Mastín español

Mastín español

Con su potente ladrido, al gran mastín español no le falta seguridad en sí mismo. Como antiguo perro guardián del ganado, podía medirse incluso con lobos, osos y otros cuatreros. Pero, a pesar de su enorme fuerza y dominancia, el mastín español tiene un autocontrol sorprendente.

Historia

El movimiento, la fuerza y la resistencia ya caracterizaban a los antepasados del mastín español. Se sabe poco del origen de esta raza de perro. Supuestamente, sus ancestros se encontraban entre los grandes perros que griegos y fenicios trajeron a la península ibérica hace unos 2000 años. Estos perros fuertes y valientes, con su instinto protector innato, se hicieron famosos particularmente entre los trashumantes españoles. En el siglo XII acompañaban a grandes rebaños de ovejas en sus migraciones, protegiéndolos contra los lobos, osos y cuatreros.

Perro de pastoreo independiente

Según una tradición castellana del siglo XVIII, un rebaño de mil ovejas solía ir acompañado de cinco mastines españoles. Por tanto, a cada mastín le correspondían 200 ovejas, que pastoreaba de forma autónoma y casi sin instrucciones del pastor. Debido a sus extraordinarias características como perro guardián del ganado, el mastín español era un perro muy apreciado. Por lo tanto, estos perros estaban muy bien alimentados en sus peregrinaciones. De hecho, se llevaba la misma cantidad de comida para ellos que para los pastores. El Concejo de la Mesta, la junta medieval de criadores ganaderos, imponía duras penas a quienes dañaran a un mastín. Ya solo la tenencia de un animal tan valioso debía aprobarla la Mesta.

Hoy en día, el mastín español sigue siendo un bien valioso para los pastores españoles. Aún hoy cuida de los rebaños en los pastos de su tierra y en las peregrinaciones. Con la excepción de los Pirineos aragoneses y navarros y la región de los Monegros, donde está extendida la raza del mastín del Pirineo, el mastín español se encuentra en toda España, especialmente en las montañas de las provincias de Asturias y León, en las montañas cántabras, en Extremadura, en todas las regiones afectadas por la trashumancia y en los pastos altos. Debido a su proliferación, el mastín español se conoce en estas regiones como mastín leonés, mastín extremeño y mastín manchego. Mientras que en su patria, España, la raza está muy extendida, en otros países europeos es bastante poco común.

Aspecto del mastín español

El carácter seguro y a veces dominante del mastín español también se vislumbra en su presencia. Este gigante seguro de sí mismo no sabe lo que es la timidez ni la agresividad innecesaria. Su cuerpo musculoso, con su esqueleto compacto, ya irradia de por sí suficiente fuerza y potencia. Con una altura mínima de 77 cm en machos y 72 cm en hembras, el mastín español es indudablemente una raza grande. En España, algunos criadores lo crían meramente para la ganadería en contra de la norma de la FCI. Allí es posible encontrarse alturas de la cruz de hasta 100 cm y pesos de hasta 110 kg. Según el estándar de la FCI, estos perros de raza reconocida sorprenden ya con un peso de hasta 70 kg.

El pelo, liso y no muy largo, realza su constitución extremadamente proporcionada y simétrica. Presenta dos mudas al año y es muy grueso y resistente a la intemperie. Esto delata su origen pastor, que en sus peregrinaciones debía perseverar en las frías alturas del paisaje montañoso español. El mastín español presenta una gran variedad de colores, pero la FCI recomienda colores uniformes. Puede ser de color amarillo, leonado, rojo, cervato, negro e incluso lobato. Pero también se admiten combinaciones cromáticas, como rayadas y moteadas. Además, se permite que tengan un collar blanco.

A diferencia del larguísimo hocico del mastín, sus orejas son más bien pequeñas y cuelgan a los lados. El cuello, corto y robusto, presenta una papada doble, y el pecho es profundo y ancho. Pese a sus dimensiones, es un perro flexible que irradia «armonía funcional, tanto estático como en movimiento», según su estándar.

Mastín español

Carácter del mastín español

El mastín español es plenamente consciente de su fuerza. Este pesado gigante, con su voz ronca y profunda, actúa con una gran seguridad en sí mismo. Sabe que intimida e infunde respeto a muchas personas y animales. Este es un motivo por el que no necesita demostrar su fuerza innecesariamente. Es extremadamente eficaz como perro guardián gracias a su marcado instinto protector y a su desconfianza natural ante desconocidos. Sin embargo, nunca ataca sin motivo. Aunque el mastín leonés siempre quiere proteger a su familia, su inteligencia le permite valorar cuándo actuar y cuándo no. En el fondo, esta raza española es muy serena y bondadosa. Cuenta con un umbral de sensibilidad alto y no se deja alterar fácilmente por otros perros.

Perro fuerte y con control

Presenta un carácter vivaz y alegre y una naturaleza mansa, casi cariñosa, en el trato con sus seres queridos. Esto convierte a este perro pastor y guardián incluso en un valioso perro de compañía y familiar. En su círculo familiar es donde el mastín español, al que le gusta estar en todas partes, se siente mejor. Adora jugar con niños y se puede –con un adiestramiento y socialización adecuados– tener en una familia con niños pequeños. Aunque es consciente de su fuerza y la utiliza de forma dosificada, no conviene dejarlo solo con niños sin supervisión.

Los mastines están deseosos de aprender, e incluso a veces son receptivos al adiestramiento. Sin embargo, hay que ser consciente de que no quieren complacer a las personas a toda costa. El mastín español sabe lo que quiere y, aunque disfruta de convivir en familia, es cabezota si algo le desagrada. Especialmente los machos muestran a veces un comportamiento muy dominante si su adiestramiento es demasiado estricto. Así, puede que alguien de fuera sienta que el mastín está adiestrando a la persona, y no al revés. Además del uso indispensable de la lógica, en el adiestramiento del mastín español hay que tener paciencia y confianza.

Cría y salud

El número de criadores fuera de España es bastante modesto. En cada una de las asociaciones nacionales de los estados miembros de la FCI se ofrece una lista de criadores. Dentro de la FCI, la mayor federación cinológica del mundo, el mastín español figura en el número 91, en el grupo 2 (perros tipo pinscher y schnauzer; molosoides; perros tipo montaña y boyeros suizos) y en la sección 2.2 (tipo montaña). Si te interesa comprar este perro de raza como animal familiar y de compañía, es conveniente que compruebes si el criador realiza su trabajo conforme al estándar de la FCI y si tiene los certificados correspondientes. Solo así podrás confiar en que se preocupa por mantener los elementos de carácter importantes y por su salud.

Perro potencialmente peligroso

El mastín español figura en la lista de razas potencialmente peligrosas (PPP) en algunos países y su tenencia está sujeta a determinadas condiciones. Por eso, a muchos criadores les está costando encontrar suficientes compradores para sus cachorros en los últimos años. Incluso algunos han dejado de criarlos debido a estas dificultades. Por lo tanto, para los que no vivan en España puede ser difícil encontrar a un criador en su zona. Si, a pesar de todos estos obstáculos, has encontrado a un criador, antes de comprar un perro deberás informarte sobre si donde vives se requiere una autorización para tenerlo. Tu criador de confianza responderá a todas tus preguntas al respecto. Si no encuentras a ningún criador, vale la pena que visites un refugio. Puede que aquí encuentres a otro peludo grande y bonachón que necesite un nuevo hogar urgentemente.

Si quieres un cachorro de mastín de pura raza criado según la FCI, no debes preocuparte por ninguna enfermedad específica. El mastín español es una raza muy robusta que, gracias a su constitución física, es muy resistente a las enfermedades. No obstante, como todas las razas grandes, es propenso a la displasia de cadera. Sin embargo, esta dolencia se puede limitar con medidas de cría cuidadosas.

Alimentación del mastín español

A menudo se relacionan los problemas osteoarticulares con un crecimiento demasiado rápido y un aumento de peso excesivo del animal. Por eso, hay que procurar no sobrealimentar a los perros jóvenes. Los veterinarios recomiendan un pienso de calidad, a ser posible dividido en tres tomas al día. Para minimizar el riesgo de torsión gástrica, evita darle raciones excesivas e impide que se alborote demasiado después de comer.

La pregunta sobre la alimentación perfecta es muy difícil de responder en general, ya que cada peludo tiene necesidades diferentes. Estas necesidades dependen de varios criterios, como el tamaño, el nivel de actividad y el estado de salud. Los perros grandes, como el mastín español, presentan una demanda energética mayor y, por lo tanto, necesitan más comida. Sin embargo, hay que controlar el peso del animal para prevenir el sobrepeso. En general, los perros necesitan comida rica en carne con un contenido relativamente bajo de cereales. Además, existen varios métodos nutricionales, como la alimentación con pienso y comida húmeda o BARF/ACBA (alimentación cruda biológicamente apropiada). Por otra parte, recuerda que tu peludo siempre debe tener suficiente agua fresca a su disposición.

Tenencia y cuidados

El mastín español es un perro muy fácil de cuidar, al menos en lo que al cuidado corporal se refiere. Basta con cepillarlo y limpiarle los oídos de vez en cuando. Únicamente en las dos fases de muda, una en primavera y otra en otoño, el cuidado capilar requiere más trabajo.

Adiestramiento para mastines españoles

En cambio, el adiestramiento de este enorme perro ya es un poco más difícil. Para quienes esperan obediencia total o un carácter siempre complaciente, el mastín leonés no es la mejor opción. Su marcada seguridad en sí mismo y su inteligencia lo inducen a ir «a su rollo». Especialmente si se ejerce demasiada presión o una dureza improcedente en el adiestramiento, el mastín se pone cabezota y puede representar todo un desafío incluso para gente con experiencia con perros. Esto no significa que el mastín español no se pueda adiestrar. Si la persona es consciente de las características de su carismático peludo, con mucha empatía, paciencia, coherencia y cariño se puede conseguir un compañero de vida agradable y fiel.

Un mastín con este adiestramiento también disfruta de la tranquilidad del hogar después de una larga excursión y agradece las caricias de sus seres queridos. Para fomentar su carácter básicamente sereno, es imprescindible moverse mucho con él. También los ejercicios como el juego de buscar y traer objetos les gustan a algunos mastines españoles.

Condiciones para tener un mastín español

Antes de comprarte un mastín español, debes tener muy clara la inversión de tiempo y dinero. Primero, necesitarás un equipamiento básico, que incluye correacamitamantascomederosjuguetes y accesorios de transporte, entre otras cosas. Otro aspecto a considerar es la cantidad de comida, que no se puede subestimar en un perro de semejante tamaño. A esto hay que añadir las visitas regulares al veterinario y los posibles gastos de los tratamientos.

Además, antes tienes que reflexionar sobre si puedes ofrecerle a un mastín español un entorno adecuado a la especie. No es conveniente que este perro tan grande viva en un piso pequeño. Este animal fue criado en su origen como puro perro pastor. Por eso, lo ideal es una casa con jardín y buena panorámica del entorno para que pueda observar muchas cosas. Aquí puede desplegar su instinto protector y guardián y se siente útil dentro de su entorno familiar. Si no eres pastor y quieres tener al mastín como animal familiar, puedes estar tranquilo. No siempre tiene que haber un rebaño entero de ovejas para que el mastín español esté contento.

Nuestros artículos más útiles
11 min

Golden retriever

El golden retriever es un perro familiar de tamaño mediano y al que le encantan los niños: muy cercano a las personas y dócil, pero también requiere de cuidados del pelaje y muchas salidas al exterior.
11 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.
11 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? ¡No nos engañemos! El pinscher miniatura ―también conocido como pinscher mini, pin min, pinscher enano o Zwergpinscher― es un «gran» perro. Quien desee un adorable y tierno perrito faldero se equivoca con el pinscher mini. A pesar de su tamaño, a este perro familiar tan despierto le encanta la actividad y el deporte y, en muchos sentidos, mantendrá a sus dueños muy ocupados.