Viajar con perros en el coche

Cómo llevar al perro en el coche

Durante los últimos años se ha trabajado mucho en lo que respecta a la seguridad de los pasajeros de un coche. Los airbags para el conductor, para los acompañantes y protectores laterales son solo algunos ejemplos.

¿Cómo puedo transportar a mi perro de forma segura?

Para ello no solo hay que tomar en consideración la seguridad del perro, sino también la del resto de ocupantes del vehículo. Incluso una mascota de pequeño tamaño que no se encuentre sujeta durante un accidente de tráfico, puede convertirse en un peligro mortal. Con el fin de evitar que esto suceda, existen una serie de sistemas de seguridad y de retención que los dueños de animales deberían utilizar.

Transportines

En especial hay transportines para los perros pequeños adaptados a sus correspondientes medidas, los cuales se pueden fijar mediante el cinturón de seguridad de tres puntos de anclaje al asiento trasero. Si se trata de perros con un tamaño ya considerable, se debe recurrir a otras alternativas, ya que un transportín sujeto por un cinturón de seguridad no será lo suficientemente resistente para hacer frente a la fuerza que se libera en un accidente.

Cinturones de seguridad para perros

Para un animal más grande, tienes a tu disposición cinturones de seguridad para perros. Estos se insertan fácilmente en el anclaje del cinturón y ofrecen a tu perro un espacio de movimiento relativamente amplio. Si rara vez se utiliza la parte trasera del vehículo, también se puede colocar un cubreasientos para el coche que se cuelga de los reposacabezas e impide que el perro caiga o acceda a la parte delantera y moleste al conductor.

Redes y rejas de protección para el maletero

Con un coche familiar o una furgoneta, el perro viaja mejor en la zona de carga, la cual se puede separar del habitáculo de pasajeros mediante una reja para el coche apropiada. Estos accesorios se fijan firmemente al vehículo y le otorgan al perro la mayor libertad de movimiento posible. Al mismo tiempo se protege la otra zona donde se encuentran los demás pasajeros. En este caso, con el fin de resguardar mejor al perro, se aconseja acolchar la red de la mejor manera que se pueda, ya que, de lo contrario, con un accidente y su inevitable fuerza de la inercia que empuja hacia adelante, el perro podría sufrir graves lesiones.

Existe un sistema adecuado para cada necesidad, con el que te podrás evitar fácilmente lesiones, así como a los demás pasajeros, y por supuesto a tu mejor amigo de cuatro patas.

 

Artículo de Korinna Hovorka 

Artículos más leídos

Gato siamés

El gato siamés es, junto al persa, una de las razas de gatos más antiguas y conocidas. Su origen se encuentra en el sudeste asiático, concretamente en Siam, que hoy en día pertenece a Tailandia. Allí, el siamés era venerado como gato de templo. Hacia finales del siglo XIX, los primeros ejemplares llegaron a Inglaterra, donde se comenzó la cría de esta raza. En 1892 ya se estableció el primer estándar para los gatos siameses, pero la raza solo fue reconocida en 1949 por la Federación Internacional Felina (FIFe).

Azul ruso

A primera vista este gato de color azul grisáceo se puede confundir con un cartujo o un británico de pelo corto. Pero si te fijas más detenidamente, te darás cuenta de que estas razas son muy distintas entre sí.

Maine coon

El maine coon se ha convertido en una de las razas de gatos favoritas del mundo. Esto no es de extrañar, ya que estos felinos destacan por su naturalidad, robustez y su fantástico carácter.