¿Cuántos años tiene mi gato?

La edad de los gatos

La edad de los gatos

La edad de los perros se suele deducir de forma sencilla: un año de los perros equivale a siete años de los humanos, dependiendo también de la raza y del peso del can. Ahora bien, ¿cómo se puede determinar la edad de los gatos? ¿Cuántos años suelen vivir? ¿A partir de qué edad se considera a los felinos «senior»?

¿Cuál es la esperanza de vida de los gatos?

La esperanza de vida de los gatos depende de diversos factores. Por ejemplo, desempeñan un papel determinante el entorno vital, los cuidados o las enfermedades. Una alimentación apropiada y las visitas regulares al veterinario son la base para que el gato goce de una vida larga y feliz. Además, un entorno seguro y un entretenimiento regular, como puede ser el Agility para gatos, fomentan que el gato se mantenga en forma.

En la actualidad los gatos viven entre 10 y 15 años de media, y los gatos de exterior suelen tener una esperanza de vida más corta. Esto se debe a que pueden ser más propensos a lesionarse o a contagiarse con enfermedades.

Se considera que los gatos entran en la etapa senior a partir de los diez años. Es entonces cuando se pueden apreciar los primeros cambios en el pelaje. Asimismo, por lo general los gatos mayores se vuelven más tranquilos, duermen más y desarrollan una serie de necesidades específicas. Por ejemplo, estos requieren una alimentación especial para gatos senior que resulte más fácil de masticar y esté adaptada a sus necesidades energéticas más bajas.

Echa un vistazo al artículo La mejor alimentación para gatos senior, donde obtendrás más información sobre la comida óptima para tu gato mayor.

Calcular la equivalencia de los años del gato en años humanos

La evolución de los años del gato en comparación con los de los humanos no es lineal. Durante los dos primeros años el gato experimenta un crecimiento increíblemente rápido. Los dos primeros años del gato se corresponderían con 24 años de las personas. A partir de ese momento el gato ya estaría desarrollado y la curva de la edad adquiriría cierta linealidad: cada año del gato equivaldría a unos 4 o 5 años de los humanos. Los gatos senior de 10 años tendrían unos 56 años de las personas.

Está claro que se trata de valores aproximados y orientativos que sirven para poder calcular mejor la edad de los felinos. Algunos gatos todavía parecen jóvenes en la etapa senior, mientras que otros con menos años pueden mostrarse más perezosos.

En la siguiente tabla encontrarás las equivalencias entre la edad de los gatos y la de los humanos.

Edad del gato Edad del humano
1 mes 6 meses
2 - 3 meses 2-5 años
4 meses 6 - 8 años
6 meses 10 años
7 meses 12 años
12 meses 15 - 16 años
18 meses 20 - 21 años
2 años 24 años
3 años 28 años
4 años 32 años
5 años 36 años
6 años 40 años
7 años 44 años
8 años 48 años
9 años 52 años
10 años 56 años
11 años 61 años
12 años 64 años
13 años 68 años
14 años 72 años
15 años 76 años
16 años 80 años
17 años 84 años
18 años 88 años
19 años 92 años
20 años 96 años

Nuestros artículos más útiles

¿Cuántos años tiene mi gato?

La edad de los perros se suele deducir de forma sencilla: un año de los perros equivale a siete años de los humanos, dependiendo también de la raza y del peso del can. Ahora bien, ¿cómo se puede determinar la edad de los gatos? ¿Cuántos años suelen vivir? ¿A partir de qué edad se considera a los felinos «senior»?

Métodos anticonceptivos para gatos

Los gatos son unos animales fascinantes. ¿Quién puede resistirse a un adorable gatito y a observarlo, mimarlo y acariciarlo durante todo el día? Pero la realidad es que vivimos en un mundo en el que las protectoras de animales están abarrotadas. Por esta razón, la mayoría de los amantes de los animales son conscientes de la importancia de evitar que su gato tenga una camada.

Vacunas para gatos

Para mantener a tu gato sano y para disfrutar de su compañía durante más años, es importante llevar a cabo una seria de vacunas para gatos. De lo contrario, es susceptible de contraer enfermedades graves que, en determinadas circunstancias, pueden dejarle secuelas permanentes o, en el peor de los casos, causarle la muerte.