Dónde comprar un gato

Dónde comprar un gato

«¿Me llevas contigo?». Es posible que encuentres al gato de tus sueños en una protectora de animales.

¿Quieres compartir tu casa con un gato? ¡Enhorabuena! Te espera una época emocionante y maravillosa. Pero ¿dónde comprar un gato? Hay muchas opciones, pero no todas son recomendables.

Preferencias y deseos

Dónde comprar un gato es algo que depende, entre otras cosas, de tus preferencias.

  • ¿Tienes una idea de cómo quieres que sea su aspecto y carácter? En ese caso, deberías comprar un gato de raza a un criador.
  • En cambio, si te importa más el aspecto social que el estético, puedes adoptar uno en una protectora.
  • Los costes también son un criterio a tener en cuenta. El precio de un gato de raza de criadero puede alcanzar varios cientos de euros fácilmente. Sin embargo, las protectoras solo cobran un donativo de unos 100 euros.
  • A veces, los gatos de granja se entregan incluso gratuitamente. De hecho, los cuidadores suelen alegrarse de poderse deshacer de las crías indeseadas.
kilos gratis

Gato de raza de criador

¿Te has enamorado de una raza en concreto? Puede que te guste la naturaleza campechana del british shorthair o quizá te fascine el aspecto majestuoso del maine coon. En este caso, deberás buscar criadores especializados en la raza que buscas.

Por desgracia, no todos los criadores son serios, por lo que deberás ser minucioso/a. A los criadores responsables no solo les interesa la conservación de la raza, sino también la salud y el bienestar de sus animales.

Una cría cariñosa con un alojamiento acorde a la especie, una atención veterinaria periódica y un alimento de calidad no es gratis. Los criadores serios invierten bastante dinero en su crianza. Por eso, no es raro que un gato de raza cueste varios cientos de euros.

Estos criterios te ayudarán a detectar a los criadores de gatos responsables:

  • Afiliación a una asociación de cría: solo siendo miembro de una asociación puede un criador obtener la documentación que demuestre que sus gatos son de raza.
  • El número de animales de cría y camadas es limitado. De este modo, el criador tiene tiempo de ocuparse de todos sus animales.
  • El criador concede a la madre gata pausas entre crías para que pueda recuperarse. A veces, esto también implica que tengas que esperar semanas o meses hasta que el criador tenga gatos en venta.
  • Para que los gatitos estén socializados y se relacionen bien con las personas y otros animales, deben vivir en el núcleo familiar.
  • Si el criador tiene una buena relación con sus animales, podrá informarte ampliamente sobre el carácter de tu futuro gato.
  • Los criadores serios no tienen nada que esconder. No solo te permiten inspeccionar a los gatitos, sino también a los padres.
  • El alojamiento de los gatos debe ser acorde a la especie y estar limpio.
  • Los gatitos no deben tener menos de doce semanas antes de irse contigo a casa. Antes de entregarlos, deben estar vacunados y desparasitados, así como contar con el chip y toda la documentación.
  • Además, un criador serio somete a los padres a pruebas de enfermedades hereditarias y cuenta con certificados que lo demuestran.
  • Por último, los criadores responsables no practican la tortura en su cría, prohibida en algunos países. Esto incluye, por ejemplo, los gatos sin pelo ni bigotes, el scottish fold y el manx.

Por desgracia, en la cría de gatos también hay ovejas negras. Estos criadores irresponsables solo buscan el beneficio económico y les da igual el bienestar de los animales.

Además de realizar apareamientos sin orden ni concierto, descuidan la atención sanitaria, la alimentación saludable y la socialización.

¿Cómo sé si un criador de gatos es poco serio? Fíjate en estos aspectos:

  • Los gatos se anuncian como gatos de raza sin papeles.
  • El alojamiento es poco higiénico e inadecuado para los gatos.
  • Los animales parecen enfermos y mal cuidados.
  • No te dejan ver a los padres.
  • Los vendedores te presionan, como, por ejemplo, diciendo que tienen que entregar a los gatos urgentemente.
  • Los gatitos tienen claramente menos de doce semanas.
  • Les faltan las vacunas necesarias.

Además, un gato de uno de estos vendedores no es necesariamente más barato que uno de cría seria. De hecho, muchos se han dado cuenta de que el precio es un signo de calidad y, por eso, han subido sus precios.

Importante: ¡Nunca compres a vendedores dudosos!
Nunca compres tu gato a un vendedor sospechoso, ni siquiera por pena. Con la demanda de los compradores se promueve la producción sistemática de gatos en condiciones que vulneran la protección de los animales.

¿Comprar un gato en una tienda de animales? Mejor no

Hasta ahora, en España no estaba prohibido vender gatos en tiendas de animales. Sin embargo, el proyecto de ley de protección, derechos y bienestar de los animales prohíbe la venta de perros, gatos y hurones en tiendas de animales.

Hasta que esta ley se apruebe, se podrán seguir comprando gatos en las tiendas de animales que los ofrezcan. Por el momento, las tiendas que venden animales se consideran núcleos zoológicos. Como tales, deben cumplir ciertas condiciones para ejercer esta actividad.

Críticas de la protección de animales

Los animalistas censuran que, con frecuencia, los gatos son de origen dudoso. Los compradores probablemente no obtienen información detallada sobre el origen y el carácter de los animales.

Al comprar un gato aquí, dejas más espacio para otros animales, que viven hacinados hasta que alguien los compra. Por motivos éticos, no deberías favorecer este tipo de comercio de animales.

Gatos de granja

Un gato de granja puede ser adecuado si para ti no es importante que sea muy apegado. Muchos gatos de campo han tenido malas experiencias con las personas y son reservados.

Además, los gatos de granja deben tener acceso al exterior obligatoriamente. Al fin y al cabo, están acostumbrados a cazar ratones desde pequeños.

Paciencia

Recuerda que los gatos salvajes pueden volverse más tranquilos con la edad, pero no siempre se convierten en animales mansos. Si eliges un gato de granja, deberás tener paciencia y ofrecerle mucho espacio.

No te precipites con la compra. Quien no castra a sus gatos tampoco suele preocuparse de su desparasitación, vacunación, tratamientos antiparasitarios ni de una alimentación acorde a la especie.

Es habitual que estos gatitos tengan una madre demasiado joven y estén desnutridos porque la leche materna no basta.

Además, apenas tienen doce semanas cuando los entregan para su adopción. Solo a partir de esta edad, los gatos están socializados y han aprendido lo necesario de su madre y hermanos.

Dónde comprar un gato

Adopción a particulares

Otra opción es comprar un gato a un particular. A veces, ser un amante de los gatos responsable implica separarse del minino. Hay gente que tiene que dar a su gato en adopción por una mudanza, una alergia o motivos laborales.

En lugar de entregar al animal a la protectora, muchos le buscan una nueva familia personalmente.

Cuidado con los gatos en venta de particulares:
Solo debes comprar un gato a una persona que conozcas. Tras los anuncios de internet podrían esconderse vendedores ilegales que se hacen pasar por particulares.

Adopción de un gato en una protectora

En las protectoras de animales encontrarás gatos de todas las razas y edades. Si quieres hacer una buena obra y estás dispuesto/a a llevarte alguna que otra sorpresa, un minino de la protectora es ideal para ti.

En contra de la creencia popular, los gatos de la protectora no son siempre problemáticos. Lógicamente, te encontrarás con gatos miedosos o agresivos frente a otros gatos.

Sin embargo, lo habitual es que sean gatos normales y corrientes. Simplemente, las vicisitudes de la vida han hecho que acaben en la protectora.

Los gatos acaban en las protectoras por motivos muy diversos. En muy pocas ocasiones, el motivo es el gato en sí. Estas son algunas de las razones frecuentes:

  • Crías no planificadas, sobre todo en primavera y otoño
  • Gato como regalo de Navidad no deseado, especialmente después de las fiestas
  • Animales encontrados
  • Enfermedad grave o muerte del cuidador
  • Alergia al pelo de gato
  • Embarazo de la cuidadora
  • Incautaciones, por ejemplo, en casos de síndrome de Noé
  • Problemas de comportamiento, como miedo, agresividad o falta de higiene

Los trabajadores de las protectoras conocen a los animales muy bien y pueden informarte sobre su carácter y preferencias. En una entrevista exhaustiva, sabrás qué gato encaja mejor contigo.

En una protectora bien gestionada, nunca te darán un gato con problemas de comportamiento, sino un animal sencillo.

Con frecuencia, los gatos de las protectoras están vacunados, desparasitados y castrados. En cambio, los gatitos se entregan con la condición de que te comprometas a castrarlos a cierta edad.

La atención sanitaria, la comida y los accesorios cuestan dinero. Por eso, los gatos de las protectoras no se regalan, sino que se entregan a cambio de un donativo.

Este importe suele rondar los 100 euros y no cubre la estancia del gato en la protectora ni de lejos. Sin embargo, previene las compras espontáneas y ofrece a los empleados la posibilidad de mantener a los demás gatos.

Algunas protectoras te pedirán que rellenes un formulario y otras te harán una entrevista, o ambas cosas. Te preguntarán por tu hogar, si tienes ingresos regulares y tu interés en adoptar al gato.

Además, es habitual que te hagan firmar un contrato en el que te comprometas a una serie de estipulaciones. Después de la adopción, las protectoras suelen mantener el contacto para comprobar el estado del animal y resolver posibles dudas. Hacen todo esto para asegurarse de que realmente puedes cuidar de tu nuevo miembro de la familia como es debido.

Por cierto: la protección de los animales no siempre va unida a la existencia de una protectora. Muchas asociaciones colaboran con casas de acogida privadas y no disponen de una protectora propia.

Antes de poder ver a los gatos en adopción, deberás pedir cita a la familia de acogida. No se pueden hacer visitas espontáneas en horarios fijos. Por eso, esta solución es algo más compleja para los que quieren adoptar un gato.

Los animales que viven en estas casas de acogida permanecen en el núcleo familiar hasta que los adoptan. Los padres de acogida suelen tener un vínculo muy estrecho con los animales. Por eso, pueden informarte con gran precisión sobre su carácter y darte consejos, incluso después de la adopción.

¿Cría o protectora?

Entonces, ¿cuál es el mejor punto de partida para comprar un gato? La pregunta sobre si comprar un gato de criador o adoptarlo en una protectora es muy polémica. Mucha gente opina que no hay que comprar gatos a los criadores mientras las protectoras estén hasta arriba. Este es, a buen seguro, un aspecto importante sobre el que debes reflexionar antes de decidirte.

¿Quieres adoptar un gato? En el artículo Adoptar un gato te damos información importante sobre el tema.

Nuestros artículos más útiles
6 min

¿Mi gato es feliz?

Cuando queremos a alguien deseamos que sea feliz y hacemos lo que está en nuestras manos para alimentar la felicidad de esa persona. Lo mismo sucede con nuestros fieles bigotudos, con los que compartimos el día a día. Al fin y al cabo, ellos también nos hacen felices a nosotros. Puedes estar seguro de lo siguiente: si le proporcionas a tu adorado minino una vida adecuada, conforme a su naturaleza y necesidades, estás haciendo un gato feliz. Esto incluye entretenimiento adecuado con juguetes idóneos, correspondientes a la inteligencia de la respectiva raza o naturaleza del gato en sí. Asimismo, una alimentación de buena calidad es muy importante Para tener un gato feliz también se necesita un rascador para que afile sus uñas y pueda marcar su territorio, así como uno o varios lugares para retirarse como una cueva para gatos. También las salidas diarias aportan bienestar al animal, según la raza o la naturaleza, el felino necesita de más o de menos salidas. ¡Y algo que da un extra de felicidad a la mayoría de los mininos son los mimos! Si le das todo esto a tu bigotudo estás bien encaminado para que este esté muy bien. Para tener más claridad sobre si tu felino es feliz le hemos preguntado a varios susurradores de gatos cualificados sobre cuáles son los signos de felicidad de nuestros gatitos. Las respuestas son las siguientes:
4 min

¿Es bueno dormir con el gato?

«Mi gato duerme conmigo. ¿Es malo?». Las opiniones sobre si es malo dormir con gatos son muy variadas. En este artículo analizamos los pros y los contras. Estos te ayudarán a reflexionar sobre qué punto de vista te convence más y a decidir si dormir con el gato o no.
6 min

Tipos de arena para gatos

Lo primordial para que tu minino se sienta cómodo y decida usar su arenero es la arena para gatos. A continuación, descubrirás los diferentes tipos de arena para gatos y sus ventajas e inconvenientes.