Gases en perros This article is verified by a vet

Gases en perros

Causas de gases en perros

Aunque las enfermedades graves y el envenenamiento agudo pueden provocar gases en perros, la causa suele ser una dieta con alimentos difíciles de digerir. Entre estos se incluyen, sobre todo, las legumbres como los guisantes y las judías, las frutas inmaduras y los alimentos con un alto contenido de azúcar.

La ingesta de alimentos sin masticar, como grandes trozos de manzana o ciruelas enteras, puede provocar una gran formación de gases debido a su asentamiento en el intestino y a los procesos de fermentación.

La col y las cebollas también tienen un fuerte efecto flatulento, aunque los perros no deben ingerir estas últimas, pues, debido a su fuerte toxicidad, están en la lista de alimentos prohibidos para perros.

Además de la comida difícil de digerir, otras causas de las flatulencias en perros son las intolerancias alimentarias, como la alergia a la proteína de la leche, a la fructosa o la lactosa y al gluten. Esto último se da con mayor frecuencia con los cereales, por lo que los alimentos ricos en cereales pueden provocar los gases en perros.

¡Descubre nuestra selección de comida para perros sin cereales!

Otras causas

Aparte de las causas relacionadas con la dieta, es posible que los gases en perros estén provocados por otras enfermedades.

Entre ellas las infecciones causadas por parásitos intestinales como los gusanos y la giardia o las bacterias y los virus. Además, las enfermedades intestinales crónicas como el síndrome del intestino irritable, el síndrome de maldigestión o la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) provocan un aumento de la formación de gases además de las molestias abdominales generales.

Asimismo, los cambios estructurales, como la braquicefalia en el carlino o el bulldog francés, también pueden causar una acumulación de aire en el tracto gastrointestinal debido al aumento de la deglución de aire durante la ingesta de comida.

art banner BF

Las flatulencias o gases en perros son una formación excesiva de gas en el tracto gastrointestinal y el subsiguiente escape de estos del intestino. La mayoría de estos gases son metano, sulfuro de hidrógeno o dióxido de carbono. Es un síntoma muy común en perros de todas las edades y razas. Además de ser estresante para el perro, también resulta molesto para los cuidadores.

Síntomas de gases en perros

Dependiendo de la magnitud, además de los síntomas típicos como la expulsión de gas y el consiguiente mal olor. También pueden producirse ruidos y burbujeos en el abdomen. Poco a poco, pueden aparecer dolores o presión en la zona abdominal. El resultado de esto es una postura encorvada y pérdida de apetito.

Si el can no puede expulsar las flatulencias del tracto intestinal puede desarrollarse un peligroso meteorismo, es decir, una fuerte acumulación de gas en el tracto gastrointestinal. Aquí es importante que consultes a tu veterinario de inmediato ya que podría provocar una peligrosa torsión intestinal o gástrica. Esto se caracteriza por los cólicos severos con síntomas parecidos a los calambres y un dolor intenso. La postura del rezo en los perros es un signo típico de esto y siempre debe interpretarse como una señal de angustia.

Por lo tanto, es esencial que recuerdes cómo identificar la postura del rezo en perros:

  • Tu peludo estira sus patas delanteras hacia adelante
  • Las patas traseras se mantienen normal

Los frecuentes paseos de un lado al otro y echarse son otros de los síntomas de un malestar abdominal severo.

Dado que los gases en perros suelen estar causados por una alimentación incorrecta, también pueden presentarse otras molestias gastrointestinales como diarrea, vómitos y pérdida de peso.

Gases en perros

Diagnóstico

Para poder acabar con estos gases, es absolutamente necesario investigar las causas.

Como cuidador puedes darle al veterinario un listado con los hábitos alimentarios y otras pistas importantes. Si es necesario, el veterinario realizará varias pruebas especiales para descartar una intolerancia alimentaria o una dieta incorrecta después de un cambio de alimentación a largo plazo. Estas incluyen un análisis de heces para detectar parásitos y giardia, así como otras pruebas bacterianas. Un hemograma puede ayudar a identificar enfermedades inflamatorias crónicas del intestino.

Si ninguna de estas pruebas proporciona un resultado útil el veterinario puede examinar a tu perro en busca de trastornos estructurales o funcionales. Esto incluye una adspección, es decir, una examinación externa y, en algunos casos, la palpación de la cavidad bucal, el esófago y el tracto gastrointestinal.

Tratamiento

Cuando los gases solo se producen de vez en cuando no se considera una patología.

No obstante, si el problema surge con frecuencia deberías considerar los siguientes tratamientos:

  • En el caso de molestias agudas, los gases pueden ser expulsados mediante masajes abdominales y mucho movimiento. Sin embargo, si ya se ha producido una situación de emergencia, como una torsión de estómago es necesario operar.
  • En caso de síntomas a largo plazo, suele ser útil realizar un cambio de alimentación enfocado. En este durante varios días el perro recibe una dieta blanda. El pollo hervido con arroz sin condimentar es ideal. Asegúrate de distribuir las comidas a lo largo del día para aliviar el ya sobrecargado tracto gastrointestinal. Después se debe cambiar a un alimento fácil de digerir con un contenido de cereales y azúcares muy bajo.

Si la causa de los gases es una enfermedad intestinal crónica es necesario usar medicamentos específicos para aliviar los síntomas.

Pronóstico

Como en la mayoría de los casos, el pronóstico depende en gran medida de la causa. Si se trata de una intolerancia alimentaria o de una infección leve estas pueden tratarse rápidamente con un tratamiento específico. Las enfermedades graves provocan gases en muy pocas ocasiones, aunque estas suelen traer consigo otros síntomas más severos.

Prevenir los gases en perros

Una dieta equilibrada y saludable ya ayuda a prevenir los gases en perros. A menudo, el listado de ingredientes te indica si la comida para perros tiene gluten, azúcar, proteínas de la leche o cereales. El método de alimentación también puede ayudar en la prevención. Por ejemplo, un comedero alto evita que se trague demasiado aire durante la alimentación. Los comederos antivoracidad y distribuir la ración diaria en tres comidas, también alivian el tracto gastrointestinal. La ingesta de excrementos o desechos extraños debe evitarse a toda costa, sobre todo durante los paseos, ya que esto puede provocar un aumento de la formación de gases y una infestación de parásitos. Por eso se deben realizar pruebas de heces con regularidad. En caso de infestación, se debe hacer un tratamiento específico contra lombrices.

Nuestros artículos más útiles

Tos en perros

La tos en perros, al igual que en los humanos, no es una enfermedad independiente. Es un síntoma de afecciones del aparato respiratorio u otros órganos. La tos puede ser también un reflejo para proteger al cuerpo de diferentes elementos, como cuerpos extraños o sustancias irritantes. A menudo la tos puede confundirse con vómitos o regurgitación, estornudos inversos, asfixia o jadeos intensos. Podemos diferenciar entre tos irritativa sin expulsión (tos no productiva) y tos húmeda con expulsión (tos productiva). Ambos tipos de tos pueden ser crónicos o agudos.

Castrar a un perro

Para las clínicas veterinarias, la castración es una operación rutinaria, pero ¿tiene sentido castrar a tu perro? ¿Cuál es la diferencia entre castrar y esterilizar? ¿Cuánto cuesta castrar un perro? Aquí encontrarás toda la información, así como las ventajas y los inconvenientes.

Coronavirus en perros

El coronavirus canino se extiende por todo el mundo y suele afectar a cachorros y a perros de las protectoras. Si comparamos el coronavirus de los humanos con el de los perros, el primero causa síntomas respiratorios, mientras que el segundo provoca problemas gastrointestinales. A pesar de que las infecciones de coronavirus en perros suelen ser leves, los animales con un sistema inmunitario debilitado pueden llegar a desarrollar diarrea grave e incluso fallecer.