Psicología felina: ayuda para los problemas de los gatos

Psicología felina

Si tu gato está decaído, puede que un psicólogo felino pueda ayudarlo.

Si un gato se muestra decaído, agresivo o poco higiénico con frecuencia, esto puede ser duro para su cuidador. Las conductas extrañas suelen ser un grito de auxilio con el que el gato quiere expresar su infelicidad y sufrimiento. En estas difíciles situaciones, la psicología felina puede resultar útil.

Psicología felina: ayuda con problemas conductuales

El pintor británico Stanley Spencer dijo «Allá donde se instale un gato habrá felicidad». Sin embargo, la cosa cambia cuando el minino empieza a arañar y morder de repente. También puede ser desesperante un gato que orina en todas partes y un grupo de gatos que siempre se están peleando.

Estos comportamientos, aparte de poner a prueba la relación entre la persona y el gato, también son un signo de que el animal es infeliz y está sufriendo.

Cuando surgen conductas indeseadas, puede ser conveniente pedir ayuda a un experto. Un psicólogo felino llega hasta el fondo del problema y expone posibles soluciones.

Además, cuanto antes pidas ayuda, mejor. De lo contrario, existe el peligro de que el comportamiento indeseado se consolide.

Ejemplos de problemas conductuales

¿Qué problemas conductuales puede tratar la psicología felina? Aquí tienes algunos ejemplos:

Importante: Primero al veterinario
Algunos trastornos conductuales pueden venir causados por una enfermedad, especialmente cuando aparecen de repente. Si no se soluciona la causa, o sea, la enfermedad, la terapia no funcionará. Por eso, lleva siempre al gato primero al veterinario antes de pedir consejo a un psicólogo felino.

Asesoramiento en cuestiones generales de la tenencia de gatos

La psicología felina no solo puede ayudar con problemas. Los principiantes que se sientan inseguros también pueden pedir asesoramiento sobre conducta felina.

También hay gente que quiere aprender el adiestramiento con clicker con su gato o necesita consejo sobre alimentación porque su gato está demasiado gordo. Muchos psicólogos felinos están ampliamente formados y pueden dar consejos sobre la tenencia adecuada.

Ejemplos de cuestiones generales

Aquí tienes algunos ejemplos sobre temas generales relacionados con la tenencia de gatos que puedes tratar con un psicólogo felino:

¿Cómo trabaja un psicólogo felino?

Antes de la cita, el terapeuta probablemente te pedirá que rellenes un formulario. Este formulario, que se conoce como anamnesis, es importante para que el experto se pueda preparar bien.

Terapia animal: el cuestionario

¿Qué es un cuestionario de anamnesis? Además de preguntas generales sobre el gato, como nombre, sexo, edad y raza, también incluye preguntas sobre su estado de salud y condiciones de vida. ¿Es un gato de interior o de exterior? ¿Vive solo o con más gatos?

También se pregunta por la personalidad del gato, como, por ejemplo: ¿es tímido o extrovertido? Lógicamente, también se pregunta por el problema de comportamiento que hay que tratar.

Visita en casa o asesoramiento por videollamada

Para que el terapeuta se pueda hacer una imagen realista de la situación, te visitará en casa. Allí podrá observar cómo se comporta el gato en su entorno habitual y, por ejemplo, cómo interactúa con otros gatos.

Si no es posible una visita presencial (por ejemplo, por el coronavirus), hay psicólogos felinos que ofrecen asesoramiento por videollamada.

Valiéndose de sus observaciones, el psicólogo elaborará un diagnóstico. A continuación, te explicará las medidas que pueden ayudar con el comportamiento indeseado y la mejor manera de implementarlas.

En algunos casos, el experto volverá a visitarte en casa para hablar de los progresos. Si es necesario, se harán cambios en la terapia como corresponda.

Plan terapéutico

Lo ideal es que, junto con el diagnóstico, el psicólogo te entregue un plan terapéutico con los pasos a seguir.

Psicología felina
Una recompensa puede reforzar el comportamiento deseado y ser parte de una terapia para gatos.

Psicología felina: ¿cuánto cuestan estas terapias?

El precio por hora de una visita a domicilio oscila entre los 60 y los 80 euros. Es posible que te cobren los gastos de desplazamiento aparte. El asesoramiento por videollamada cuesta unos 60 euros por hora. Las consultas de seguimiento son algo más económicas.

Los servicios adicionales, como los planes terapéuticos y nutricionales, suelen cobrarse por separado.

Hay psicólogos felinos que hacen descuentos para gatos procedentes de la protectora de animales.

¿Qué formación tiene un psicólogo felino?

En general, cualquiera puede llamarse psicólogo o psicóloga felinos porque no es una profesión regulada. Además, la psicología felina no es una carrera reconocida. Lo mismo vale para denominaciones profesionales similares, como educador de animales o etólogo.

Sin embargo, existen centros de formación privados que ofrecen cursos de psicología felina, a menudo a distancia.

En cualquier caso, se necesita una formación teórica sólida para esta profesión. Además, la experiencia práctica con gatos es muy importante. Por lo tanto, a la hora de elegir a un profesional de la psicología felina debes fijarte en lo siguiente:

  • ¿Tiene gatos propios?
  • ¿Cuenta con otra experiencia aparte de como auxiliar o empleado de una protectora de animales?
  • ¿Ha realizado un curso de formación pertinente?
  • ¿Asiste a cursos de formación continua para mantenerse al día?
  • ¿Da una impresión simpática y comprensiva?

Aunque el asesoramiento de un psicólogo felino no es barato, puede valer la pena. Estos expertos actúan como observadores neutrales y pueden ver cosas de las que tú ni siquiera te habías dado cuenta.

Nuestros artículos más útiles
6 min

¿Mi gato es feliz?

Cuando queremos a alguien deseamos que sea feliz y hacemos lo que está en nuestras manos para alimentar la felicidad de esa persona. Lo mismo sucede con nuestros fieles bigotudos, con los que compartimos el día a día. Al fin y al cabo, ellos también nos hacen felices a nosotros. Puedes estar seguro de lo siguiente: si le proporcionas a tu adorado minino una vida adecuada, conforme a su naturaleza y necesidades, estás haciendo un gato feliz. Esto incluye entretenimiento adecuado con juguetes idóneos, correspondientes a la inteligencia de la respectiva raza o naturaleza del gato en sí. Asimismo, una alimentación de buena calidad es muy importante Para tener un gato feliz también se necesita un rascador para que afile sus uñas y pueda marcar su territorio, así como uno o varios lugares para retirarse como una cueva para gatos. También las salidas diarias aportan bienestar al animal, según la raza o la naturaleza, el felino necesita de más o de menos salidas. ¡Y algo que da un extra de felicidad a la mayoría de los mininos son los mimos! Si le das todo esto a tu bigotudo estás bien encaminado para que este esté muy bien. Para tener más claridad sobre si tu felino es feliz le hemos preguntado a varios susurradores de gatos cualificados sobre cuáles son los signos de felicidad de nuestros gatitos. Las respuestas son las siguientes:
6 min

¿Es una buena idea dormir con el gato?

Entre los amantes de los gatos, es habitual dejar que nuestros mininos duerman en la cama. Sin embargo, existen opiniones contradictorias acerca de que los gatos compartan el lecho con las personas. En este artículo queremos exponerte los pros y los contras de dormir con el gato para que reflexiones con qué punto de vista simpatizas más y elijas el modo de actuar con tu pequeño tigre.
6 min

Tipos de arena para gatos

Lo primordial para que tu minino se sienta cómodo y decida usar su arenero es la arena para gatos. A continuación, descubrirás los diferentes tipos de arena para gatos y sus ventajas e inconvenientes.