Falta de apetito en gatos This article is verified by a vet

Contenido verificado por veterinarios
Escrito por Franziska Gütgemann, veterinaria
Falta de apetito en gatos

En la terminología médica, a la falta de apetito se le denomina también anorexia o inapetencia. Se trata de una reducción enfermiza de la ingesta de alimentos que puede estar causada por diversos factores. Sin embargo, el término debe distinguirse de la pseudoanorexia. Esta condición describe una sensación de hambre existente con una ingestión de alimentos simultáneamente alterada (por ejemplo, debido a lesiones de la mandíbula o a dificultades para tragar). Para entender la falta de apetito en gatos es de gran ayuda observar la fisiología de los felinos:

La sensación de hambre está regulada principalmente por el centro del hambre, que se encuentra en el cerebro. Este recibe información importante como el estado de estiramiento del tracto gastrointestinal a través de los receptores del hambre que se encuentran allí. Cuando el estómago está muy lleno, los receptores de estiramiento se activan y le mandan al cerebro la señal de que no se debe ingerir más comida.

Por el contrario, la sensación de hambre se desarrolla cuando el estómago está vacío y los receptores de estiramiento no están activados. Sin embargo, además de esta vía de señalización, la sensación de hambre también está regulada por otros factores como las hormonas o el estado de salud, por ejemplo, por la respuesta de fase aguda del gato. Se trata de una importante reacción del sistema inmunitario, en la que el cuerpo responde a las enfermedades con una inflamación aguda, que, por ejemplo, se supone que promueve la curación de las heridas.

Causas de la falta de apetito en gatos

Además de las causas patológicas, en la mayoría de los casos, la falta de apetito en gatos se debe a una aversión normal e inofensiva a la comida para gatos. No obstante, la pérdida del apetito del felino también puede tener su origen en varias enfermedades. Estas se clasifican en causas primarias y secundarias. Las causas primarias influyen en el centro del hambre del cerebro. Las causas secundarias influyen fuera del cerebro, por ejemplo, en los órganos viscerales o en la corriente sanguínea:

Causas primarias

El centro del hambre en el cerebro reacciona de manera sensible a los factores psíquicos como el estrés y el miedo. Incluso los pequeños cambios en el hogar como la llegada de otro animal doméstico o el fallecimiento de un miembro de la familia puede provocar que el minino coma menos o deje de comer del todo. Otro factor es la sensación de dolor. Por ejemplo, los gatos suelen reducir la ingesta de alimento sobre todo después de una cirugía o una lesión. Una alteración de la función nerviosa del sentido del gusto o del olfato también puede influir de forma negativa en el comportamiento alimentario del bigotudo.

Causas secundarias

En general, cualquier enfermedad primaria puede provocar la anorexia en los gatos. Esto incluye las siguientes dolencias:

  • inflamaciones: por ejemplo, del estómago (gastritis) o del intestino (enteritis)
  • los resfriados pueden hacer que los gatos rechacen la comida debido a una reducción del olfato
  • enfermedades infecciosas: por ejemplo, el sida felino (VIF)
  • tumores
  • trastornos metabólicos: por ejemplo, la enfermedad renal crónica
  • intoxicación
  • medicamentos

Síntomas

La falta de apetito en gatos no es una enfermedad independiente, es un síntoma único. Pero, dependiendo de la enfermedad base, pueden aparecer síntomas paralelos y, debido a la falta de alimentos, otras consecuencias como:

  • síntomas generales: cansancio y debilidad
  • debilitamiento del sistema inmunitario: las bacterias y otros patógenos pueden multiplicarse con mayor fuerza y cruzar la barrera hematoencefálica. Esto aumenta el riesgo de contraer enfermedades infecciosas
  • disfunción de los órganos: atrofia del músculo cardíaco, daño renal hasta el fallo total del órgano
Appetitlosigkeit bei Katzen

Diagnóstico

Si tu gato reduce la ingesta de alimentos debe ser examinado por un veterinario. Dado que las posibles causas pueden ser muchas es preciso realizar un diagnóstico de exclusión. Dependiendo del motivo, este puede ser bastante exhaustivo:

Con el fin de poder acotar los diagnósticos diferenciales, el veterinario pide información importante durante una entrevista con el cuidador (anamnesis) en relación con la duración, el momento de aparición, así como la existencia de otros síntomas. Además del estado de vacunación y de los cambios recientes en el entorno del gato (por ejemplo, un nuevo animal doméstico o un cambio del alimento), el interés del felino por el alimento es otro indicador importante. Si el minino quiere comer, puede que la inapetencia se deba por una alteración del mecanismo de masticación.

A la anamnesis le sigue una revisión general para determinar el estado de salud actual del felino. Si el metabolismo del bigotudo está demasiado debilitado para los siguientes análisis, es necesario equilibrarlo primero. Esto se hace mediante la administración de líquido y electrolitos. Una vez el metabolismo del gato esté estable se puede comenzar con los exámenes adicionales.

En primer lugar, es importante realizar un examen completo de la cabeza y la cavidad bucal. En algunos casos para esto puede ser necesario el uso de sedantes o anestesia. Si se sospecha que la causa se encuentra en el esófago o en el estómago, es necesario anestesiar para poder realizar una endoscopia.

Para un diagnóstico más detallado son útiles los procedimientos como la radiografía o el ultrasonido, o un análisis de sangre.

Tratamiento de la falta de apetito en gatos

¿Qué hago cuando mi gato no come?

La inapetencia se trata con una terapia especial (para eliminar la causa) y, adicionalmente, con un tratamiento sintomático. Para la falta de apetito en gatos pueden ser necesarias las siguientes medidas terapéuticas:

  • en enfermedades infecciosas: si es necesario, antibióticos, antivirales, antifúngicos
  • antiinflamatorios
  • hipoglucemia masiva: sustitución de glucosa (por ejemplo, por infusión)
  • forzar la alimentación: por ejemplo, mediante sonda nasal, vía parenteral en vena o vía oral con una jeringa sin aguja
  • medicamentos contra las náuseas: antieméticos
  • medicamentos para estimular el apetito: por ejemplo, diazepam
  • cuando el sentido del olfato o del gusto está dañado: alimentación de comida con olores fuertes (por ejemplo, el atún)

Pronóstico

El pronóstico de la falta de apetito en gatos depende mucho de la causa. Las infecciones leves suelen combatirse después de unos pocos días. Sin embargo, las intoxicaciones agudas o una concentración demasiado baja de azúcar en la sangre, pueden ser menos favorables. El diagnóstico temprano es importante para poder tratar la inapetencia con eficacia.

Cómo evitar la falta de apetito en gatos

La falta de apetito es difícil de evitar. No obstante, algunas de las dolencias desencadenantes, como las enfermedades infecciosas o la inapetencia relacionada con la alimentación, pueden reducirse con las siguientes medidas profilácticas:

  • evitar el contacto con animales enfermos y mantener unas medidas de higiene (por ejemplo, la limpieza frecuente del arenero y del comedero)
  • una alimentación equilibrada y raciones de acuerdo con el peso
  • revisiones regulares en el veterinario

Nuestros artículos más útiles

¿Cuántos años tiene mi gato?

La edad de los perros se suele deducir de forma sencilla: un año de los perros equivale a siete años de los humanos, dependiendo también de la raza y del peso del can. Ahora bien, ¿cómo se puede determinar la edad de los gatos? ¿Cuántos años suelen vivir? ¿A partir de qué edad se considera a los felinos «senior»?

Métodos anticonceptivos para gatos

Los gatos son unos animales fascinantes. ¿Quién puede resistirse a un adorable gatito y a observarlo, mimarlo y acariciarlo durante todo el día? Pero la realidad es que vivimos en un mundo en el que las protectoras de animales están abarrotadas. Por esta razón, la mayoría de los amantes de los animales son conscientes de la importancia de evitar que su gato tenga una camada.

Coronavirus en gatos

El coronavirus no solo se da en las personas, también puede darse en los felinos. Sin embargo, a diferencia del novedoso coronavirus humano, los coronavirus en gatos (FCoV) se conocen desde hace muchos años. Estos incluyen el coronavirus entérico felino (FECV) y el más conocido virus de peritonitis infecciosa felina (FIPV). Este último provoca peritonitis infecciosa felina (PIF), una enfermedad fatal que conduce a inflamación del peritoneo y a la hidropesía en los gatos afectados. Por el contrario, las personas, especialmente las inmunocomprometidas como ancianos y enfermos, sufren síntomas parecidos a los de la gripe.