante la comida y que el perro pierda peso paulatinamente.

Además de la pérdida de peso y la diarrea, los perros con IBD pueden presentar otros síntomas según la gravedad. Estos son:

Diagnóstico: ¿cómo se detecta?

Como no se ha determinado ninguna causa definida de la IBD en perros, el diagnóstico debe ser de exclusión. Esto significa que el veterinario primero descarta posibles diagnósticos diferenciales, que son aquellos para los que los síntomas coinciden.

Por eso, el veterinario no solo examina la función gastrointestinal, sino también otros órganos, como el corazón y los pulmones. Con un análisis de sangre puede evaluar el estado del hígado y los riñones.

Además, las ecografías y las radiografías le permiten detectar cuerpos extraños en el aparato digestivo y descartar una torsión gástrica.

Si no consigue determinar la causa con estos métodos, el perro probablemente tenga IBD.

Tratamiento de la enfermedad inflamatoria crónica intestinal en perros

Por los vómitos y la diarrea constantes, el perro pierde demasiados líquidos y electrolitos. Para estabilizarle la circulación, lo habitual es que necesite infusiones durante varios días.

Los perros con cursos intensos de la enfermedad se quedan hospitalizados varios días por precaución.

Además de las infusiones, el veterinario le administra medicamentos para mejorar su estado. Los más habituales son inmunosupresores, como glucocorticoides (preparados de cortisona), para aliviar la inflamación intestinal.

¿Qué puede comer un perro con IBD?

Aparte de todo esto, el perro necesitará un cambio de alimentación a largo plazo para descargar el intestino. El alimento dietético en concreto depende de varios factores.

Habla con el veterinario para averiguar cuál es la mejor dieta para tu perro.

IBD en perros © ibreakstock / stock.adobe.com
Como los vómitos y la diarrea constantes consumen las reservas de líquidos, las infusiones ayudan a recuperar la circulación en perros con IBD.

Causas: ¿cómo se produce?

Lo curioso de la IBD en perros es que la ciencia no ha conseguido dar con una causa definitiva. Los investigadores sospechan que los perros con IBD tienen una predisposición genética, como las personas con enfermedad de Crohn. Sin embargo, no se ha identificado ningún defecto genético.

Además, se sospecha de los factores siguientes, entre otros, como detonantes de la IBD en perros:

Pronóstico: ¿cuánto vive un perro con IBD?

De momento, la enfermedad inflamatoria crónica intestinal en perros no tiene cura. Sin embargo, sigue las instrucciones del veterinario y mantente firme con la dieta prescrita. De este modo, la enfermedad apenas empeorará la calidad de vida de tu peludo.

Así pues, tienes la oportunidad de ofrecerle una vida agradable y mantener el impacto negativo de la IBD al mínimo.

Prevención: ¿se puede evitar?

La IBD en perros no se puede prevenir. No obstante, cuanto mejor sea la salud de tu perro, más alta será la probabilidad de que viva una vida larga y sana. Por ejemplo, puedes ayudarlo con una alimentación equilibrada y acorde a la especie.

Si hace suficiente ejercicio y come raciones moderadas, se reduce el peligro de sobrepeso (adiposis) y las enfermedades consiguientes.

Además, los chequeos veterinarios, las vacunas y una buena profilaxis antiparasitaria contribuyen a proteger a tu perro de la IBD y otras enfermedades.

Nuestros artículos más útiles
4 min

Tos en perros

La tos en perros, al igual que en los humanos, no es una enfermedad independiente. Es un síntoma de afecciones del aparato respiratorio u otros órganos. La tos puede ser también un reflejo para proteger al cuerpo de diferentes elementos, como cuerpos extraños o sustancias irritantes. A menudo la tos puede confundirse con vómitos o regurgitación, estornudos inversos, asfixia o jadeos intensos. Podemos diferenciar entre tos irritativa sin expulsión (tos no productiva) y tos húmeda con expulsión (tos productiva). Ambos tipos de tos pueden ser crónicos o agudos.

11 min

Castrar a un perro

Hace mucho tiempo que la castración es una intervención rutinaria en las clínicas veterinarias. Pero ¿castrar a un perro siempre es una buena idea? ¿Qué diferencia hay entre la castración y la esterilización? ¿Cuánto cuesta el procedimiento? Te contamos todo lo que necesitas saber y los pros y contras de castrar a un perro.

11 min

Vacunas para perros

Sin lugar a duda, las vacunas para perros protegen a tu peludo de enfermedades infecciosas graves. ¿Qué vacunas para perros son obligatorias? ¿Cuándo se realiza la primera vacuna en los cachorros y cada cuánto hay que actualizar la inmunización para protegerles de por vida?