Fiebre en gatos This article is verified by a vet

Fiebre en gatos

Si el gato presenta una temperatura corporal interna superior a 39 grados Celsius, se habla de hipertermia o fiebre en gatos (pirexia). La hipertermia se caracteriza por un aumento de la producción o del aporte de calor con una disipación del calor insuficiente. La fiebre constituye un aumento controlado por el cerebro del valor nominal de la temperatura central corporal, causado, p. ej., por infección. Las personas percibimos la fiebre como algo perjudicial. Sin embargo, el síntoma general posee una importante acción de refuerzo inmunitario y contribuye, por ejemplo, a combatir los agentes infecciosos.

Fiebre en gatos: regulación y función

Para poder entender la aparición de la fiebre, es aconsejable examinar con detenimiento la anatomía y fisiología del gato:

Regulación de la temperatura

El centro termorregulador del gato regula su temperatura corporal y se encuentra en un área del diencéfalo: el hipotálamo. Los termorreceptores distribuidos por la piel reciben señales de frío o calor del entorno, que envían al hipotálamo mediante vías neurales ascendentes. Por medio de vías neurales descendentes, el cerebro reenvía estas señales a la musculatura y a las glándulas sudoríparas.

  • Disipación de calor: si el cuerpo registra demasiado calor, el cerebro envía la orden de relajar los músculos en las paredes de los vasos sanguíneos. Como consecuencia, se produce una vasodilatación periférica, por la cual la sangre puede disipar el calor excesivo a través de la piel.
  • Producción de calor: si el gato tiene demasiado frío, pasa lo contrario. Para que se disipe menos calor a través de la piel, la musculatura vascular se contrae y los vasos periféricos se estrechan. Al mismo tiempo, se activa el metabolismo y el resto de la musculatura, lo que se manifiesta en temblores o escalofríos.

Aparición de la fiebre

La temperatura corporal interna normal de los gatos oscila entre 38 y 39 grados Celsius. Si la temperatura alcanza niveles superiores, se habla de fiebre en gatos. A menudo, las personas percibimos este síntoma general como dañino, pero la fiebre es principalmente una función de protección del cuerpo. Al aumentar el valor nominal de la temperatura central corporal en el cerebro, la actividad del sistema inmunitario mejora. El motivo es que las células inmunitarias felinas (como macrófagos o granulocitos) trabajan mejor a una temperatura superior a 39 °C.

Sin embargo, a partir de cierta temperatura, esta respuesta inmunitaria positiva cesa.

¿Qué provoca la fiebre?

La fiebre siempre es una reacción a los estímulos negativos que causan daños al cuerpo. En el caso de los gatos, pueden ser estas dolencias:

Causas infecciosas:

  • Bacterias: en general, todas las bacterias pueden provocar fiebre después de introducirse en el cuerpo. Algunos ejemplos frecuentes son los estreptococos, las clamidias o las anaplasmas.
  • Virus: p. ej., virus de inmunodeficiencia felina (VIF, sida felino), peritonitis infecciosa felina (PIF), virus de la leucemia felina (VLFe), herpesvirus felino tipo 1 (FHV-1), parvovirus felino (FPV, panleucopenia felina) o calicivirus felino
  • Micosis sistémicas
  • Parásitos: p. ej., gusanos pulmonares o toxoplasmosis

Causas no infecciosas:

  • Cualquier inflamación de los tejidos (p. ej., del páncreas, el pulmón o el hígado, así como abscesos de la piel y otros órganos)
  • Enfermedades autoinmunes: p. ej., Pemphigus foliaceus o lupus eritematoso
  • Neoplasias (tumores)
  • Sustancias tóxicas (p. ej., medicamentos)

Aunque la fiebre es una reacción inmunitaria importante, las hipertermias suelen venir provocadas por el estrés o una temperatura ambiente elevada.

Cómo reconocer la fiebre en los gatos: ¿cómo se distingue la fiebre en gatos?

La fiebre en gatos se define como un aumento de la temperatura por encima de los 39 grados Celsius. Sin embargo, a menudo se puede detectar que el gato tiene fiebre antes de tomarle la temperatura por los síntomas siguientes:

  • Estado general débil y cansancio
  • Temblores y pocas ganas de moverse
  • Posible respiración rápida (lo normal son entre 20 y 40 respiraciones por minuto)
  • Reducción del apetito y, posiblemente, deshidratación (el pliegue nucal tarda en volver a su sitio tras pellizcarlo, excrementos compactos y saliva pastosa)

En función de la causa, pueden aparecer otros síntomas, particularmente molestias gastrointestinales (p. ej., vómitos o diarrea).

¿Cómo se diagnostica la fiebre en los gatos?

Si el gato está más tranquilo de lo normal y muestra alguno de estos síntomas, es aconsejable tomarle la temperatura corporal interna. Hay dos maneras de hacerlo:

  1. Con un termómetro digital se puede tomar la temperatura interna rectal. Antes de usarlo, hay que limpiarlo a fondo y desinfectarlo. Para que el gato esté más cómodo, se puede aplicar un poco de lubricante sanitario, vaselina o crema inodora para pieles sensibles. Dado que el proceso será igualmente desagradable, habrá que sujetar al gato para proteger a las personas que estén ayudando.
  2. También se puede emplear un aparato de medición por infrarrojos, que mide la temperatura a través del oído del gato. Aunque este método es más sencillo, los resultados no siempre son precisos.

Si la fiebre no desaparece en un día o el gato presenta aún más síntomas, habrá que llevarlo al veterinario. Este podrá proponer otros diagnósticos (como análisis de sangre/heces o métodos de imagen) haciendo preguntas y un examen general.

Tratamientos posibles

La fiebre en gatos se puede bajar sintomáticamente administrando antipiréticos. Sin embargo, dado que no se trata de un cuadro clínico en firme, primero hay que tratar la enfermedad subyacente:

  • Enfermedades infecciosas: medicamentos como antibióticos para las bacterias, antivirales contra los virus, antiparasitarios contra los parásitos o antifúngicos para combatir los hongos
  • Enfermedades autoinmunes: en caso necesario, administración de inmunosupresores (p. ej., glucocorticoides)
  • Tumores: intervención quirúrgica, radiación o quimioterapia

¿Cuál es el pronóstico?

El pronóstico de la fiebre depende de la enfermedad subyacente, por lo que no se puede generalizar.

¿Cómo se puede prevenir la fiebre?

Para proteger a los gatos de la fiebre, o, mejor dicho, de las enfermedades subyacentes, se deben seguir estos consejos:

  • Procurar darle una alimentación equilibrada.
  • Muchas enfermedades infecciosas (p. ej., la gripe felina, el VLFe o la PIF) se pueden prevenir con las vacunas recomendadas.
  • Las heridas se tienen que limpiar y desinfectar para proteger al gato de infecciones bacterianas.
  • Si hay varios gatos en casa, es apropiado separar al gato enfermo de los demás hasta que se cure.

Franziska G., veterinaria
Franziska G.

Me formé como veterinaria de forma íntegra en la Universidad Justus-Liebig Gießen en Alemania, donde pude adquirir experiencias en diversas áreas como medicina para roedores y animales pequeños, animales grandes y animales exóticos, así como farmacología, patología e higiene de los alimentos. Desde entonces, además de trabajar como autor veterinario, he estado trabajando en mi tesis doctoral de carácter científico. Mi objetivo es conseguir proteger mejor a los animales de los patógenos bacterianos que causan las enfermedades. Además de mis conocimientos veterinarios, también comparto mi propia experiencia como cuidadora de mi perro, por lo que puedo entender y aclarar miedos y problemas, así como otras cuestiones importantes sobre la salud de los animales.


Nuestros artículos más útiles
4 min

¿Cuántos años tiene mi gato?

La edad de los perros se suele deducir de forma sencilla: un año de los perros equivale a siete años de los humanos, dependiendo también de la raza y del peso del can. Ahora bien, ¿Cuántos años tiene mi gato? ¿Cuántos años suelen vivir? ¿A partir de qué edad se considera a los felinos «senior»? Descubre aquí todo sobre la edad de los gatos.
4 min

Métodos anticonceptivos para gatos

Los gatos son unos animales fascinantes. ¿Quién puede resistirse a un adorable gatito y a observarlo, mimarlo y acariciarlo durante todo el día? Pero la realidad es que vivimos en un mundo en el que las protectoras de animales están abarrotadas. Por esta razón, la mayoría de los amantes de los animales son conscientes de la importancia de evitar que su gato tenga una camada. Descubre cuáles son los métodos anticonceptivos para gatos.
7 min

Vacunas para gatos

Para mantener a tu gato sano y para disfrutar de su compañía durante más años, es importante llevar a cabo una seria de vacunas para gatos. De lo contrario, es susceptible de contraer enfermedades graves que, en determinadas circunstancias, pueden dejarle secuelas permanentes o, en el peor de los casos, causarle la muerte.