Sarro en gatos This article is verified by a vet

Sarro en gatos

Los gatos mayores, en particular, suelen padecer de sarro severo, que es una capa de color marrón amarillento en la superficie de los dientes. Esta está causada por la acumulación de placa dental, que a diferencia del sarro duro sigue siendo blanda. Visto más de cerca es una delgada capa mucosa que está compuesta por partículas de alimentos como proteínas o polisacáridos, así como de microbios (por ejemplo, hongos y bacterias). El sarro en gatos puede deberse a inflamaciones bucales, como la gingivitis o la periodontitis. Además, puede llevar a inflamaciones mayores debido a infecciones bacterianas.

¿Qué es el sarro y por qué se forma?

El sarro se da, sobre todo, en gatos adultos y se caracteriza por depósitos amarillos o marrones en la superficie de los dientes. En la mayoría de los casos, son las superficies externas traseras de los molares las que se ven afectadas primero, pero también pueden verse afectados de forma gradual los dientes delanteros.

En general, el sarro es una acumulación de placa dental, que consiste en estructuras parecidas a una película y se deposita en la superficie de los dientes. Se forma por la acumulación de pequeñas partículas de comida, bacterias y hongos.

Las sales de potasio de la saliva provocan la mineralización de la placa dental, lo que resulta en sarro en gatos.

Las siguientes enfermedades también causan el sarro en gatos:

  • Periodontitis (inflamación bacteriana del periodonto, la base de apoyo de los dientes)
  • Gingivitis (inflamación de las encías)
  • Estomatitis linfoplasmocitaria (inflamación de las membranas mucosas de la boca) o gingivitis-estomatitis-orofaringitis: la causa de esta enfermedad aún se desconoce, pero el estrés, la placa y los agentes infecciosos como el virus de inmunodeficiencia felina (VIF) o el virus de la leucemia felina (VLFe) son factores causales importantes. La estomatitis provoca proliferaciones inflamatorias de la mucosa oral, algunas de las cuales tienen pequeñas ampollas en la superficie.

Síntomas del sarro en gatos

La descomposición de los carbohidratos, es decir, del azúcar, conduce a la formación de ácido láctico, que finalmente provoca la descomposición de las encías circundantes. Además, se dañan otras estructuras como el esmalte de los dientes o el ligamento periodontal. Este último es una parte importante del periodonto que rodea la raíz del diente.

Esto puede dar lugar a enfermedades periodontales como la inflamación del periodonto (periodontitis) o la inflamación de las encías (gingivitis). Por consiguiente, además de los depósitos de color marrón amarillento, también pueden presentarse otros síntomas, como:

  • Mal aliento y un estado descuidado
  • Sangrado de las encías y pérdida de estas
  • Daños en el periodonto y otras estructuras circundantes. Aflojamiento de los dientes e incluso la pérdida de estos y, en su caso, degradación de la mandíbula
  • Inflamaciones y dolores en la boca
  • Reducción o alteración de la conducta de masticación y pérdida de peso
  • Estomatitis linfoplasmocitaria o gingivitis-estomatitis-orofaringitis: hinchazón de los ganglios linfáticos bucales y la mucosa oral con inflamaciones vesiculares (ampollas)
  • Penetración de bacterias en las bolsas periodontales: posiblemente inflamación y abscesos en otros órganos como los riñones
Sarro en gatos

Diagnóstico

En general, el sarro en gatos se puede detectar con rapidez debido a los depósitos dentales de color marrón amarillento. En principio, no requiere un tratamiento veterinario inmediato. Sin embargo, si los depósitos aparecen con mayor frecuencia y provocan procesos inflamatorios es recomendable visitar al veterinario cuanto antes.

Con frecuencia, el veterinario puede evaluar a simple vista la extensión del sarro y los síntomas que lo acompañan, como la gingivitis o la inflamación del periodonto al examinar la boca. Dado que una gran cantidad de sarro y las inflamaciones en la zona bucal (por ejemplo, en el contexto de una estomatitis linfoplasmocitaria en los gatos) se asocian con ciertas enfermedades infecciosas, se recomienda en esos casos hacer un análisis de sangre. Mediante unos exámenes de sangre especiales se pueden diagnosticar importantes agentes infecciosos y, si es posible, tratarlos.

Para poder excluir también el daño a las estructuras óseas se recomienda hacer una radiografía de la cabeza. Así la mandíbula y los dientes se pueden analizar con mayor precisión para detectar los cambios estructurales e inflamatorios.

Tratamiento para el sarro en gatos

Si la extensión del sarro ya es tan grave que la salud del diente y las estructuras circundantes está en peligro y el veterinario no puede eliminar los depósitos con los dedos, es aconsejable realizar una eliminación profesional del sarro bajo anestesia. Para ello se deben cumplir con las siguientes medidas:

  • Para la anestesia es importante que el gato esté en ayunas. Esto significa que el gato puede comer por última vez 6 horas antes de la anestesia
  • El veterinario podrá eliminar la mayor parte del sarro con el dedo o con un eliminador de sarro
  • Por medio de aparatos de ultrasonido especiales, los llamados scalers, se eliminan por completo la placa y el sarro restantes del diente y del hueco interdental por medio de ondas. Mientras tanto, los dientes y las encías se limpian con un enjuague y los desechos resultantes se eliminan de la cavidad oral con agua y un dispositivo de succión
  • Una vez se haya eliminado todo el sarro, se pulen los dientes para prevenir la formación de placa y sarro
  • Es necesario extraer los dientes muy dañados
  • Es posible que los antiinflamatorios y los medicamentos para aliviar el dolor sean útiles

Pronóstico del sarro en gatos

No todos los casos o enfermedades por sarro requieren una limpieza o extracción dental profesional. Sin embargo, si esto último es necesario, la ingesta normal de alimentos del gato apenas suele verse afectada.

Prevenir el sarro en gatos

El sarro es muy común en los gatos mayores y es difícil de prevenir. No obstante, hay algunos consejos que puedes seguir para evitar el desarrollo rápido del sarro y las enfermedades subsiguientes:

¡Descubre nuestra selección de productos para el cuidado dental en gatos!

Nuestros artículos más útiles

¿Cuántos años tiene mi gato?

La edad de los perros se suele deducir de forma sencilla: un año de los perros equivale a siete años de los humanos, dependiendo también de la raza y del peso del can. Ahora bien, ¿cómo se puede determinar la edad de los gatos? ¿Cuántos años suelen vivir? ¿A partir de qué edad se considera a los felinos «senior»? Descubre aquí todo sobre la edad de los gatos.

Métodos anticonceptivos para gatos

Los gatos son unos animales fascinantes. ¿Quién puede resistirse a un adorable gatito y a observarlo, mimarlo y acariciarlo durante todo el día? Pero la realidad es que vivimos en un mundo en el que las protectoras de animales están abarrotadas. Por esta razón, la mayoría de los amantes de los animales son conscientes de la importancia de evitar que su gato tenga una camada. Descubre cuáles son los métodos anticonceptivos para gatos.

Vacunas para gatos

Para mantener a tu gato sano y para disfrutar de su compañía durante más años, es importante llevar a cabo una seria de vacunas para gatos. De lo contrario, es susceptible de contraer enfermedades graves que, en determinadas circunstancias, pueden dejarle secuelas permanentes o, en el peor de los casos, causarle la muerte.