Leucemia felina (VLFe) This article is verified by a vet

Contenido verificado por veterinarios
Escrito por Franziska Gütgemann, veterinaria
Leucemia felina

La leucemia (leukos proviene del griego y significa blanco, haima significa sangre) es una enfermedad cancerígena causada por la producción excesiva de glóbulos blancos inmaduros y alterados. En los gatos el virus de la leucemia felina (VLFe) desempeña un papel especial en el desarrollo de la leucemia felina infecciosa. No todas las infecciones por el virus de la leucemia felina conducen a un brote de leucosis. Sin embargo, si se llegara a producir la enfermedad, esta suele ser fatal para los gatos domésticos.

El virus de la leucemia felina (VLFe)

El virus de la leucemia felina se produce en todo el mundo y puede infectar a gatos de cualquier raza y edad. Es un retrovirus, por lo tanto, tiene cualidades cancerígenas. El hecho de que el virus provoque una leucemia felina depende mucho del estado del sistema inmunitario, del tipo del virus (a, b o c) y de la cantidad asimilada.

Dado que la transmisión se produce tanto por contacto directo con secreciones nasales, heces, orina o saliva contaminadas, así como con secreción ocular y leche, como por contacto indirecto con areneros o zonas de alimentación, el riesgo de infección es alto en lugares con mucha afluencia de felinos. Por lo tanto, la probabilidad de una infección es mayor en las protectoras o refugios de animales, en las exposiciones o en los hogares con varios gatos. Los virus se transmiten con mayor frecuencia durante el contacto cercano en las luchas territoriales, pero los fetos también pueden infectarse a través del útero materno.

La enfermedad progresa en cuatro etapas:

  1. la rápida multiplicación del virus en el tejido linfático de la cavidad oral y la médula ósea y su propagación en el sistema sanguíneo. Los gatos sanos pueden eliminar los virus en esta fase
  2. el virus circula en la sangre durante semanas y sale a través de todas las secreciones y excrementos. En esta fase, la eliminación del virus aún es posible
  3. los animales inmunocomprometidos desarrollan leucemia felina. Los virus permanecen en la médula ósea y es difícil que puedan ser combatidos por el sistema inmunitario
  4. la nueva propagación del virus en la sangre, la excreción masiva y la muerte como resultado de la enfermedad infecciosa

Síntomas de la leucemia felina

El cuadro clínico de la leucemia felina puede variar mucho y, como ya se ha mencionado, depende del estado del sistema inmunitario, del tipo de virus y de la cantidad de este:

Durante la propagación del virus en la sangre:

  • Síntomas generales como debilidad, fiebre
  • Inflamaciones de la mucosa bucal (estomatitis)

Después de varios meses de la propagación del virus se producen enfermedades asociadas al VLFe. Estas pueden afectar a cualquier órgano:

  • Reducción de la formación de células sanguíneas en la médula ósea (mielosupresión) y las resultantes inmunosupresión y anemia
  • Infecciones secundarias bacterianas y virales como resultado del debilitamiento del sistema inmunitario
  • Cáncer: linfosarcoma, fibrosarcoma, leucemia
  • Gatas preñadas: mortinatos
  • Problemas gastrointestinales: gastritis, vómitos, diarrea, inflamación crónica de las encías
  • Insuficiencia renal: aumento de las ganas de orinar, mezclas de sangre
  • Ictericia debida, por ejemplo, a la destrucción de los glóbulos rojos (anemia hemolítica) o al daño hepático con mucosas amarillas
  • Síntomas respiratorios: estornudos, tos, falta de aliento
  • Síntomas nerviosos: por ejemplo, cojera o cambios en el comportamiento
  • Agrandamiento de los ganglios linfáticos
  • En caso de un brote de leucemia felina, la muerte suele producirse en un plazo de 3 años

Diagnóstico

Dado que la leucemia felina puede causar una variedad de síntomas, es muy importante que un veterinario las distinga de otras enfermedades infecciosas similares, como el SIDA felino causado por el virus de la inmunodeficiencia felina (VIF), o de las enfermedades cancerígenas. Sin embargo, debido a su versatilidad, el diagnóstico puede tardar bastante tiempo, además, cualquier rebrote de una enfermedad es sospechosa de ser leucemia.

Para excluir posibles diagnósticos diferenciales, el veterinario necesita información importante durante la entrevista con el cuidador (anamnesis). Esto incluye, por ejemplo, la edad, el posible contacto con otros gatos y el estado de vacunación del animal.

Para un diagnóstico posterior, es necesario determinar el estado de salud actual del minino. Para ello, como parte del examen clínico general, se controlan las mucosas, la frecuencia cardíaca y respiratoria y la temperatura corporal interna rectal.

Si la circulación del gato está estable se puede comenzar con el examen especial.

El análisis de sangre es la primera prueba que detecta directamente los virus en la sangre en la fase aguda. Sin embargo, si el virus se encuentra en una etapa diferente y, por lo tanto, oculto en la médula ósea, el análisis de sangre muestra un resultado negativo a pesar de la presencia de la infección por el VLFe. Para esto se puede utilizar el método PCR (reacción en cadena de la polimerasa), para detectar el ADN del virus.

Tratamiento para el virus de la leucemia felina

El tratamiento causal de la leucemia felina es difícil, por lo que incluye, sobre todo, medidas sintomáticas y para fortalecer el sistema inmunitario:

  • Medicamentos antivirales
  • Quimioterapia
  • Infecciones secundarias: antibióticos o antimicóticos
  • Terapia de fluidos y electrolitos por infusión
  • Alimentación equilibrada: piensos y preparados vitamínicos especiales
  • Preparado para fortalecer el sistema inmunitario

Pronóstico

Una infección por el virus de la leucemia felina no siempre provoca leucemia en los gatos. Los bigotudos sanos con un sistema inmunitario fuerte pueden luchar contra el virus de forma parcial y completa. Sin embargo, si la enfermedad se produce, el desenlace suele ser fatal después de unos 3 años.

¿Cómo evitar la leucemia felina?

En caso de tener un gato enfermo de VLFe en casa es necesario seguir las siguientes medidas preventivas para proteger a otros felinos:

  • Separar a los mininos enfermos de los que están sanos
  • Limpieza y desinfección regular de las zonas y los objetos contaminados (por ejemplo, areneros, comederos, etc.)

Es posible vacunar a los gatos para protegerlos de una infección del virus de la leucemia felina. No obstante, si tu minino es portador del virus no debe vacunarse por el riesgo del brote de la enfermedad. Por eso, los veterinarios recomiendan vacunar solo después de haber realizado un análisis de sangre. Los gatos que dan negativo en este análisis pueden ser vacunados en los siguientes intervalos:

  • Primera inyección: a partir de las 9 semanas
  • Segunda inyección: pasadas 3 semanas

Nuestros artículos más útiles

¿Cuántos años tiene mi gato?

La edad de los perros se suele deducir de forma sencilla: un año de los perros equivale a siete años de los humanos, dependiendo también de la raza y del peso del can. Ahora bien, ¿cómo se puede determinar la edad de los gatos? ¿Cuántos años suelen vivir? ¿A partir de qué edad se considera a los felinos «senior»?

Métodos anticonceptivos para gatos

Los gatos son unos animales fascinantes. ¿Quién puede resistirse a un adorable gatito y a observarlo, mimarlo y acariciarlo durante todo el día? Pero la realidad es que vivimos en un mundo en el que las protectoras de animales están abarrotadas. Por esta razón, la mayoría de los amantes de los animales son conscientes de la importancia de evitar que su gato tenga una camada. Descubre cuáles son los métodos anticonceptivos para gatos.

Vacunas para gatos

Para mantener a tu gato sano y para disfrutar de su compañía durante más años, es importante llevar a cabo una seria de vacunas para gatos. De lo contrario, es susceptible de contraer enfermedades graves que, en determinadas circunstancias, pueden dejarle secuelas permanentes o, en el peor de los casos, causarle la muerte.