24 Abril 2019

Comprar un gato

Comprar un gato

Comprar un gato

Después de meditar, pensar y calcular mucho, te has decidido: quieres tener un pequeño felino en casa. ¡Felicidades! ¡Esto es algo muy emocionante! Lo único que aún no tienes claro es dónde comprar un gato.

Hay varios motivos por los que se puede querer a un gatito, quizás ya te estés imaginando los múltiples juegos y las noches de mimos en el sofá. Incluso puede que ya hayas adquirido algún que otro accesorio para gatos. A cualquier amante de los bigotudos le resulta muy difícil resistirse a comprar ratones para jugar, cañas y plumeros o comederos y bebederos que se ajustan perfectamente al diseño interior de la casa. Es probable que ya te hayas imaginado con detalle cómo es el minino de tus sueños, cuáles son sus cualidades o incluso si ofrecerles un hogar a dos gatos en lugar de a uno solo.

¿Es adecuado acudir a una protectora de animales o es mejor ir a un criador? ¿Es posible encontrar al gato de mis sueños en una página de anuncios? ¿Qué hay de los felinos de las tiendas de animales? ¿Dónde encuentro a mi nuevo bigotudo?

Antes de comprar un gato

No te preocupes, no existe una forma perfecta o errónea para encontrar un minino. Cómo y cuándo comprar un felino depende de tus preferencias y deseos. Los amantes de los gatos debaten sobre si la cría de gatos es justificable o si no es mejor acudir a una protectora de animales y darle una oportunidad a un bigotudo sin hogar. Sin embargo, si estás pensando en criar una raza de gatos específica tú mismo, es muy poco probable que la encuentres en una protectora. Si por lo contrario no quieres una raza en especial y quizás incluso prefieres un felino adulto con un carácter consolidado deberías visitar un refugio de animales.

Lo primero es aclarar qué requisitos son importantes a la hora de elegir a tu nuevo compañero de vida. ¿Prefieres un gato de raza o hace tiempo que piensas en mejorar las condiciones de vida de un minino? ¿Quieres un animal tranquilo y con un carácter consolidado o te hace ilusión ver crecer a un gatito? Es posible que incluso estés buscando a un compañero para un felino que ya forma parte de tu familia.

Gatos en adopción en protectoras de animales

Cada año miles de felinos abandonados acaban en protectoras. No todos son animales que se han encontrado por la calle, a menudo son entregados por los cuidadores o terminan ahí debido al fallecimiento del humano. Sobre todo, en primavera y otoño, además de las navidades, es cuando la población en las protectoras aumenta considerablemente. Aquí encontrarás gran variedad de gatos en adopción con diferente carácter, ya sean mayores o jóvenes, de raza o mestizos, de pelo largo o corto, estoicos o sensibles, ¡al pasear por los pasillos de una protectora descubrirás de todo!

Al contrario de lo que algunos opinan, los gatos de los refugios para animales no están perturbados o tienen un carácter delicado. Por supuesto que puedes encontrar mininos asustadizos o que reaccionan con agresividad frente a otros felinos. Pero, por norma general, los gatos de las protectoras son normales. Las circunstancias de la vida les han hecho acabar, por algún motivo u otro, en una protectora. Su estancia, en un principio, es solo pasajera, aun así, la mayoría de los refugios intentan hacer que los animales estén lo más cómodos posible. Es raro ver jaulas pequeñas pues suelen habitar en grupos e incluso disfrutar de salidas al aire libre. Los empleados y los voluntarios se esfuerzan en mimar y jugar con cada uno de los animales. Ellos conocen a sus protegidos y suelen poder informarte sobre el carácter y las preferencias de cada uno. La atención sanitaria también es muy importante, por lo que los felinos de una protectora han de estar vacunados, desparasitados y castrados. A veces se entregan a los gatos jóvenes con el compromiso de que, en cuanto tengan una cierta edad, se les castre. Esto tiene su motivo: dos gatos pueden engendrar a unos 12 gatitos en un año, pasados dos años esto aumenta a 66, en tres años, 350, ¡en diez años son más de 80 millones de gatitos! Esterilizar a un gato es una medida de protección activa.

Todo esto cuesta dinero. Por eso, los gatos de las protectoras no se regalan, sino se adoptan a cambio de un precio mínimo. Este coste suele ser menor a cien euros y no llega a cubrir la estancia del bigotudo en el refugio, pero protege de las decisiones espontáneas y permite que los refugios de animales puedan comprar comida para gatos, medicamentos o accesorios para los animales que siguen ahí.

Por cierto: la protectora de animales no es lo mismo que un refugio para animales. Muchas asociaciones trabajan con hogares de acogida y no tienen un refugio presencial. Antes de poder visitar a uno de los felinos en adopción es necesario concertar una cita con la familia de acogida. Las visitas espontáneas no son posibles, por lo que suele resultar un poco complicado para los interesados. Lo bueno es que estos mininos viven en una familia hasta el día de recogida. Los padres de acogida tienen una conexión especial con los animales y pueden informarte sobre el carácter y las preferencias de estos, además de aconsejarte a lo largo de la adopción y después de ella. ¡No tengas miedo de contactar a una protectora que solo trabaja con hogares de acogida!

Comprar gatos en un criadero

Si estás interesado en una raza específica o quizás quieras empezar a criar gatos tú mismo, lo mejor es acudir a un criador. Aquí sabes lo que vas a recibir pues los gatos de raza son mucho más que su apariencia física. La cría va enfocada también hacia el carácter: las razas orientales se consideran comunicativas y vivaces mientras que el british shorthair tiene un temperamento calmado.

Antes de elegir al felino adecuado tienes que elegir al criador. Evita a los meros «multiplicadores» de gatos pues su prioridad son las ganancias. Estas crías suelen entregarse como gatos de raza «sin papeles» y suelen ser más baratos que los de criadores profesionales, al final estas ofertas tienen un alto precio. Después de aparear a dos minios al azar, el cuidado de salud, la alimentación adecuada y la sociabilización de cada animal por individual a menudo se dejan de lado. A esto se le suma el hecho de que los «multiplicadores» suelen ofrecer razas diferentes y administrar varias camadas a la vez. Esto significa que la selección es mayor y el bienestar de cada bigotudo suele ser ignorado. A menudo se dan camadas no deseadas, enfermedades hereditarias a raíz de los pocos conocimientos sobre genética, problemas de salud y una sociabilización deficiente, lo que puede causar problemas de comportamiento.

Al contrario, para un criador profesional el bienestar de sus animales y la continuidad de la raza son de vital importancia. Dado que las vacunas pertinentes, las visitas veterinarias, la comida adecuada para cada raza y la afiliación a un club de cría son costosos, además de que el criador cuida de sus animales todo el día, los gatos de raza de profesionales a menudo son más caros que los «sin papeles». Por regla general el precio es justificado, además, tendrás la seguridad de tener un gatito saludable y de carácter sólido.

¿Cómo se distingue a un criador responsable? Lo primordial es que un criador serio es miembro de un club de cría, al fin y al cabo, está continuando con la estructuración de la raza. Las normativas para la reproducción pueden parecer laicas, pero aseguran la continuidad de la raza. Los papeles son la única prueba de que realmente estás comprando un gato de raza, y estos documentos solo los puede obtener el criador siendo miembro de una asociación de criadores de gatos.

Si el criador quiere ofrecerle a cada uno de sus gatos y gatitos, a los progenitores e incluso a los castrados toda la atención que se merecen, esto solo es posible al tener un número limitado de camadas y de animales reproductores. Una camada, como mucho dos, por año y por gata apoya la salud del animal. A veces es necesaria una pausa en la cría para que la gata madre pueda recuperarse. Esto significa que es posible que tengas que esperar varias semanas o incluso meses hasta que el criador de tu elección pueda entregarte a tu gatito.

La cría de gatos requiere mucho tiempo y dedicación, por eso los criadores tienen a sus animales vinculados a la familia. Al fin y al cabo, los gatitos deberían tener una buena relación con los humanos y con otros animales. Esto hace que el criador pueda darte información detallada sobre el carácter de tu futuro gato. También es posible que puedas conocer a la madre y en algunos casos al padre, para tener una idea de cómo se desarrollará tu minino en un futuro.

katzen kaufen

Comprar gatos a un particular

Otra alternativa es comprarlos a particulares. Ser un responsable amante de los gatos a veces significa soltar, por el bien de estos. Algunas personas tienen que entregar a su minino por motivos diversos como puede ser una mudanza, una alergia o por trabajo. En lugar de entregar al felino a una protectora de animales, primero intentan buscarle una nueva familia ellos mismos. Ponen un anuncio en internet o en el periódico indicando que buscan a un amante de los gatos que quiera ofrecerle un hogar a su bigotudo. Si esto te interesa tienes la oportunidad de conocer mucho sobre el carácter y los hábitos del minino No te sorprendas si también te analizan a ti, al fin y al cabo, tú también querrías buscarle un hogar adecuado a tu gatito.

También se suelen vender de manera particular las crías de los gatos de granjas. Una pareja de felinos sin castrar puede llegar a tener 66 descendientes en un año. Si los gatos de las granjas no están castrados o esterilizados, se pierde el control sobre el número de crías con facilidad. Una camada de lindos y dulces gatitos son una delicia a la vista y casi ningún amante de los gatos puede resistirse a ellos. Es importante que te abstengas de una compra impulsiva: quien no puede castrar a sus bigotudos es poco probable que se haya ocupado de la desparasitación, la vacunación o de una alimentación adecuada. Puede que las lindas crías ya tengan una carencia nutricional causada por la escasez de leche materna de una madre demasiado joven. Además, no suelen tener ni doce semanas cuando ya se entregan, y es solo a partir de esa edad que han sociabilizado lo suficiente con sus progenitores y hermanos. Ten en cuenta también que estos salvajes gatitos, con la edad, serán más tranquilos, pero nunca tan calmados como los gatos domésticos. Si te decides por un felino de una granja debes tener bastante paciencia, mucho espacio y, si es posible, un compañero de juego.

También es importante que te asegures de que este granjero, que está impaciente por buscarles un hogar a las cinco crías, no sea un «multiplicador».

Comprar gatos en una tienda de animales

Increíble pero cierto, hoy en día incluso puedes comprarte un gato en una tienda para animales. Parecer ser una solución muy práctica ¿no crees?

En España no existe una única ley que regule la compraventa de gatos. Son las leyes de protección animal de cada comunidad autónoma las que recogen los requisitos. Sí que existen una serie de requisitos básicos: las tiendas de animales deben ser núcleos zoológicos y cumplir con unas condiciones higiénico-sanitarias que garanticen el bienestar de los animales.

A pesar de que, en comparación a una protectora de animales, sean bastante caras y sea frecuente que no puedan mostrarte las condiciones de cría del criadero ni los papeles, la demanda es bastante alta. Esto no es extraño pues las tiendas de animales tienen mucha clientela de a pie. La compra es muy práctica y cómoda, no es necesario firmar un contrato de protección ni esperar por una nueva camada de una raza específica. Las compras impulsivas están a la orden del día. Sin embargo, esto no es ideal para los felinos.

Al fin y al cabo, estos animales a menudo provienen de fuentes desconocidas y se revenden para obtener ganancias. No existe información detallada sobre el origen y el carácter del animal. En cambio, al comprar un gato estás creando más espacio para otro en el pequeño perímetro en el cual están expuestos. Si te decides por un gatito de una tienda de animales debes ser consciente que estás apoyando este tipo de negocios con animales.

¿Dónde comprar un gato?

Como ves hay muchas opciones a la hora de adquirir un gato. Es importante que te pienses muy bien lo que tú y tu familia queréis y qué tipo de vida le podéis ofrecer a vuestro futuro coinquilino. Después de eso es hora de conocer a vuestro posible nuevo miembro de la familia. ¡Mucho éxito!

Artículos más leídos

¿Es una buena idea dormir con el gato?

Entre los amantes de los gatos, es habitual dejar que nuestros mininos duerman en la cama. Sin embargo, existen opiniones contradictorias acerca de que los gatos compartan el lecho con las personas. En este artículo queremos exponerte los pros y los contras para que reflexiones con qué punto de vista simpatizas más y elijas el modo de actuar con tu pequeño tigre.

Arena para gatos: ¿aglomerante o de sílice?

Los amantes de los animales lo saben: todo arenero para gatos precisa una arena adecuada que absorba la orina y las deposiciones, y, a ser posible, que neutralice los malos olores. Sin embargo, no es tan fácil dar con la arena correcta para un gato. En las tiendas de productos para mascotas se pueden encontrar diversos tipos, desde bentonita aglomerante hasta arena absorbente, biodegradable o de sílice. La arena de sílice y la arena aglomerante de arcilla natural son las preferidas de los gatos y de los dueños. Veamos cuál es la mejor arena para el gato, el dueño y el medio ambiente.

Rascadores para gatos

Los rascadores son un accesorio necesario para los gatos de interior y para aquellos que salen al exterior es una alegría tener la opción de desfogarse en casa. Estos bigotudos son muy curiosos y aventureros y siempre están a la búsqueda de nuevos desafíos. Por lo tanto, un rascador adecuado es esencial.