Pekinés

Pekinés

El pekinés, también denominado pekingese o pequinés, era un perro guardián de palacios muy estimado y exclusivo en China. En la actualidad está mucho más extendido. No obstante, su popularidad también ha tenido efectos negativos para esta raza: la cría extrema ha impactado en su salud. Sin embargo, los esfuerzos para lograr una apariencia equilibrada y más saludable de este perro venerable están aumentando.

Aspecto

Ojos grandes, hocico chato y mucho pelaje. A lo largo de los siglos, el original perro guardián de templos ha cambiado bastante. En la actualidad, el pekinés es un perro ligero, de hasta 5,4 kilos con mucho pelo. El manto superior es largo, recto y de tacto áspero. El subpelo es suave y denso. Según el estándar se prefiere con máscara, que es la pigmentación oscura de la nariz, los labios y los párpados. Algo que llama la atención en el perro pequinés es la cabeza voluminosa en relación con el cuerpo delgado y los grandes ojos. La cola es de inserción alta, porte tieso, ligeramente curvada sobre la espalda y hacia cualquiera de los lados.

Origen del pekinés

Al igual que el lhasa apso, el perro pequinés tiene una larga tradición como perro de palacio. Otra cosa en común es la designación como «perro león». Cuenta una leyenda que este can es el resultado de una relación entre un león y una mona, lo que, supuestamente, se aprecia a simple vista.

Los pekineses siempre han sido considerados como algo especial y como tal cuidaron durante siglos de los templos chinos. El robo de uno de estos perros guardianes estaba condenado a muerte. Numerosas estatuillas atestiguan el hecho de que los antepasados de los pekineses actuales experimentaron su mayor apogeo durante la dinastía Qing (1644 - 1912). Llegaron por primera vez a occidente en 1860, cuando Gran Bretaña conquistó Pekín y se llevó cinco de los valiosos perros como botín de guerra. Uno de ellos se convirtió en el progenitor de la raza pekinés en Europa y, además, vivió con la Reina Victoria, amante de los perros, quien lo bautizó como Looty, derivado del inglés loot, que significa botín de guerra.

En Europa, a pesar de su pequeño tamaño, este cuadrúpedo atrajo la atención en exposiciones, causando gran sensación, lo que hizo que la cría aumentara. En 1898 la raza fue reconocida de forma oficial por el British Kennel Club. Con esto, los exclusivos perros leones se abrieron paso en numerosos corazones de amantes de los perros de toda Europa. La raza de perros originaria de China se encuentra hoy bajo el patrocinio de Gran Bretaña.

El precio de la fama

El pequeño perro león ya era extraordinario antes de llegar a Europa. Lamentablemente el entusiasmo por este can vino acompañado por una crianza extrema, lo que ha perjudicado a la raza. Mediante una cría centrada en destacar los rasgos característicos los ojos se hicieron cada vez más grandes, la nariz más chata y el pelo más abundante. Desde entonces han nacido muchos pekineses que han tenido que lidiar con problemas oculares y respiratorios desde cachorros. Además, debido a la diferencia entre el tamaño de la cabeza grande y la pelvis estrecha, el nacimiento de pekineses suele ser peligroso para la perra y sus crías.

Desde entonces, los responsables del estándar han reaccionado a los extremos dentro de la raza y han tomado represalias haciendo cambios en el estándar en 2010. Los perros que tienen claras dificultades para respirar o muestran anomalías musculoesqueléticas quedan excluidos de la cría. Esto también afecta a los perros que alguna vez fueron premiados. Los cambios además afectan al pelaje, que cada vez era más exuberante. Ahora debe ser moderadamente largo, recto y no debe extenderse más allá de los hombros. A pesar de estos cambios necesarios, aún hay numerosos perros pekineses de aspecto extremo.

Pekinés

Educación

Los originarios perros protectores de templos son considerados animales muy inteligentes. Son bastante tozudos, pero también pueden ser afectuosos y muy mimosos. Ellos son quienes eligen sus amistades. Suelen mantener las distancias con los desconocidos, pues necesitan un poco de tiempo para abrirse. Un pequinés que no se aburre y tiene suficiente compañía avisará con ladridos sobre la llegada de cualquier desconocidos. Después de todo, los genes guardianes todavía fluyen por sus venas, pero no serán excesivos.

La tranquilidad también es importante para este cuadrúpedo. No le gusta el ajetreo, por lo que es mejor no llevarlo a fiestas ruidosas o a los mercadillos navideños. A pesar del tamaño pequeño, estos canes tienden a ser dominantes con los humanos y los animales. Por lo tanto, la educación del pekinés requiere conocimiento, consecuencia y paciencia. Se recomienda acudir a una escuela para perros, donde se pueda relacionar con otros peludos y tú recibas apoyo con el adiestramiento de este tozudo can. Busca una escuela que tenga experiencia con las características especiales de este orgulloso cuadrúpedo.

Alimentación

Como el pekinés es pequeño y quema poca energía por su estilo de vida acomodado, su necesidad energética es reducida. Por eso, para proporcionarle todo lo necesario, es muy importante que su alimentación sea de buena calidad. Debes darle una comida para perros buena en la cual la carne sea el primer ingrediente de la lista y, a poder ser, sin cereal. Los pekineses no tienden al sobrepeso, no obstante, hay que pesarlos con regularidad para poder contrarrestar un posible aumento o disminución de peso.

En caso de realizar un cambio de alimentación lo mejor es hacerlo poco a poco. Mezcla cada día un poco más de cantidad de la comida nueva con la habitual. Esto evitará que tu perro pekinés tenga problemas digestivos debido a un alimento desconocido. Si le das golosinas procura que sean snacks para perros sanos, sin azúcar y con mucha carne. Los snacks para el cuidado dental son ideales. También hay productos deshidratados para morder especiales para canes pequeños o barritas que le puedes dar con regularidad sin tener que preocuparte. Procura que tu peludo tenga siempre suficiente agua fresca para beber.

Salud

Aún en la actualidad, por la forma de la cabeza, entre otras cosas, muchos pekineses lidian con varios problemas. Antes de comprar un perro de este tipo se debe conversar en profundidad con el criador sobre sus objetivos de cría, porque los extremos se deben evitar. Un hocico corto provoca problemas respiratorios y afecta la calidad de vida. Un pelaje excesivo limita la libertad de movimiento del perro. La salud debe ser primordial. Incluso con un pekinés con las mejores condiciones, es importante tener en cuenta que los ojos y la nariz son muy sensibles y propensos a problemas. El pliegue de piel en la cara tiende a inflamarse. A pesar de que para la cría se empleen perros que no tengan este problema, esta tendencia puede aparecer en sus descendientes, aunque la probabilidad sea menor.

Además, el perro león tiene una resistencia al calor menor que muchos otros perros, por lo que es esencial proporcionarle un lugar fresco en verano y abstenerse de realizar cualquier esfuerzo durante las horas de más calor. También es necesario hablar sobre los problemas en el parto de estos perros. Debido a la pelvis pequeña en relación con la gran cabeza de los cachorros, las dificultades durante el nacimiento, en las que se requiere la intervención de un veterinario, son mucho más frecuentes que en otras razas.

Cuidados para el perro pequinés

A pesar de ser un perro pequeño, los cuidados de su pelaje son complejos. Si te decides por un can de esta raza debes saber disfrutar del trabajo diario con peines y cepillos. El abundante pelo debe ser peinado cada día. Sobre todo, durante la época de muda, para evitar los nudos y los enredos. Además, es importante revisarlo después de cada paseo para eliminar cualquier rama u hoja que haya podido quedar atrapada. No es recomendable lavar al pekinés más de una vez cada dos meses. Para ello debes usar un champú para perros suave, pues su piel es muy sensible.

Al menos una vez al mes, o con más frecuencia si el can es mayor, es necesario controlar el tamaño de las uñas. Dado que el perro pequinés se considera una raza muy cómoda y es muy ligera, muchos de estos perros no desgastan sus uñas lo suficiente. Para evitarles dolorosas heridas hay que ayudarles con un cortaúñas. Las orejas colgantes y peludas hay que controlarlas a diario y, si es necesario, limpiarlas con un limpiador auricular. De lo contrario, debido al clima húmedo y cálido del oído, se pueden crear inflamaciones con rapidez. Si es necesario también debes limpiarle los ojos a tu pekinés.

Pekinés

Entretenimiento

En general, los pequineses son perros tranquilos que, también debido a su complexión, no necesitan demasiado movimiento. En otras palabras: cuando hace frío o llueve, el pequinés suele tener muchas ganas de volver a la calidez del hogar después de una salida corta. El perro león no es un compañero adecuado para personas deportistas que quieran salir a correr con su can. Debido a su constitución, tampoco podría hacerlo. Los pequineses prefieren las salidas para olfatear a las largas caminatas. Por lo tanto, también los juegos de búsqueda son muy adecuados para esta raza. Dentro de casa los perros aprecian la compañía de su manada humana, pero no necesitan entretenimiento constante. Sin embargo, deberías averiguar qué juguetes le fascinan. El entrenamiento con clicker también le suele divertir mucho, además, fortalece el vínculo con su humano.

¿Es el pekinés un perro adecuado para mí?

El hogar ideal para un pekinés es junto a una persona que viva sola, incluso puede ser mayor, y que tenga mucho tiempo. Le gusta estar tranquilo junto a su humano favorito y no le gusta estar solo. Pero tampoco debe haber demasiado jaleo, pues eso le resulta desagradable. Un pekinés puede vivir en un piso en la ciudad sin ningún problema. Además, es adecuado para principiantes, siempre y cuando estos se hayan informado bien sobre la educación canina y los cuidados del pelaje. Estos no son tan sencillos y requieren tiempo.

A veces también se adaptan bien en familias, no obstante, tienden a crear un vínculo con una sola persona. Los niños no le interesan mucho. Por eso, sobre todo con niños pequeños, es conveniente que el pekinés pueda retirarse y que los niños aprendan desde pequeños a cómo tratar con este peludo. En resumen: si buscas un perro de familia, esta raza no siempre es la más adecuada.

Adoptar un perro pequinés

Antes de hacerte con un perro de esta raza debes considerar los gastos regulares que tendrás que asumir durante los próximos años. A pesar de que el pequinés no necesite mucha comida, debe acudir con regularidad al veterinario y recibir las vacunas de refuerzo. ¿Quién se ocupará del perro cuando te vayas de vacaciones? Es importante que aclares esto de antemano. Una vez te hayas decidido a convivir con un pekinés durante los próximos años puedes encargarte del equipamiento básico. Además de comederos y bebederos, una cama y mantas, así como un arnés o un collar y una correa, necesitas varios accesorios para el cuidado.

Lo mejor es usar un cepillo suave desde que el can es un cachorro para que se acostumbre. Asimismo, debes tener a mano un champú para perros suave, un peine fino, productos para el cuidado ocular y auricular, así como un cortaúñas y pinzas para las pulgas. Lo mejor para los viajes en coche con perros de esta raza pequeña es un transportín ligero. Piensa en qué juguetes podrían hacer feliz a tu nuevo compañero canino. Una de las muchas posibilidades son las cuerdas para morder, que también ayudan al cambio de dientes de los cachorros.

Cómo encontrar un pekinés

Como ya sabes, los pekineses tienen bastantes riesgos para la salud. Por eso es importante que te plantees mucho dónde adquirir un cachorro de esta raza, pues la demanda regula la oferta, para bien o para mal. Apoya a un criador que declara que la salud de esta raza especial es lo más importante de su crianza. Este debe ser miembro de una asociación de la raza. Aléjate de cualquier vendedor que ofrezca extremos (como perros muy pequeños o con ojos muy grandes, etc.) y asegúrate de que los progenitores den una impresión equilibrada, estén en forma y puedan respirar bien.

Por supuesto que siempre hay pekineses que han perdido sus casas por todo tipo de razones y ahora están buscando un nuevo hogar. Si quieres darle una nueva oportunidad a un perro mayor, pregunta por un perro pequinés en la protectora de tu localidad. Si no hay ninguno allí, seguramente encontrarás uno en Internet. Antes de decidirte, habla con la agencia y considera si el cuadrúpedo encaja con tu experiencia con perros. Los pequineses mayores pueden traer consigo algunas características especiales. Pero si estás familiarizado con el adiestramiento básico para perros y tienes suficiente tiempo, puedes encontrar un agradable y feliz compañero canino en estos orgullosos personajes.

Nuestros artículos más útiles

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? ¡No nos engañemos! El pinscher miniatura ―también conocido como pinscher mini, pin min, pinscher enano o Zwergpinscher― es un «gran» perro. Quien desee un adorable y tierno perrito faldero se equivoca con el pinscher mini. A pesar de su tamaño, a este perro familiar tan despierto le encanta la actividad y el deporte y, en muchos sentidos, mantendrá a sus dueños muy ocupados.

Border collie

El inteligente y sofisticado border collie con su brillante pelaje es un perro de pastoreo, por lo que puede no ser del todo adecuado como perro de familia.

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.